PETRODIPLOMACIA Y ECONOMÍA EN VENEZUELA

Andrés Giussepe Avalo

RELACIONES DIPLOMÁTICAS DE VENEZUELA CON CLIENTES PETROLEROS

La política exterior es una política pública a través de la cual se trazan los objetivos y metas de la nación en su inserción dentro de la comunidad internacional (Latouche, 2002: 117). A modo de resumen se puede decir que la historia de las relaciones internacionales de Venezuela ha pasado por cinco etapas. La primera, referida a la expansión española hacia América y su llegada a tierras venezolanas a fi nales del siglo XV; seguido de su conquista, colonización y declaración por parte de de la Corona Real de España, de que todas las minas son de su propiedad a partir de mediados del siglo XVI. En esta etapa, los historiadores comienzan a hacer referencia sobre la existencia de los "menes"22 y afi anzan la explotación de perlas en Margarita y Cubagua como actividad económica, la cual vinculó al país directamente con la sociedad internacional. La segunda etapa corresponde a la "época de la economía agrícola" donde las relaciones internacio nales se fundamentaban en el comercio del café y luego en el cacao. La tercera etapa se relaciona con el hallazgo y explotación con fi nes comerciales del petróleo en nuestras tierras a fi nales del siglo XIX, lo cual es conocido como el "siglo de la Petrolia del Táchira". Una cuarta etapa se refi ere a la consolidación de la democracia en el marco de la "Guerra Fría"; y la quinta etapa, referida al actual período post Guerra Fría.

Aun cuando Romero (2003) señala, que son dos los elementos que en mayor grado caracterizan a Venezuela dentro del contexto internacional actual: un país democrático y un país petrolero, ya a partir de 1958, la política exterior venezolana se caracterizaba por ser muy activa y dinámica, las cuales son propias de un país cuyo principal mecanismo de interconexión y promoción de lo nacional ha estado vinculado a uno de los bienes más preciado y demandado por todos los países del mundo: el petróleo. Como decíamos en líneas más arriba, este recurso es necesario para poder garantizarse el impulso para el crecimiento y desarrollo económico en esta fase de transición hacia la postmodernidad, así como para el bienestar social de los países.

Es importante destacar, que no todos los países poseen este recurso no renovable y ha sido el mismo ser humano quien se ha encargado en estos últimos cien años en estructurar y dirigir la sociedad moderna y su desarrollo económico a la dependencia de los recursos fósiles, fundamentalmente del petróleo. Por lo que el 22 Los historiadores de esa época hablaban de la existencia de un manadero de un licor como aceite que se extendía sobre el mar en la punta oeste de la isla de Cubagua y en el golfo de Venezuela, y que era de gran utilidad como medicina.

Venezuela ha sido miembro fundador de entes internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de los Estados Americanos, y la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de la que además fue impulsor. También, es miembro activo del Banco Mundial, del Fondo Monetario Internacional, del Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización Mundial del Comercio. De igual manera, ha formado parte de importantes grupos regionales como la Comunidad Andina de Naciones, (CAN), en la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), la Asociación de estados del Caribe y el Grupo de los Tres (conjuntamente con Colombia y México). La política exterior venezolana a lo largo de esto últimos 30 años, fundamentalmente, ha estado signada de actuaciones estratégicas que permiten asegurar la colocación de hidrocarburos en aquellos países donde las relaciones políticas, diplomáticas e ideológicas son factores fundamentales en los distintos gobiernos.

El tipo de relaciones diplomáticas que ha tenido Venezuela con sus principales socios comerciales han permitido que la industria petrolera se haya fortalecido y desarrollado, de allí la importancia de entender el valor estratégico de este sector industrial y el comportamiento de las relaciones diplomáticas para poder caracterizar su política exterior en el tiempo. De hecho, la mayoría de las relaciones internacionales con otros países han dado origen a algún tipo de convenio vinculado directamente con la materia energética, específi camente a los recursos de origen fósil como el petróleo o el gas. La expansión de la participación de Venezuela en los asuntos energéticos mundiales responde a la necesidad de hacer valer cabalmente sus intereses energéticos, en un entorno internacional cada vez más competitivo y exigente.

En cuanto a las reformas que en materia de política exterior viene impulsando el gobierno venezolano a partir del año 1999, éstas se inician enmarcadas dentro del Plan Nacional de Desarrollo 2001–2007, en el contexto del "equilibrio básico" titulado: "Fortalezcamos la soberanía en la integración multipolar". Allí se establecen las estrategias destinadas a fortalecer la acción internacional del país, sustentadas en los siguientes objetivos:

1) Impulsar la democratización de la sociedad internacional, con el fi n de estimular la acción concertada de los países en desarrollo, al igual que la solidaridad y la cooperación entre los distintos actores del sistema internacional.

2) Promover la integración latinoamericana y caribeña, para abordar con mayor efi cacia las desigualdades sociales y los altos niveles de pobreza que afectan a los países de la región.

3) Consolidar y diversifi car las relaciones internacionales, robusteciendo la cooperación Sur–Sur y ampliando las relaciones con otras regiones y países.

4) Fortalecer el posicionamiento de Venezuela en la economía internacional, contribuyendo así a la ampliación de nuestras exportaciones no tradicionales y añadiendo valor a las tradicionales.

A partir de 1999, la relación comercial venezolana en materia económico – petrolero, ha pasado de dejar de priorizar con países como los Estados Unidos y Colombia, principales socios comerciales del país, a intensifi car las relaciones bilaterales con países como China, Rusia, Cuba, Brasil, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Bielorrusia, Vietnam, entre otros, y los países socios de la OPEP. Una de las características más importantes del gobierno de Hugo Chávez Frías en materia de política exterior es el de ser un motivador e impulsor de la tesis de la construcción de un mundo multipolar, con el objetivo de vencer el modelo unipolar representado por los Estados Unidos. Según González (2003: 84): "…podría llegar a pensarse que la política exterior de Venezuela ha cobrado un sesgo, el cual lleva a privilegiar las relaciones con aquellos países que realizan una labor activa de resistencia a la política exterior de Washington". La idea de un "mundo multipolar", reiteradamente manifestada por el presidente Chávez, abona insumos para pensar en el sentido antes señalado. Esta noción del fomento de un orden internacional multipolar, es uno de los lineamientos de la política exterior del actual gobierno venezolano, contenida en los distintos documentos programáticos que han sido publicitados por la actual élite política ofi cialista.

En todos los escenarios internacionales donde el gobierno venezolano actual ha participado, ha insistido en promover la idea de la lucha antiimperialista, es decir, por la consolidación de esfuerzos en contra de las políticas neoliberales y a favor de revertir el orden económico mundial, regido y establecido bajo la fi gura imperial de los Estados Unidos. Con base en ese lineamiento, Venezuela ha venido impulsando la construcción de un sistema de ayuda y cooperación mutua entre los países de la región caribeña, centroamericano y latinoamericano. Este sistema de integración se ha denominado Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA).

La política petrolera del gobierno de Hugo Chávez Frías se ha caracterizado por el avance y consolidación de una serie de acuerdos bilaterales y multilaterales con otros países de la región. Más aún, gracias a la promoción y puesta en marcha de organismo con fi nes energéticos como Petrocaribe, Petroamérica y Petrosur. Esto se enmarca dentro de la estrategia geopolítica de Venezuela, gracias a su ubicación geográfi ca a nivel regional. De los diferentes encuentros intragubernamentales, han surgido diversos instrumentos de cooperación internacional y la fi rma de convenios de apoyo energético desde Venezuela hacia otros países. En esas relaciones, prevalecen la solidaridad y el apoyo fi nanciero como estrategia para la comercialización petrolera.

La política de comercialización internacional del petróleo venezolano ha estado acompañada de una serie de instrumentos de política exterior, que permiten el enlace, el intercambio y fortalecimiento de las relaciones políticas y sociales. En ese sentido, Venezuela con la política de diversifi cación de los mercados ha pasado a ser la garantía de seguridad energética para la región. Este país, se ha convertido en un aliado estratégico para aquellos países de la región que han suscrito algún acuerdo en materia energética, que desde el punto de vista geopolítico, se traducen en alianzas políticas más que en simples alianzas económicas.

Estas alianzas energéticas se han venido materializando a partir del 19 de octubre del 2000 con la fi rma del Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, donde conjuntamente con México se extiende y se amplía el Acuerdo de San José, que desde hace 20 años atrás le ha garantizado el suministro petrolero a países de Centroamérica y el Caribe con condiciones de pago especiales. En este acuerdo, Venezuela se comprometió a suministrar petróleo crudo y sus derivados con condiciones preferenciales por un total de 80 mil barriles diarios con tasas preferenciales a 11 países centroamericanos y caribeños, incluida Cuba. El acuerdo fue fi rmado por Belice, Costa Rica, El Salvador, Nicaragua, Honduras, República Dominicana, Panamá, Jamaica, Haití y Guatemala. La fi rma de la renovación consagra la incorporación de Barbados, Dominica, Grenada, Guyana y San Vicente y las Granadinas (Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, 19/10/00).

Entre las bondades de este pacto energético se estableció la venta de crudo con un fi nanciamiento de hasta 15 años, un período de gracia de un año y una tasa de interés del 2% para la porción de la factura fi nanciada. Este acuerdo funciona en paralelo con el de San José, mediante el cual Caracas y México suministraban 160 mil barriles diarios de petróleo a estas regiones. La escala del fi nanciamiento es la siguiente: 5% si el precio del barril está en 15 dólares; 10% si sube a 20 dólares; 15% al llegar a 22 dólares; 20% para 24 dólares y 25% si el precio llega o sobrepasa los 30 dólares.

Este convenio contiene dos principales novedades: 5 años de duración y la inclusión del trueque de bienes y/o servicios como mecanismo de pago del suministro petrolero; mantiene las mismas condiciones crediticias del pacto fi rmado previamente con las naciones centroamericanas y caribeñas que eran un plazo de fi nanciamiento de hasta 15 años, 2% de interés y un año de gracia. El Acuerdo de Caracas previó suministrar a República Dominicana 20.000 barriles diarios, a Guatemala 10.000, a Costa Rica, Panamá y El Salvador 8.000; a Jamaica 7.400; a Haití 6.500; a Honduras 5.000; a Nicaragua 4.900; a Barbados 1.600 y a Belice 600.

La gran novedad de este acuerdo es que permitirá incluir a Cuba en los suministros de petróleo, también en condiciones ventajosas de pago, pues el mayor de los países de las Antillas no forma parte del Acuerdo de San José, y México no aceptó la petición venezolana de integrarlas. Pero un mes antes, el 28 de septiembre de 2000, en la misma ciudad de Caracas y gracias a la iniciativa del gobierno venezolano, se había celebrado la II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los Países Miembros de la OPEP, donde el tono de lo que se denominaría la Declaración de Caracas, fue a favor de la defensa de los intereses de los países miembros; la búsqueda del diálogo con los países consumidores, además de trabajar por la recuperación del rol importante y de interlocutor de la OPEP en el escenario mundial.

Lo expuesto se evidenció con la posible apertura de un diálogo con la Unión Europea o con el grupo de países más industrializados del planeta, el G-7. Asimismo, se consideró el papel importante de la OPEP dentro del mercado petrolero mundial, aprobándose la disposición de continuar ofreciendo un fl ujo de petróleo adecuado, oportuno y seguro a los consumidores, a precios justos y estables. Se planteó la necesidad de utilizar tanto del petróleo como del gas en aquellas circunstancias en que podrían ser sustituidos por otros combustibles conocidos como perjudiciales para el medio ambiente global, y fi nalmente se aprobó institucionalizar la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la OPEP (Declaración de Caracas, 28/09/00).

En esa oportunidad, el gobierno de Hugo Chávez Frías replanteó un proyecto mencionado por primera vez en 1995, en un acuerdo suscrito por los presidentes Fernando Henrique Cardoso y Rafael Caldera, de constituir una multinacional regional denominada Petroamérica, que tendría como fi nalidad coordinar negocios productivos y comerciales energéticos en la región. Esta compañía sería una alianza de empresas nacionales – estatales que, respetando las decisiones soberanas y el marco jurídico de cada país, atendería el desarrollo de toda la cadena productiva en el negocio de la energía. Actualmente esta propuesta no se ha concretado.

A partir del año 2005, la política exterior energética comienza a darle frutos al gobierno revolucionario bolivariano. A fi nales de ese año, Venezuela junto a trece países caribeños suscribieron el Acuerdo de Petrocaribe, que es un acuerdo PetroDiplomaciaPDF.indd 135 07/05/2008 07:59:48 a.m. petrolero complementario al Acuerdo de San José, donde se contempla un suministro de petróleo crudo y derivados, con descuentos de precio, facilidades de fi nanciamiento y la opción de cancelar la factura con mercancías y alimentos, de 72.000 barriles diarios de crudo y productos. De igual forma, con la aceptación de Venezuela como Estado en proceso de adhesión del Mercado Común del Sur (Mercosur) se han concretado acuerdos para el suministro petrolero e inversión en refi nerías e infraestructura con varios países miembros que más adelante serán abordados con mayor detenimiento.

Finalmente, el acuerdo de suministro e intercambio comercial de mayor relevancia que ha suscrito el gobierno de Chávez en la región latinoamericana ha sido con Cuba, el cual contempla el intercambio de 98.000 barriles diarios de crudo y productos por servicios y mercancías procedentes de la isla caribeña.

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga