DISCURSOS SOBRE ARTE DIGITAL

José Luis Crespo Fajardo

4. Diminutivos visuales: lo cursi se atraganta.

Si se pretende ser elegante o refinado sin serlo, además de lo ridículo, se interfiere la posibilidad de diseñar un discurso fingido, que desmantela una pasión artística bien llevada. Sin embargo, más allá de las coordenadas paralelas en que se mueve el Kitsch 37, y de todas las condenas y paliativos adjuntos a su definición, considerar la cursilería positivamente, lo que no supone que sea siempre algo positivo, nos brinda nuevas plataformas de interpretación. Algunas valoraciones pueden ser muy arriesgadas. El mismo riesgo que conlleva el “querer ser” nos adentra en un camino lleno de prohibiciones, que podrán ser quebrantadas en algún momento. En este punto, es posible alcanzar una fuente de modernidad. Donde se cruza lo cursi con el cambio, con la modernidad, la novedad o lo bueno, o lo bueno no aceptado todavía, lo anticipado, es una pregunta que hay que hacerse, aunque no sepamos cual sea la respuesta o, en realidad, no exista una única respuesta. Al parecer de Gómez de la Serna para que lo cursi sobreviva y tenga futuro hay que pensar en su dimensión sensible o sensitiva. Los grados de esta posibilidad “van desde ponerse en ridículo, no saber lo que se estila, hasta carecer de distinción o sencillamente no ser moderno”. Por tanto, un cruce posible es pensar en la paradoja que lleva a convertir un “no ser moderno” o “no querer ser moderno” en fuente de modernidad. Habituados ya al vintage y familiarizados con la idea de postmodernidad, la “modernidad” nacida del nuevo enfoque no puede aparecer como algo demasiado extraño37. En contrapartida, y en un momento muy distinto al nuestro, lo que se detectaba viejo, solemne o cursi, no era viejo, solemne o cursi, sino "putrefacto". Por ejemplo se recuerda a menudo que, Juan Ramón Jiménez y Platero, eran, para Dalí, emblema de la más agusanada putrefacción. En este caso la palabra mágica era "putrefacción" y la tierna cursilería de algunos un frente descubierto ante los ataques de la modernidad que se sabía, o se deseaba, más potente, agresiva y real.
En todo caso, hay que clarificar la relación entre lo cursi y la vanguardia. En principio la noción de avanzadilla debió, y quizás debe de ser aún, una dimensión que se opone a lo cursi, aposentado en la retaguardia, es decir, en la conservación de algo. La razón es clara, mientras que la primera se esfuerza en inventar sus propios modelos a partir de la tradición preexistente, lo cursi vulnera un modelo existente (o varios de ellos al mismo tiempo) sin generar una verdadera novedad, que podamos considerar eficaz en sus significados. No tener contenido por sí mismo es uno de los reproches clásicos que se hacen a lo cursi. Hay que plantearse lo que sucede con el neocursi. En consecuencia, la capacidad de ofrecer contenido se halla mediatizada por un modulo distinto que, de forma muy frecuente, se entiende como diminutivo, como forma diminutiva de un patrón ya consagrado por sus bondades artísticas.
Con todo, el mundo de las formas puede traicionarnos en cualquier momento y  el plano del significado pudiera aparecer a través del esfuerzo por doblegar el modelo a una esfera superior o inferior. En el primer caso, sin embargo, se puede concluir que lo que aparecía cursi no lo era en realidad o que, la visión que se tuvo, se ha desplazado a una situación en la que lo fundamental no es el rechazo sino la capacidad de darse cuenta que se está fuera del orden natural, del sistema admitido, y que, lógicamente, se difunde una realidad alterada, por el placer o la necesidad de alterarla 38. Quizá este sea el camino intensamente transitado por el Modernismo y, en consecuencia, sus valoraciones y revalorizaciones tienden a reconsiderar su práctica dentro de su propia época o fuera de ella 39. Cuando de modo programado se alienta el deseo del dejarse ver, de derramar contenido de apariencia y fatuidad contenutista, algo se escapa al no saber del cursi. Somos víctimas de la desorientación que nos lleva a regalar o a querer lucir aquello que no tenemos. Toda una exhibición.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados

El conjunto de métodos aplicados al conocimiento de la ciencia, derivan de la Epistemología, que es una rama de la filosofía. La Epistemología es la aplicación de los principios de la Teoría del Conocimiento, en este caso, al conocimiento de la ciencia Económica. Al dar comienzo a esta obra, postulo que la ciencia económica y, con ella, su método, es la más teñida por los intereses ideológicos.
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

2 al 16 de octubre
I Congreso EUMEDNET sobre

Economía y contextos organizativos: nuevos retos

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga