EL CONFLICTO DEL SÁHARA OCCIDENTAL: EL PAPEL DEL FRENTE POLISARIO

EL CONFLICTO DEL SÁHARA OCCIDENTAL: EL PAPEL DEL FRENTE POLISARIO

Carolina Jiménez Sánchez (CV)
Universidad de Málaga

Volver al índice

3. El Reconocimiento del Frente POLISARIO por la Unión Europea: ¿un estatuto eficaz?

Las relaciones  entre el Frente POLISARIO y muchos de los países miembros de la Unión Europea vienen produciéndose ininterrumpidamente desde finales de los años setenta, como hemos tenido ocasión de comprobar ut supra. Sin embargo, hay que destacar que la Unión Europea como tal es un importante actor de las relaciones internacionales hoy en día, y su influencia sobre la política exterior de los Estados miembros que la componen resulta evidente, por ello, es de gran importancia analizar las relaciones establecidas entre esta organización regional europea y el Frente POLISARIO.
Entre 1973, fecha de creación del Frente POLISARIO, y 1981 las Comunidades Europeas no se pronunciaron sobre la cuestión del Sáhara Occidental ni tampoco sobre el Frente POLISARIO, pero esta ausencia de posicionamiento institucional se rompe con la llegada de la Resolución sobre el Sáhara occidental de 12 de marzo de 1981 1. En el texto de la misma se sigue, no obstante, una línea contraria a la promovida por las Naciones Unidas, considerando el conflicto en el territorio como una pugna de índole local, sin trascendencia para el Derecho Internacional. Además, en la Resolución el Parlamento Europeo llamaba a la mediación de los Estados miembros entre Argelia y Marruecos 2, considerando al Frente POLISARIO como un mero actor radical de un conflicto local3 .
No será hasta 1989 cuando el órgano parlamentario europeo dicte su próxima Resolución sobre el Sáhara Occidental4 , teniendo ésta un talante más conciliador y acorde con las normas internacionales sobre autodeterminación de los pueblos y descolonización. Así, en esta Resolución se reconoce por vez primera el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui y se insta a los Estados miembros a utilizar su influencia para la celebración de un referéndum 5.
Hay que subrayar que la Resolución aprobada en 1989 tiene su semilla en otra Resolución aprobada dos años antes, en 1987 por la Asamblea Paritaria ACP-CE 6, en la que se abordaba de raíz el problema de descolonización en el Sáhara Occidental y, además, se instaba a realizar negociaciones directas tanto al Frente POLISARIO como al Reino de Marruecos 7.
Pero las mayores desavenencias entre el Frente POLISARIO y la Unión Europea, que provocarán también la inestabilidad de las relaciones Rabat-Bruselas, son las relativas al primer8 Acuerdo de Pesca concluido entre Marruecos y las Comunidades Europeas en 1988 9, y en el que se incluían las aguas del Sáhara occidental 10. Marruecos, con ello se felicitaba por un reconocimiento de hecho de su soberanía sobre el territorio11 y el Frente POLISARIO amenazaba a los barcos comunitarios sobre la inseguridad que podía conllevar faenar en aguas saharianas12 .
Este Acuerdo se produjo un año más tarde de que el Frente POLISARIO intentara firmar el mismo acuerdo con las Comunidades Europeas, pero su ofrecimiento no obtuvo respuesta alguna por parte de la organización 13. Sin embargo, es obligado comentar que la eficacia del acuerdo firmado entre Marruecos y las Comunidades Europeas se vio interrumpida tan sólo unos meses después de su entrada en vigor, debido al mencionado problema político de la inclusión de las aguas saharauis así como  a la intención marroquí de disminuir el número de barcos portugueses y españoles en sus aguas14 .
A partir de la Resolución de 1989 comentada ut supra, la Unión Europea seguirá defendiendo el derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental, pero sin renunciar por ello a sus relaciones políticas y comerciales con Marruecos, tal y como muestran los sucesivos Acuerdos de Pesca entre este Estado y la organización europea.
En la actualidad el Frente POLISARIO goza de reconocimiento como movimiento de liberación nacional saharaui, ya que tiene una delegación oficial en Bruselas que se encarga de representar los intereses del pueblo saharaui en el Parlamento Europeo y en la Comisión.
En el Parlamento Europeo, el Frente POLISARIO aparece dentro de las organizaciones que componen los grupos de interés acreditados ante este órgano15, personado mediante la figura de Mohamed Sidati 16.
Dentro del artículo 9 del Reglamento del Parlamento Europeo, podemos advertir el lugar que ocupan los llamados grupos de interés en el órgano parlamentario europeo. Este artículo dispone en su punto cuarto que
“los Cuestores serán competentes para autorizar la expedición de tarjetas de acceso, con carácter nominativo y por el plazo máximo de un año, a las personas que deseen acceder con frecuencia a los locales del Parlamento con objeto de informar a los diputados en el marco de su mandato parlamentario, en interés propio o de terceros”17.
En consecuencia, el papel del Frente POLISARIO como grupo de interés en el Parlamento Europeo contiene eminentemente un deber de información por parte del órgano parlamentario así como una mera potestad de ser oído sobre los asuntos de interés del pueblo saharaui en conexión con los intereses o valores defendidos por la Unión Europea.
Además, este artículo continúa estableciendo las obligaciones derivadas de la condición de grupo de interés, estableciendo que las personas acreditadas (ya que se trata de una acreditación nominativa) deberán respetar el código de conducta propio del que están dotados estos grupos18 . En éste se les exige que eviten cualquier acceso a información de manera deshonesta y que renuncien a cualquier pretensión de tener una relación oficial con el Parlamento. Este hecho es indicativo de que los grupos de interés poseen un status estrictamente marginal y estático. Su papel debe reducirse a ser oídos sobre los temas de interés del Parlamento –en relación a los intereses que representan-, pero en cualquier caso el lugar que ocupan dentro de este órgano corresponde con una versión muy limitada de participación en la organización europea.

