Revista: Caribeña de Ciencias Sociales
ISSN: 2254-7630


RESEÑA HISTÓRICA DE LAS RELACIONES WASHINGTON E ISLAMABAD POST 11/9/01 HASTA LA ACTUALIDAD

Autores e infomación del artículo

Oneida Georgina Benítez Menéndez

Universidad de las Ciencias Informáticas

ida@uci.cu

RESUMEN:
Las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán post 11/9/01 hasta la actualidad, es  la temática que nos proponemos abordar. Merece especial atención en el análisis de esta temática, la cruzada antiterrorista de Estados Unidos, en la región del Medio Oriente y Asia Central, la cual merece ser analizada por las implicaciones geopolíticas que trae aparejadas. Dentro de ella a su vez una especial atención debe brindársele al estudio de la evolución de la política de Norteamérica, hacia uno de sus aliados asiáticos, nos referimos a Pakistán, evolución que ha llevado a estos países de aliados incondicionales en un momento histórico a enemigos casi irreconciliables en la actualidad.
PALABRAS CLAVES: Geopolítica, post guerra fría, guerra contra el terrorismo, aliados estratégicos,  guerra invisible.



Para citar este artículo puede uitlizar el siguiente formato:

Oneida Georgina Benítez Menéndez (2015): “Reseña histórica de las relaciones Washington e Islamabad post 11/9/01 hasta la actualidad”, Revista Caribeña de Ciencias Sociales (abril 2015). En línea: http://www.eumed.net/rev/caribe/2015/04/geopolitica.html


INTRODUCCIÓN:

Pakistán es un Estado de Asia meridional, que se encuentra situado entre China al noreste, la India al Este y Sureste, Irán al Oeste y Afganistán al Oeste, Noroeste y Norte. Hacia el norte y el occidente del territorio se ubica una región montañosa, la cual alberga algunas de las cumbres más altas del mundo. El sureste pakistaní, especialmente la frontera con la India, es una región desértica.
Las divisiones administrativas de la República Islámica de Pakistán contemplan la existencia de provincias federadas, Beluchistán, la Provincia de la Frontera del Noroeste, Punjab y Sindh, a lo que se agrega el Área Tribal (en el extremo Noroeste), que también es administrada federalmente y el territorio de la capital federal: Islamabad. En todos los casos se trata de entidades muy diferentes, lo que hace que en cada caso encontremos las lógicas contradicciones socio-clasistas e intra clasistas; que se manifiestan de un modo bien conocido, es decir, mediante pugnas político-partidistas, luchas étnicas, religiosas y sectarias, que son, a fin de cuentas, exponentes todas de la fragmentación político-social típica de Pakistán.
Estas características generales son a su vez comunes a todas las provincias del país, por lo que si abordamos a Pakistán como un todo, podría decirse que allí coexisten una suerte de subnacionalismo unido a la tradición de gobiernos militares, lo que ha contribuido a la alienación política de la población, sometida por demás a las propias barreras que impone la ideología islámica en su versión más o menos radical.

Todo este contexto, ha servido para que las administraciones norteamericanas convirtieran a Pakistán en un Estado clave para el éxito de su cruzada antiterrorista, sobre todo por la larga frontera que comparte este Estado con Afganistán, por  sus conexiones con el Talibán, los datos en términos de logística y de inteligencia que tiene sobre los movimientos fundamentalistas islámicos, y las facilidades militares que brinda para cooperar en dicha cruzada. Por su parte, para Pakistán resulta necesaria una alianza con los Estados Unidos a fin de preservar sus imperativos geopolíticos: la posesión de sus armas nucleares y mantener viva la lucha en Cachemira; al mismo tiempo que esta alianza le garantiza una ayuda económica y militar estadounidense y un cierto prestigio en el ámbito internacional.
¿Qué factores han influido en el deterioro de las relaciones entre Pakistán y Estados Unidos en el período de la post guerra fría y hasta la actualidad, que han transformado los vínculos históricos entre estos dos países desde una situación de aliados incondicionales a la de entidades en pugna?
Al tomar como base el período transcurrido entre los años 1991 y el 2013, se han tenido en cuenta los cambios geopolíticos ocurridos en el área como el declive hegemónico de Moscú, la cruzada antiterrorista de Washington y los constantes cambios de prioridades de su política, que lo llevan de aliado incondicional a enemigo irreconciliable de Pakistán a partir  del año 2011 y la respuesta Pakistaní ante tal situación, lo que acontece desde los presupuestos teóricos del Realismo Político en estrecha relación con el oportunismo norteamericano en política exterior.

