EL CONFLICTO DEL SÁHARA OCCIDENTAL: EL PAPEL DEL FRENTE POLISARIO

EL CONFLICTO DEL SÁHARA OCCIDENTAL: EL PAPEL DEL FRENTE POLISARIO

Carolina Jiménez Sánchez (CV)
Universidad de Málaga

Volver al índice

2. Un nuevo líder y un nuevo movimiento

A partir de los sucesos del 17 de junio de 1970 los saharauis se organizaron en torno a un nuevo líder, El Uali Mustafa Sayed. El Uali era un joven Erguibat, natural de la zona de Saguía-el-Hamra y que a partir del año 1958 se trasladó a Tantan, donde comienza sus estudios. Posteriormente empieza las carreras de derecho y periodismo en Rabat, auque no pudo terminarlas debido a su detención por la policía marroquí en 1972. Había viajado a Francia, Holanda, Argelia, Libia y Mauritania buscando apoyo de estos países a la causa y, en época de su precursor Bassiri, había pedido directamente a Argelia apoyo material y educativo mediante un manifiesto.

No cabe duda que El Uali tenía las tablas suficientes para ser el continuador de Bassiri; sin embargo en esta nueva época la forma de actuación había cambiado y que, desde los acontecimientos de junio del 70, la vía pacífica parecía descartada. Ya no se confiaba en que el diálogo con España fuera a dar algún fruto y la lucha armada era  ahora el instrumento que se había decidido utilizar.

A partir del 13 de abril de 1973 comienzan las reuniones entre El Uali y sus seguidores encaminadas a la constitución del movimiento. Éstas tienen lugar en Zuerat, un poblado perteneciente a Mauritania1 cerca de la frontera del entonces Sáhara Español y fue ahí precisamente donde tuvo lugar el Congreso Constitutivo del Frente POLISARIO, el 1 de mayo de 19732 . Como primer Secretario General del movimiento fue nombrado Brahim Ghali ya que, para sorpresa de sus seguidores, El Uali se niega a ser nombrado Secretario General, y también prefiere no tomar parte en el Comité Ejecutivo, al que sólo accedería como suplente. Brahim Ghali, no obstante, cuenta con el apoyo de todos los fundadores. Se trataba de una persona bien formada, que tres años atrás había sido uno de los principales organizadores de la insurrección de Zemla y era una persona de peso entre los saharauis.

El Comité Ejecutivo se divide en dos alas, la política y la militar, esta última formada por el Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS). El Uali, si bien rechaza tener protagonismo en el ala política acepta la dirección de la militar. Pese a lo cual fue él mismo quien redactó el Manifiesto Constitutivo del Frente en el que se dice que

se constituye el Frente Popular para la Liberación de Saguía el-Hamra y Río de Oro en tanto que única expresión de masas, adoptando la violencia revolucionaria y la acción armada como medio para llevar al pueblo saharaui árabe y africano hacia la libertad total del colonialismo y el enfrentamiento a sus maniobras”3.

Respecto al acrónimo “POLISARIO”, cabe decir que la inclusión de los dos términos usados por la metrópoli en la zona norte y la zona sur, Saguía el-Hamra y Río de Oro, se hace con la idea de que en el futuro sea respetado el principio uti possidetis iuris que, en lo que respecta a su aplicación para casos de descolonización, se refiere al mantenimiento de las fronteras establecidas por los Estados colonizadores en el momento en el que éstos recobren la independencia. Como podemos apreciar, se optó por sustituir el término general “Sáhara” utilizado por la Organización de Vanguardia por el más concreto de “Saguía el-Hamra y Río de Oro”. Fuentes marroquíes apuntan que fue Argelia la principal defensora de esta sustitución por asegurar la delimitación de las fronteras en el oeste y sur de su Estado.

Menos de veinte días después de su constitución, el Frente POLISARIO realiza su primera acción armada4 . En realidad no se había fijado un objetivo concreto, sino que la intención era simplemente atacar el puesto español más cercano e intentar incautar el mayor número de armas posible. De hecho, cuando los guerrilleros5 (entre los cuales se encontraban El Uali y el mismo Ghali) decidieron pararse a buscar agua en un pozo cercano al puesto de la Policía Territorial española de El-Jamga son detenidos dos de ellos 6, y a partir de este imprevisto es cuando Brahim Ghali ordena atacar el puesto policial a cinco miembros del grupo de guerrilleros, entre los cuales se encuentra él mismo, logrando asaltarlo y liberar a sus dos compañeros. Se incautan del armamento y cogen a cuatro de los seis policías como rehenes, todos ellos saharauis, sin olvidar llenar las paredes del puesto de pintadas reivindicativas. En un primer momento El Uali intenta que los rehenes se unan al POLISARIO, pero no lo consigue ya que éstos le declaran que sólo quieren ganarse el jornal para cuidar a sus familias. Bajo esta premisa el grupo decide liberarlos, facilitándoles además un camello y provisiones. Era la noche de 20 de mayo del 73.

A partir de aquí el ala política del Frente comienza a buscar apoyos entre otros movimientos africanos que habían luchado contra la dominación colonial; sin embargo, y pese a sus ideales afines a las tesis nasseristas y su estrecha conexión con las corrientes árabes de Irak y Siria, únicamente reciben un apoyo fehaciente del P.K.M. 7, partido que a pesar de no contar con demasiados medios, según los Polisarios, “cuando tenía los ofrecía”.

Posteriormente entran en contacto con el Frente  de Liberación Nacional argelino (FLN), que en ese momento contaba con un departamento de Movimientos de Liberación Nacional del que se valen las cúpulas de éstos para organizar en el exilio sus actividades anticolonialistas. Allí, los encargados del departamento les advierten que ya cuentan con la presencia del representante del MOREHOB, Moha, y aconsejan a los polisarios no crear división entre los de su misma patria. Sin embargo, tras un careo propiciado por los argelinos entre Mohamed Abdelaziz y Moha, el FLN opta por expulsar a este último 8.

Sin duda alguna, el Frente POLISARIO considera la colaboración con Argelia un factor fundamental en su etapa de consolidación, pero no así en la de su nacimiento, ya que no es hasta 1975 cuando comienza a obtener apoyo material por parte de ésta 9.

De este modo el POLISARIO va consiguiendo apoyos, y paulatinamente va realizando una labor diplomática con los Estados afines a las ideologías anticolonialistas. El ala política cobra protagonismo, aunque no debemos olvidar que el ala militar seguía manteniendo una lucha latente contra las autoridades españolas en el territorio, que más tarde se intensificaría con el abandono español y el estallido de la guerra en el Sáhara en 1975.

A partir del 25 de agosto de 1974 tiene lugar en la frontera mauritana (Ybeilat el Bid) el Segundo Congreso del Frente POLISARIO. En éste se aprueban el himno y la bandera del movimiento y, tras largos debates y discusiones sobre formalidades y cargos, consiguen aprobar el 28 de agosto el “Programa de Acción Nacional” en el que se acuerda la próxima creación de un régimen nacional republicano y se especifican los objetivos del Frente a corto y a largo plazo 10. Además, se presenta un nuevo manifiesto en el que por primera vez se habla de independencia (recordemos que en el Manifiesto Constitutivo se hablaba de “libertad total”) y exige las condiciones en el caso de la celebración del Referéndum y también para el caso de que éste fuera favorable a la independencia. En esta ocasión y pese a su desacuerdo, El Uali es elegido Secretario General.

A lo largo del año 1974 el Frente POLISARIO cobra una mayor dimensión ensanchando su círculo al comenzar a considerarse portavoz de todos los saharauis. El fenómeno social que se produce en el territorio resulta especialmente interesante si tenemos en cuenta que el movimiento se atrevió a romper con los esquemas sociales tradicionales, ya que para ser admitido en éste cada individuo debía renunciar a su filiación tribal. Los esquemas tribales sólo habían servido al régimen colonial para crear la Yemáa y ponerla a su servicio, el POLISARIO supo superar la tradición, sacrificarla en aras de la efectividad.

Dejando atrás el elemento tribal, la unión de todos los miembros de la comunidad sin distinción era primordial para que el POLISARIO pudiera convertirse en el movimiento representativo del pueblo saharaui. Es por ello que desde los medios propagandísticos del Frente, la Yemáa es tildada de instrumento colonial en el que es imposible confiar.

El Frente POLISARIO se muestra como un movimiento que reivindica el nacionalismo saharaui y que pretende encarnar a todos los núcleos sociales. Formado primordialmente por estudiantes, soldados, mujeres 11 y trabajadores de las instituciones metropolitanas, su funcionamiento es democrático y el poder se divide en células, llegando desde éstas hasta la cúpula. Influido por los movimientos revolucionarios de la época (Nasser, Mao Tsetung, Guevara, Cabral…), el Frente es considerado como instrumento mediante el cual lograr el objetivo de la autodeterminación, de hecho en sus estatutos éste se autodefine como

“un movimiento de liberación nacional, fruto de la larga resistencia saharaui, contra todas las formas de dominación extranjera”12.

Paralelamente, la acción militar del movimiento continúa, de hecho, en octubre de 1974 tiene lugar un gran golpe al Gobierno colonial y a la metrópoli con la destrucción, por parte de los polisarios, en una de las centrales de energía de la cinta transportadora que unía la mina de fosfatos de Bu-Craa con la costa, lo que interrumpió su trasporte durante un tiempo 13.

Desde el ala política, El Uali, como nuevo Secretario General y en nombre del Congreso recién celebrado, redacta una “Carta abierta” a Hassan II en la que expone el desacuerdo del Frente ante la reivindicación de derechos que está ya efectuando Marruecos respecto al Sáhara y acusa al reino alauita de pretender “convertir al Sáhara en una base militar para ejércitos reaccionarios siendo, además, una deshonra que mancilla la dignidad y quiebra toda prueba de nacionalismo y de fe islámica”14. Además le recrimina su pretendida división de los pueblos saharaui y marroquí acusándole de sembrar odio y rencor entre dos hermanos.

Poco después de esta carta, a la que no se da una respuesta expresa por parte de Marruecos, el rey alauita anuncia el 17 de septiembre que va a plantear la cuestión ante la Corte Internacional de Justicia. Sin duda se trataba de una decisión estudiada con anterioridad a la carta, que tuvo como fruto el Dictamen ya comentado.

El Frente POLISARIO había llegado a tener una lugar vital dentro del conflicto, pese a sus exiguos inicios rudimentarios había logrado hacer saber que también había una parte saharaui que lucharía por su intereses, en defensa del  derecho que le correspondía legítimamente. La entrada en juego de este elemento había dado sin duda alguna una nueva dimensión al proceso de descolonización en el Sáhara. Y su importancia va en aumento a medida que los acontecimientos avanzan.

En definitiva, la representación del pueblo saharaui ya no era un tema difuso. La importancia de este movimiento radica en que la población nunca antes se había agrupado en torno a un líder de manera tan abrumadora. Recordemos que los diversos grupos vinculados a su representación que han existido a lo largo de su historia –Yemáa, MOREHOB, PUNS, FLU…- no llegaron a contar con un apoyo popular unánime. Sin embargo, el Frente POLISARIO convenció. Y paradójicamente el apoyo popular es lo que pudo llevar a  este movimiento a posicionarse como un posible sujeto de Derecho Internacional de naturaleza no estatal y, por tanto, controvertido.

Después de confirmar que  tras el conflicto del Sáhara Occidental se encuentra el derecho de autodeterminación de los pueblos, resulta sencillo establecer la conexión de la que venimos hablando. El derecho a la libre determinación del pueblo saharaui ha de ser ejercitado por un representante de todos los saharauis. Es por ello que, ganarse el calificativo de “representante del pueblo” es ganarse, al fin y al cabo, legitimidad en la Comunidad Internacional en lo relativo al ejercicio del comentado derecho de autodeterminación.

En nuestra opinión, resulta de gran interés realizar un examen de la práctica internacional de este movimiento que, surgido desde una concepción literal del término “popular”, parece haber alcanzado cierta subjetividad internacional y, con ello, un papel innegable en la resolución del conflicto saharaui. De ahí que dediquemos nuestra atención en las páginas siguientes a tratar de exponer cuál ha sido y es actualmente su trascendencia política en la resolución del conflicto saharaui, cuya participación de antemano proponemos como esencial. 

De este modo, estimamos preciso un análisis sobre la subjetividad internacional del Frente POLISARIO, tomando en consideración para ello la práctica internacional y la doctrina. Además, debemos encajar este examen en el contexto adecuado, para lo cual expondremos la situación anómala que se produjo en la cuestión del Sáhara con la autoproclamación por parte del Frente POLISARIO de un Estado, la República Árabe Saharaui Democrática.

1 El trazado de las fronteras coloniales da un radical giro en la zona de Zuerat, la cual es esquivada por lo que sería una lógica línea recta dibujando una curva que la salva a favor de Mauritania, se cree que debido a su rica minería Francia opta por incluirla dentro de los límites mauritanos, sin embargo la población autóctona es tradicionalmente saharaui.

2 Pese a que ésta es la fecha real de constitución del Frente POLISARIO, la creencia casi unánime es que ésta tuvo lugar el 10 de mayo y no el día 1. Éste error de cálculo se produce justamente porque los fundadores del Frente esperaron al día 10 para hacer público su Manifiesto, ya que antes no habrían podido tener acceso a los medios de comunicación porque había prevista una reunión entre los Ministros de Asuntos Exteriores de Argelia, Mauritania y Marruecos para el día 8 del mismo mes. Por esta circunstancia la fecha que pasa a la historia como de constitución del Frente POLISARIO es la del 10 de mayo, pero ésta es sólo la del día en que se hace pública.

3 El Manifiesto Constitutivo se puede leer en BRIONES F. ; MOHAMED-ALI M. L. ; SALEK M., Luali, “ahora o nunca, la libertad”, 1997, Alicante, pp. 291, p. 136.

4 El 20 de mayo de 1973 es recordado como el día de inicio de la lucha armada, de hecho, la revista divulgativa del movimiento se titulará “20 de mayo”, en honor a este día.

5 BRIONES F.; MOHAMED-ALI M. L.; SALEK M., Luali…, op. cit., p. 140 en esta monografía se describen las fuerzas de que disponía el Frente POLISARIO para esa primera acción armada: “Diecisiete guerrilleros con viejas armas de la I Guerra Mundial, usadas por los beduinos para cazar gacelas, una sola metralleta de pequeño calibre, munición para disparar durante cinco minutos y un par de camellos”.

6 El Uali y  Abdi uld Bubut.

7 Partido de los Kadihin de Mauritania también llamado Movimiento Nacional Democrático, que en este momento es víctima de una feroz represión estatal, que se declaraba pro-chino y contaba con el apoyo del movimiento obrero mauritano.

8 Consideraron probada la infiltración de Moha en calidad de saharaui libertador ya que tras el careo, según Abdelaziz, “se le cayó el disfraz de marroquí”.

9 OLIVER, P, Sahara…, op. cit., p. 69.

10 URRUTIA, L., Sáhara…, op. cit., p. 19.

11 El movimiento es también conocido como un defensor de la emancipación de las mujeres y así se atestigua en la Revista 20 de mayo del mes de abril de 1974 en la que se dice que

“El Frente luchará por reestablecer todos los derechos políticos y sociales de la mujer y abrir ante ella todas sus perspectivas (…) que observe su deber en la lucha nacional participando activamente en la lucha armada, a imagen de sus hermanas de Palestina, de Argelia y de Guinea-Bissau”.

12 Artículo 1 de los Estatutos del Frente POLISARIO. Se puede consultar un análisis sobre los Estatutos en Ismail Uld Es- Sweyih, M. F., El primer Estado del Sáhara Occidental, París, 2001, pp. 139, p. 56. La versión electrónica del libro es descargable en www.arso.org.

13 URRUTIA, L., Sahara…, op. cit., p. 23.

14 BRIONES F.; MOHAMED-ALI M. L. ; SALEK M., Luali…, op. cit., p. 163.