De igual modo, el Reglamento prescribe que estos grupos tienen la obligación de inscribirse en un registro dependiente de los Cuestores, quedando éste a disposición de todas las personas que lo soliciten en cualquier lugar de trabajo del Parlamento Europeo 19.
Como ya hemos visto, el Parlamento Europeo dispone de un registro de grupos de interés, sin embargo la información al respecto está lejos de ser completa. Los únicos datos accesibles son el nombre del miembro del grupo de interés y la organización a la que representa.
Por otro lado, el Parlamento Europeo convino en crear un punto de conexión directa con el Frente POLISARIO y con el territorio del Sáhara Occidental. Así, el Frente POLISARIO ostenta una cierta participación en la Delegación para las relaciones con los Países del Magreb y la Unión del Magreb Árabe 20. Dentro de esta Delegación, se creó una Delegación ad hoc para el Sáhara Occidental21 , que realiza visitas al territorio y dicta informes consultivos sobre la situación de los Derechos Humanos en el mismo.
Por lo que se refiere a la Comisión Europea, el registro de los grupos de interés en este órgano es voluntario22 , por lo que la información accesible resulta aún menor. Además, la Comisión no dispone de procedimientos oficiales o normas para la acreditación de las personas representantes de los grupos de interés, lo que ocasiona una apreciable inseguridad jurídica. Debido a este sistema carente de regulación, tradicionalmente los representantes de los grupos que querían acceder a la institución debían identificarse ante el funcionario competente de la Comisión, ponerse en contacto con él e inscribirse diariamente en el registro para poder acceder a los correspondientes edificios23 .

Por todo ello, la Comisión incluía en 2006 como uno de los puntos clave de actuación para la transparencia de la organización24 , la necesidad de establecer un marco más estructurado para las actividades de los grupos de interés25 . Sin embargo, las recomendaciones del llamado Libro Verde se centraban en aspectos relacionados con los posibles abusos de poder realizados por grupos de interés con gran poder e influencia dentro de la sociedad civil europea, que no pueden conectarse con la deficiencia en la representación de los intereses del pueblo saharaui mediante el Frente POLISARIO.

De este modo, las recomendaciones del libro verde vienen referidas sobre todo a reforzar el control externo sobre las actividades de lobbing, que incluye la creación de un sistema de registro basado en incentivos según la aportación a la elaboración de una política o un marco jurídico 26.

En estas condiciones, cabe pensar que los grupos de interés dentro de los cuales tiene un lugar el Frente POLISARIO, se refieren a otra clase de corporaciones de tipo económico, social, comercial que puedan orientar y facilitar información sobre ciertos sectores laborales de la Unión, con el objetivo de elaborar políticas unitarias.

Por el contrario, el Frente POLISARIO obtiene su reconocimiento como movimiento de liberación nacional, pero no los instrumentos para hacer valer su legítimo derecho de defensa de los intereses del pueblo saharaui y autodeterminación del mismo.

Pero las relaciones entre la Unión Europea y el Frente POLISARIO más relevantes no tienen su razón de ser en cuestiones de índole política, sino humanitarias. Así,  a través de la Comisión Europea, el Frente POLISARIO es receptor de ayuda humanitaria a través de la ECHO. Desde 1993 la Comisión Europea, a través de la Oficina Europea de Ayuda Humanitaria (ECHO)27 , colabora con el Frente POLISARIO y con los campamentos de refugiados de Tindouf en Argelia, habiendo donado hasta el momento más de noventa y seis millones de euros28 .
                  
               Sin embargo, la ayuda humanitaria no debe convertirse en la herramienta central con que la Sociedad Internacional actúe en relación al Sáhara Occidental. La única vía posible de resolución del conflicto es la concesión de los derechos pertenecientes al Frente POLISARIO como sujeto de Derecho Internacional y como legítimo representante del pueblo saharaui en cuanto la realización del derecho de libre determinación de los pueblos. Así, mientras el pueblo saharaui siga infra-representado en la Sociedad Internacional el equilibrio en los actores implicados no existe, ni tampoco hay lugar para negociaciones de paz.

             Por consiguiente, y siguiendo a Aristóteles, la justicia debe ser una igualdad proporcional y como tal se debe “dar a cada uno lo que es suyo, o lo que le corresponde. Y lo que le corresponde a cada ciudadano tiene que estar en proporción con su contribución a la sociedad, sus necesidades y sus méritos personales”, lo cual, como se puede apreciar, no dista mucho de lo ya expresado por el dictamen relativo a la reparación de daños sufridos al servicio de las Naciones Unidas de 1949.

1 Documentos del Parlamento Europeo, Resolución sobre el Sáhara occidental de 12 de marzo de 1981.

2 Podemos comprobar en este punto que la posición tomada por el Parlamento Europeo responde exactamente a la interpretación francesa del conflicto del Sahara Occidental  en los años setenta, viéndolo como un enfrentamiento entre los Estados de Argelia y Marruecos e ignorando a la población autóctona y al Frente POLISARIO. No será hasta 1979 cuando, tras el golpe en Mauritania, el gobierno de Giscard d'Estaing, en un intento de mejorar sus maltrechas relaciones con Argelia, reconozca el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Posición que no se ha sostenido nunca en Naciones Unidas.

3 URRUELA, A., “El Parlamento Europeo en el conflicto del Sáhara occidental”, Revistes Catalanes amb Accés Obert, 1995, pp. 107-120, p. 113.

4   Documentos del Parlamento Europeo, Resolución sobre la situación política en el Sáhara occidental de 15 de marzo de 1989.

5 Resolución sobre la situación política en el Sáhara occidental de 15 de marzo de 1989.

6 La Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-CE se creó en 1985, mediante el articulo 25 de los Acuerdos de Lomé III. Está compuesta parlamentarios europeos y parlamentarios de los países ACP en igual número. Se trata de un Órgano consultivo cuyo objetivo es promover la comprensión entre los pueblos que representa y apoyar un desarrollo solidario, suscita investigaciones e iniciativas, formula propuestas para la mejora de la cooperación ACP-CE, adopta resoluciones y somete sus conclusiones al Consejo de Ministros. Más información al respecto en http://www.europarl.europa.eu/parliament/expert/staticDisplay.do;jsessionid=B78DCA38D2B9DC0BD192B1BCB72607C5.node1?language=ES&id=60.

7 Pese a que se trataba de una Resolución de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-CE, la propuesta fue presentada por parlamentarios europeos, en concreto por el diputado Simons del Grupo Socialista y Gaby, del Grupo Comunista. V. URRUELA, A., “El Parlamento…, op. cit., p. 115.

8 Tras el primer acuerdo celebrado 1988, se firmó un segundo convenio en 1995 que se convirtió en el más importante que hasta el momento tenía la Comunidad Europea con un tercer Estado (V. Diario Oficial (L 306) de 19 de diciembre de 2005, pp. 7-47). Este acuerdo no incluía en un principio las aguas del Sáhara occidental, sin embargo, en la práctica acabó por aplicarse también a las mismas. Al respecto v. RUIZ MIGUEL, C., “El Acuerdo de Pesca UE-Marruecos o el intento español de considerar a Marruecos como “Potencia Administradora del Sáhara Occidental”, A.E.D.I., vol. 22, 2006, pp. 395-412.
En 1999 las partes no llegaron a un acuerdo para prorrogar el Protocolo, por lo que habría que esperar hasta 2005 para que se concluyera un nuevo convenio pesquero entre ambos sujetos, texto, este último, que volvía a incluir las aguas del Sáhara occidental, aunque no de manera expresa, sino refiriéndose de nuevo a las aguas “bajo soberanía o jurisdicción de Marruecos” (V. http://ec.europa.eu/fisheries/cfp/external_relations/bilateral_agreements/morocco_es.htm), por lo cual ha sido objeto de polémicas. Al respecto v. MILANO, E., “The new Fisheries Partnership Agreement between the European Comunity and the Kingdom of Morocco: finshing too south?”, A.E.D.I., vol. 22, 2006, pp. 413-458.