1.1 Una aproximación a la historia de las relaciones norteamericano-pakistaníes.
Cuando se realiza una aproximación al estudio de las relaciones norteamericano-pakistaníes, se debe tener en cuenta la existencia de 7 grandes hitos o períodos  en las mismas. El primero abarcó de 1947 a 1959, en este, en busca de un aliado para poder enfrentarse a la India, se inician las relaciones con Estados Unidos, en fecha tan temprana como febrero de 1954, Pakistán y EUA suscribieron el Tratado de Asistencia Mutua para la Defensa. El 8 de septiembre del propio año, el país sur asiático entraba en la South East Asia Treaty Organization (SEATO) y el 23 de septiembre de 1955, en el Pacto de Baghdad (firmado por Turquía e Irán el 24 de febrero de 1955) renombrado como Central Treaty Organization (CENTO), en 1959.
Luego sobreviene un período de enfriamiento de la alianza en los años de 1959 a 1971,  baste decir que en este período, Pakistán entre otros conflictos, enfrentó dos guerras con la India, una en 1965 y otra en 1971, sin que Estados Unidos, hiciera efectiva lo estipulado en los tratados suscritos con Pakistán. Lo que trajo consigo sin lugar a dudas un enfriamiento de las relaciones.
Para el período que medió entre 1971 y 1976, Estados Unidos comienza un acercamiento a  China, gracias a la llamada Diplomacia del Ping Pong -toma este nombre por un intercambio de partidas de tenis de mesa entre jugadores chinos y estadounidenses a comienzos de la década de 1970, las cuales tuvieron importantes implicaciones políticas posteriores- se inicia un deshielo de las congeladas relaciones con China, lo que significó sin lugar a dudas un acercamiento a Asia, y por tanto nuevamente Washington, se vuelve hacia Islamabad, quien ya por las rupturas anteriores, y por el desarrollo nuclear de la potencia India, inicia en 1972 su larga carrera nuclear en busca de seguridad y supremacía continental.
1976-1979: Islamabad, inicia el desarrollo de su carrera nuclear, en busca de una paridad con India, y para utilizarla como un medio de disuasión en su conflicto con esta. Washington presionó, primero a Canadá y después a Francia, para que no ayudaran a Pakistán en sus desarrollos nucleares. Sin embargo, el poder de persuasión de Washington no llegó a Pekín que mediante un pacto secreto (1976) contribuyó decisivamente al desarrollo nuclear pakistaní, que comenzó a desarrollar armas nucleares con uranio empobrecido en sus plantas del Punjab.

Ya en los años de 1979 a 1989 y coincidente con el período de Guerra Fría, pero con mayor intensidad en época posterior a la  revolución iraní de 1979, Estados Unidos comenzó a utilizar a Pakistán en su política encaminada a contener a la antigua Unión Soviética, sobre todo durante la etapa de participación del ejército de ese país en el conflicto afgano a partir de  1979. En este período se comienza por parte de Estados Unidos a potenciar la islamización en Pakistán, labor que inicia el presidente Reagan, que potenció además, el desarrollo del negocio del tráfico de drogas en el área para financiar la insurgencia afgano pakistaní  todo ello en aras de frenar a la URSS.
Ya en la post guerra fría, luego de la desintegración de la URSS, de 1989 al 2001  EE.UU., comienza un lento reajuste de su política, estableciendo a la par relaciones con Pakistán y la India con la intención de asegurarse, de forma fortalecida, sus intereses estratégicos en la región. En el año 1991, estas relaciones se direccionaron de una forma más marcada hacia la India que a Pakistán, cuando Washington le concede a Nueva Delhi espacios de concurrencia en los grandes  mercados emergentes (BEMs)1   y su empresariado privado irrumpe con fuerza en la economía hindú.
En fecha posterior a los sucesos del 11 de septiembre de 2001 y hasta la actualidad, Pakistán se vuelve a convertir en un aliado interesante para los Estados Unidos, motivado ahora por el rol que le deparaba a Islamabad en su cruzada antiterrorista. Por tanto, se comienzan a propiciar vías de reconocimiento y reconciliación entre ambos países, se podría asegurar, que los estudiados cálculos geopolíticos del Pentágono indujeron virtualmente al otorgamiento a Pakistán de la condición de "mayor aliado fuera de la Organización del Tratado del Atlántico Norte" (OTAN). En el año  2005, en un audaz giro político hacia la India,  George W. Bush se reúne en Washington con Manhmohan Singh y acuerdan nuevas vías de alianza energética, militar y antiterrorista. Pakistán, aliado tradicional de Norteamérica, comienza a apreciar un panorama geopolítico desfavorable, y a partir de ese momento acentuó una relación más estrecha con China y propició canales de diálogo con Israel, principal aliado estadounidense, para evitar un eventual aislamiento.
Desde entonces las relaciones de Estados Unidos con Pakistán se han mantenido en un constante ir y venir, matizadas por una entretejida madeja que va desde la cooperación en la lucha antiterrorista en el área hasta la crítica de las administraciones  norteamericanas a los sucesivos gobiernos Pakistaníes acusándolos de practicar "un doble juego", por una parte, como aliados formales de EE.UU., en el combate contra la rebelión afgana pero utilizando dicho conflicto a su favor, al tener listo su propio plan para la posguerra.
Washington también ha acusado a Islamabad de cerrar los ojos ante algunos actos de grupos rebeldes o incluso, hasta de cooperar con ellos, a lo que Pakistán ha respondido anunciando su intención de revisar sus relaciones con Washington y con la Alianza Atlántica.
1.2 Las relaciones norteamericano-pakistaníes, la guerra invisible y la  dependencia económica.

En la actualidad se pueden destacar seis áreas fundamentales en las que Estados Unidos ha primado la continuidad en su relación con Pakistán:

a) Terrorismo global y regional
b) La estabilidad en Afganistán
c) Estabilidad política y democratización
d) Proliferación Nuclear
e) Protección de los derechos humanos
f) Desarrollo económico

En este cuanto al acápite referido a terrorismo global y regional, podemos decir, que a partir del 11 de septiembre, las sucesivas administraciones norteamericanas, han dado continuidad a la política de “War on Terror”, que iniciara el presidente George W. Bush, política que dio un vuelco a las relaciones de Washington con Islamabad, si bien antes de 11-S todo eran problemas, para las relaciones interestatales,  después todo era favorable para la cooperación. La sumisión norteamericana llegó a tal grado, que el Presidente Bush llegó a otorgar a Pakistán la condición de aliado no-OTAN más importante de Estados Unidos. Hay que recordar que desde el 1980, y por el apoyo al radicalismo pakistaní, primero para ser usado contra la URSS, y luego contra la India, el terrorismo ha sido el principal problema de ese Estado.

En cuanto a lucha contra el terrorismo, hay un elemento que  complejiza muchísimo el entorno pakistaní, y es la presencia de bases militares norteamericanas en Pakistán, entre las que se encuentran  Dalbandin, Pasni, Jacobabad  y Shamsi, esta última, fue utilizada para lanzar operaciones militares en Afganistán y ataques con aviones teledirigidos contra las áreas tribales 2 del noroeste de Pakistán. Lo que ha llevado a los politólogos del área a hablar de una “guerra invisible” de Washington hacia Islamabad.
Respecto a las acciones desarrolladas por Washington a partir de 2008, cabe destacar - los bombardeos que regularmente realizan contra  la insurgencia en las zonas tribales de la Federally Administered Tribal Area, más conocida como FATA-  en estos bombardeos se realizan disparos desde aviones teledirigidos, conocidos como  drones3 . Javier Jordán en su artículo Drones contra Alqaeda hace un caracterización d elos mismos:
“Los drones empleados son el Predator, armado con dos misiles Hellfire, y el Reaper, una versión mejorada del Predator, con mayor autonomía y capacidad de carga bélica, lo que además de por los misiles Hellfire le permite lanzar bombas guiadas por láser y por GPS. Los aparatos despegan desde bases norteamericanas en Afganistán -que muy previsiblemente se mantendrán tras la retirada de 2014- y son pilotados vía satélite desde Estados Unidos.” (Jordán, 2013)
Según distintas fuentes, el número de víctimas pakistaníes de estos ataques oscila entre las 1.500 y las 2.500 personas. Charles Heyman, un analista de defensa del sitio web de las Fuerzas Armadas británicas, Armedforces.co.uk. planteó que esos incidentes "tendrán un efecto catastrófico en las relaciones entre Pakistán y Estados Unidos".
La campaña con aviones no pilotados de la CIA en la zona paquistaní que se intensificó desde el verano de 2008, ha producido más de 700 víctimas mortales en  la frontera afgano-pakistaní. Estos son los seis  bombardeos más importantes:
.- 24 de junio de 2009: Más de 60 personas pierden la vida en un doble ataque en Ladha, una remota localidad de Waziristán del Sur, provincia paquistaní fronteriza con Afganistán.
.- 17 de diciembre de 2010: 51 personas mueren en un triple ataque de aviones espía estadounidenses contra supuestos objetivos insurgentes en la región tribal paquistaní de Khyber, fronteriza con Afganistán.
.- 17 de marzo de 2011: Más de 40 personas mueren tras el ataque sobre la ciudad de Miranshah, en la región de Waziristán del Norte.
.- 22 de abril de 2011: Al menos 23 personas mueren en Waziristan del Norte en un ataque estadounidense contra una base militar, en la que también murieron cinco niños y cuatro mujeres.
.- 14 de enero de 2011: Dos misiles provenientes de un avión estadounidense no tripulado matan al menos 12 milicianos en Pakistán.
Como podemos apreciar, en la tabla y en los ejemplos mostrados, en los ataques con drones en los últimos años, el número de víctimas civiles ha venido disminuyendo, lo que hace afirmar a autores como Javier Jordan, que las campañas con drones, en los últimos años han sido efectivas en la decapitación de  líderes y células de Alqaeda. Pero no podemos contentarnos con esos resultados, puesto que no podemos ver la pérdida de vidas de civiles como daños colaterales en una campaña militar.
La posición oficial del Pakistán con respecto a los ataques de aviones no tripulados es que estos son contraproducentes, socavan los esfuerzos del Gobierno para separar a las tribus pastunes de los militantes y violan la soberanía del Pakistán, matando a civiles y alimentando los sentimientos antiestadounidenses.
Como lo anteriormente expuesto, no fuera suficiente,  el  26 de noviembre de 2011 un ataque aéreo de la OTAN contra dos puestos de revisión fronteriza mató a 24 soldados paquistaníes.
Con respecto a este último hecho, el gobierno Pakistaní calificó de grave violación a su soberanía, ordenando a Estados Unidos la salida de la base aérea, hecho que se concretó en diciembre de 2011. Además, el gobierno pakistaní, por “razones de seguridad” decidió bloquear el Paso Khyber, la ruta que discurre por la Cordillera Safīd sobre la frontera entre Pakistán y Afganistán y que conduce al noroeste de Peshawar y de allí a Kabul, es bueno mencionar, que este es el mayor paso fronterizo entre los dos países, y a través de él  la OTAN en Afganistán, la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), recibe más de la mitad de sus suministros.

Todos estos hechos nos llevan a afirmar acerca de la existencia de la llamada guerra invisible, por parte de Estados Unidos hacia Pakistán, John Rees, analista político, hizo en su momento una crítica atinada, sobre esta guerra invisible, devenida de la utilización de los drones contra territorio pakistaní, y afirmó:
"Pakistán es un estado que posee arma nuclear, la región es inestable, la frontera con Afganistán es un pretexto que constantemente se usa para los ataques de los drones en el territorio pakistaní. Creo que lo que perpetraron EE. UU. y sus aliados con esta incursión es extremadamente peligroso. No me sorprende nada la ira de Pakistán al respecto. Me parece que el mensaje para EE. UU. y sus aliados debe ser muy claro: que están jugando con fuego, que se arriesgan a empeorar la inestabilidad regional, que esta actitud debe ser cortada porque es un simple bandidaje".

Los sucesos de Shamsi, antecedidos por otra serie de errores en la política estadounidense hacia Pakistán, entre los que se incluye una operación especial en territorio pakistaní  en mayo del 2011, en la que fue asesinado supuestamente el líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, han venido a empeorar las ya críticas relaciones entre Islamabad y Washington. Este último operativo no había sido aprobado por el gobierno pakistaní, que desconocía los planes de Washington, planes que solo informó a Islamabad luego de consumar el hecho.
Resulta interesante resaltar que frente al malestar causado por  esta torpe política gubernamental norteamericana de “guerra invisible”, como suelen llamarle los expertos, el  23 de diciembre de 2011, el propio Departamento de Estado calificó de demasiado importante su relación con Pakistán como para permitirse que fracase.. al respecto planteó: “Debemos trabajar juntos; los problemas y desafíos que afrontamos son demasiado importantes”- así lo señaló en aquel momento  el portavoz del departamento Mark Toner y agregó que Estados Unidos desearía una relación más cercana y fructífera con Pakistán, tanto en el plano militar como en el político.
El propio John Rees, ve como única solución a - la crisis diplomática que ha generado entre ambos países la torpe política del gobierno norteamericano-,  la salida de las tropas norteamericanas de Afganistán, y al respecto plantea:

"Lo más importante es que deben marcharse de Afganistán, porque la raíz del problema con Pakistán es la ocupación de Afganistán por la OTAN. Ahora está claro que la intervención ha fallado y nada de lo planeado ha sido alcanzado. Eso deteriora aún más la inestabilidad regional y para establecer la ruta pacífica, la Alianza debe replegarse de manera instantánea de Afganistán".
Esta crisis diplomática, tuvo un escape, cuando finalmente el martes 7 de febrero de 2012 luego de disculpas ofrecidas del gobierno norteamericano a Pakistán se restableció un acuerdo en el cual el gobierno de Pakistán volvió a habilitar el paso por su territorio de convoyes, tanto de tropas como de logística, con dirección a las tropas de la coalición en Afganistán.
Por su parte Barack Obama declaró a inicios del propio 2012, que analizaba la posibilidad de retirar las tropas un año antes de lo que estaba previsto, en 2013. Esto se debía a los recortes previstos en los gastos militares y a una política contentiva durante las elecciones. Sin embargo en febrero de 2013 en su informe presidencial, el presidente, reafirmó que la guerra en Afganistán habrá terminado para finales de 2014.
Mientras tanto, siguen los ataques de aviones no tripulados, cobrando víctimas en Pakistán, cuyo gobierno critica pública y periódicamente ese tipo de bombardeos, muy impopulares entre los habitantes de las regiones afectadas, principalmente los dos Waziristan. Pero que su dependencia económica de los Estados Unidos, no le deja muchas opciones al respecto.
La dependencia de Pakistán con respecto a los Estados Unidos, tiene diversas áreas, entre las que se incluyen; relaciones comerciales: Estados Unidos es actualmente el principal mercado hacia donde se dirigen las exportaciones pakistaníes, un 25% (3.6 billones de dólares) tienen por destino Estados Unidos. Sin embargo, es Pakistán el socio comercial número 59 de Washington con un (1.85 billones de dólares).
Otra fuente de ingresos nada despreciable para Pakistán, que refuerza su dependencia hacia los Estados Unidos, es la ayuda bilateral que recibe de Washington, como premio a su colaboración en materia de lucha contra el terrorismo, baste decir, que la economía pakistaní después del 11/09, ha crecido a un ritmo medio del 5%, un gráfico tomado del artículo: Las Relaciones entre Estados Unidos y Pakistán, del autor Alberto Priego, nos ilustra la afirmación anterior tomando como base los años de 2001 hasta 2006.
También en materia de colaboración militar, la lucha contra el terrorismo, ha sido un pretexto, para la trasferencia de tecnología militar obsoleta desde Estados Unidos hacia Pakistán, como por ejemplo los aviones F-16, hecho que puso a la comunidad internacional en vigilia, por la posibilidad de que pudieran utilizarse contra la India, o transferirse a China, en lugar de ser utilizados en la lucha contra el terrorismo.
Podemos afirmar entonces, que a pesar de las diferencias de Pakistán con Estados Unidos a lo largo del período de lucha contra el terrorismo, Pakistán poco puede hacer para revertir la política de guerra invisible y  los resultados que esta acarrea dentro de la población civil de las áreas tribales, debido a la dependencia que ha creado de los Estados Unidos, motivada esencialmente por la cruzada antiterrorista de este último, y su necesidad de mantener una relación más o menos estable con Pakistán a fin de perpetuar su dominio en Afganistán y en la zona de Asia meridional, por la importancia que reviste el control de los recursos naturales de ese territorio.
CONCLUSIONES:
La evolución de las relaciones de los Estados Unidos con su aliado Pakistán en el período de la posguerra fría hasta la actualidad, se han mantenido en un constante ir y venir, matizadas por una entretejida madeja que va desde la cooperación en la lucha antiterrorista en el área, hasta la crítica de las administraciones  norteamericanas a los sucesivos gobiernos Pakistaníes y viceversa.
A partir del año 2008, se inicia por parte de los Estados Unidos, la llamada “Guerra Invisible” contra Pakistán,  la cual se ha caracterizado por las reiteradas incursiones de los drones en las áreas tribales pakistaníes del Waziristán, cobrando la vida de civiles inocentes, y despertando un sentimiento antinorteamericano de la población de esas áreas que terminan apoyando a la insurgencia talibana.

A pesar de las diferencias surgidas al calor de la War on Terror entre Estados Unidos y Pakistán, este último, poco puede hacer para dar una salida drástica a la crisis diplomática generada por estas diferencias, motivado por la dependencia económica y  militar que ha creado Islamabad con respecto a Washington.
BIBLIOGRAFÍA:
C. Christine Fair, Neil Malhotra & Jacob N. Shapiro: Islam, Militancy, and Politics in Pakistan: Insights From a National Sample, Terrorism and Political Violence, 22:4, 495-521, 2010
C. Christine Fair. Time for Sober Realism: Renegotiating U.S. Relations with Pakistan. Center for Strategic and International Studies the Washington Quarterly, 32:2, pp. 149 -172
Jordán Javier. Innovaciones en el empleo del poder aéreo: los ataques con drones contra Al Qaeda en Pakistán, Revista de Aeronáutica y Astronáutica, No 828, Noviembre de 2013, pp. 856-861
Jordán Javier. Drones contra Al Qaeda, El Confidencial, 24 de mayo de 2013.
Priego Alberto. Las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán. Continuidad y cambio con la administración Obama. Tribuna Norteamericana está disponible para su descarga en pdf en la página web del Instituto Franklin: http://www.institutofranklin.net. Consultado 28 de agosto de 2014.
Kronstadt, A. K. “Pakistan-US Relations” CRS Issue Brief for Congress (RL33498), February 6, 2009
Solana Valdés María del Carmen. Asia sur en la geopolítica asiática Centro de Estudios sobre Asia y Oceanía, La Habana. Noviembre, 2003.
Setas Carlos. Las relaciones entre afganistán y pakistán y las negociaciones de paz con los talibanes afganos. Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos. Núm. 2 / 2013.

1 BEMS. El término originalmente se puso de moda en la década de los años 80 por el entonces economista del Banco Mundial Antoine van Agtmael, pero también se usa libremente como reemplazo de economías emergentes. Realmente representa un fenómeno comercial que no está del todo descrito por o limitado a la geografía o poder económico; tales países se considera que están en una fase de transición entre los estatus de vías de desarrollo y desarrollados. Ejemplos de mercados emergentes incluyen China,  India, algunos países de América Latina (particularmente Brasil, Chile, México y Perú, algunos países del Sudeste de Asia, la mayoría de los países en el Este de Europa, Rusia, algunos países en el Medio Oriente (particularmente en los Países Árabes del Golfo Pérsico), y partes de África (en especial Sudáfrica).

2 Las áreas tribales son zonas de Pakistán administradas fuera de las cuatro provincias. Las áreas cubren una región de 27.220 km² (10.507 mi²), y están habitadas por 3.176.331 personas (2003). La capital es Peshawar.

3 Es una aeronave que vuela sin tripulación. Los  utilizados en aplicaciones militares ,  son denominadosvehículo aéreo de combate no tripulado —UCAV por su nombre en inglés


Recibido: 17/10/2014 Aceptado: 24/03/2015 Publicado: Abril de 2015

Comentarios sobre este artículo:

No hay ningún comentario para este artículo.

Si lo desea, puede completar este formulario y dejarnos su opinion sobre el artículo. No olvide introducir un email valido para activar su comentario.
(*) Ingresar el texto mostrado en la imagen



(*) Datos obligatorios

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.

Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.

Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.

El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.

Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.

Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.

Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor,pulse aqui.