ESTRUCTURA DEL MERCADO AUDIOVISUAL: RESULTADOS

José Patricio Pérez Rufí (coordinador)

3. Indagando en las audiencias actuales.


Bajo una perspectiva utilitaria, se ha decidido dividir el análisis en diversos bloques que responderán a las diferentes preguntas básicas planteadas en los objetivos, respondidas a partir de los datos disponibles en el estudio Navegantes en la Red desde el año 2006 al 2011, con los datos individuales de cada uno disponibles en la web, así un primer bloque básico nos da la información necesaria para solventar dos de las cuestiones: a qué y para qué se conectan los ancianos a Internet. Mientras, la cuestión del cómo se resolverá con el estudio del uso de las nuevas tecnologías, por abarcar muchos más factores, el análisis de las vastas posibilidades de la red se ha dividido en más bloques, ya expuestos en la metodología, que nos dan una visión global del aprovechamiento o no de las posibilidades de la red.

1) Bloque básico:    

  
Se ha observado un crecimiento activo de la población de personas mayores de 65 años que accede a Internet, constrastados además los datos ofrecidos por AIMC con los del INE, que nos dan seguridad de la validez de los datos obtenidos.
Es claro que el consumo semanal de los mayores en Internet se ha disparado el pasado año 2011, con el incremento semanal de horas dedicadas. Observamos que el acceso se convierte en una costumbre, un elemento cotidiano más en la vida de los mayores, a diferencia de la tendencia anterior de consumo semanal de 1 a 4 horas.
Los usuarios de la 3ª edad nos demuestran además un consumo personalizado de Internet, estando antes interesados en páginas web pequeñas, personales o no institucionales y no dejándose influir tanto por las empresas con mayor relevancia en Internet, rondando este tipo de webs entre el 70% y el 80% del consumo en general.
 Referido al resto del acceso, éste se centra en el portal de búsquedas de Google, portales de noticias como El País, El Mundo, ABC, etc.; y tras estos redes sociales como Facebook. 
A partir de este punto resulta conveniente un análisis de las actividades realizadas por el sector a través de la red.
Observamos cómo más del 90% utiliza Internet para informarse sobre la actualidad, en conjunción con la gráfica sobre las webs más visitadas, que incluía entre ellas los portales sobre actualidad de El País, entre otros. Esta "curva" no varía, y nos hace ver que la fiabilidad en Internet por parte de este sector en cuando a la información es muy alta. La consulta de mapas, callejeros, previsiones meteorológicas e información financiera son otros de los usos que más le dan los mayores a Internet.
Tenemos la posibilidad de estudiar otros factores como el de la descarga de software: en este caso, no apreciamos una cierta progresión. Esto se debe a que dicho objeto está sujeto a numerosas variables, como puede ser la oferta anual disponible del mismo, el nivel de satisfacción de los usuarios, la facilidad de su uso, etc.
La visualización online de vídeos, como en el caso de YouTube, no experimenta ninguna variación importante desde que se introduce como objeto de estudio de las encuestas en el 2008. El consumo que de estos portales realizan los mayores no dista demasiado del realizado por los demás rangos de edad que acceden a ellos. Independientemente del contenido al que acceden, se sienten satisfechos con el servicio, que no decae.
La búsqueda de información de temas de salud, algo que originariamente era motivo de esa conexión esporádica de los mayores a Internet que antes hemos mencionado, no vive sus mejores momentos. Los mayores relegan los temas de salud a los médicos y especialistas, y la fiabilidad del que hacen uso en Internet no se extiende por igual a todos los campos. No se consume con la misma confianza un tema de salud que de actualidad.
Desde el 2010, la descarga de emisiones de TV para ver más adelante (modelo "a la carta") se alza y constituye un interesante valor potencial sobre la demanda de este sector. Su vieja costumbre de la televisión migra en cierta manera a Internet, y los mayores cada vez más están realizando un consumo específico de lo que quieren ver y cuando quieren verlo.
Es interesante observar finalmente que en 2011 un 56,5% de los encuestados señalaban tener acceso a Internet ya desde hacía más de 10 años, cifra que por lógica seguirá aumentando a medida que sigan pasando los años (no olvidemos que el perfil del usuario que se conecta a Internet está envejeciendo)

2) Bloque de confianza en la red:


Por lo general los estudios realizados a este respecto nos demuestran una creciente confianza del sector en la red. Para la medición de estos factores hemos optado por utilizar tanto las opiniones de los usuarios acerca de la red, como un seguimiento de sus operaciones bancarias y comerciales a través de la misma.
Ya se observó con anterioridad la tendencia a utilizar los servicios de compra de productos a través de Internet, sin embargo más destacable resultará el tipo de productos comprados por los usuarios. Así entre 2006 y 2011 se observa claramente un dominio de la compra y venta de productos dedicados al sector turístico, en todo caso este tipo de productos no presentan una especial necesidad de fiabilidad al no ser tangibles hasta el momento de disfrute de los mismos, servicio idéntico al ofrecido por cualquier agencia de viajes; sin embargo sí se observa como la compra de objetos electrónicos aumenta fuertemente de un 10,93% en 2006 a un 25,60% en 2011, pasando entonces a ser el tercer sector en ventas del mercado, con la diferencia de que estos productos sí son fáciles de comprobar físicamente en mercados y puntos de venta clásicos, es por tanto claro indicador de una mayor confianza en la red.
También observamos un creciente uso de los servicios de banca online y particularmente en 2011 se revela que un 34,97% del total de los usuarios de banca online solo acceden a servicios de información, realizando el resto operaciones bancarias como movimientos de dinero u otras más complejas.
Entre 2009 y 2011 se recoge la lectura de opiniones a través de la red acerca de productos y servicios de otros para realizar compras, y a pesar de la brevedad de los datos recogidos, ya se observa una cierta tendencia a dar una progresiva importancia a las mismas.
Finalmente es interesante señalar una cierta preocupación sobre la información y la privacidad en las redes sociales, que se reduce un poco entre 2010 y 2011, pero que aún así presenta un abrumador porcentaje del 45,6% en última instancia, así como una cierta tendencia a la desconfianza en lo que ha infraestructuras se refiere.

3) Bloque de socialización online:


Vemos una tendencia migratoria de la proporción de ancianos que utilizan los programas de mensajería instantánea, para comenzar a proliferar más el uso de redes sociales. Así, ya desde 2008 el porcentaje de usuarios que dicen no utilizar ningún servicio de mensajería instantáneo supera en un 5,19% el porcentaje del software mayoritario en la red (Windows Messenger), diferencia que se acrecienta en 2009, y que desaparece momentáneamente en 2010 con un repunte de Google Talk (software que está más ligado en todo caso a la mensajería tipo e-mail antes que a la instantánea); pero que, en todo caso, vuelve a aparecer como mayoritario en 2011 superando el uso de Windows Messenger por un 0,4%.
Contrastando con este uso hacia la baja, las redes sociales, especialmente Facebook y Twitter, comienzan una subida enorme, no existiendo ya en 2010 ni en 2011 ningún individuo de los encuestados que no admita estar afiliado a alguna red social.
El uso dado a las redes sociales por este colectivo responde al mantenimiento de sus relaciones de amistad así como a Hobbys mayoritariamente.

4) Bloque de uso de nuevas tecnologías:


A partir de los datos recogidos acerca de las actividades realizadas en Internet, y los elementos tecnológicos de los usuarios mayores de 65 años, hemos realizado unos cruces y generado una gráfica que nos permitirá tener una visión amplia y genérica.
Tal y como se puede observar, la mayor parte de los usuarios acceden por medio de terminales informáticos a Internet (un 72,94% a través de un ordenador de sobremesa y un 56,23% utilizando ordenadores portátiles). No realizaremos un análisis de los usos dados a esta tecnología dado que al ser las más clásicas y mayoritarias, asumimos los mismos hábitos señalados en el estudio básico.
Detrás de ambos el soporte más utilizado para la conexión a Internet es el teléfono móvil con un 21,18% de los encuestados, podemos decir con total seguridad, por tener datos recogidos de una cuestión específica acerca de este término, que es principalmente utilizado para comprobar el correo electrónico. Es interesante señalar sin embargo que el acceso a este servicio y el resto es posible a través del uso de apps, que un 72,1% de los usuarios admite descargar con diferentes frecuencias.
Finalmente podemos señalar que un sector minoritario del estudio hace uso de las tablets (12,23%) y los smartTV (4,94%), habiendo un par de factores reseñables en el caso de las tablets. En primer término el uso de los mismos a modo de e-book, habiendo un alto número de usuarios que utilizan el mismo para la lectura. El segundo es que aquellos usuarios que tienen en su poder una tablet hacen un uso diario del mismo de entre una y dos horas mayoritariamente (32,70%) a pesar de ser un tipo de elemento compatible con la multiconexión (se puede usar al tiempo que el televisor o el ordenador clásico).

5) Bloque de usuario 2.0:


Hemos dejado para el final del análisis el bloque dedicado a los usuarios 2.0, es decir, aquellos que además de recibir contenidos de la red, así mismo los aporta. Para ello hemos considerado la aportación de opiniones propias a través de la red por sistemas de comentarios; así como la disponibilidad de blog o página web de forma más minuciosa. Finalmente se ha observado una progresión de la aportación de contenidos a la red de Internet a un nivel más genérico de todo tipo de textos audiovisuales y narrativos así como hipervínculos.
En cuanto al primer punto comentado, observamos como, no solo la mayoría admite no aportar opiniones personales al respecto de los diferentes contenidos, sino que esta negativa a participar está aumentando con los años, llegando en la actualidad al 80% de los usuarios.
En cuanto a la disponibilidad de páginas web o blog, el colectivo muestra un desinterés aún mayor no llegando en ninguno de los casos al 20% de usuarios, no distinguiendo entre uno y otro a pesar de ser mucho más simple de utilizar.
Por último, con respecto al aporte de contenidos, podemos señalar unos resultados algo más positivos, si bien no todo lo fructíferos que podrían ser. Nuevamente la mayoría de los usuarios no aportan contenidos a la red (un 61,40% en 2011), y nuevamente esta tendencia es a la alza. Es reseñable sin embargo que alrededor de un 20% de los usuarios aportan contenidos de texto y fotografías a la red (esto está altamente vinculado al uso cada vez mayor de redes sociales).

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

9 al 23 de octubre
VI Congreso Virtual Internacional sobre

Arte y Sociedad: Paradigmas digitales

16 al 30 de octubre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Migración y Desarrollo

1 al 15 de noviembre
II Congreso Virtual Internacional sobre

Desigualdad Social, Económica y Educativa en el Siglo XXI

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga