BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

ASPECTOS DEL COMERCIO EXTERIOR

Fernando Lafuente




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (202 páginas, 2.94 Mb) pulsando aquí

 


1. Producción y comercio

En toda economía nacional, producción, distribución, circulación (intercambio) y consumo de bienes forman un conjunto inseparable, una unidad, en el que el papel preponderante le incumbe a la producción industrial. La base decisiva de la existencia social es la producción material, por lo que las relaciones de producción determinan las correspondientes relaciones de distribución. Donde haya producción de mercancías, la distribución de bienes materiales se realizará mediante el intercambio mercantil; por ende, todas las actividades industriales y mercantiles son indispensables premisas vitales para la producción de bienes económicos (bienes materiales o tangibles e inmateriales o intangibles).

La producción es un proceso creador de bienes económicos imprescindibles a la vida social. En tanto que actividad racional del hombre, prevista para el ajuste de los objetos naturales a las necesidades humanas mediante el cambio de sus formas, la producción es la condición natural constante de la vida humana. En su aspecto general, producción es elaboración de bienes económicos y transformación ulterior de bienes existentes con el fin de acrecentar su valor de uso, dicho de otro modo, la producción se caracteriza por ser esencialmente la creación de valor de uso.

Toda producción incluye una eficacia laboral, energía humana; el trabajo es actividad creadora de riqueza mediante los medios de producción. En el transcurso de la producción, los hombres actúan unos con otros agrupándose de una manera determinada para realizar una actividad común. En el marco de sus relaciones sociales, ejercen su acción sobre la naturaleza; al fin y al cabo, la producción tiene siempre un carácter social.

A lo largo de la historia humana, toda formación social corresponde a un modo de producción (MOP) de bienes materiales determinado: desde la comuna primitiva hasta el de nuestros tiempos, el capitalista, pasando por el esclavista y feudal. Hace poco más de dos siglos, considerando la Revolución francesa de 1789 – 99 como punto de arranque, la producción capitalista empezó a levantar cabeza, y, a continuación, destronó a la Monarquía Absoluta (Ancien Régime) y sometió a la formación social feudal. Ya en los siglos XIV y XV surgieron esporádicamente los primeros inicios de la producción capitalista de carácter primitivo; en algunas ciudades mediterráneas, la era capitalista vio la luz más tarde, en el siglo XVI. La evolución de las fuerzas productivas del sistema feudal alcanzó tal aguda culminación que se volvió incompatible con las relaciones de producción existentes, con ese avasallamiento insoportable. Se le hizo saltar. Sonó la hora triunfadora del gran torneo de los caballeros industriales que aplastaron a los caballeros de espada y lanza con unas simples máquinas y manufacturas .

Iniciada en Inglaterra, la industrialización se propagó por el continente europeo esencialmente entre los siglos XVIII y XIX como consecuencia de las enormes transformaciones técnicas y socioeconómicas inherentes a la primera Revolución Industrial. Además del impacto tecnológico, el capitalismo industrial dio nacimiento a dos nuevas clases sociales: el proletariado urbano y la burguesía industrial. En el desarrollo histórico de la civilización humana, cada MOP significa un eslabón de nueva calidad, un nivel superior, la negación del anticuado sistema económico o, simplemente, la negación de la negación. La producción se halla siempre en vías de cambio y evolución cuyo inicio tiene lugar en las fuerzas productivas, particularmente en los medios de trabajo, que, a su vez, tienen su origen en el propio seno de la antigua formación social, y nunca fuera de ella o tras su desaparición.

Por MOP se entiende el funcionamiento articular de tres instancias sociales que constituyen un todo orgánico o una estructura social, a saber : ideológica, jurídico-política y económica. Esta última es la dominante y de mayor importancia que abarca los procesos de producción, distribución y consumo de bienes, de los cuales el de producción es el fundamental, definido por la interacción fuerzas productivas – relaciones de producción.

El MOP, pues, engloba dos elementos distintos : las fuerzas productivas (FP) y las relaciones de producción (RP), ambos válidos para toda formación social y vinculados indisolublemente :

MOP = FP + RP

FP = expresan el comportamiento de la sociedad frente a la naturaleza sobre la

cual actúa para obtener los bienes materiales. Son el elemento alterativo y

progresista de la producción así como la base sobre la cual surgen unas

determinadas RP.

RP = reflejan las relaciones contratadas entre los hombres para obrar en común

durante el proceso de producción. El cambio de las RP queda pendiente del cambio y desarrollo de las FP. No obstante, las RP intervienen a su vez en la evolución de las FP de forma negativa o positiva, las frenan o las impulsan.

La unidad de ambos elementos constituye el MOP, principal motor del avance social que determina el carácter de un sistema social dado.

Al enfocar a continuación el MOP capitalista, en el cual evoluciona nuestra existencia actual, será oportuno abordarlo desde un planteamiento social progresista, compatible con la vida real.

Las FP quedan constituidas por la combinación de un componente material necesario para la producción, los medios de producción (MP) y de un componente humano, la fuerza de trabajo (FT) de los trabajadores :

FP = MP + FT

A su vez, los MP se componen de los medios de trabajo (MT), o sea, bienes capitales como máquinas, herramientas, edifios industriales, etc., y objetos de trabajo (OT), relativos a materias primas, productos intermedios, materiales auxiliares, energías, etc. :

MP = MT + OT

La FT en el MOP capitalista se considera una “mercancía” en la esfera de la circulación, cuyo valor de uso tiene la propiedad de ser fuente de valor. Su consumo productivo equivale a creación de valor o, dicho de otro modo, a objetivación de trabajo, y se trata de una mercancía específica, comprada por el poseedor de dinero en el mercado de trabajo. La FT son las facultades físicas y mentales del hombre, con todas sus experiencias y hábitos laborales, que invierte en un trabajo productivo para producir valores de uso, es decir, mercancías, y además generar plusvalía (PV). Todo trabajo productivo es gasto de energía y al mismo tiempo creador de riqueza. El valor de la FT queda delimitado por el tiempo de trabajo requerido para su reproducción o conservación, o sea, su valor depende del desgaste humano y de su correspondiente compensación con medios de subsistencia que, a su vez, difieren según las particularidades geográficas y climáticas; además, el valor de la FT implica elementos históricos y morales diferenciados en el mundo.

Al considerar el proceso de producción desde el punto de vista de las categorías mencionadas, obtenemos el siguiente esquema generalizado :

Partiendo, ahora, del capital adelantado por el poseedor de dinero (aquel capital convertido en trabajo acumulado y destinado a una nueva producción), una parte de dicho capital (C) la invierte en la compra de MP, que se convierte en capital constante (Ct), y otra en gastos de FT o capital variable (Cv) :

C = Ct + Cv

El Ct , transformado en MP o factores objetivos, no modifica su magnitud en el proceso de producción; su valor queda constante.

El Cv , transformado en FT o factores subjetivos, es utilizado en forma de salarios y cambia su valor en un proceso de producción determinado; su magnitud inicial varía continuamente : se reproduce él mismo y además crea plusvalía o plusvalor (PV) en cantidad variable.

A su vez, el Ct se subdivide en dos partes a tener en consideración :

• el capital fijo (Cf) constituye el valor de los MT, aquellos medios materiales utilizados por el hombre productivo para ejecutar sus labores. La longevidad puede exceder un período de producción; convencionalmente se admite que los bienes del Cf excedan un año.

• el capital circulante (Cc) constituye el valor de los OT, aquellas materias y materiales transformados en productos manufacturados por el hombre productivo mediante los MT en el proceso de producción. El valor es consumido durante un período de producción y materializado íntegramente en las mercancías en el período dado.

Por consiguiente:

ct = cf + cc

considerando que

• en caso de existencias (stock), Ct equivale al valor de todos los MP existente en un momento dado en una empresa, sector o sociedad,

• en caso de flujo, Ct representa el valor de los MP consumidos durante un período dado, por ej., un año.

El Ct transfiere su valor sólo a los productos elaborados; no crea ningún valor nuevo y queda, por así decir, opuesto al CV que se distingue por ser valor de cambio de la FT productiva, es decir, los salarios de los trabajadores productivos o precio de dichas FT, en ningún caso el precio del trabajo. Las FT son las únicas generadoras de valor adicional, denominado plusvalía (PV); convertidas en Cv, incrementan su valor en el proceso de producción. Por PV (= Mehrwert; plus-value; surplus-value) se entiende aritméticamente la diferencia entre el valor del trabajo asalariado – o ingreso de su resultado (producto) – y el salario pagado, o dicho de otra manera, el excedente entre el valor de uso y el valor de cambio de la FT, transmutada en mercancía durante el proceso laboral. Todo trabajo vivo, pues, es fuente creadora de PV. La PV se califica forma específica del plusproducto. La masa de PV es la cantidad de plustrabajo producida por la FT, que apropiada por el capitalista constituye la base de la acumulación. La masa de PV se mide por tiempo. Supongamos un trabajo semanal de 35 horas para un obrero fabril:

Valor de uso de la FT (VuFT) = 35 horas (productividad)

Valor de cambio de la FT (VcFT) = 20 horas (salario/sueldo)

15 horas (excedente/plustrabajo)

La diferencia de 15 horas de trabajo no pagadas equivale a la producción del PV. El valor de uso de la FT queda en 35 horas, lo que iguala a VcFT + PV = 20+15 = 35.

Además de VcFT + PV, el valor de cambio de las mercancías elaboradas durante esas 35 horas de trabajo se agrega al valor transferido por el consumo del Ct , o sea, Cf y Cc . Ergo, este valor es igual a:

Mercancía = VcFT + PV + Cf + Cc

El VuFT consiste en la capacidad de efectuar un trabajo, calificado o no, durante un cierto tiempo, por ej., en 35 horas por semana.

Dicho valor de uso, de hecho, se materializa en la masa de las mercancías elaboradas durante ese lapso de tiempo.

El VcFT queda determinado por el conjunto de necesidades vitales relativas a la existencia del trabajador, su formación, su salud, su cultura, su conservación en general (enseñanza, aprendizaje, sanidad, cultura, ocios, etc.). Se trata, pues, de un amplio espectro de bienes y servicios de consumo indispensables para su reproducción.

Ha de considerarse la creación de la PV como un proceso , o mejor dicho movimiento espiral y perpetuo cuyo origen radica en el ciclo transformador de dinero en capital «comprar para vender» :

dinero - mercancía - dinero+

D - M - D+

o sea conversión de dinero en mercancía y reconversión de mercancía en dinero. Dicho proceso equivale al dinero adelantado inicialmente por el capitalista más la obtención de un incremento/excedente (+) que se agrega al valor originario. El dinero adelantado originariamente se conserva como tal en la circulación y además “modifica su magnitud de valor” para transformarse en capital.

La tasa de PV se define como la relación de la PV al Cv, o sea el cociente entre la masa de PV y el valor de reproducción de la FT.

Ateniéndonos al esquema presentado anteriormente, obtenemos a continuación:

donde

Ct + Cv = capital productivo

Ct = capital constante → MP

Cf = capital fijo → MT

Cc = capital circulante → OT

Cv = capital variable → salarios/pagos de la FT

PV = plusvalía

Vu = valor de uso

Vc = valor de cambio

Ct + Cv + PV = proceso de valorización del capital

La separación entre trabajo y MP es condición previa del sistema de producción capitalista. Mientras los MP quedan propiedad del capitalista, el trabajo productivo valoriza el capital industrial creando PV que se convierte en propulsor del proceso y relaciones de producción capitalista.

La relación (R) entre el Ct y el Cv indica la composición orgánica de un capital determinado:

Ct

Cv

Los diversos capitales de una sociedad no tienen la misma composición orgánica. Si dividimos la suma total del Ct de la sociedad por la suma total del Cv, obtenemos la relación que indica la composición media del conjunto del capital social.

El proceso laboral es el consumo de la FT a la cual el capitalista pone a disposición los MP para rendir, digamos producir. Siendo la mercancía manufacturada la unidad de Vu y Vc , su proceso de producción tiene que ser la unidad de proceso laboral y proceso de formación de valor, por lo cual el proceso de valorización tiene lugar en la esfera de la procucción. El capital adelantado (Ct y Cv) crece, pues, en valor para convertirse en

Ct + Cv + PV

o proceso de valorización del capital.

En su conexión global, el proceso de producción ha de ser proceso ininterrumpido para que la existencia de la sociedad quede asegurada. Vendidas las mercancías en el mercado, una cantidad suficiente de dinero ha de ser empleada a la compra de MT y FT para proseguir y garantizar la producción. Esta concatenación regular de las distintas fases de la producción constituye el fenómeno de la reproducción. Dado que la PV se halla igualmente materializada en el producto, consecuentemente una parte de la mercancía vendida equivale a la PV en forma de dinero. Si el capitalista gasta toda la PV para su uso personal, es obvio que dispondrá sólo de un capital igual al que tenía inicialmente para reanudar la producción. En este caso la reproducción es simple. Sin embargo, si el capitalista consagra una parte de la PV al crecimiento de la producción, resultará una reproducción ampliada, denominada también acumulación. Aquella parte de la PV que «se mete en el bolsillo» es el llamado Revenu ( en concepto de provecho, ganancia ) y se considera “capital improductivo”. Acumulación es, pues, mutación de la PV en capital; es la ampliación de capital llevada a cabo por el capitalista basada en la PV lograda durante el proceso productivo. Fuente de la acumulación es el trabajo no remunerado de los asalariados. La acumulación conseguida se plasma en inversiones del capital constante o aumento del capital variable, o sea, acrecentar los fondos salariales para dar empleo a más asalariados.

Industria y comercio tienen carácter inherente, guardan vínculos entre sí. En tanto que la industria, con su consabida conexión (producción primaria, industria manufacturera, industria de la construcción en general, etc.) fabrica o elabora productos de toda índole, al comercio le incumbe la tarea de distribuir y vender dichos productos en el mercado, sea éste nacional o mundial, así que se convierte en el vínculo económico entre producción y consumo. En una economía de mercado, la función del comercio es la de mediador entre los propios productores y entre fabricantes y consumidores.

El consumo es la finalidad real y única de toda producción social; se le considera como utilización pertinente de los bienes económicos, los cuales, en virtud de su grado de uso o provecho, se consumen o usan rápidamente o se desgastan paulatinamente. Todos los productos están sujetos a un consumo individual (saciar las necesidades del hombre en víveres, ropas, calzado, muebles, vivienda, electrodomésticos, receptores de radio o televisión, vehículos, etc.) y a un consumo de carácter productivo que conlleva un desgaste gradual de los medios de producción en la fabricación de nuevos productos. En sentido estricto, el consumo sólo se relaciona con productos o mercancías cuya finalidad sirve de inmediato a la satisfacción directa de las necesidades del hombre; de ser así realmente, su significado sería incompleto, además de erróneo, ya que el consumo incluye igualmente aquel desgaste o agotamiento de los bienes mediatos, como materias primas, materias auxiliares, medios de trabajo o bienes fungibles (maquinaria, herramientas, edificios industriales, etc.) y otros, imprescindibles para elaborar bienes, entre ellos los propios bienes de consumo.

En el aspecto social, el consumo es factor regenerador que habilita al hombre para fomentar su desarrollo y proseguir su actividad económica. Quede bien patente que, sin él, no habría mantenimiento ni reproducción de la vida humana.

Toda producción conlleva un trabajo humano creador, manual o intelectual, que es la fabricación de bienes materiales, así como la elaboración o transformación ulterior de bienes existentes para acrecentar su valor de uso. Mas, la producción no está limitada a los procesos industriales, propiamente dichos; abarca, además, todos los servicios laborales o prestaciones de servicio, válidos y provechosos tanto para el individuo como para la sociedad. Así, por ejemplo, los servicios prestados por profesionales liberales o científicos, empleados y servidores, actores y basureros, etc. , también forman parte del proceso productivo, aunque el fruto de su labor creadora no cuaje en un bien material. La justa consideración o calificación de estos servicios productivos queda reflejada, sin duda, en que éstos tienen valor de uso y valor de cambio. En el mercado se los considera como una mercancía, como un bien intangible o inmaterial. El ciudadano medio considera, en realidad, que los productos de uso común son los más numerosos y patentes del mercado; pero es obvio que las prestaciones de servicios son también actividades productivas. En general, puede denominarse bien a todo aquello que esté en condiciones de satisfacer mediata o inmediatamente las necesidades del hombre. Los bienes económicos, materiales e inmateriales, se caracterizan por ser aptos para la comercialización y tener valor de cambio. El significado específico que, como tal, tiene un producto para el hombre es su valor.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet