RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (CUARTA PARTE)

Raúl Quintana Suárez
Bernardo Herrera Martín

Rodrigo Prats Llorens 



 Compositor, violinista y director de orquestas y uno de los creadores más relevantes de la escena lírica cubana.  Nace en Sagua la Grande, antigua provincia de Las Villas, el 7 de febrero de 1909. Crece en una familia de tradición musical,   dado que su padre es el flautista y compositor Jaime Prats (1883-1946), autor del  antológico  bolero Ausencia, fundador de una de las primeras  bandas de jazz bands del país, y fecundo autor de música para la escena teatral vernácula. Precisamente con su padre, este se inicia en el estudio musical.  Discípulo de Mauricio Ortega y Emilio Reinoso, ingresa en el Conservatorio Orbón, en La Habana, para recibir clases de solfeo y teoría con Cándido Herrera. Sus maestros de violín son Juan Torroella, Joaquín Molina Torres y Fernando G. Aday. Benjamín Orbón es su profesor de piano, y Buenaventura Sánchez, de armonía y composición. En el Conservatorio Iranzo concluye su formación musical. Debuta en 1922 en la Cuban Jazz Band que dirige su padre, y en el mismo año ingresa en la recién fundada Orquesta Sinfónica de La Habana, dirigida por Gonzalo Roig. Antes había integrado las orquestas de Tata Pereira, Rojito Barba y Felipe Palau. En 1924escribió la criolla bolero Una rosa de Francia. Tenía quince años cuando compuso la música, sobre la letra de un poema que le había entregado Gabriel Gravier, amigo de la familia. Es estrenada por el popular cantante Fernando Collazo. Dirige en 1926 la orquesta de la Compañía Teatral de Arquímedes Pous, como antes lo había hecho su padre. Más tarde  funda y dirige  la Orquesta Sinfónica del Aire, así como de la Orquesta de Cámara del Círculo de Bellas Artes y subdirector de la Orquesta Filarmónica de La Habana. Dirige musicalmente la radioemisora RHC Cadena Azul, que se especializa en programas musicales de varios géneros. A inicios de la década de 1930, junto con su  Gonzalo Roig y el director y escritor teatral Agustín Rodríguez, libretista de diversas zarzuelas y autor de letras de canciones. Se incorpora, en calidad de maestro concertador, a las temporadas de arte lírico cubano del teatro Martí, durante más de un lustro. En ese marco estrena las zarzuelas Soledad, María Belén Chacón y Amalia Batista, considerada esta la más destacada de las que es autor.. Obtiene por oposición el cargo de director de la Orquesta Sinfónica del Ministerio de Educación, y al inaugurarse la Televisión, en 1950, es nombrado director musical del Canal 4 de la TV. En 1954 organiza una orquesta con calificados músicos, para interpretar danzones con arreglos suyos en el disco que se titula Danzones para bailar, que distribuye la firma Puchito. En Enero de 1960,  dirige la Orquesta Típica Nacional, conformada para el Festival del Danzón por los mejores intérpretes del género. Su repertorio está compuesto por piezas consideradas  como clásicas del género, como Masacre, de Silvio Contreras; Virgen de Regla, de Pablo O’Farrill; Fefita], de José Urfé; La Gioconda, de Juan Quevedo; La flauta Mágica, de Antonio María Romeu; La mora y Si muero en la carretera, de Eliseo Grenet. El éxito que alcanza la producción discográfica permite que el maestro Prats repita la experiencia y, básicamente con el mismo elenco, graba Danzones para bailar. Vol. II para la firma Puchito, y Danzones completos, para el sello Montilla. En esas placas se encuentran arreglos danzoneros de Una rosa de Francia,  Amalia Batista  y Ausencia. Otra producción relevante en su trayectoria discográfica lo constituye Estampas de Cuba, con sus arreglos instrumentales de danzas de Ignacio Cervantes, José White y Ernesto Lecuona, y de canciones de Eduardo Sánchez de Fuentes, Gonzalo Roig, Jorge Anckermann, Eliseo Grenet y Moisés Simons. En ese disco, que graba  para la marca Kubaney, con notas al programa de Luis Carbonell, se incluye su obra de  Canta el carretero cuando dan las seis,  orquestada años más tarde por Gonzalo Roig para ser interpretada por la Banda Nacional de Conciertos. En 1961, con su obra Yo sí tumbo caña, interpretada por el cuarteto D’Aida, obtiene  el gran premio del Primer Concurso de Canciones Cubanas celebrado tras el triunfo revolucionario de 1959. Hasta sus últimos días se dedica al cultivo y la promoción del género lírico, los géneros tradicionales y la mejor canción nacional. Su Misa Cubana, compuesta originalmente para la boda de su hijo, es cantada en la celebración litúrgica que tuvo lugar en La Habana en 1998, durante la visita de su Santidad Juan Pablo II. Fallece  en La Habana, el 15 de septiembre de 1980.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga