BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

POLÍTICAS MACROECONÓMICAS DE ESTABILIZACIÓN Y SU INCIDENCIA EN EL BIENESTAR ECONÓMICO Y SOCIAL EN MÉXICO (1983 – 2005)

Alfredo Mora Heredia



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (92 páginas, 467 kb) pulsando aquí

 


 

1.3.2. El sexenio de la implantación total del nuevo modelo de desarrollo (1989 – 1994)

Carlos Salinas de Gortari, segundo presidente tecnócrata, llega al poder en una contienda electoral bastante accidentada (Loaeza, 1999). Se colapsa el sistema de cómputo encargado de contabilizar la votación y como por arte de magia cuando se recupera el sistema, Salinas de Gortari, lleva la delantera sobre el candidato favorito del electorado (Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano). Al final para muchos existió un fraude en la elección Presidencial de 1988.

Salinas de Gortari, proseguirá con las reformas económicas en profundidad, en el marco del denominado Consenso de Washington (Williamson, 1993).

Los 10 puntos del recetario neoliberal de Williamson

1 Disciplina fiscal.

2 Reordenación de las prioridades del gasto público.

3 Reforma fiscal.

4 Liberación financiera.

5 Tipo de cambio competitivo.

6 Liberalización del comercio.

7 Liberalización de la inversión extranjera directa.

8 Privatización

9 Desregulación

10 Derechos de propiedad

Williamson, John (1993), “Democracy and the Washington Consensus”, World Development, vol. 21, Institute for International Economics, Washington.

En el Plan Nacional de Desarrollo (1989 – 1994), la administración Salinista establecerá los objetivos económicos y las medidas de política económica a seguir para alcanzar las metas establecidas en el programa.

Dentro de ellos sobresalen tres:

• La consecución de un crecimiento económico, los primeros 3 años (1989-1991), de un 4% en promedio anual y para fines del sexenio alcanzar una tasa de crecimiento de 6% anual.

• Reducir las transferencias netas de recursos al exterior -principalmente el servicio de la deuda externa- durante toda su gestión presidencial.

• Disminución de los índices inflacionarios a niveles internacionales, no mayores del 5% promedio anual, prevaleciente en ese momento en el exterior; específicamente en Estados Unidos.

La estrategia económica adoptada por la administración de Salinas de Gortari para conseguir los objetivos, fue en dos vertientes: lograr la estabilización económica y consolidar el cambio estructural de la economía, iniciado por su antecesor Miguel de la Madrid Hurtado.

Para la estabilización económica, se continúo con la política de pactos o de concertación social, puesta en funcionamiento a fines de 1987 (Cf., supra: 26). Esta consistía, en un sentido general, en la concertación entre los sectores: Empresarial, el Gobierno, los Campesinos y los Obreros; para mantener sin mucha variación precios claves de la economía, -precios y tarifas de productos prestados y producidos por el Estado y la iniciativa privada, salarios y tipo de cambio- (véase cuadro 10).

P.E.C.E. Pacto para la Estabilidad y el Crecimiento Económico, P.E.C.E. Pacto para la Estabilidad la Competitividad y el Empleo y P.A.B.E.C. Pacto para el Bienestar, la Estabilidad y el Crecimiento.

Suscitándose la política de pactos de solidaridad, como la estructura principal para la estabilización económica. En donde se incluía la aplicación de políticas macroeconómicas de corte monetarista para formar una estrategia de tipo heterodoxo (Sachs – Larrain, 1994: 754).

Las principales políticas macroeconómicas aplicadas continuaron siendo:

1) Política fiscal restrictiva

2) Política monetaria restrictiva

3.- Política Cambiaria (tipo de cambio semifijo)

En lo referente a la consolidación del cambio estructural de la economía, se continúo con la apertura comercial indiscriminada, la profundización de la privatización de paraestatales y la desregulación económica y financiera.

Resumiendo, estas medidas macroeconómicas en conjunto constituirán la estrategia económica de la administración presidida por Carlos Salinas para la consecución de los objetivos plasmados en el plan nacional de desarrollo y la consolidación del modelo de acumulación neoliberal.

La política de pactos fue el "arma" principal (donde se compactaron todas las políticas macroeconómicas), para lograr la estabilización de la economía. Esta se obtendría bajando los índices inflacionarios, ya que según los tecnócratas, constituye un requisito necesario para mantener y hacer efectivas todas las demás políticas y por lo tanto los objetivos deseados.

1) Política fiscal restrictiva

Con la política fiscal, nuevamente, el objetivo fue sanear las finanzas públicas ya que los desequilibrios fiscales son una causante del proceso inflacionario, por lo tanto se hace pertinente tener en equilibrio las finanzas del gobierno. Para lograrlo, se aumentan los ingresos vía incrementos de precios y tarifas en bienes y servicios prestados por el Estado, aumento de impuestos al consumo, venta de paraestatales; esto sería por el lado de los ingresos. En lo referente a los gastos, estos se tornaran regresivos, debido a la disminución del presupuesto a ciertos rubros de la economía por ejemplo, educación, seguridad social y vivienda, por mencionar algunos. Se renegocia la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional y la banca internacional en 1989 (Gurria, 1994), con el fin de disminuir el pago del servicio de la deuda externa, ya que durante el periodo (1982 -1988) la sangría de capitales había sido de dimensiones considerables, convirtiendo a la economía mexicana en exportador neto de capitales. Ahí la urgencia para reestructurar los pagos del servicio de la deuda externa.

2) Política Monetaria

La Política Monetaria adoptada en el sexenio Salinista fue a través de operaciones de mercado abierto (Sachs – Larrain, 1994: 250) y estaba subordinada a la política cambiaría de tipo de cambio semifijo. El fin era el establecimiento de un mecanismo para combatir el proceso inflacionario. La política monetaria establecía la esterilización de los activos internacionales y crédito interno que en conjunto constituyen la oferta monetaria en una economía pequeña y abierta como la mexicana; por lo tanto la esterilización consistirá en sacar del mercado de dinero cualquier exceso o en su defecto inyectar liquidez a la economía dependiendo del requerimiento de los agentes económicos para realizar sus transacciones. Esto a través de las operaciones de mercado abierto, donde el gobierno federal celebraba subastas regulares de varios instrumentos de deuda (Cetes, Bondes, Tesobonos y Ajustabonos ). La medida conlleva regular la oferta monetaria y así evitar el incremento del proceso inflacionario debido al exceso de liquidez en el mercado, provocado por la entrada masiva de capital externo y siendo a la vez lo que le daba viabilidad a la política cambiaría; de ahí su interdependencia.

3) Política Cambiaría

La política cambiaría puesta en práctica en la administración Salinista, utilizó el tipo de cambio nominal como ancla antiinflacionaria durante el periodo: 1988 -1991. Se adopta un tipo de cambio de “bandas”, es decir la paridad peso-dólar fluctuara dentro de una banda de flotación con un rango inferior y superior, donde la paridad no debe rebasar ninguno de los límites descritos. El deslizamiento de la paridad en principio dependía o era en proporción igual al diferencial de precios entre México y Estados Unidos. Con el transcurso del tiempo se fue dejando y a partir de 1991, el gobierno decide basar la política cambiaría en los flujos de capital, por lo consiguiente ya no estará en función del poder adquisitivo real de la moneda. Con este tipo de política cambiaría se supedita la base monetaria al monto de reservas, esto es el ajuste de la base monetaria al monto de reservas existentes, dándose la subordinación de la política monetaria a la política cambiaría. Por otra parte si la entrada de capitales va a ser la qué financia el tipo de cambio nominal y, éste va a mantener sin variación los precios, con el tiempo el tipo de cambio llevaría a sobrevaluar más la moneda mexicana. Al depender la política cambiaría del ahorro externo, significó estar “jugando” al filo de la navaja, por que cuando faltaran esos capitales sería insostenible la paridad, llevando irremediablemente a devaluar la moneda.

Políticas de Cambio Estructural

a) Privatización de paraestatales

b) Apertura comercial y financiera

c) Desregulación económica y financiera

En lo referente a la privatización de empresas pertenecientes al Estado, se dio a marchas forzadas. Para la tecnocracia se justifica por la necesidad de corregir los efectos negativos que supone causaba el intervencionismo estatal en el funcionamiento del mercado. En este sexenio se da la desvinculación de empresas importantes como: Altos Hornos de México (A.H.M.S.A), Teléfonos de México (TELMEX), Mexicana de Aviación, la Banca; finalizando el sexenio con 224 empresas pasando a manos privadas. Siendo aproximadamente un 82% de empresas existentes en manos del Estado en 1982 (Jarquez, 1994).

En el periodo presidencial de Miguel de la Madrid Hurtado se inicia la apertura de la economía Mexicana hacia el exterior, profundizándose en el Salinismo, donde se hace indiscriminada y no gradualmente para dar tiempo a nuestra industria de prepararse para competir eficientemente y de igual a igual con la industria externa. Este proceso de apertura externa es parte de la estrategia neoliberal para mantener estable la inflación, mediante los precios internacionales aunado a la eliminación de trabas e impuestos a las importaciones. La política de apertura comercial y financiera inicia en 1986 con la entrada en el Acuerdo General de Aranceles y Comercio (GATT ), ahora Organización Mundial de Comercio (OMC). En 1992 ingresa en la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), en 1993 se adhiere en el Mecanismo de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC ) y en 1994, se integra en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Sin embargo, esta política se acelera y profundiza a partir de 1994 con la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) (Blanco, 1994). Este tratado supuso el anclaje irreversible de México en un esquema de regionalismo abierto y de vocación norteamericana. No obstante, es importante mencionar que, con ser el más significativo, el TLCAN no es el único acuerdo de libre comercio firmado por México en su región. Tiene otros acuerdos semejantes con otras naciones, suscritos en los siguientes sexenios.

La desregulación económica y financiera, será otra medida adoptada para reafirmar el rumbo hacia una economía de mercado. Se reforma la ley aduanera, la de ferrocarriles, dándose en esta última la pauta para que exista la posibilidad de inversión de particulares en el ramo. También se da la eliminación del control de cambios instaurado en 1982, se pone en vigencia el nuevo reglamento de la ley para promover la inversión mexicana y regular la extranjera dando pauta para la simplificación de los procedimientos para la entrada de inversiones, entre otras (Martínez, 1994).

En lo tocante a la liberalización financiera, esta es una de las acciones más importantes de la estrategia económica neoliberal, enfocada a financiar el desarrollo de la economía mexicana. A partir de 1988 se adoptaron diversas medidas para dotar a los bancos de plena autonomía en lo concerniente a sus decisiones en cuestiones de operación. Se liberan tasas de interés y de plazos de vencimiento y, liberalización del encaje legal que a la postre llevara a los bancos a dar créditos por arriba de sus recursos. Suscitando con el tiempo la insolvencia de algunos agentes económicos para saldar sus pasivos. En el periodo (1989 -1992), se desincorporan del Estado 18 instituciones bancarias, pasando estas a particulares de dudosa reputación. Por último en 1993 se decreta la autonomía del Banco de México, para salvaguardar con más eficiencia el valor de la moneda mexicana, sin que el gobierno intervenga en las decisiones de este, con respecto a la emisión monetaria. En 1994 resultó dudosa esta autonomía del Banco de México.

Todo este conjunto de políticas macroeconómicas englobaron el proyecto económico trazado por la tecnocracia para la consolidación del neoliberalismo en México. Contribuyendo a preparar el terreno para un sólo objetivo: Crear expectativas favorables para la gran atracción de capitales foráneos y por lo tanto darle viabilidad al modelo de acumulación neoliberal.

Para concluir este apartado resta mencionar, de los tres objetivos el único alcanzado fue la disminución de la inflación, al pasar esta de 19.7 en 1989 a 7.02 en 1994.

Mientras, el PIB real, que muestra el crecimiento de una economía, fue modesto y no se logró la meta estimada para finales del sexenio de un 6% promedio anual. Siendo el crecimiento económico, en el sexenio, de 3.1% en promedio por año.

En lo concerniente a la disminución de la transferencia de recursos al exterior -servicio de deuda externa-, no mostró tendencia a la baja con la reestructuración de esta con el Fondo Monetario Internacional y la Banca Internacional en 1989. Al final del sexenio no se obtuvo una disminución, al contrario se incrementó en 1994, véase el cuadro (12).


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet