Revista: Atlante. Cuadernos de Educación y Desarrollo
ISSN: 1989-4155


SISTEMATIZACIÓN Y ACTUALIDAD DE LAS INFLUENCIAS EDUCATIVAS DE LAS ORGANIZACIONES SOCIOCOMUNITARIAS, EN LA EDUCACIÓN DE LA PERSONALIDAD DE LOS ESTUDIANTES DE PREUNIVERSITARIO

Autores e infomación del artículo

Lourdes Teresa Santiesteban Cecilio *

Celia Díaz Cantillo **

Universidad de Las Tunas (Cuba)

lourdest@ult.edu.cu

RESUMEN
En el trabajo se presenta la temática referida al sistema de influencias educativas de las organizaciones sociales en la formación de la personalidad del adolescente de la enseñanza media superior. La necesidad de abordar los fundamentos necesarios para la integración de las exigencias educativas de la enseñanza media superior, con las aportaciones de las organizaciones sociocomunitarias. El motivo de realizar dicha investigación radica, en la insuficiente incorporación en el proceso educativo de la enseñanza media superior, del sistema de influencias de las organizaciones socio comunitario, que afecta la formación integral de la personalidad de los estudiantes. Se sintetiza en una estrategia pedagógica dirigida a lograr la coherencia en el sistema de influencias educativas de las organizaciones socio comunitarias, en la formación integral de la personalidad que se contextualiza en la educación media superior

Palabras Claves: Organizaciones sociocomunitarias-influencias educativas-proceso educativo-formación de la personalidad-adolescentes.

SUMMARY
In the work the thematic one is presented referred to the system of educational influences of the social organizations in the formation of the personality of the adolescent of the superior secondary education. The necessity to approach the necessary foundations for the integration of the educational demands of the superior secondary education, with the contributions of the community organizations partner. The necessity to carry out this investigation resides, in the insufficient incorporation in the educational process of the superior secondary education, of the system of influences of the organizations community partner that affects the integral formation of the personality of the students. It is synthesized in a pedagogic strategy directed to achieve the coherence in the system of educational influences of the community organizations partner, in the integral formation of the personality that you contextualize in the superior half education

Keywords: Organizations sociocomunitarias-educational influences-process educational- formation of the personality-adolescents.

 


Para citar este artículo puede utilizar el siguiente formato:

Lourdes Teresa Santiesteban Cecilio y Celia Díaz Cantillo (2017): “Sistematización y actualidad de las influencias educativas de las organizaciones sociocomunitarias, en la Educación de la personalidad de los estudiantes de Preuniversitario”, Revista Atlante: Cuadernos de Educación y Desarrollo (agosto 2017). En línea:
http://www.eumed.net/rev/atlante/2017/08/influencias-educativas.html
http://hdl.handle.net/20.500.11763/atlante1708influencias-educativas


LAS INFLUENCIAS EDUCATIVAS COMO VÍA PARA LA FORMACIÓN DE LA PERSONALIDAD

En el trabajo se presenta la temática referida al sistema de influencias educativas de las organizaciones sociocomunitarias en la formación de la personalidad del adolescente del preuniversitario La educación en Cuba se caracteriza por una profunda formación humanista y con modos de actuación de acuerdo con los valores ético –morales, en este sentido es de suma importancia el sistema de influencias educativas que se ejercen sobre el adolescente de preuniversitario, que tiene como fin, la educación de la personalidad en función de los intereses de la revolución cubana
Se destaca así  la escuela, como agencia socializadora que puede ejercer influencias educativas sobre el adolescente y se convierte en núcleo dinamizador al tener una importante función en la coordinación de los esfuerzos que se realizan con el propósito de unificar las influencias educativas del resto de las agencias socializadoras que incluye entre otras, la comunidad, las organizaciones de masas y estudiantiles, con un objetivo común en la educación de los adolescentes. Por tanto, el accionar educativo de la escuela desde un proceso multifactorial y multidisciplinario, debe contribuir a la formación de la personalidad de los adolecentes.

Han sido una preocupación de la escuela, las variadas formas de comportamiento de sus estudiantes, contexto en el que se opina que no se portan bien, no saben cómo educarlos, es decir, no se logra totalmente una respuesta o solución a esas inquietudes, siendo muy usual en la práctica cotidiana plantear que la familia no cumple sus funciones; sin embargo, la institución escolar no logra sostener la armonía de todas las influencias sociales que recibe el estudiante.

La finalidad del preuniversitario plantea, entre otras aspiraciones la formación integral del joven en su forma de sentir, pensar y actuar responsablemente en los contextos escuela-familia-comunidad a partir del desarrollo de una cultura general integral  Es por ello que se impone la necesidad de lograr en esta educación una comprensión integral y totalizadora del modo de actuación coherente, en correspondencia con las instancias ético-morales que deben aparecer en los estudiantes de este período de desarrollo, determinados a partir de las insuficiencias de la formación de la personalidad integral.

Bajo estas condiciones, la concepción del trabajo de la escuela se hace más compleja y su rol preparador e integrador de todos los factores que intervienen e influyen en la formación integral de la personalidad en un sistema único que permite un modo de actuación positivo en los estudiantes.

A partir de la experiencia profesional de la investigadora de más de 35 años en la docencia de formación de personal docente, en la dirección de la práctica laboral de los estudiantes, en la participación de actividades que se realizan en los preuniversitarios y en el proyecto de investigación dirigido a esta educación, en el que se aborda el protagonismo estudiantil, el papel de la familia y la comunidad, se han podido constatar las siguientes insuficiencias:

El modo de actuación del estudiante y en sus relaciones no se corresponde con las exigencias del preuniversitario.

Desde la escuela aún no se logra incorporar en su proceso educativo, las influencias de las organizaciones sociocomunitarias, que contribuyan al desarrollo multifacético de los estudiantes.

Los profesionales de la educación no logran encontrar los fundamentos necesarios para la integración de las exigencias educativas del preuniversitario, con las aportaciones de las organizaciones socio comunitarias.

Lo anteriormente planteado nos obliga a reflexionar acerca de cómo logra  la relación familia-escuela-comunidad y su influencia en la formación de la personalidad de los adolescentes y jóvenes, así como el rol de las organizaciones sociales, son vistas como una integración de contextos que deben funcionar como unidad de exigencias, y por tanto, están escasamente fundamentados desde esta óptica, a pesar de que la Pedagogía y otras Ciencias de la Educación como la Sociología y la Psicología, tratan esta problemática desde sus respectivos objetos de investigación.

Es frecuente en la literatura pedagógica hacer referencia a la educación como un sistema de influencias en el que participan todos los componentes de la sociedad. El sociólogo A. Blanco (2001:115) plantea textualmente: “La Educación constituye un sistema complejo de influencias, en las que participa toda la sociedad”. Por su parte Justo Chávez(s/f: 3) dice: “… la educación es un efecto o resultado. Por tanto es todo proceso de influencia, de configuración o de desarrollo del hombre, al mismo tiempo que el efecto de esa influencia, de esa configuración, o de ese desarrollo” Varias interrogantes deben ser despejadas antes de acometer el estudio de ese sistema o proceso: ¿Qué es una influencia? ¿Cómo se ejerce? ¿Quiénes forman parte de ese sistema y cómo se manifiesta la interacción de influencias?

Las influencias educativas tienen una extraordinaria importancia en la transmisión y apropiación de la experiencia histórica-social, pero fundamentalmente en la formación de cualidades de la personalidad del individuo. Evidentemente existe una estrecha relación entre educación e influencia, como afirman los autores citados y confirma la práctica pedagógica: de lo que se trata es de develar los factores objetivos y subjetivos que intervienen en esa relación. Por su parte, para que se pueda contribuir al desarrollo de la educación se tiene que ostentar potencialidades educativas que le permitan ejercer influencia en las personas y en los hechos y acontecimientos.

Es evidente que el hombre educa a través de su propia personalidad, es decir, ejerce influencia educativa en los demás, siempre mediatizados por el contexto. Esa influencia se manifiesta como proceso, implica la idea de una acción que se ejerce gradualmente; no se impone, se recibe o asimila consciente o inconscientemente y contribuye a propiciar cambios, transformaciones, de diferente naturaleza en el sujeto que la recibe. “Cada minuto de la vida y cada rincón de la tierra, cada persona con la que se entra en contacto, educa”3, es decir, ejerce influencia educativa.

Es cierto que la educación es un sistema complejo de influencias al que estamos sometidos desde el nacimiento hasta la muerte. Cada una de las organizaciones e instituciones así como los sujetos participantes cumplen determinadas influencias educativas, recíprocas y cambiantes, que responden a necesidades sociales, económicas y políticas, y también culturales de una sociedad determinada. El conjunto de influencias que recibe cada persona es de tan disímiles procedencia y naturaleza que no es fácil determinar con precisión  qué institución o tipo de educador es responsable de un determinado resultado educativo. Afortunadamente la emisión y recepción de influencias –para decirlo en términos sencillos- no es una operación mecánica, sino que forma parte de los numerosos procesos educativos en los que está envuelta cada persona, cada uno de los cuales y todos en su conjunto contribuyen al desarrollo de su personalidad.

De lo que se trata  es de promover, crear, organizar, un sistema de influencias tan poderoso que logre resultados significativos en la transformación de los miembros de una comunidad. Se puede hablar entonces de influencia significativa, entendida como aquellas acciones e ideas que pueden tener capacidad para movilizar a los miembros de un conglomerado humano hacia sus objetivos prioritarios, a la satisfacción de sus necesidades o a una parte de ellos mismos.

El investigador Paredes E., (1979:25) afirma que: la influencia en el contexto social, “es el proceso que origina y/o conforma en el individuo sus expresiones conductuales y predisposiciones para actuar” 5La doctora Gómez J(2006:3) la define como: “proceso mediante el cual se ejerce autoridad, de forma regulada sobre la persona o grupo de personas, para incidir de forma directa o indirecta en su manera de pensar y actuar en un contexto determinado”6 En el análisis de estas definiciones se identifican puntos de coincidencias,  pero operar en la práctica educativa las autoras asumen esta definición.

El doctor Blanco A., en (2002:4) define el termino de influencias educativas como; “Acciones que se ejercen con el objetivo de asegurar la asimilación y reproducción de toda la cultura anterior, así como de las relaciones sociales existentes. Por lo general actúan como procesos de cooperación y comunicación social, que pueden clasificarse en: Intencionales y no intencionales, sistematizadas (centro docente) y no sistematizadas (otras agencias socializadoras) como influencias especializadas (profesores, instructores, o no especializadas (padres, amigos, vecinos, entre otros)”7

Mientras que las investigadoras Martínez M. y Addine F. (2004:7) entre otros, refieren que “cualquier persona o institución actúa como agente educativo, al trasladar conocimientos, hábitos y habilidades, normas y valores, se trasmite además el resultado de su experiencia individual y colectiva”8, aunque unos logran desarrollar con más fuerza que otros esa capacidad de penetración en las personalidades ajenas.

Las investigadoras asumen la definición de influencias educativas del profesor Blanco A; pues considera que en esta se destacan los procesos de cooperación que se realizan de forma intencionada por los profesionales del centro docente (la escuela) en coordinación con otras agencias socializadoras de la comunidad, otorgándole gran importancia a la influencia de la familia por la responsabilidad que los padres y tutores tiene en la educación de sus hijos. Desde la perspectiva de este autor, la cooperación constituye una relación esencial dentro del sistema de influencias de la escuela mediante la cual se integran los sujetos que participan en el proceso educativo que en ella se desarrolla.

Toda persona que actúa como agente socializador y ejerce influencias educativas, que de manera voluntaria o involuntaria, directa o indirecta, influye en la vida espiritual de los seres humanos y los eleva a un estado superior, con independencia de si estudia o no para ejercer esa función, es siempre un ser humano ocupado en la práctica.

En la familia: padres, hermanos, tíos, abuelos, tienen la capacidad, la posibilidad y la responsabilidad de ejercer esa influencia; también los tutores, que sin tener lazos consanguíneos educan y sirven de ejemplo a los más pequeños.

A los profesores la sociedad les otorga la responsabilidad de formar a las nuevas generaciones de escolares donde a criterios de las pedagogas Martínez M. y Addine F. (2004:8)) plantean que “Entre todas las personas que ejercen alguna influencia educativa solo el profesor se puede considerar como educador profesional”

La preparación profesional del profesor en la actualidad, le confiere un gran peso al desarrollo de sus potencialidades para dirigir el proceso educativo en una relación bilateral con el educando que garantice la participación activa del mismo, así como la cooperación e integración en su propia educación y evitar que se continúe con la tradicional exposición unidireccional de contenidos.

Si el profesor no logra establecer un vínculo más íntimo entre él y los escolares, si la comunicación entre ambos sujetos no fluye de manera consecuente, si se conserva el distanciamiento, la indiferencia, entre uno y otros, poca o ninguna influencia educativa podrá ejercer el profesor en sus escolares.

La influencia educativa es válida y alcanza significación en los demás en la medida en que se evidencia una sólida unidad entre lo que el profesor dice y lo que hace (ejemplaridad); para que su actuación responda a los más firmes principios que dice sustentar. La influencia educativa descansa en la confianza que el profesor se gana entre sus propios escolares y que no puede traicionar.

El término de interrelación de influencias educativas entre la escuela y la comunidad, lo define Fernández A. (2001:16) como “acciones de entre ambas agencias de socialización que encierran sus influencias educativas, para garantizar la cooperación, la colaboración e integración en la solución colectiva a las necesidades educativas de la comunidad, con la cual interactúa, estas acciones facilitan el beneficio mutuo”.

En esta definición se destacan las relaciones esenciales de cooperación, colaboración e integración en la consecución de la interrelación de influencias educativas entre la escuela y la comunidad.

SISTEMA DE INFLUENCIAS

Se hace necesario reconocer el conjunto de elementos interrelacionados  que constituyen la realidad  del proceso educativo, cuyos elementos cumplen determinadas funciones  y mantienen formas estables de interacción entre ellos; que responden a necesidades sociales, económicas y políticas, y también culturales de una sociedad determinada. El conjunto de influencias que recibe cada persona es de tan disímiles procedencia y naturaleza que no es fácil determinar con precisión  qué institución o tipo de educador es responsable de un determinado resultado educativo. Afortunadamente la emisión y recepción de influencias  forma parte de los numerosos procesos educativos en los que está envuelta cada persona, cada uno de los cuales y todos en su conjunto contribuyen al desarrollo de su personalidad.

Para que el proceso educativo sea un proceso de influencias positivas tiene que lograr movilizar el interior de los sujetos y hacerlos partícipes de cada unas de las acciones que se acometen en el contexto social, desarrollar una actitud positiva ante las tareas escolares y sociales desde el compromiso personal, el análisis crítico de cada uno de los procesos en que interactúa y que vivencia enriqueciendo sus conocimientos culturales, de la ciencia y provocando nuevas necesidades para el enriquecimiento individual.

Consideramos que las influencias educativas constituyen acciones que se ejercen con el objetivo de asegurar la asimilación  preproducción de toda la cultura anterior, así como las relaciones sociales existentes Generalmente actúan como procesos de cooperación y comunicación social, y se pueden clasificar en: intencionales y no intencionales, sistematizadas (centro docente) y no sistematizadas (otras agencias socializadoras), influencias especializadas (padres, amigos, vecinos, entre otros).

Se puede, por tanto inferir la necesidad de aunar los esfuerzos en función de que estas se conjuguen con un mismo fin educativo, no solamente para asimilar y reproducir la cultura sino también para contribuir a transformarla, se trata de que el centro docente se convierta en una institución para las relaciones sociales, que busque en unión de las otras influencias educativas el encargo social a ella asignado, es decir emprender acciones conjuntas no de una forma casual o fortuita sino con un sistema de influencias preestablecido

Se trata de promover, crear, organizar, un sistema de influencias educativas que logre resultados significativos en la formación de la personalidad de los adolescentes de preuniversitario. Se puede hablar entonces de “influencia significativa, entendida como aquellas acciones e ideas que pueden tener capacidad para movilizar a los miembros de un conglomerado humano hacia sus objetivos prioritarios, a la satisfacción de sus necesidades o a una parte de ellos mismos”. Buenavilla, R. (2012:4).

La escuela constituye una de las instituciones más antigua, sólida y respetada por su importancia social, que se ha especializado, desde hace siglos, en el trabajo educativo de  las nuevas generaciones. Su valor radica en que dispone del tipo de profesional que está en mejores condiciones  para ejercer influencia educativa por ello debe convertirse en el núcleo dinamizador de todo el sistema de influencias que se genera del medio social y sus organizaciones sociocomunitarias.

En los resultados de las investigaciones revisadas identificamos que no siempre la relación familia-escuela-comunidad y su influencia en la formación de la personalidad de los adolescentes y jóvenes, así como el rol de las organizaciones sociales, son vistas como una integración de contextos que deben funcionar como unidad de exigencias, y por tanto, están escasamente fundamentados desde esta óptica, a pesar de que la Pedagogía y otras Ciencias de la Educación como la Sociología y la Psicología, tratan esta problemática desde sus respectivos objetos de investigación.

En estos contextos de socialización establece su identidad personal, forja lazos interpersonales fuera de la familia con sus amigos, e inicia la selección de pareja, aprende a controlar de manera responsable la sexualidad en desarrollo, sus actitudes hacia las diferentes tareas, deberes, hábitos y capacidades necesarias para enfrentar los distintos eventos que le impone el medio social. Esto le exige una interrelación que propicie respuestas asequibles a los cambios y contradicciones que aparecen en sus contextos educativos y responder desde las posibilidades cognitivas que poseen hasta ese momento

Los estudiantes en su complejidad de relaciones y de influencias de los contextos que los rodean necesitan de un proceso educativo integrador que favorezca el desarrollo de la personalidad como una unidad indisoluble; es decir, no se puede fraccionar atendiendo a particularidades y necesidades específicas. Debe tenerse en cuenta que el desarrollo es un proceso que no culmina en una etapa, sino que sustenta otra superior y que en la combinación biológica, psicológica y social se producen estructuras más complejas.

El marco social como contexto educativo ha sido un factor importante en el proceso de formación y educación de todos sus miembros, desde la procreación y en las primeras etapas de la vida, donde se inicia la formación y desarrollo de la personalidad, se forman los hábitos, valores, sentimientos, y normas de conducta, y se asimilan los patrones que más tarde reforzará la escuela, sobre la base de las potencialidades que brinda la interacción, de las vivencias afectivas y los conocimientos que preparan al individuo para su incorporación social, lo que requiere que su concepción educativa se integre en un único sistema que permita un sistema de influencias único. Proyecto de investigación. (2015-2016).
 
En la vida social manifiesta una compleja red de organizaciones sociales a través de las cuales funcionan esferas concretas de actividad y la comunicación de los individuos. Cada una de esas instancias es una agencia socializadora, por cuanto contribuyen a la educación de sus miembros y a la coordinación de sus acciones individuales en función de determinados intereses colectivos.

LAS RELACIONES ENTRE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES Y LA ESCUELA

En la sociedad cubana actual se proyecta como política del estado y educativa la necesaria integración de las organizaciones sociales con las instituciones  educativas; para el logro del objetivo primordial de la formación integral de nuestros niños, adolescentes y jóvenes; sin embargo en la práctica se visualizan acciones aisladas dirigidas a esta población, cuando la educación requiere de influencias integradas en correspondencia con el diagnóstico individual y grupal que se realiza sistemáticamente en los grupos de clase.

Como particularidad en el sistema educativo cubano se implementan acciones educativas que desarrolla cada organización social como exigencia en su existencia, es así que la Federación de Mujeres Cubanas, Comité de Defensa de la Revolución , organizaciones juveniles y de masas, desde sus fines coordinan con la institución las actividades a desarrollar por periodos donde se insertan los colectivos de padres y madres para dar continuidad a las acciones colegiadas, este es el elemento integrador y dinamizador de la formación  integral que se aspira.

Los educadores, la escuela, la familia y las diversas organizaciones sociales deben actuar de común acuerdo en la educación de las nuevas generaciones. Esto es particularmente importante para una sociedad que esté realmente interesada en la educación para la ciudadanía, o sea, para la integración plena y creadora del individuo al contexto social. La efectividad en la acción de estos factores, concretamente las organizaciones sociales, depende de la construcción coherente de entrelazarse en un sistema de educación con los objetivos generales y específicos en dependencia de sus diferentes funciones.

La importancia de estas organizaciones estriba en la función que desempeña en la educación política ideológica y en la formación de las cualidades morales de la personalidad, mediante el desarrollo de actividades encaminadas a dicho fin.

Las organizaciones e instituciones sociales han de realizar el trabajo educativo que les corresponde, sin olvidar tomar en consideración que, conjuntamente con el cumplimiento de las tareas generales, resulta imprescindible garantizar influencias educativas positivas con los adolescentes. Otra tarea en la que las organizaciones de masas y sociales contribuyen a la formación de cualidades positivas de la personalidad, es la relacionada con la organización y realización de actividades con los adolescentes y jóvenes.

En la relación de la escuela con las diversas organizaciones sociales (religiosas, culturales o de otro tipo) debe tenerse en cuenta que la educación debe adaptarse a las características de la etapa de vida y a las diferencias individuales, determinadas por estas últimas por las condiciones sociales que rodean a los sujetos. De acuerdo con esto cada organización social elabora sus instituciones educativas (influencias) en relación con el sector grupo de la población sobre el que se ejerce una acción directa, sean estos los niños, los jóvenes, las mujeres, campesinos, profesionales, etc. De esta adecuada diferenciación depende en gran medida el éxito del trabajo educativo que realizan estas organizaciones sociales.

Las organizaciones políticas (Partido Comunista de Cuba y Unión de Jóvenes Comunistas) funcionan tanto en el contexto comunitario como en el propio centro escolar y en cada uno de los colectivos laborales que están ubicados en el territorio. Sin embargo, no siempre se coordinan los esfuerzos y las acciones para la solución de los problemas de trabajo educativo en la escuela y en la propia comunidad. Las organizaciones de masas (CDR, FMC), se distinguen por el carácter masivo de su membrecía, lo que le confiere mayor capacidad de convocatoria dentro del sector de la población en que concentra su influencia. Cada una de estas organizaciones, en su marco concreto, puede contribuir al desarrollo de la educación de los ciudadanos a lo largo de toda la vida y en las diferentes esferas en que se manifiesta. A estos esfuerzos se deben unir, de manera armónica y natural todas las asociaciones creadas sobre la base de intereses específicos: culturales, recreativas, deportivas, etc., puesto que ellas también cubren necesidades importantes de los sujetos y cumplen funciones educativas especificas.

De la conjugación de esfuerzos en una política educativa coherente, que supere las discrepancias en los mensajes y establezca escalas de valores socialmente aceptables para todo depende en gran medida la solución de muchos problemas educativos que afectan a la escuela, a la familia, y la comunidad y la sociedad en general.

PAPEL DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES (POLÍTICAS, ESTUDIANTILES Y DE MASAS) DEL CENTRO DE ESTUDIO

Por su naturaleza la educación ideológica de los adolescentes y jóvenes es orientada, dirigida y controlada por la organización del partido en el centro de enseñanza, la que presta ayuda a la Unión de jóvenes comunistas, a las organizaciones estudiantiles Federación de Estudiantes de Enseñanza Media y a la dirección institucional para el desarrollo eficaz de las múltiples tareas y actividades que se derivan del plan de educación comunista.

El principal trabajador para la formación de cualidades positivas en la personalidad de los estudiantes es el profesor, y este es un funcionario estatal que como tal, responde de su gestión ante la dirección institucional del centro de enseñanza y educación, cuyo colectivo debe cumplir e encargo social que le corresponde en la formación del hombre nuevo.

Las organizaciones juveniles, estudiantiles y de masas son poderosos auxiliares en esta decisiva tarea. Estas organizaciones ayudan a los jóvenes durante el desarrollo de todas sus tareas, ejercen gran influencia sobre las masas estudiantiles en su formación y tienen un papel destacado en las actividades de carácter extra docentes; despliegan su influencia educativa en primer lugar, a través del grupo docente. Es precisamente en el colectivo de estudiantes donde lucha por desarrollar en los jóvenes sus capacidades creadoras y la responsabilidad personal de cada uno en el cumplimiento de normas y obligaciones.

El ambiente de rechazo que se crea en este colectivo ante cualquier manifestación o actitud negativa, constituye un factor educativo de gran importancia. En la lucha por crear en los estudiantes los rasgos que caracterizan nuestra sociedad, imprescindibles de su personalidad en formación, como la actitud ante el estudio, el cuidado ante la propiedad social, el espíritu de colectivismo, el alto nivel de cultura general y otros, se ejecutan tareas concretas encaminadas a reforzar el trabajo pedagógico de los profesores y se apoya a en el ejemplo personal que debe dar cada uno y, de manera especial, sus dirigentes.

La labor de conducir las masas es difícil cuando se trata de alcanzar objetivos que requieren grandes esfuerzos y dedicación, y cuando, además, hay que logarlo de manera consciente, es decir, no por la imposición .por ello sus dirigentes tienen que reunir cualidades especiales y un gran poder de persuasión, de convencimiento. Ellos tienen que ser los mejores, tienen que reunir gran dosis de combatividad, de iniciativas y de responsabilidad.

La Federación de Estudiantes de Enseñanza Media como organización masiva de todos los estudiantes del centro de enseñanza preuniversitaria, cumple una función auxiliar muy importante en el desarrollo del sistema de educación y formación de la personalidad de los mismos. Le corresponde representar a los estudiantes en las direcciones de los centros docentes contribuyendo a la labor docente-educativa; asumen responsabilidades en lo que se refiere a la vida académica o escolar y se movilizan en el cumplimiento de las tareas formativas. Importante vía para el cumplimiento de este objetivo es su participación en consejos de dirección de todos los niveles de la institución educacional.

CONCLUSIONES

Toda organización social mediante una consecuente preparación y unidad de exigencias está en condiciones de aprovechar las cualidades que le brinda su accionar y elevar sustancialmente la capacidad de ejercer influencia en los demás.
La educación ofrece la posibilidad de coordinar armoniosamente la influencia educativa del medio social y las organizaciones sociocomunitarias  para convertirlas en un proceso de formación integral de la personalidad del individuo.
El sistema complejo de influencias educativas en las que participa toda la sociedad es un tema de contenido pedagógico que brinda posibilidades inagotables de investigación, tanto a los investigadores noveles como a los más experimentados.
Concebir el proceso educativo que prepare al hombre para la vida, debe tener presente el sistema de relaciones que el sujeto establece a lo largo de su proceso formativo, en los diferentes contextos sociales; en los que se inserta, donde surgen condiciones propias para  el desarrollo de las correspondientes fuerzas, capacidades y cualidades morales  del sujeto.
La escuela, como contexto rector del sistema de influencias que se ejerce sobre los niños, adolescentes y jóvenes, durante el proceso formativo escolarizado, debe, ante todo, cumplir la función de coordinar y hacer coherentes las influencias y exigencias educativas que se plantea al estudiante  en su proceso de formación, partiendo de los conocimientos  sociales estructurados en su personalidad.
RECOMENDACIONES

Para lograr un proceso de educación integral de la personalidad de los estudiantes de preuniversitario se  requiere  de una metodología que permita integrar las influencias educativas  de los contextos socializadores con  coherencia entre los métodos educativos que utiliza la escuela y los que asumen las organizaciones sociocomunitarias.

Debe trabajarse armónicamente por movilizar a los estudiantes en el cumplimiento de las tareas, en el apoyo a la gestión docente por lograr un mejor aprovechamiento y promoción escolar, a las actividades productivas, a la investigación, el estudio y profundización en la formación de valores, en la formación de correctos hábitos de conducta social y otras actividades que necesariamente se realizan en conjunto. Atender los intereses específicos de sus miembros: la mejor utilización del tiempo libre, el deporte, la cultura y sana recreación, así como el trabajo por dar una sólida base en su formación.

Lograr el carácter activo de los participantes (docentes, adolescentes, organizaciones sociales). Se convierte en elemento primordial dada la necesidad de los adolescentes de un proceso complejo de apropiación de recursos para responder al desarrollo integral que exige su medio social; donde estas influencias son asimiladas de diversas formas en dependencia de las necesidades individualidades y grupales.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Blanco, A. (2001). Introducción a la Sociología de la Educación. Editorial. Pueblo y Educación. La Habana. Cuba..
  2. Blanco, A. (2002).La Educación como función de la sociedad. En nociones de Sociología, Psicología y Pedagogía. Editorial. Pueblo y Educación, La Habana.
  3. Buenavilla, R. (2012). Influencias  Educativas: factores objetivos y subjetivos. Dialéctica   de su desarrollo. Centro de desarrollo científico pedagógico. La Habana. Cuba. 
  4. Chávez, J. Apuntes para el examen estatal de Pedagogía para aspirante a Doctor en Ciencias Pedagógicas. ICCP. La Habana, sin fecha.
  5. Fernández, A. (2001).  Propuesta para el perfeccionamiento de la interrelación de los centros docentes con la comunidad. Tesis en opción al grado científico de Doctor en Ciencias de la Educación. ISP “Enrique José Varona”. La Habana. Cuba.
  6. Gómez, J. (2006). Algunas reflexiones acerca de las particularidades del líder educacional. Revista electrónica.ISSN:1027-4472.  “Orbita Científica”. N0 44 Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona”. La Habana. Cuba.
  7. Martínez, M.; Addine, F.; Garcia, M.; Cruells, M.; Chiong, O.M. (2004). Reflexiones teórico-practicas desde las ciencias de la educación. Editorial. Pueblo y Educación. La Habana. Cuba.
  8. Paredes, E. (1979).El estudio de la influencia social, una visión imaginativa.//Doc// Influencia educativa. Doc. Colihel- Hachette .B. Aires.
  9. Proyecto de investigación. (2015-2016). Influencias Educativas de agentes y agencias socializadoras en la formación de la personalidad de niños, adolescentes y jóvenes. Universidad Las Tunas.
* Máster en Ciencias. Licenciada en Pedagogía-Psicología. Profesora Auxiliar. Miembro de la Asociación de Pedagogos de Cuba, la Sociedad de Psicólogos de Cuba.

** Doctora en Ciencias. Licenciada en Educación Preescolar. Profesora Titular. Miembro de la Asociación de Pedagogos de Cuba, la Sociedad de Psicólogos.


Recibido: 12/07/2017 Aceptado: 31/08/2017 Publicado: Agosto de 2017

Nota Importante a Leer:

Los comentarios al artículo son responsabilidad exclusiva del remitente.
Si necesita algún tipo de información referente al articulo póngase en contacto con el email suministrado por el autor del articulo al principio del mismo.
Un comentario no es mas que un simple medio para comunicar su opinion a futuros lectores.
El autor del articulo no esta obligado a responder o leer comentarios referentes al articulo.
Al escribir un comentario, debe tener en cuenta que recibirá notificaciones cada vez que alguien escriba un nuevo comentario en este articulo.
Eumed.net se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios que tengan lenguaje inadecuado o agresivo.
Si usted considera que algún comentario de esta página es inadecuado o agresivo, por favor, escriba a lisette@eumed.net.
Este artículo es editado por Servicios Académicos Intercontinentales S.L. B-93417426.