9 Las relaciones pesqueras entre la Comunidad Europea y Marruecos se iniciaron unos meses después de la adhesión de España y Portugal a la CE, en octubre de 1996. V. Bol. CE 10-1986, p. 2.1.184.

10 Aunque este primer acuerdo tan sólo tenía como objetivo prorrogar el convenio ya expirado entre España y Marruecos, acabó teniendo como novedad la inclusión de las aguas del Sáhara Occidental en los caladeros de pesca marroquíes. A partir de éste, la Comunidad Europea pasaba a ser la única y auténtica socia con Marruecos en materia de pesca. Al Respecto v. CARRERA HERNÁNDEZ, F. J., Política pesquera y responsabilidad internacional de la Unión Europea, Salamanca, 1995, pp. 336, p. 131.

11 El texto del Acuerdo se refiere a las aguas saharauis como “sometidas a la soberanía o a la jurisdicción del Reino de Marruecos”, V. la definición en DO núm. L 99, de 16.4.1988.

12 URRUELA, A., “El Parlamento…, op. cit., p. 116.

13 Ibídem.

14 CARRERA HERNÁNDEZ, F. J., Política pesquera y responsabilidad internacional de la Unión Europea, Salamanca, 1995, pp. 336, p. 131.

15 Se puede ver al Frente POLISARIO en la lista de organizaciones de interés en el Parlamento Europeo en http://www.europarl.europa.eu/parliament/expert/lobbyAlphaOrderByOrg.do?letter=P&language=ES.

16 Esta información es accesible en http://www.europarl.europa.eu/parliament/expert/lobbyAlphaOrderByName/search.do?language=ES&name=sidati.

17 Los Cuestores son el órgano del Parlamento Europeo responsable de los asuntos administrativos y económicos que afectan directamente a los diputados y a sus condiciones de trabajo. Para más información al respecto v. http://www.europarl.europa.eu/parliament/expert/staticDisplay.do?id=53&pageRank=6&language=ES.

18 Recogido en el Artículo 3 del Anexo IX del Reglamento del Parlamento Europeo.

19 Artículo 9.4 del Reglamento del Parlamento Europeo.

20 http://www.europarl.europa.eu/meetdocs/2004_2009/organes/dmag/dmag_meetinglist.htm.

21 Documentos del Parlamento Europeo, Resolución sobre el Sáhara occidental de 16 de marzo de 1995.

22 La base de datos voluntaria de la Comisión Europea se denomina CONECCS – Consultation, the European Commission and Civil Society , la información accesible al respecto se encuentra en
http://europa.eu.int/comm/civil_society/coneccs/index_en.htm.

23 DT\685776ES.doc, Documento de Trabajo sobre el desarrollo de un marco para las actividades de los grupos de interés (grupos de presión) ante las instituciones europeas, de 21 del 9 de 2007.

24 Estas políticas de transparencia se desarrollan a través de la llamada Iniciativa Europea a favor de la Transparencia.

25 Libro Verde de 3 de mayo de 2006 - Iniciativa europea en favor de la transparencia [COM (2006) 194 final - Diario Oficial C 151 de 29.6.2006].

26 Al respecto v. http://europa.eu/legislation_summaries/institutional_affairs/decisionmaking_process/l14521_es.htm.

27 Fundada en 1992, órgano subsidiario de la Comisión, la ECHO se rige por la independencia e imparcialidad de las prestaciones y trabaja en colaboración con ONGD´s especializadas de las Naciones Unidas y otras organizaciones. Actualmente, es la institución que proporciona la mayor cantidad de ayuda humanitaria del mundo. V. http://ec.europa.eu/echo/index_en.htm.

28 Información accesible en http://ec.europa.eu/echo/aid/stories/middle_east01_en.htm.