RETOS EN LA FORMACIÓN DE PROFESIONALES LOGÍSTICOS: SERVICIO Y COMPETITIVIDAD

RETOS EN LA FORMACIÓN DE PROFESIONALES LOGÍSTICOS: SERVICIO Y COMPETITIVIDAD

Mauricio Igor Pecina Rivas (Compilador) (CV)
Universidad Autónoma del Estado de México
igorpecina@hotmail.com
ISBN-13: 978-84-16036-33-2
Nº Registro: 201426426

Sinopsis

Hemos llamado “Retos en la Formación de Profesionales Logísticos: Servicio y Competitividad” a esta obra en la que tratamos de abarcar algunos aspectos de la formación de los Licenciados en Logística en la Universidad Autónoma del Estado de México, Unidad Académica Profesional de Cuautitlán Izcalli.
Consideramos como temas de estudio principales el servicio y la competitividad, partiendo de la firme convicción de que ambos inician en una sólida formación universitaria, para luego ser llevados a la actividad profesional. El primero enfocado a la satisfacción que tiene el cliente sobre el trabajo que le brinda la empresa logística, y el segundo a la ventaja que tienen las empresas y las personas que conforman estas respecto de sus competidores.
En el primer capítulo “Calidad del servicio en los clientes logísticos” los Doctores Julio Álvarez Botello, la Dra. Eva Martha Chaparro Salinas y la Ing. Sonia Bernal Alcántara, dan una introducción al tema, por medio de una revisión de los conceptos de servicio, calidad en el servicio y calidad en el servicio al cliente, haciendo hincapié en la subjetividad de la medición del concepto. Muestran las características de los principales modelos para la medición del servicio al cliente, teniendo como los dos más importantes a la escuela nórdica y la americana, aunque también se mencionan algunos otros como el modelo de los tres componentes, el de desempeño evaluado, el multinivel y el de aproximación jerárquica.
En el capítulo dos, el Mtro. Mauricio Igor Pecina Rivas hace lo propio con el concepto de competencias, haciendo también una revisión del concepto desde varias vertientes, y posteriormente explicando cuáles son las competencias que requiere tener un profesionista de la logística. Por último, analiza un estudio en el que el Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales de México (CONOCER) investiga y difunde cuáles son las competencias que los empleadores buscan para ciertas actividades relacionadas con la logística, como el transporte y el almacenaje.
En el tercer capítulo, la Mtra. Elba Valdez Márquez muestra cómo las actividades del sistema o proceso logístico ayudan a las empresas a conseguir competitividad, que va más allá de sólo los costos de operación de las empresas. Menciona a la velocidad y a la flexibilidad como elementos competitivos que la logística le puede brindar a las empresas.
En el capítulo cuatro, el Dr. Rodolfo Espíndola Heredia, analiza a las escuelas que enseñan logística en México, muestra que aunque es una carrera relativamente nueva, puede cursarse en un mayor número de escuelas que otras carreras más clásicas, como la actuaría, sin embargo, no es enseñada en las universidades más grandes del país, lo que en cierta forma demuestra que estas instituciones no están diseñando planes de estudio que ayuden a resolver los retos o problemáticas actuales de México. Finaliza revisando las disciplinas de las que se apoya la logística para lograr sus cometidos y cómo es necesario entonces que las instituciones educativas consideren estos aspectos al formular sus planes y programas de estudio.
En el capítulo cinco, el Mtro. Alfredo Gómez González señala la necesidad que tiene la logística de tener un sustento epistemológico que sirva de guía para el estudio formal de la disciplina. Resalta que el logista debe tener más que sólo conocimientos técnicos de su área disciplinar, y propone a la geopolítica como un elemento indispensable de este marco teórico, menciona y analiza algunos conceptos y factores básicos de nuestra realidad, como el de globalización, control de los recursos naturales, la hegemonía de algunas potencias mundiales y la importancia de la participación del Estado en la economía de los países.
La Mtra. Ana Luisa Flores Torres muestra en el capítulo seis, la relación que existe entre la inteligencia emocional y la logística. Al igual que el Mtro. Alfredo Gómez, explica por qué es necesario que el logista se más que sólo un técnico especializado en procesos de movimientos de mercancías y optimización de recursos. Empieza por definir lo que es la inteligencia emocional para posteriormente dar paso a una explicación acerca de por qué es necesario que el profesional de la logística tenga un manejo adecuado de sus emociones, a fin de ser más competitivo.
Finalmente, en el capítulo siete, la Dra. Jenny Álvarez Botello, y los Maestros José Luis Morales Mondragón y Robert Hernández Martínez, dan un ejemplo de la aplicación de los conceptos estudiados en los demás capítulos. Muestran cómo la logística inversa puede ser un elemento de competitividad, que ayuda a solucionar una problemática global sobre el manejo de los recursos y permitiendo alcanzar un desarrollo sustentable de las empresas y regiones que la aplican.