RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (CUARTA PARTE)

Raúl Quintana Suárez
Bernardo Herrera Martín

Ramón Guirao 



Poeta cubano. Escribió poesía negra y fue miembro fundador de la Sociedad de Estudios Afrocubanos. De su obra destacan títulos como Bongó, Poemas negros y Órbita de la poesía afrocubana. Nace el 11 de octubre de 1908 en Cabañas, Pinar del Río. Para muchos hoy Ramón Guirao es un poeta desconocido. Un gran silencio, un injusto silencio rodea su nombre. Como si no fuera suficiente infortunio el haber muerto tan joven, a los cuarenta y un años, el 17 de abril de1949. Guirao figuró entre los primeros autores que publicaron libros acerca del tema negro en la poesía. Su libro Bongó, de 1934, nos alerta sobre el detalle. De él apuntó el crítico y estudioso Max Henríquez Ureña que tenía “una personalidad poética de positiva fuerza original. Era hijo de su siglo. Seguía las corrientes de más acusada novedad, con resonancias eventuales de Rafael Alberti y de Luis Cernuda”. La biografía del vate no es muy extensa. Nació en Cabañas, Pinar del Río, el 11 de octubre de 1908, por lo que se aproxima el centenario de su natalicio y sería una lástima dejarlo pasar entre la vorágine de las rutinas y los olvidos de la injusta desmemoria. El padre y la madre eran españoles, pero el vástago resultó muy cubano. Estableció romance con las letras desde la adolescencia, dándose a conocer en el suplemento del Diario de La Marina, allá por 1928, con el poema afrocubano “La bailadora de rumba”. También cultivó el periodismo; sus colaboraciones pueden rastrearse en Revista de Avance, La Prensa, Orbe, Carteles, Social, Línea, Revista Bimestre Cubana, Bohemia, Espuela de Plata, Verbum, Orígenes y otras publicaciones, incluidas algunas revistas de Centro y Sudamérica. No fue, como hoy puede llevarnos a creer su ausencia total en los recuentos literarios, un autor desconocido, ni ignorado, ni exento de pujanza en el panorama literario y poético de los años 30 y 40 del siglo XX, donde abundan las voces trascendentes. En 1937 ganó el premio nacional de ensayo de tema cubano del Concurso de la Secretaría de Educación y, por entonces, fue jefe de redacción de la revista Grafos, un mensuario de temas culturales que editó trabajos de importantes autores de la época. Publicó sólo otro libro: Presencia, pero dejó inéditos los poemarios Cuadrante y Seguro secreto, además de un texto crítico sobre el poeta esclavo Juan Francisco Manzano. Figura entre los fundadores de la Sociedad de Estudios Afrocubanos y trabaja en las redacciones de Avance y Alerta. De formación autodidacta aunque  se asegura que su vida resulta un tanto bohemia.  Lo apasiona el estudio de las raíces de la cultura afrocubana. Viaja hasta la lejana Nigeria en su afán de conocer mejor las tradiciones yorubas, algo singular en un hombre de la primera mitad del siglo XX que, sin dinero, trabaja para ganarse la vida. Cintio Vitier llama a Guirao el poeta pudoroso, testimonio de que es un hombre para quien el hacer literario, la indagación en las raíces africanas y una existencia consecuente con su modo de pensar, marcaron derroteros. En 1937 gana el premio nacional de ensayo de tema cubano en el Concurso de la Secretaría de Educación. Fallece el 17 de abril de 1949.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga