RESEÑAS BIOGRÁFICAS DE FIGURAS SIGNIFICATIVAS EN LA HISTORIA DE CUBA

Raúl Quintana Suárez
Bernardo Herrera Martín

Máximo Gómez Báez

Máximo Gómez Báez nació en Baní, provincia de Peravia, en la República Dominicana. A los 16 años se unió al ejército dominicano en la lucha contra las invasiones haitianas de Faustine Soulouque, logrando obtener el grado de alférez. Luchó con las tropas anexionistas en la Guerra de Restauración Dominicana. Originalmente, Gómez había ido a Cuba como oficial de caballería del Ejército español, pero en Cuba, el espectáculo desolador de la esclavitud de los negros y los desmanes de los funcionarios españoles contra los criollos, provocaron cambios profundos en su conciencia. Cuando se produjo el alzamiento del 10 de octubre de 1868 (Grito de Yara), decidió, junto a sus amigos de logia, alzarse en armas en Jiguaní. También se unieron desde el inicio otros dos oficiales dominicanos: Modesto Díaz y Luis Marcano. Entrenó a las tropas mambises en el uso del machete como arma de combate, protagonizando la primera carga con esta arma el 4 de noviembre de 1868 Durante los primeros meses de la Guerra Grande, Gómez se desempeñó en el departamento de Oriente, en el que alcanzó en breve tiempo el grado de Mayor General del Ejército Libertador. Al morir el Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, en los potreros de Jimaguayú, Gómez es llamado por el secretario de Guerra de la República de Cuba en Armas para ponerse al mando de las tropas de Camagüey. Luego de sus resonantes éxitos en los campos del Camagüey, del que los mambises eran prácticamente dueños, con excepción de las ciudades de Puerto Príncipe (hoy ciudad de Camagüey), Florida y Nuevitas, Gómez fue enviado a organizar las anárquicas tropas de Las Villas, más al Oeste, con vistas a llevar a cabo la invasión del Occidente. Su gestión en Las Villas fue infructuosa, por el intenso regionalismo dominante y por la coincidencia de este movimiento con las sediciones de Lagunas de Varona primero, y de Santa Rita unos meses más tarde. Su acción militar más destacada fue la llamada invasión a Occidente. A partir del fugaz gobierno del presidente de la República de Cuba en Armas, Juan Bautista Spotorno, Gómez aplicó con toda severidad el decreto que llevaba su apellido (decreto Spottorno), de aplicar la pena de muerte a todo militar cubano que presentase proposiciones de paz que no estuvieran basadas en la independencia de Cuba. Al ser derogado por la Cámara de Representantes el decreto Spottorno, un grupo no despreciable de oficiales intermedios del Ejército Libertador comenzó a presentarse a las autoridades españolas, acogiéndose al Bando emitido por Martínez Campos de "amnistía y reconciliación". No obstante, luego de la captura por los españoles del entonces Presidente Cubano Tomás Estrada Palma y la floja gestión del gobierno ante las indisciplinas de Vicente García y otros oficiales cubanos sediciosos o "pacificadores", Gómez aceptó finalmente parlamentar con el general y Capitán General de Cuba, Martínez Campos. Corría el inicio de 1878, y en los Mangos de Baraguá se producía la famosa protesta de Antonio Maceo. Gracias a la gestión de Gómez, primero ante la Cámara cubana y luego ante Martínez Campos, se envió a Maceo al exterior bajo salvoconducto de inmunidad diplomática, más para contrarrestar su patriótica intransigencia y salvarle la vida, que para recaudar hombres, armas o municiones, como rezaba la orden del gobierno cubano en armas. Frustrados todos los intentos por continuar la lucha, el Generalísimo se retiró a Jamaica. Posteriormente se traslada a Costa Rica, donde restableció el contacto con Maceo y años después con José Martí, cuya labor organizadora para la "Guerra Necesaria", terminó por conquistarlo. En Montecristi, en la República Dominicana, Gómez firmó junto con Martí el histórico documento conocido como Manifiesto de