RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (SEGUNDA PARTE)

Raúl Quintana Suárez

Roberto Rodríguez Fernández (El Vaquerito)

http://www.ecured.cu/images/thumb/c/cb/El_vaquerito.jpg/260px-El_vaquerito.jpg
Legendario guerrillero cubano que alcanza los grados de Capitán del Ejército Rebelde, y jefe del Pelotón Suicida de la columna invasora bajo las órdenes del comandante Ernesto Che Guevara. Nace el 7 de julio de 1935 en la Finca El Mango, zona de Perea en Sancti Spíritus,  antigua provincia de Las Villas. Su niñez transcurre entre penurias y necesidades económicas. A los once años viaja a Morón en la actual provincia de Ciego de Ávila donde consigue empleo en un bar y una fonda después de pasar muchas vicisitudes como repartidor de leche, estibador, ayudante de tipógrafo, vendedor ambulante, boxeador y hasta mago, recibiendo en cada caso muy baja remuneración. Se vincula a algunos sectores, revolucionarios hasta que toma la decisión de incorporarse a la lucha armada,  en las montañas orientales. A mediados de abril de 1957 y con apenas 22 años  llega a la Sierra Maestra, donde logra su incorporación al Ejército Rebelde. Éste pronto se destaca  por sus ocurrencias y humor constante, narrador nato y muy ocurrente, unido a su valentía y audacia legendarias en los combates. A la Sierra Maestra llega descalzo y la Heroína de la Revolución, Celia Sánchez Manduley, le proporciona unos zapatos grabados de estilo mexicano adicionando éste a su indumentaria un gran sombrero de campesino. Dada  su pequeña estatura, peculiar vestimenta y peculiar personalidad, pronto se le conoce entre sus compañeros de lucha como «El Vaquerito». En los primeros tiempos realiza trabajos de mensajero y después se le incorpora como soldado de la Columna 1, comandada por Fidel Castro. Acostumbraba en los combates a disparar de pie con un fusil Garand que casi era de su estatura. Cuando se entera de  que los hombres que integraban su grupo no estaban designados para participar en la tropa que participaría en las dos columnas que participarían en la Invasión comandadas respectivamente por los Comandantes Camilo Cienfuegos y Ernesto Guevara, se presenta a sus superiores y les plantea que  a esa misión, aunque fuera de soldado, iría. Su trayectoria de combatiente que se destaca en muchas  batallas, donde da muestra de su valentía y una particular  sagacidad en el cumplimiento de las misiones más difíciles, facilitan que su solicitud sea aceptada por lo que se le incorpora a las filas de la Columna 8 Ciro Redondo al mando del Che Guevara.  En julio de 1958 éste le otorga el mando de varios hombres integrados en lo que el mismo Che Guevara, dadas las misiones arriesgadas y peligrosas que se les encomendaba,   bautiza como «Pelotón Suicida». Desde un principio se distingue en la vanguardia de la columna y se destaca, entre otras acciones, en La Federal, donde los rebeldes invasores cayeron en una peligrosa emboscada y un comando integrado por Enrique Acevedo, Ángel Frías y el Vaquerito, logran la rendición de los militares, a base de coraje y audacia. Durante la toma de Caibarién, el «Pelotón Suicida» recibe la orden del Che de intervenir  para agilizar la toma del cuartel de la tiranía, cuyo jefe se niega a rendirse. Inmediatamente el Vaquerito impuso su personalidad, conminando a los soldados a la rendición mediante un altoparlante. Posteriormente entró caminando al cuartel sitiado para hablar personalmente con el jefe del cuartel, Tápanes. Al no aceptar éste la rendición, el Vaquerito se acostó con toda su sangre fría en un camastro que allí había, frente a los atónitos soldados, y les dijo que le avisaran cuando decidieran rendirse. Esta actitud desmoraliza totalmente a los soldados del régimen, que comenzaron a entregarse, dejando al oficial prácticamente solo. El Vaquerito era un personaje muy singular, querido por sus hombres, audaz, temerario, simpático, cuentero que evidencia no temer a la muerte. Llega a alcanzar el más alto aprecio del Che quien, en un descanso, escuchaba al Vaquerito contar acerca de los diferentes trabajos que había realizado. El Che que simulaba no atender, anotaba en su cuaderno la larga relación.. Cuando el Vaquerito termina su pintoresco relato, , el Che saca sus cuentas según las cuales el Vaquerito tendría más de 100 años incluso si ya trabajase trabajaba antes de nacer. El 30 de diciembre de 1958, con apenas un año y 8 meses en la guerrilla, un día antes de la huida del dictador Fulgencio Batista y un día antes del triunfo de la revolución, cae mortalmente herido,  con sólo 23 años en la Batalla de Santa Clara, en la acción encaminada a la toma de la estación de la policía.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga