BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

PROGRESO Y BIENESTAR

Hugo Salinas




Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (454 páginas, 711 kb) pulsando aquí

 


CAPÍTULO II. PLENO EMPLEO Y PRODUCCIÓN DE BIENES DE NECESIDAD BÁSICA

El principio fundamental de una economía de libre empresa y de intercambio monetario puede ser descrito con mayor precisión como la maximización de las remuneraciones que como la maximización de las utilidades.

Milton FRIEDMAN, Premio Nobel en economía, 1976

Es tiempo de resolver este entuerto de la Humanidad. No es posible que viviendo en una economía de abundancia, la mayoría de la población no tenga acceso a los Bienes de Necesidad Básica. Han transcurrido por lo menos 200 mil años de constante creación de riquezas, y no es posible que casi la mitad de la población mundial no tenga acceso a bienes básicos como el agua potable y los servicios higiénicos. Tienen que escalar cerros o esperar la noche para hacer sus necesidades en la vía pública o en la intemperie. Demás está decir que ellos no cuentan con una vivienda decente, menos aún acceso a la salud, la formación profesional y a un cuadro de vida propio para un ser humano del siglo XXI.

“De ahí que todo comenzó al revés, nos dice Luis G. Lumbreras, […].organizamos nuestra producción en función del mercado externo y no de las necesidades de consumo nuestras. El éxito de nuestra economía consiste en disponer de recursos para exportar y no para consumir o producir; así fue con el guano y el salitre, así con el petróleo y sus derivados, con los minerales, así con la pesca y la harina de pescado […].

Es urgente volver a comprender y practicar los fundamentos de la actividad económica, en donde su objetivo esencial fue el de satisfacer las necesidades de todos los miembros del grupo social. Entonces, ¿cómo aprovechar todos los avances generados por la evolución de los procesos de trabajo en la creación de riquezas y, al mismo tiempo, utilizar el 100% del Resultado Neto de la economía en favor de quienes precisamente lo crean diariamente? “Sobre todo, lo que se debe investigar, organizar, desarrollar, es la experimentación de nuevas relaciones entre los hombres, alrededor de la reproducción de sus condiciones de existencia,” nos dice el profesor Alain Lipietz.

A. SUPONGAMOS…

Comencemos por precisar los datos del problema. Estableceremos una serie de supuestos necesarios para abordar el ejemplo práctico, tales como el volumen de la población, el precio y financiamiento de los servicios de la administración pública, el tipo de financiamiento de los órganos políticos tanto a nivel local como nacional, el monto del Mínimo de Subsistencia Local, la escala de incrementos de los salarios mínimos tanto en la capital como en las provincias, y el monto del presupuesto público nacional del país en cuestión.

a. Un volumen de población

Supongamos un país de 30 millones de habitantes con una población económicamente activa de 20 millones, de los cuales el 60 % se encuentran ocupados; es decir, 12 millones. Lo que significa que el 40 % se encuentra desocupado (8 millones de personas).

Este indicador del 40% no es comparable con los indicadores de desempleo de nuestras economías de mercado con Repartición Individualista, en donde los gobernantes realizan toda clase de triquiñuelas por hacer aparecer una tasa de desempleo entre el 4 y el 12% en los países del Norte, y entre el 10 y el 20% en los países del Sur. Las estadísticas de los países del Sur consideran como trabajador ocupado a los que, por ejemplo, venden golosinas. Lo cierto es que una gran parte de ellos vive más de la caridad pública, del robo…, que de sus “ventas”. En cambio, en los países “desarrollados” es costumbre desinflar las cifras del desempleo a través, por ejemplo, de “ciclos de formación profesional” sin ningún porvenir, o de personas que se cansaron de buscar trabajo por lo que ya no figuran como desempleados.

Entonces, volviendo a nuestro tema, si consideramos un 40% como cifra real de desempleo, son ocho millones de personas que no tienen con qué sufragar sus necesidades o, en todo caso, cuentan con insuficientes economías. Supongamos igualmente que 250 mil personas (1.25 % de la población económicamente activa) estaría compuesto de desempleo friccional , de amas de casa que prefieren quedar al cuidado de sus hogares, de personas con discapacidad física, etc.

La tarea a realizar consiste, entonces, en crear 7 millones 750 mil empleos en obras, R&D, formación profesional, salud, justicia, policía y otros.

En definitiva, las medidas de política económica deben orientarse a ocupar siete millones de personas de una manera directa. Las 750 mil personas restantes (10.7% del personal a ocupar) serían absorbidas por los efectos indirectos de dicha política económica, a través del Sector 1 como del Sector 2. Entonces, la creación de puestos de trabajo del orden de 7 millones es tarea del Sector 2, sabiendo que el sector privado, a interés individualista, durante más de seis siglos, ha mostrado su incapacidad para absorber la totalidad de desempleados. El desglose de los siete millones de puestos de trabajo a crear estaría distribuido, por sectores económicos, de la manera siguiente:

b. El precio y financiamiento de los servicios de la administración pública

Comenzaremos recordando que en una economía de mercado de interés general, todos los bienes y servicios materia de intercambio deben ser ejecutados por las empresas, ya sea del Sector 1 como del Sector 2. Esto, como consecuencia de la separación política / economía. De tal forma que, la administración pública será esencialmente un servicio político.

No obstante, es probable que algunos servicios serían manejados por la administración pública. En este caso, y solo en este caso extremo, sus precios deben ajustarse a la regla de oro: los ingresos deben ser iguales, por lo menos, a los egresos, dado que no existirán impuestos para sufragar estos gastos.

Los gastos de los servicios de la administración pública deberán ser cubiertos por sus consumidores o utilizadores. El presupuesto deberá equilibrarse necesariamente a través de los pagos efectuados por los usuarios, y no a través de impuestos para financiar sus gastos.

Esta relación directa en el pago y en la demanda de servicio evitará un abuso del consumidor que no tiene en cuenta los costos de todo servicio. Para unos, el Estado es una “vaca lechera” a quien se le debe pedir que realice “todo” sin siquiera haber contribuido, en gran número de casos. Para otros, es un saco sin fondo en el consumo de bienes y servicios públicos. De igual modo, ello evitará el abuso de la administración en la autorización y recolección de impuestos que son destinados, por ejemplo, a la construcción de “elefantes blancos”, a la contratación de personal o compra de bienes y servicios sin criterios racionales de gasto.

c. El gasto de los órganos políticos locales y nacionales

Los gastos de los órganos políticos deberán ser financiados directamente por todas las personas mayores de edad que habitan en la circunscripción del político elegido en democracia de Participación Directa. Así, en el caso del órgano político, a nivel nacional, será financiado directamente por todos los ciudadanos a nivel nacional. En el caso del órgano político, a nivel local, será financiado por los ciudadanos de dicha circunscripción electoral. En ambos casos, la cuenta bancaria principal de cada ciudadano será debitada proporcionalmente a partir del monto presupuestal propuesto por el candidato político elegido.

En ningún caso se utilizará la modalidad de impuestos para el financiamiento de actividades políticas y, en general, de la administración pública.

d. El Mínimo de Subsistencia Local y el monto del sui generis Contrato de Trabajo

El Mínimo de Subsistencia Local, que es el salario mínimo local actualmente existente, se diferencia de una ciudad a otra. Con fines de exposición supongamos dos casos de figura: el salario mínimo en la Capital y el salario mínimo en Provincia.

De igual modo, tratando de reflejar el nivel y variedad de consumo de una persona, agrupemos todos estos gastos, con fines de exposición, en cuatro rubros. Supongamos que su canasta de consumo tiene la siguiente ventilación:

Supongamos que en este país de 30 millones de habitantes, con una tasa de desocupación del orden del 40% de la población económicamente activa, cuenta con un salario mínimo de 600 soles en la Capital y de 300 soles en Provincias. En los dos casos, más del 80% de los salarios se orientan a gastos de alimentación y vivienda. Aún más, solamente el rubro alimentación consume alrededor del 67% de dicho salario.

Es de suponer también que los ocho millones de desocupados encuentran formas de supervivir a pesar de no contar con un salario. El hecho de que superviven durante años sin ingresos por el concepto de salarios, es una prueba de la existencia de la ayuda familiar, social u otro. Y este “estado de gracia” es casi permanente para un buen número de desocupados. Este dato será tomado en consideración en los términos del sui generis Contrato de Trabajo para salir del desempleo.

Lo que se quiere decir con ello es que, para amortiguar todo proceso inflacionario como consecuencia de una política de contratación masiva de personal que, en otros términos, es ejercer una presión directa sobre la demanda de bienes y servicios, los contratados recibirán en efectivo solamente una fracción del monto total de su salario estipulado en su sui generis Contrato de Trabajo. Se trata de una fracción igual al salario mínimo en cada localidad. Este monto será considerado como el Mínimo de Subsistencia Local (MSL). El resto, la segunda fracción del monto total del Contrato de Trabajo, los trabajadores lo recibirán en bonos nominales e intercambiables con prestaciones en bienes y servicios provenientes únicamente de las empresas del Sector 2, y de los servicios brindados por la administración pública.

De esta forma, aumenta la probabilidad de controlar la inflación tirada por la demanda, y de orientar el gasto a la satisfacción de los Bienes de Necesidad Básica que requiere cada persona. Es, en definitiva, una forma de remodelar el comportamiento del consumidor, presa de los efectos perversos de la Repartición Individualista.

De igual manera, para efectos de nuestra exposición, hemos supuesto que el Mínimo de Subsistencia Local de cada nuevo contratado será de 600 soles en la capital y de 300 soles en provincias. Indudablemente que, al momento de iniciar el proceso de contrataciones, estos MSL deberán ceñirse estrictamente a las condiciones del mercado de trabajo en cada localidad.

Recordemos, no obstante, que el monto total del Contrato de Trabajo será de 1200 soles en la capital (el doble del MSL) y de 900 soles en provincias (el triple del MSL).

e. Un presupuesto nacional del país en cuestión

Supongamos que el presupuesto nacional del país en cuestión es del orden de 60 mil millones de soles por año.

Se estima que una contribución presupuestal entre el 4.5% y el 22.5% a lo largo de la contratación masiva de personal no ponen en riesgo el equilibrio presupuestal. Estos porcentajes no afectarán el normal funcionamiento de la administración si se toma en cuenta, sobre todo, la transferencia de la ejecución de obras y la producción de bienes y servicios hacia las empresas del sector privado.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet