BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

POLÍTICAS MACROECONÓMICAS DE ESTABILIZACIÓN Y SU INCIDENCIA EN EL BIENESTAR ECONÓMICO Y SOCIAL EN MÉXICO (1983 – 2005)

Alfredo Mora Heredia



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (92 páginas, 467 kb) pulsando aquí

 


 

1.3.3. El sexenio del estancamiento (1995 – 2000)

A fines de 1994 y principios de 1995, después de 12 años de aplicar políticas macroeconómicas de estabilización y de cambio estructural enmarcadas dentro del paradigma basado en conceptos neoliberales, acontece otra crisis cambiario-financiera de vastas dimensiones, con grandes costos en términos de desarrollo, empleo y nivel de vida (Rivera y otros, 1998).

El último año de la administración de Salinas (1994), estuvo plagado de acontecimientos políticos adversos y delictivos . Denotando la fragilidad del modelo de acumulación neoliberal ante este tipo de hechos. Se intenta superar la crisis política aplicando medidas macroeconómicas imprudentes, una de ellas fue la emisión de deuda pública indizada al dólar (tesobonos). La estrategia fue funcional en el corto plazo y desacertada en el mediano plazo. La emisión de tesobonos alcanzo límites más allá de la capacidad de pago del gobierno federal. Esta situación guiara a una insolvencia de pagos, suscitando recurrir, nuevamente, a las entidades financieras internacionales.

Se obtiene un préstamo millonario, otorgado por 3 organismos financieros externos (Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional y Banco de Pagos Interamericano), y el tesoro de Estados Unidos de America. El préstamo se aproximo a los 50,759 millones de dólares (véase cuadro 13). Mientras en 1995 se tenían que amortizar 28,750 millones de dólares en tesobonos, la mayoría, estando en manos de extranjeros (véase cuadro 14).

La indización de deuda gubernamental llevó a la conversión de esta en deuda externa, implicando un aumento exorbitante. Para fines de 1994 esta ascendió a 142,200 millones de dólares y en 1995 aumentó a 170,100 millones de dólares (véase cuadro 15).

Como secuela, se suscita la firma de una nueva carta de intención con el Fondo Monetario Internacional; la administración Zedillista se compromete a la aplicación de un nuevo programa de austeridad como los puestos en práctica desde 1976. Se anuncian de nueva cuenta los ajustes presupuestarios, recortes al gasto público y el combate a la inflación. El retroceso tendera a ser más profundo.

La administración Zedillista siguiendo los criterios neoliberales y las exigencias de los organismos financieros internacionales, aplicó varios programas de corte ortodoxo para estabilizar la economía mexicana, similares a los aplicados en la administración de De la Madrid.

En enero, entra en vigor el acuerdo de unidad para superar la emergencia económica (AUSEE), negociado y firmado por el sector empresarial, gobierno, campesinos y obreros.

En marzo de ese mismo año el programa, anterior, se sustituye por el programa de acción para reforzar la emergencia económica, (PARAUSEE). Y también se hace uso del fondo bancario de protección al ahorro (FOBAPROA).

En 1990, ante la inestabilidad financiera suscitada a raíz de las crisis financieras acontecidas en el pasado se crea el FOBAPROA. Este fondo permitiría pagar las insolvencias bancarias creadas por el incumplimiento de los deudores con la banca y el retiro masivo de los depósitos. Este programa serviría para asumir las carteras vencidas y capitalizar a las instituciones financieras. En 1995 con la crisis cambiario financiera, se hacen presente un cúmulo de problemas. Se observa una cantidad considerable de empresas y familias sobre-endeudadas con los bancos. Los deudores se declaran insolventes, generando una situación de mayor inestabilidad. Se aplica el FOBAPROA para absorber las deudas de los banqueros, capitalizar el sistema financiero y garantizar el dinero de los ahorradores.

La cartera vencida fue elevada, aproximadamente 552,000 millones de dólares; los cuales tuvieron que ser financiados por el fondo. Este monto equivalió al 40% del PIB de 1997.

Las políticas macroeconómicas aplicadas y articuladas dentro del PARAUSEE, volverán a ser demasiado restrictivas. La política monetaria y fiscal serán más regresivas con el fin de: bajar la elevada inflación, erradicar la inestabilidad de los flujos internacionales de capital, mantener y restablecer las tasas de interés similar al de sus socios comerciales y eliminar los desequilibrios financieros creados por la crisis financiera de 94–95 (Jacobs y Rodríguez, 2003, Guillen A. 2001).

El objetivo principal, con la política monetaria, fue procurar la estabilidad de precios (Banco de México, 1996). Se actúa sobre la base monetaria, donde se da una intervención diaria en el mercado de dinero, sacando o metiendo dinero dependiendo de las circunstancias internas y externas existentes y que puedan afectar la estabilidad de precios. Y desde 1998 hasta el 2005 la política monetaria se regirá por el régimen de saldos acumulados (comúnmente llamada política de cortos monetarios). Siendo el objetivo principal el combate a la inflación a mediano y largo plazo (Banco de México, 1998).

Mientras tanto la política cambiaria, desde el 22 de diciembre de 1994 y hasta la fecha, se esta basando en un tipo de cambio flexible. Con el tipo de cambio de libre flotación se pretende incentivar las exportaciones y disminuir las importaciones. Donde el fin último es obtener un balance externo superavitario a costa del estancamiento del mercado interno.

Las políticas macroeconómicas permiten reducir los índices inflacionarios a un digito (8,96%) promedio anual en el 2000. Mientras el balance económico del sector público tiende a mejorar, debido a la política fiscal en extremo restrictiva (obsérvese cuadro 18).

El crecimiento económico medido por el Producto Interno Bruto es bueno a partir de 1996, cerrando con un 6.6% en el 2000. Este indicador positivo se debe en gran medida al sector externo. Con un tipo de cambio flexible permite mantener una moneda subvaluada suscitando un aumento de las exportaciones mexicanas y disminución de las importaciones. Al final se obtiene un superávit externo aplastando al mercado interno. Para demostrar esta idea partamos de la definición del producto (Y) = PIB, suma de los diferentes componentes de la demanda agregada; expresados mediante la siguiente identidad: (PIB = C+I+G+X-M), donde:

PIB= producto interno bruto

C= consumo privado

G= gasto y consumo del gobierno

I= Inversión pública y privada

X= exportación

M= importación

A medida que un tipo de cambio se subvalúa, es decir la disminución del valor de la moneda local con respecto a la extranjera, en este caso el peso con respecto al dólar, se tiende a consumir menos productos del exterior y disminuyen las importaciones. Mientras la moneda externa se sobrevalúa en relación con la local, permite comprar mas barato en nuestro país. Aumentan las exportaciones y suscitan un crecimiento en la producción de las empresas exportadoras mexicanas. Se demuestra porque el crecimiento es aceptable.

Es inobjetable la estabilización macroeconómica, los datos de las variables lo demuestran. Sin embargo, del ámbito social no puede decirse lo mismo. Existe un crecimiento económico pero en absoluto desarrollo económico. Esto es demostrable con la identidad del (PIB). Con una política fiscal restrictiva se reduce el gasto social y se reduce la inversión pública. La política monetaria restrictiva aumenta el precio del dinero (tasa de interés), dificultándose el financiamiento de proyectos productivos privados. Ambas políticas restrictivas contraen el mercado interno. Las empresas dedicadas al mercado interno no logran vender sus productos porque los consumidores no tienen recursos financieros para comprar. Debido al desempleo y porque el Estado redujo el gasto social y la inversión publica. Volviéndose un círculo vicioso. La empresa no coloca sus mercancías en el mercado local y por lo tanto tiende a despedir trabajadores y estos ante un panorama en el cual no logran emplearse tienden a buscarse la vida en: la economía informal, en actos delictivos, otros emigran y los más desprotegidos a engrosar las filas de la pobreza y miseria.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet