EDUARDO CHIBÁS: AL RESCATE DE UNA ÉTICA POLÍTICA

Raúl Quintana Suárez

4.- ¡Cuba tiene reservado en la historia un grandioso destino, pero debe realizarlo!

Apenas unas semanas antes de su muerte, como parte de su entonces muy publicitada polémica con el entonces Ministro de Educación, Aureliano Sánchez Arango, que en buena medida condujo a su auto inmolación, éste denuncia como... “…en el Ministerio de Educación para la Contratación de Servicios, servicios muy misteriosos, se crea un crédito de 175 mil pesos y las  Oficinas de Publicidad se crea otro crédito nuevo de 170 mil pesos también pero exclusivamente para personal.
El Crédito del Desayuno Escolar, que solo se reparte a unos pocos alumnos para justificar el enorme affaire que representa, asciende en el presupuesto vigente a 544 mil pesos. En el nuevo presupuesto elevan crear el ayuno escolar a un millón de pesos; son 356 mil pesos más que va a desayunar el Ministro de Educación a costa del hambre de los niños infelices de las escuelas públicas. Por eso suprimió la subasta del Desayuno Escolar.
Los números no mienten. ¿Qué se hace con tanto dinero? Es evidente; se lo roba el aviador y motociclista Aureliano Sánchez Arango.
Burle de los fallos de los Tribunales de Justicia, fuhrer del choteo y Apóstol del ASA, cuyas siglas significan, según unos, agarradera de santurrones arrepentidos o Agrupación de Sandijas de Alcantarillas.
A mi juicio ASA quiere decir algo completamente distintos. Algo que no puedo publicar por respeto a mis lectores.” (86)
Las polémicas discusiones entre Chibás y Sánchez Arango en el Hemiciclo de Educación son divulgadas ampliamente por la SECCION EN CUBA de la revista Bohemia (87).
Diversas versiones se han vertido sobre los móviles que condujeron a tan fatal desenlace y acerca de la culpabilidad o no de sus protagonistas. Solo un aspecto queda bien esclarecido. La pruebas  que Chibás confió en que le fueran entregadas, por una o varias personas, no lo realizaron.
Para el periodista Raúl Lorenzo, periodista y político, que no dudó en aliarse en las habituales componendas de la época, , con el dictador Batista, …el peligro de que el Partido del Pueblo Cubano pierda empuje revolucionario no está en la política de entendimiento con otros núcleos, como creen los aislacionistas puros de la zona radical ortodoxa; surge de la falta de una doctrina coherente, con lineamientos precisos, que busque la raigal transformación de que está necesitada la vida social cubana. El slogan central de la ortodoxia, el célebre de vergüenza contra dinero, expresa en síntesis el pequeño alcance de la revolución moral que predica Chibás; es políticamente una casaca que lo mismo puede ceñirse el más recalcitrante conservador que el más audaz revolucionario” (88).   La comparecencia de Eduardo Chibás, el 5 de enero de 1951 como testigo en el juicio por la conocida como  Causa 82, por delito de malversación contra Grau y otros políticos corruptos de entonces, incluido Batista, Al respecto éste último valora que “es tan perversa esta acusación, que la opinión pública, si no se ha dado cuenta antes, convendrá ahora de que no poder ser un presidencial en serio quien, como el señor Chibás, se ha hecho a base de mendacidades, injurias y calumnias…Para Chibás el mentir es tan natural como respirar….No concibe la vida si no es mintiendo constantemente,  enlodando honras ajenas, chapoteando en el fango de la injuria y la calumnia” (89)
Incluso la hija de Sánchez Arango, Lela Sánchez Echeverría, residente en Cuba, escribió un libro “La polémica infinita”, basado en entrevistas y documentos, con el objetivo de probar la inocencia de su padre, por delito de corrupción. No obstante para algunos analistas, incluso del exilio y no partidarios de la Revolución Cubana, las pruebas no son suficientemente convincentes (90).
El senador Eduardo Suárez Rivas, político estrechamente vinculado al autenticismo, entonces Ministro de Agricultura y presidente del Partido Liberal, componente de la coalición de gobierno, en una de sus intervenciones  en el Congreso en medio de la controversial polémica entre el entonces senador Eduardo Chibás y el Ministro de Educación, Aureliano Sánchez Arango, expresa como….…no puede tolerarse ni admitirse que todos los días estas cuestiones se ventilen por medio de la radio y que no se planteen en la Alta Cámara, ante el pueblo que nosotros representamos, ejercitando la soberanía, cumpliendo el mandato del mismo, de ese pueblo que nos eligió con votos tan limpios y puros como los que hicieron al senador Chibás sentarse en ese escaño. Me sería muy fácil el concurrir ante la radio y poner de manifiesto los contrasentidos, las facetas negativas del senador Chibás, del jefe del Partido del Pueblo Cubano, del poderoso aspirante presidencial, quien confundiendo sus aspiraciones de llegar a la más alta magistratura de la Nación, que es un símbolo de poder moderador, se revela no como un hombre deshonesto, pero ´si como un hombre peligroso, porque se es peligroso cuando se ataca a todo el mundo; se es peligroso cuando no se respeta la ley, cuando no se cree en la Constitución, cuando no se acata a los jueces y tribunales de justicia.” (91),
Para Manuel Antonio (Tony) de Varona, al enterarse de lo ocurrido el 6 de agosto en los estudios de la CMQ, declara como…no tengo que lamentar el intento de suicidio del senador Chibas. I el hecho hubiera sido producto de una agresión, de la casualidad o por un accidente de la naturaleza lo deploraría, pero un hecho realizado con fines políticos y electoreros y en la seguridad de que no se moriría, no tiene por qué ser lamentable” (92).
A su vez Aureliano Sánchez Arango manifiesta, enterado del hecho, como…Chibás no quiso matarse, sino capitalizar y extraer jugoso dividendos políticos a la más colosal infamia de todas las que se le ocurrieron a la mente de este psicópata que gobierna a puntapiés y fusta en mano al Partido del Pueblo Cubano. Es un falso suicidio, una superchería de tramoya, mala comedia propia de una carpa de aldea. Chibás ha demostrado que posee condiciones de faquir y que, en como estos, pueden atravesarse sin derramar una sola gota de sangre, él ha fabricado un conducto especial para la trayectoria de su bala en el vientre. Renato Chibás no es más que un pobre paranoico, exaltado y enardecido por la propaganda que le han hecho sus amigos, los que lo abandonaron cuando perdió conmigo la polémica que sostuvimos” (93).
Fidel Castro, entonces joven abogado y muy vinculado al sector juvenil del PPC(O), el 16 de agosto de 1951, ante el féretro del líder ortodoxo, tendido en el Aula Magna de la Universidad de La Habana,  proclama que...!tiemblen de pavor y espanto los que en el lecho de muerte vertieron torrentes de oprobio sobre su vida ejemplar de redentor y apóstol Las calumnias con que lo hirieron en sus últimos momentos caerán como estigmas indelebles sobre la deshonra de sus detractores. Como a un predicador, como al fundador de una nueva ética, un culto nuevo a la Patria, viene a llorar a sus pies la multitud afligida y lacerada de dolor. Ya no podrán decir que eran un aspirante desenfrenado a la presidencia de la República. Ya no podrán acusarlo de ser un egoísta y un ambicioso. Mientras otros extendían su mano pordiosera, pidiendo de limosna un poco de respaldo él, que lo tenía más que nadie y con la meta del triunfo personal al alcance de la mano,  renunció a todo en el más extraordinario gesto de desinterés. Porque le importaba más el porvenir seguro de la Patria que el éxito probable de su persona” (94).
A escasos meses después, Fidel Castro escribe  tres artículos en el periódico Alerta, donde denuncia con lujo de detalles  la corrupción imperante en el gobierno de Prío Socarrás. Estos aparecen en las ediciones del 8 de enero, 11 de febrero y 4 de marzo de 1952. El joven abogado, ferviente partidario del ideario moralizador de Eduardo Chibás, era visita frecuente de dicho diario, cuyo entonces director, Ramón Vasconcelos, simpatizaba con la Ortodoxia, aunque a partir del golpe de estado del 10 de marzo de 1952, comenzó a servir a la instaurada dictadura nada más y nada menos que como Ministro de Comunicaciones.
Al respecto, mi padre, Raúl Quintana Pérez, periodista de larga y honesta trayectoria periodística,  rememora en su libro póstumo “Recuerdos no olvidados” que como jefe de redacción del diario "Alerta", en la etapa que se liberó en parte de su pasado lastre reaccionario de tantos años, como apéndice del "Diario de la Marina", viví episodios muy interesantes de mi trayectoria periodística. Era la etapa en que el gansterismo oficial y la corrupción administrativa, creados por Ramón Grau San Martín durante su mandato presidencial (1944-1948) y mantenidos y estimulados por su sucesor y aventajado discípulo, Carlos Prío Socarrás (1948-1952), se hallaban en su nivel más alto.. La prensa burguesa y pro norteamericana, subvencionada abundantemente por el régimen, se limitaba a narrar alguno que otro hecho de violencia y de sangre que se producía, pero sin enfrentarse a esa situación nauseabunda que provocaba la indignación, ante la indiferencia, y aún más, la complicidad de las autoridades.
Todos esperaban que alguien, en algún momento, le saliera el paso a aquella horda de asesinos, con o sin uniforme, que sembraba el terror, sobre todo en la capital. Eran los años de las batallas campales entre los grupos armados, de los choques a tiros en plena calle esas bandas de mafiosos criollos que se disputaban el control de los cuerpos policíacos y del tesoro público a punta de pistola o de ametralladora. Era el predominio del "gatillo alegre". El diario "Alerta" adquirido por Ramón Vasconcelos, logró cierta independencia de criterios y de posición política. Éste entonces era Ministro de Educación en el gobierno de Carlos Prío Socarrás, se disgustó con éste y renunció al cargo. Comenzaba la campaña de las elecciones presidenciales, ya que el mandato de (Carlos) Prío finalizaba en 1952.
El Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) había enraizado profundamente en las masas con el lema de Eddy (Eduardo) Chibás, de " Vergüenza contra dinero". Lo mejor y más sano de la juventud cubana y los que no eran tan jóvenes, que aspiraban a cambios sustanciales en los rumbos de la nación sumida en una crisis política y sociales ya al borde del caos, se agruparon junto a la Ortodoxia y empezaron a luchar por el poder a través de las elecciones.  El diario "Alerta", que publicaba semanalmente los alegatos y denuncias que pronunciaba Eddy Chibás, en su programa dominical transmitido por la emisora CMQ,  derivó gradualmente su tendencia política hacia la Ortodoxia. Vasconcelos, con buen olfato político, se dio cuenta que de celebrarse elecciones en la fecha señalada (junio de 1952), el triunfo del Partido Ortodoxia sería arrollador. Por lo que este diario, ya ubicado en su nuevo edificio de Carlos III (hoy Salvador Allende. N. del E.) Y Oquendo, se convirtió en el órgano semi oficial del partido chibacista.
Noche a noche los líderes de esa organización política-ya pujante y ostensiblemente mayoritaria- coincidían en la redacción de "Alerta" y comisiones de ortodoxos, apelaban a sus páginas para divulgar actos, mítines y asambleas partidistas. Entre los que frecuentaban el diario de Carlos III estaba el joven Fidel Castro, que ya apuntaba como un indiscutible líder, inquieto, conversador y amable con todos, presto a la sonrisa y al chiste…y gran tomador de café. Con el transcurso de los días o las noches, llegó a ser uno más y habitual de la redacción. Un día apareció con un montón de cuartillas y varias fotografías.
- Aquí traigo algo sensacional - nos dijo - es una denuncia de los desmanes de Prío y de las obras de reconstrucción de su finca La Chata, utilizando a presos comunes y con fondos del gobierno.
Luego de revisar el impresionante reportaje con fotografías tomadas por el mismo Fidel desde un helicóptero, acudí a Vasconcelos, que fungía como director-propietario del diario. De primera intención éste lo analizó con cierto recelo. Políticamente le servía para combatir al régimen del cual habíase declarado opositor. ¿Pero se podría confiar en aquel joven  que comenzaba a ser reconocido en el país por sus gallardas actitudes, valentía personal y honestidad revolucionaria?
Al fin logramos convencer a Vasconcelos. Salió aquel reportaje con gran destaque en primera plana, el cual causó gran sensación al recibir amplio respaldo de las masas populares. Después siguieron otros, con revelaciones y denuncias espectaculares de Fidel sobre las bandas gansteriles semi oficiales, los negocios sucios que proliferaban en el ámbito gubernamental y otros escándalos y trapisonderías.
De esa etapa recuerdo, al borde de la década del 50, que en varias ocasiones los compañeros del taller nos alertaron de la presencia de elementos sospechosos que mantenían guardia por la avenida de Carlos III. Estos ocurría precisamente cuando Fidel se hallaba en la redacción revisando las pruebas de alguno de sus trabajos o reportajes, o en el taller contribuyendo a dirigir el emplane de una crónica suya- En esta tarea era yo el responsable y la ejecutaba regularmente Cuco Valdés, experto tipógrafo (que posterior al triunfo revolucionario estaba al frente de los talleres del periódico "Juventud Rebelde"), o su hermano Juan o el gallego Benigno Seijo.
El temor muy posible de que elementos mafiosos o agentes represivos del gobierno estuvieran preparando una agresión contra Fidel cuando se retirara, siempre solo y desarmado, al finalizar el emplane de sus trabajos en la madrugada, hizo que le recomendáramos que saliera por la puerta del fondo del edificio, que daba a la calle Estrella.
La primera vez costó trabajo convencerlo:
-¿Creen ustedes acaso que tengo miedo?- argumentó airado.
Los ruegos de otros compañeros de la redacción y talleres pesaron más. Y cada vez que observábamos movimientos sospechosos, lo instábamos a salir por el fondo. Disimuladamente, dos o tres compañeros le seguían hasta que consideraban que había pasado todo peligro. De ello, porque nunca se le dijo nada, es posible que aún hoy lo ignore el propio Fidel.
Recordamos algunas vivencias simpáticas que evidencian facetas de carácter. En una oportunidad, en esos meses que el amanecer sorprendía a Fidel, junto a la primera plana, donde se montaba un nuevo reportaje, exclamó de pronto:
- Bueno…. ¿pero hoy aquí no hay café?
- Fidel, esperamos que hoy te toque pagarlo a ti - dijo un cajista de los más próximos a él.
- ¡Ojalá pudiera! -respondió - pero miren - y volvió sus bolsillos al revés - ¡no tengo un centavo!
Y nunca faltaba alguien que registrara los bolsillos propios y dijera al aprendiz de turno:
- Muchacho, ve al "Agua fría" (nombre del bar y cafetería contiguo al local del diario del A.) y trae café, pero que sea acabado de colar.
Y así aquel joven, que ya despuntaba con valores propios y que de haberlo querido tendría los bolsillos repletos de dinero, nunca renunció a su probada modestia, su honestidad personal y principios revolucionarios. Desde entonces, considerándolo uno más en la gran familia de periodistas y tipógrafos que allí laboramos, aprendimos a quererlo y admirarlo sinceramente.
Aquella etapa, una de las más inolvidables de mi vida, quedó trunca por el "madrugonazo" del 10 de marzo de 1952. Vasconcelos, uno de los más vigorosos y brillantes panfletistas de Cuba, no pudo o no supo resistir a las ofertas, o sus debilidades personales lo sumaron al carro del régimen de (Fulgencio) Batista….Después del golpe militar mi situación en "Alerta" se hizo insostenible. Ya los líderes de la Ortodoxia y las comisiones populares no frecuentaban, no podían frecuentar, un diario que se había puesto al servicio de la dictadura. En lo personal, como militante de ese partido, integrante de la organización de "Los Mil", formada por periodistas ortodoxos (cuyo carné aún conservo), me sentía muy mal. Tiempo después renuncié y pasé como redactor y agente publicitario de la revista "Carteles", desaparecida hace años. Y viajé a Venezuela con la misión de confeccionar un número especial dedicado a esa nación sudamericana” (95).
En el primero de sus artículos titulado “Prío rebaja la función de nuestras fuerzas armadas” éste expone como…cuando Chibás lo acusó de estar emprendiendo grandes negocios de compras de edificios de apartamentos en Estados Unidos, el presidente se cubrió el rostro como virgen vestal limpia de pecado y pedía la excomunión del inclemente fiscal. Era verdad, y un informe de la Comisión Económica delataba el torren te de millones que salían del país. Cuando lo acusó de los repartos residenciales en Guatemala y el imperio maderero, armaron la más colosal escandalera que conoce la polémica política. Ahora se empieza a conocer la verdad de aquella cívica denuncia.
La denuncia de los hechos denunciados en cada una de esas ocasiones imposibilitó la presentación inmediata de las pruebas reclamadas. Se trataba de voceros de opinión pública y no de abogados. Los corrompidos gobernantes creyeron descubrir un nuevo estilo para cubrir sus llagas: pedir pruebas de sus inmoralidades.  Pensaban así escapar del anatema público escondiéndose en las mamparas de las Sociedades Anónimas.
Pues bien, vengo hoy a denunciar en todos sus aspectos las más grandes inmoralidades del señor Carlos Prío Socarrás que, por sí solo, es capaz de invalidarlo del respeto y la consideración de la ciudadanía; tan grave como construir edificios de apartamentos en  Nueva York o fomentar repartos residenciales en Guatemala, con la sola diferencia que estos hechos están ocurriendo aquí en Cuba y de antemano lo reto a que me desmienta, porque esta vez en una mano tengo la denuncia y en la otra las pruebas” (96).
El 15 de agosto de 1955 se reúne en el Teatro Martí, en La Habana, el denominado Congreso de militantes Ortodoxos. La máxima dirección del  PPC(O) la encabeza entonces Raúl Chibás, hermano de su fundador Eduardo Chibás, quien promociona la unidad en el seno del mismo pero por la vía pacificista y electorera. El “Mensaje a los Ortodoxos” redactado por Fidel es leído en una sesión del mismo, por la militante del 26 de Julio, María Laborde. Aprobado el mensaje por aclamación, en el que se defiende y argumenta la validez de la línea insurreccional, se incrementa la crisis y la separación posterior del partido del grupo que apoya las posiciones oportunistas de Carlos Márquez Sterling y otros. 

Como expresa Fidel Castro en el Mensaje cuan… duro es tener que escribir estas palabras desde lejos cuando el pensamiento no abandona un instante la patria martirizada y esclava por cuya redención trabajamos sin descanso…Con los ojos puestos en Cuba, y en todo en cuanto en ella se mueve, vibra y palpita; siguiendo de cerca, a pesar de la distancia, todas las actitudes e intenciones, considero que ese Congreso de militantes puede tener una importancia decisiva para la vida del Partido y la lucha por la liberación nacional…Hagamos los Ortodoxos un examen de conciencia desde el 10 de marzo aunque nos arrancaron el triunfo de las manos.  De partido más radical en la oposición política nos dejamos arrebatar la vanguardia de la lucha contra la dictadura por quienes no tenían moral ni prestigio, ni pueblo. Triste ha sido ver el espectáculo de millares de nuestros mejores hombres de base militando en organizaciones subversivas de quienes hasta la víspera fueron nuestros más enconados adversarios…La hora no es de pedir sumisión a un revolucionario, a un  compañero que desde hace más de cuatro años  cumple su deber sin tregua ni descanso, que no ha salido a pasear al extranjero, ni a descansar, que vive honesta y pobremente, porque no se llevó ninguna fortuna arrebatada al pueblo; si no de ayudarlo, con todos los recursos a su alcance, no a él, sino a la idea decorosa de libertad que representa y que se tiene prometido  realizar…” (97) 

Años después, ya triunfante la Revolución Cubana, apenas a unos días de su entrada triunfal en la capital, el 16 de enero de 1959, éste pronuncia un discurso de recordación, ante su tumba, en el Cementerio de Colón donde expresa cuan…fácil es comprender nuestra emoción, junto a esta tumba tan llena de recuerdos. Los sentimientos son encontrados.  Muchas veces habíamos venido aquí después del 16 de agosto de 1951, antes y después del 10 de marzo. ¡Y por cuantas diversas etapas hemos pasado!....La historia de la Revolución, la historia del 26 de Julio, está íntimamente ligada a la historia de esta tumba. Porque debo decir aquí que sin la prédica de Eduardo Chibás, sin lo que hizo Eduardo Chibás, sin el civismo y la rebeldía que despertó en la juventud cubana, el 26 de Julio no hubiera sido posible. El 26 de Julio fue pues la continuación de la obra de Chibas, el cultivo de la semilla que él sembró en nuestro pueblo”  (98)

Ya retirado de sus cargos en el Gobierno y el Partido, Fidel Castro valoraría en una de sus reflexiones acerca del dirigente ortodoxo como……el primer problema a resolver era Batista en el poder. Con Chibás vivo no habría podido dar el golpe de estado, porque el fundador del Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo) lo observaba de cerca y metódicamente lo ponía en la picota pública. Muerto Chibás, era seguro que Batista perdería las elecciones que debían realizarse el 1º de junio del año 1952, dos meses y medio después del golpe de estado. Los análisis de opinión eran bastante precisos y el rechazo a Batista crecía constantemente, día tras día.
Yo estaba en la reunión donde se eligió al nuevo candidato ortodoxo, más como atrevido que como invitado. Ingresaría en el Parlamento, donde lucharía por un programa radical. Nadie habría podido impedirlo. Se rumoraba entonces que yo era comunista, palabra que despertaba muchos reflejos sembrados por las clases dominantes. Hablar entonces de marxismo–leninismo, e incluso en los primeros años de la Revolución, habría sido insensato y torpe. En aquel discurso ante la tumba de Chibás hablé de forma que se comprendiera por las masas las contradicciones objetivas que nuestra sociedad enfrentaba en aquel entonces, y aún tiene que enfrentar (99).
 Armando Hart Dávalos, intelectual y dirigente político cubano, valora la importancia del legado ético- político  cubano  al pensamiento contemporáneo cuando expresa como…nuestra nación posee una historia filosófica que le permite estudiar y presentar soluciones al tema  de la ética sobre fundamentos científicos que es la única forma de alcanzar un nuevo pensamiento revolucionario. (Félix) Varela,  con su inmensa cultura nos enseñó a pensar: Luz y Caballero, con su enciclopédica sabiduría, nos enseñó a conocer: Martí, a partir de estas fuentes, de su saber universal, su genio e imaginación creadora, nos enseñó a actuar” (100).
En nuestro libro “Vigencia de la ética humanista martiana en el pensamiento de Fidel Castro”, también publicado como “Martí en Fidel”, expresamos comoinmigraciones y nuevos asentamientos, forzados unos e impelidos otros por circunstancias económicas, socio-políticas o  culturales; implantación de instituciones y costumbres  foráneas; la inserción de una multidiversidad de culturas africanas, a través del bochornoso tráfico de esclavos, germen del mestizaje cultural iniciado y prolongado a través de los siglos XVI al XIX, resultaron, entre otros múltiples factores,  escenario  de  singulares avatares, el contexto propicio a la formación de nuestra identidad, con el rol decisivo del ideario ético-político, de figuras descollantes como José Agustín Caballero, Félix Varela, José de la Luz y Caballero y José Martí, bajo la influencia de los movimientos y corrientes de ideario más progresistas  y que se continúa en la etapa de la pseudo-república con sus logros y frustraciones, en el pensar y actuar de personalidades tales como Enrique José Varona, Carlos Baliño, Julio A. Mella, Rubén Martínez Villena y Antonio Guiteras, entre otras muchas, hasta alcanzar con el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959, su más alta expresión, en el humanismo ético de Ernesto Che Guevara.
La eticidad, como fundamento clave del pensamiento cubano más progresista en las dos últimas centurias, rectora, como su basamento esencial,  otros rasgos no menos significativos, como el pensar y el hacer filosófico, pedagógico y humanista. Su profundidad, autoctonía, patriotismo y creatividad  conserva su plena vigencia, como expresión de continuidad y ruptura, en las raíces más genuinas de la Ideología de la Revolución Cubana, que siempre renace, no obstante las temporales distorsiones a que se ha enfrentado, producto de erróneas interpretaciones humanas sustentadas en  criterios poco felices,  con  su fortaleza   revivificadora en las ideas del Maestro, gestor de la “Guerra necesaria”, negadas a vegetar como antaño, en el mármol frío de celebraciones patrioteras y convites farisaicos de “generales y  doctores”, como satirizara Loveira en su antológica novela  de los umbrales del pasado siglo, o como  fuente de banales retóricas onomásticas y politiqueras, para retomar su propia esencia, como programa de guía y lucha en la aspiración de profundas transformaciones socio-económicas, en beneficio de las más amplias masas populares” (101)

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga