RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA (SEGUNDA PARTE)

Raúl Quintana Suárez

Enrique Collazo



Hombre de acción y de pensamiento, es de los primeros en Cuba que apela de manera sistemática a la historia para denunciar y luchar de manera intransigente contra el imperialismo norteamericano. Nace en Santiago de Cuba el 28 de mayo de 1848. Hermano del general de brigada Tomás Collazo. Es llevado a España, con apenas nueve años, por su tío y padrino. En julio de 1862 ingresa en la escuela de artillería de Segovia, España, donde se gradúa el 22 de agosto de 1866 con el grado de alférez. En septiembre de 1868 es ascendido a teniente. Como  escritor, entre sus obras se destacan “Desde Yara hasta el Zanjón”, “Cuba independiente”, “Cuba heroica”, “La guerra en Cuba” y “Los americanos en Cuba”. El 20 de marzo de 1869 viaja a Nueva York, con la firme decisión de participar en la guerra de independencia de su país. Se enrola como soldado en la expedición del vapor “Perrit”, que desembarca el 11 de mayo de 1869 por la península de “El Ramón”, en la “Bahía de Nipe”, provincia de Oriente, bajo el mando del general norteamericano Thomas Jordán.  En el mismo lugar del desembarco tiene lugar  su bautismo de fuego donde  resulta herido. Cuatro días después participa en el combate de “Canalito”. Es nombrado jefe de la compañía de “Bijarú”, en Holguín. Después del ataque a “La Cuaba” marcha a Báguanos para curarse de la herida, la cual se le había infectado. Sintiéndose mejorado, se le confía el mando de la compañía de “Bijarú”, en la división de Holguín. Poco después se une a la tropa al mando del mayor general Máximo Gómez, quien lo nombra  su ayudante. A fines de 1870 se le transfiere al estado mayor de la brigada de Cambute (Segunda Brigada de la división Cuba). Su salud se fue deteriorando cada vez más, hasta que se decide enviarlo al extranjero. Viaja hacia Kingston, Jamaica, el 7 de diciembre de 1872. Después de haber estado en Panamá, Colombia y Estados Unidos, regresa a Cuba en la expedición del vapor “Octavia” de Uruguay, siendo uno de los ocho expedicionarios que logra desembarcar en un punto próximo a la Sierra Maestra, en Oriente, el 24 de septiembre de 1875. Marcha a Camagüey para que el gobierno dispusiera de sus servicios y es destinado como ayudante del general de brigada Gregorio Benítez, jefe de la división que operaba en esa provincia. El 3 de abril de 1877 es ascendido a comandante y una semana después se destaca en el combate de Imías. Integra el comité del centro, creado el 8 de febrero de 1878, para concertar la paz con España, y es comisionado para dar a conocer las bases de lo que sería el Pacto del Zanjón, en la jurisdicción de Santiago de Cuba. Concluida la guerra parte hacia Jamaica el 5 de marzo de 1878, acompañando al mayor general Máximo Gómez. Regresa a Cuba en 1887 y es uno de los organizadores de la guerra del 95. En Nueva York firma, junto a José Martí y el mayor general Mayía Rodríguez, el plan de alzamiento en Cuba. El 10 de marzo del propio año, en Montecristi, República Dominicana, Gómez le ordena partir hacia Nueva York para organizar una expedición armada con destino al occidente. Los obstáculos y dificultades que encuentra en esa ciudad le impidieron cumplir la misión en corto plazo; no obstante se mantuvo trabajando bajo las órdenes del delegado del Partido Revolucionario Cubano, Tomás Estrada Palma. En Marzo de 1896 sale desde los cayos de la Florida, Estados Unidos, al frente de la expedición que traslada el vapor “Three Friends”. Desembarca con 54 expedicionarios por la playa de Varadero, Matanzas, el 19 de marzo del propio año. Dos días más tarde participa en el ataque a una columna en el ingenio “La Andrea”, junto al general de brigada “José Lacret”, jefe de la primera división del quinto cuerpo, en cuyo cuartel general permanece durante dos meses. Combate junto al general de brigada Juan Bruno Zayas hasta el mes de Junio, en que se traslada a la provincia oriental. El 13 de agosto de 1896 es nombrado jefe de la brigada de Las Tunas y ascendido a general de brigada. En enero de 1897 es trasladado para la brigada occidental de Holguín. Después de participar como delegado en la asamblea constituyente de “La Yaya”, en Noviembre de 1897, lo nombraron jefe de la brigada oriental de Holguín. Participa en el combate de Guisa, bajo el mando del mayor general Calixto García, jefe del departamento oriental, el 28 de noviembre de 1897. En enero de 1898 recibe nuevamente el mando de la brigada de Las Tunas. Al iniciarse el mes de Mayo, Calixto García lo designa al frente de una  comisión para que acompañara hacia Estados Unidos al teniente del ejército norteamericano Andrew S. Rowan, quien había sido portador de un mensaje del presidente de esa nación. Su misión consistía en coordinar, por la parte cubana, lo concerniente al desembarco de tropas norteamericanas en Oriente. El 11 de ese mes, llegan a Cayo Hueso, Florida, en un bote. En Julio retorna a Cuba y permanece en el cuartel general del departamento oriental hasta su licenciamiento del Ejército Libertador, el 12 de noviembre de 1898. En la república se desempeñó como jefe de la armería nacional, cargo del que es suspendido por discrepancias con el presidente Tomás Estrada Palma. Integra la Junta Patriótica de La Habana, fundada el 10 de octubre de 1907, para oponerse a la corriente anexionista que durante la segunda intervención militar norteamericana abogaba por que Cuba se convirtiera en un protectorado de Estados Unidos. De 1909 a 1911 es  representante a la Cámara por la provincia de La Habana, en la que resulta elegido presidente de la comisión de hacienda y presupuestos. Ocupa el cargo de intendente general de la república hasta mayo de 1913, en que asume la presidencia de la república,  Mario García Menocal.  Es miembro fundador de la Academia de Historia de Cuba y un prolífero narrador de las guerras de independencia. En la manigua publica, junto con el entonces teniente coronel Federico Pérez Carbó, el periódico “Patria y Libertad”.  Durante la primera intervención militar norteamericana es redactor y director del periódico “El Cubano”. Publica en La Habana su primer libro, “Desde Yara hasta el Zanjón” en el año 1893, uno de cuyos méritos es el de contribuir a elevar la moral revolucionaria de la juventud cubana en momentos en que se prepara la reanudación de la lucha armada por la independencia. Concluida la guerra, Collazo retoma la pluma y se convirtió en el primer historiador cubano que critica en sus obras a “nuestros paternales vecinos norteños”. Justo en 1900, publica el libro “Cuba Independiente” y, prosiguiendo esa línea de lucha, continúa con “Los Americanos en Cuba” en el año 1905 y “Cuba Intervenida” en 1910, en el que expuso los antecedentes de la segunda intervención norteamericana. Su libro “Cuba Heroica”, publicado en 1912, contribuye a elevar la conciencia patriótica del pueblo cubano. “La Guerra en Cuba”, es publicada en 1926, póstumamente. En los últimos años de su vida ocupa el cargo de director del periódico “La Nación”. Fallece en La Habana el 13 de marzo de 1921.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga