LA SALA CONCA: ENTREVISTA CON AZUCENA ARTEAGA

José Luis Crespo Fajardo (CV)

Universidad de Sevilla. Grupo de Investigación HUM-552
juandearfe@gmail.com

El pasado mes de abril se inauguró reconvertida en un nuevo centro cultural, la Sala Conca (La Laguna, Tenerife), decana de las galerías canarias de arte contemporáneo pues desde 1971 su fundador Gonzalo Díaz abrió al público las puertas del bonito inmueble donde se ubica, catalogado bien de interés cultural, en la céntrica plaza de la Concepción.

Aquí nos recibe Azucena Arteaga Medina, especialista en arte y principal colaboradora de la sala, para conversar sobre la reciente transformación que se ha producido, resultado de las dificultades derivadas de la crisis financiera y la indiferencia de las administraciones públicas.

- Da la impresión de que gestionar un espacio de arte en estos tiempos en que el apoyo institucional a la cultura se ha esfumado, precisa ser tan creativo como lo es un artista. ¿Cómo surgió la idea de reconvertir la sala de arte en centro cultural privado?

Sí, dirigir un centro de arte, ya fuera galería, sala, o museo, nunca ha sido fácil, si se desea llevar a buen cauce, me refiero, conseguir exponer calidad artística, y ofrecer una intensa efervescencia cultural;  su director debe entregarse junto con su equipo, a los artistas por los que apuesta, y a todas las empresas que actúan de accesorio técnico del centro, ya fueran imprentas, enmarcadores…etc.

Exige viajar en demasía para conocer la actualidad cultural y sus funcionamientos, para así con conocimientos amplios, poner en práctica un proyecto de interés actual.

Poner en esa tarea ese empeño, es una forma de vida, y es lo que he aprendido del director de Conca, Gonzalo Díaz, al que incluso, desde la fundación de la Sala Conca, en la temporada 1970 -71, lo llamamos “El Conco”.

Realmente la ejecución de un gran proyecto como Sala Conca, es una labor a la par de maravillosamente intensa, ardua, ya que prácticamente durante estos cuarenta y un años, casi no ha existido colaboración alguna de las instituciones públicas, en sus principios, por la modernidad que conllevaba Conca, que agraciadamente transgredía la moral católica o la dictadura franquista, así como desde los ochenta a la actualidad, por la escasa cultura de nuestro gobierno local, y en estas últimas décadas por la célebre crisis económica mundial.

La absoluta dedicación de Gonzalo Díaz por la Sala Conca, seguramente es la razón por la que podemos seguir viendo las puertas abiertas de una de las “galerías de arte”, más antiguas de España. Entrecomillo galerías de arte, porque Conca, siempre ha sido mucho más que una galería, más que un espacio dedicado a la obtención de capital a través de la mercancía del arte. Fue gestada con el objetivo de indagar en las entrañas del ser humano a través de la seriedad en la creación ya fuera plástica, musical, literaria o de acción. Con esa meta, “El Conco”, un pionero de los setenta, trajo a Canarias cine de vanguardia, música rock y dodecafónica, teatro,…etc. Algunos artistas dicen que extrañan el olor a porro y a los grises sospechando a la puerta.

Sala ConcaPor supuesto fue también “un nido de rojos”. En fin quiero decir con esto, que Conca fue un faro de modernidad dentro de un desierto de tradición, censura y anacronismos. Con la creación artística como bandera, como credo y  meta.

Sin embargo, Conca ha tenido que reconvertirse para sobrevivir a crisis económicas o de otro tipo, así hizo a finales de los setenta, en los ochenta, en los noventa, y es en los 2000 cuando se hizo necesaria otra transformación total. Y ese es el origen de Conca como centro cultural, es el origen de haber sustituido en la fachada la palabra “Sala”  por “Solo”, quedando “Sólo Conca”, es el origen de la futura Fundación Conca.

Los impulsos fueron varios, Gonzalo Díaz, regresó de Nueva York, desilusionado por el cierre de  galerías, incluso de museos estatales, debido a la crisis económica que sufrimos, pero observó la forma de autoabastecerse del MOMA, cuyos gestores han logrado costear el Museo a través de su tienda, en la que ofrecen calidad a buen precio, objetos de diseño en pequeño formato…etc. Y se percató que sería la única forma de seguir abriendo las puertas en tiempos tan difíciles para la Cultura.

Por otro lado, el año anterior, con razón del cuarenta aniversario de Conca, El Excelentísimo Ayuntamiento de San Cristóbal de  La Laguna, nos ofreció celebrarlo por todo lo alto, así dinamizar La Laguna con exposiciones durante cuatro meses en nueve espacios con la Colección Conca, este proyecto nos ilusionó muchísimo como es de esperar, nos dedicamos de entero a él, un año de maquetaje de todas esas exposiciones,  y de costear el enmarcado de gran parte de la colección, abandonando casi, el modo de subsistir, las ventas. Sin embargo de todo ese trabajo solo ha surgido el silencio absoluto de las Administraciones Publicas y por su puesto el fracaso, que nos llevó a Gonzalo Díaz y a mí a una aguda crisis económica y sobre todo anímica, al enfrentarnos con tal falta de interés por la cultura por la enorme labor que había realizado la Sala Conca durante tantos años.

De esa conjunción de circunstancias, nació una nueva Conca.

-  Se tiene previsto también crear una fundación privada ¿Qué función tendría?

Si, crear una fundación privada parece ser la opción más adecuada para gestionar la Conca, con el necesario mayor apoyo económico, ya fueran ayudas estatales o colaboraciones, con el objetivo de  proteger y difundir  la colección de la misma. Gonzalo Díaz donará la colección de San Sebastián a la Fundación y conforme esta  coja rumbo otras obras de la Colección Conca serán donadas, para que cuando la Fundación Conca tenga éxito rotundo, cosa en la cual creemos, esté completa.

La fundación es el modo legal  que permite proteger el trabajo de Gonzalo Díaz durante cuarenta años , me refiero a  haber seleccionado y comprado una o dos piezas de cada exposición que ha organizado en su sala, generalmente las mejores piezas, son ellas, las obras de arte, las que constituyen un tesoro de indudable valor, por lo que en sí mismas son, y porque son como un libro de la historia de la Conca, o del arte Contemporáneo en Canarias, junto con otras adquisiciones, la biblioteca, y el archivo documental.

La funcionalidad de la Fundación Conca, por lo tanto es proteger y difundir su patrimonio artístico, bibliográfico y documental, a través de la gestión de la colección, organizando exposiciones y actividades culturales complementarias para todos los públicos, desde recitales de poesía, performances y happening, talleres infantiles pero también para adultos, conferencias de artistas…etc.

- Además se han programado actividades y talleres que vivifican el entorno cultural alrededor de la sala. ¿Qué tal la aceptación social de estas propuestas?

Sala ConcaSí, como ya he dicho la organización de ese tipo de actividades, que se hacen con motivo de cada exposición, es necesaria no sólo para vivificar la sala, que es cierto que lo hace, “y cuanto”, pero, también es imprescindible para vivificar (valga la redundancia), la ciudad. Me explico, la sociedad por su propio carácter intrínseco necesita cultura, sin embargo, se incentiva más la cultura televisiva, que no  digo que sea del todo negativa, pero por supuesto, es absolutamente insuficiente, por otro lado se ofrece una cultura lejana, en la cima de una torre de babel para aquellos que han tenido privilegios económicos y una educación privada y bien pagada, donde los museos, las galerías, las ferias son esferas de la torre, cuyos círculos cerrados no dejan avanzar  a quien no valla con la cartera de antemano. Incluso con la crisis, los artistas en algunas galerías deben pagar para exponer.

Sin embargo, la Conca pretende acercar a todos los públicos su colección y todo lo que ella conlleva, el divertimento de conocer, de descubrir, el ocio a través de la cultura, el arte como placer, ofreciéndola a un público mucho más amplio, desde los  niños hasta los adultos. Organizando esas actividades para las que participar sólo se debe pagar un precio mínimo y simbólico. La  Conca vivifica la ciudad. La Conca, vivifica a Canarias (tal como lo hizo en la década de los setenta), ya que han tenido muy buena acogida los talleres, los recitales, las performances. De hecho la gente exige más.

- La reestructuración de la Conca incluye espacios para la investigación (la biblioteca, los depósitos con catálogos y carteles), salas para exposiciones permanentes y temporales, y una pequeña tienda. ¿Cómo se enfocan ahora las exposiciones?

Sí, la nueva Conca, nace totalmente reestructurada, desde el concepto a lo físico, la hemos dividido por espacios con diferentes funciones:

La Salita, un lugar de exposición y venta de obras de pequeño formato a precios muy asequibles sin atenuar su línea de primera calidad artística, con el sello de Fernando Bellver, Luis Mayo, Eve María Zimmerman, Arturo Maccanti,  Dion Blake, Patricia Delgado, Gervasio Arturo, Mar Solís, García Álvarez, Manuel Espinoza, Alejandro Rodríguez, Inmaculada Juárez entre otros.
La oficina, centro de información y venta.
El Patio pretende ejercer una labor de difusión de la cultura global, impartiendo talleres, conferencias, celebrando conciertos, recitales de poesía, tertulias, mesas redondas, performances… cumpliendo  con su propósito originario de ser un espacio contenedor  de  las relaciones humanas.
La Sala Diez, es el espacio de mayor dimensión  dedicado  a la exposición y venta de obras de gran formato, piezas claves de la Colección Conca.
La Biblioteca, se encuentra en construcción, pudiendo ser utilizada por los usuarios con  atención personalizada. Los fondos de la biblioteca, pertenecen a la colección privada de Gonzalo Díaz, y la conforman más de 3000 volúmenes, entre los cuales se encuentran, catálogos de exposiciones extranjeras, nacionales y provinciales publicadas desde los años sesenta hasta la actualidad, manuales sobre arte, literatura, revistas de gran importancia, cómics, incluso incunables, a los cuales podrá acceder para su consulta, pero por razones de conservación y seguridad de este patrimonio no se podrá ofrecer el préstamo de dicho material.
Los depósitos 1-2-3, contienen las colecciones de carteles, obra gráfica, pintura, escultura, objetos y ediciones conca,   que constituyen junto con los recursos humanos del centro conca, la esencia de su existencia.
- En cualquier caso, la Sala Conca sigue en el espectro del mercado primario, y su fondo es estimado como uno de los más ricos de canarias. ¿Hay planes para participar en eventos o ferias de arte de carácter nacional o internacional?

La Sala Conca participó en ARCO y en Estampa, y en otras muchas ferias nacionales, y sigue presente la posibilidad de hacerlo en el futuro a través de la Fundación Conca.

- ¿Qué tipo de comprador hay en las islas? ¿Cuál es el perfil del coleccionista canario?
 
Está el coleccionista que le interesa comprar arte con el objetivo inversión, este se dirige a las obras de artistas consagrados. Otros coleccionistas, apuestan por hacerse una colección solamente de artistas canarios, ya que es lo más conoce y valora. Mientras otros prefieren adquirir piezas de importancia, aconsejadas por Gonzalo Díaz en este caso. Otros coleccionistas con gran sensibilidad y cultura, tienen un registro de compra más personal y amplio.

- Estamos viviendo tiempos donde la comunicación virtual abre nuevas vías de comercio. ¿Se contempla el comercio electrónico entre los proyectos de desarrollo de la Conca?

Sí, la comunicación virtual es en este momento imprescindible, por ello ya estamos inmersos en el proyecto de una página web muy amplia, desde la cual pueda ser consultada cualquier cuestión, desde visitar online las exposiciones o los depósitos, conocer la historia de la Conca, conocer a los artistas, consultar el archivo o la biblioteca, y por supuesto adquirir piezas desde cualquier país.

- ¿Se contempla alguna política curatorial referente a temas, técnicas o estilos, o tienen mayor preferencia por el eclecticismo? Respecto al arte urbano al parecer hay un proyecto de grafiti en la fachada exterior del inmueble.

La Conca, Gonzalo Díaz siempre ha sido un defensor del eclecticismo, desde la gestación de Conca, nunca buscó una línea, ni un estilo, ni una maniera, esta decisión, incluso le acarreó problemas al trabajar con el grupo de artistas, al que el mismo llamó “Generación 70”, a la cual definía la diversidad plástica, sin embargo, en esos momentos los críticos e historiadores del arte defendían la abstracción, como única y valida apuesta. Yo apoyo totalmente la postura de Conca, el arte no debe ser mera moda, si es cierto, que la creatividad  está ligada intrínsecamente al tiempo, a la sociedad, al pensamiento de época, la libertad del artista y su mundo interior debe también tener un indudable peso.

En estrecha relación con ese espíritu, Conca desea promocionar también el arte urbano, el grafiti y otras técnicas similares e incentivar este tipo de práctica artística, en ocasiones, infravalorada dentro de círculos elitistas, acercar y hacer partícipe de la cultura artística al público joven.

- ¿Sigue estando entre sus intereses el promocionar a artistas locales? Y en este sentido, ¿Crees que desde la Conca se pueden catalizar nuevas generaciones de artistas?

Por supuesto, siempre, estamos abiertos a promocionar a gente que sea de interés, sin embargo, con la crisis económica, es muy difícil hacer exposiciones monográficas,  editar un cartel, viajar promocionándolos, etc, por esa razón, lo hacemos pero de una forma más comedida, en “la salita”, con piezas de pequeño formato. Seguimos promocionando a los artistas que Conca acogió en los noventa, a Patricia Delgado, a Alejandro Rodríguez, a Inmaculada Juárez…etc

- ¿Cómo es la relación con el artista? ¿Le animan y tratan de inspirar? ¿Le aportan sugerencias? Según tengo entendido, suelen pedir una imagen de San Sebastián. ¿A qué se debe?

Depende de la relación de confianza que exista con cada artista, por supuesto, que se le anima, más que intentar inspirar, se le aportan sugerencias de temas o si lo piden, se le orienta en cuanto a precios, ejecución de las obras, etc.

Sala ConcaLa  Sala Conca, posee una gran colección de San Sebastianes, para mí tiene un valor personal muy especial, ya que fue la primera exposición que vi en Conca, (un día de septiembre de 2008), quedé totalmente atrapada por la exposición al entrar por primera vez en aquella misteriosa sala, conocía la iconografía de San Sebastián por mí carrera, pero me maravillé al ver como aquellos artistas contemporáneos habían explotado aquel motivo religioso de aquella manera y con resultados tan geniales. Pero mucho más interesante fue escuchar a Gonzalo Díaz por primera vez, contar su relato de San Sebastián, la historia que le llevó a pedir un San Sebastián a sus artistas. De cómo se preguntó por qué habían tanto San Sebastianes en todas las iglesias canarias costeras, cómo llegó a la conclusión de que las poblaciones lo utilizaban como amuleto contra la peste en los puertos, y descubrir la leyenda de San Sebastián asaetado por los soldados romanos, así como percatarse que los artistas desde el siglo XVI han utilizado el San Sebastián para autorretratarse. El Conco quiso corroborar esa conclusión, pidiendo a todos sus artistas que hicieran uno, y cierto es que todos ellos se autorretrataron de alguna manera. También para mi sorpresa el cartel de la exposición que Gonzalo me regaló, era la reproducción de una postal que Bellver le envió desde Nicaragua en la que había dibujado a Gonzalo Díaz desnudo atado a un árbol y asaetado irónicamente. Un San Sebastián.  

- Distinguir cuál es el valor del arte puede ser una pregunta complicada, donde intervienen filias y fobias personales. ¿Cuáles son las piezas que más valoras de la colección?

Si cuando dices “valor del arte” te refieres al valor económico, intervienen muchísimos factores ajenos a la obra, desde el nivel de la galería que lo vende, si es de primera especial, como la Marlborough, de primera, Il Naviglio, o de segunda como la Sala Conca. Otro factor influyente es la crítica de arte, el impacto social, si el autor está en vida o no,  la publicidad que se le haga, quienes son los coleccionistas que adquieren esas piezas y por supuesto la situación del mercado o la Bolsa global.

Pero si con valor te refieres, a la valoración artística, de calidad, es aún más complejo, sobra recordar el componente subjetivo que se haya en esa disyuntiva,  algunos criterios objetivos pudieran ser, las calidades técnicas o estéticas, plásticas en definitiva, sin embargo el elemento etéreo, el que corresponde a la sensibilidad, es una cuestión totalmente subjetiva, la subjetividad del que valora debe enriquecerse investigando, observando, estando al día en las últimas tendencias.

Creo que un historiador del arte o un crítico debe dejar sus fobias aparte, e interesarse por cualquier pieza o artista, y aprovechar sus filias para adentrarse más en esas obras o en esos artistas e investigarlos o defenderlos más. Pero sin encerrar su visión solamente a sus filias.

- Una última pregunta. ¿Cómo se presenta el futuro? ¿Cuáles son tus sueños?

Nunca pienso en el futuro, me es algo imposible planearlo o imaginarlo, me gusta vivir al día, trabajar en Conca, ilusionarme y entregarme a todos los proyectos nuevos a corto plazo. Si hay algo que sueño, es llegar a escribir la historia de la Conca, o la biografía de Gonzalo Díaz con el que tengo una amistad muy estrecha y al que admiro cada día más.

-En San Cristobal de La Laguna, a 18 de Agosto de 2011-


universidad de sevilla logo universidad malagalogo asri
eumed Enciclopedia economía