Montecristi. En abril de 1895 llegaron Gómez y Martí a Cuba, desembarcando en Playitas de Cajobabo, costa sur de Guantánamo. En otra expedición arribaron a Cuba los hermanos Maceo, por Duaba, cerca de Baracoa. Pocas semanas después, tras ser constituida la jerarquía militar del Ejército Libertador, con Gómez como General en Jefe y Antonio Maceo como Lugarteniente General, caía Martí en Dos Ríos, con gran pesar de Gómez. A finales de ese mismo año comenzaría la Invasión a Occidente, una ingente gesta militar libertadora librada por Gómez y Maceo desde Mangos de Baraguá hasta Mantua, hasta donde llegó Maceo en octubre de 1896. Mientras Maceo avanzaba más al oeste, Gómez, libró en Camagüey y Las Villas, una victoriosa campaña. En la frontera de Las Villas con Matanzas, Gómez llevó a cabo el célebre "Lazo de la Invasión", que le permitió avanzar hacia el oeste. En La Habana, además de recibir su segunda y última herida de bala, llevó a cabo una estrategia de movimientos extremadamente eficaz para eludir el combate abierto. Volvió a retirarse al Este, para reunirse con los patriotas en la histórica Asamblea de la Yaya, que se produciría a comienzos de 1897. El Viejo, o Chino Viejo, como era conocido Gómez por sus íntimos, se llenó de pesar al conocer de la caída en combate de Antonio Maceo y junto a él de su bravo y querido hijo, Francisco "Panchito" Gómez Toro. Inmediatamente designó como Lugarteniente al experimentado Mayor General Calixto García Íñiguez, quien sería el encargado de llevar las acciones de guerra en todo el departamento oriental. Gómez se mantuvo durante todo 1897 operando entre Las Villas y Las Tunas, mientras en Occidente actuaban los generales Lacret y Mayía Rodríguez. El Generalísimo se hizo célebre por la severa disciplina que imprimió a sus tropas. Al producirse la intervención norteamericana en la guerra, Gómez se hallaba hacia el centro del país, en su tarea de diezmar las decadentes tropas españolas y a punto de avanzar por segunda vez a La Habana. Reaccionó airado ante la prohibición de entrar en Santiago de Cuba a las tropas cubanas, emitida por el general estadounidense Shafter. En 1898 se trasladó a La Habana para la Quinta de los Molinos, donde fue recibido por una multitudinaria manifestación de simpatía. Al establecerse la Asamblea del Cerro como Gobierno Provisional, Gómez entró a formar parte de ella, pero se negó a dirigirla, alegando su carácter puramente militar y su condición de extranjero. Entró en contradicciones con varios de sus diputados, varios de los cuales militaban entre las filas de los reformistas y los autonomistas, y cuya mayoría era de extracción burguesa. El 12 de marzo de 1899, la Asamblea del Cerro acordó la destitución de Máximo Gómez como General en Jefe del Ejército Libertador, y la eliminación definitiva de ese cargo. Las discrepancias habían llegado a su clímax y se resquebrajó la imprescindible unidad. Al conocerse la noticia, la Asamblea se disuelve ante la magnitud de la protesta popular. El pueblo de Cuba queda sin representante ante las injerencias estadounidenses. Por su condición de extranjero se negó a postularse como candidato a la presidencia, ante las inminentes elecciones de 1902, en las que Tomás Estrada Palma figuraba como candidato preferido de los ocupantes estadounidenses. Gómez apoyó públicamente la candidatura de Bartolomé Masó. A partir de ese momento, Gómez, se retiró a una villa en las afueras de la capital. El Generalísimo Máximo Gómez Báez falleció el 17 de junio de 1905, sin fortuna personal, en su villa habanera, a la edad de 68 años.

Volver al índice

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

17 al 31 de enero
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

15 al 28 de febrero
III Congreso Virtual Internacional sobre

Desafíos de las empresas del siglo XXI

Enlaces Rápidos

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga