BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales

CATARSIS POR BARRÍOS

Mario Antonio Turcios Flores


 


Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (70 páginas, 2,01 Mb) pulsando aquí




 

Capítulo 12 Prohibido olvidar…brota la memoria histórica

“No hemos perdonado, porque no hemos podido”: Maximino Benítez, sobreviviente

Maximino Benítez es uno de los sobrevivientes de la Masacre de Barríos; recuerda los hechos como si hubiese sido ayer. Se expresa y lagrimas brotan de sus ojos.

En 1982 hubo una masacre en ese caserío (Barríos) propiciada por el Batallón Atlacatl, comandado por el coronel Domingo Monterrosa Barríos.

La tragedia aconteció con esta gente trabajadora que fracasó, ahí no fracasó ningún guerrillero. La tragedia nos vino porque nosotros éramos colonos de este señor Don Ramón Fuentes que vive en Jocoro, el tenía un hijo que se llamaba Javier, piloto de la Fuerza Aérea salvadoreña, que por cierto el ingresó en 1978, a raíz de eso nos buscaron y ocasionaron esa gran masacre. Lo más curioso es que cuatro días después de lo ocurrido, Don Ramón Fuentes vendió sus propiedades al Sr. Juan Iglesias Romero, que era otro mandador.

La masacre de Barríos, del cantón Nombre de Jesús, aconteció a las 6 de la mañana, andaban por lo menos de 60 a 80 militares, donde sin mediar palabras mataron a un tío mío nombrado Anselmo Benítez de 52 años. Después, al oír estos dispararon, la guerrilla que estaba aproximadamente a dos kilómetros, al poniente de Concepción Colosal, buscaron el lugar de dónde procedían. Desgraciadamente, cuando llegaron, ya habían matado todas las personas de la zona de las casas de abajo, quizá unas 27 personas entre niños, ancianos y mujeres. Mataron en tres partes.

Iban a matar al tercer grupo de personas, las habían colocado en líneas en el patio de una casa; fue cuando el comandante Juan el Gato, disparó contra el ejército. Fue así como se libraron otras 40 personas.

El ejército iba en desbandada, (huyendo) por la Loma del Caballo, en el paso vieron que estaba una persona boca abajo esperando que pasara la balacera, el ejército le ocasionó tres disparos, fue la última persona que mataron ese día- 18 de abril de 1982- Supuestamente, salieron en desbandada, llevando heridos, los guerrilleros los siguieron.

La cifra de la gente que tienen fallecida no coincide con los que tienen registrada, porque eran 64 personas que mataron el 18 de abril. El día después vino el avión a bombardear, con bombas de 500 libras, un señor de los sobrevivientes de 88 años de edad, Hilario Valladares andaba recogiendo algo de lo que le había quedado y le calló una esquirla y murió ocho días después.

En ese tiempo yo tenía 22 años después. Toda mi familia Benítez fue la que fracasó ahí, además de las familias de Porfirio Rodríguez, Virgilio Flores y Desiderio Vásquez. De esas 65 personas solo 3 personas no eran familia de nosotros. Quienes sobrevivimos fue porque andábamos por una vigilia católica; al oír el bombardeo yo fui a ver qué pasaba y me encontré a mi hermana menor, que tenía como diez años y me dijo que toda la gente estaba muerta y que había presenciado que eran los del Batallón Atlacatl, y entonces seguí; todavía alcancé a ver a estas personas que iban por San Pedro Carrizal, para el lado de San Miguel buscando refugio y también andaba un conocido, Lito Pereira en el ejército y él jugaba futbol con nosotros y era él que informó al ejército y el señaló la gente, él era el conocedor del terreno y la gente. Fue una masacre injusta. Había una mujer que tenía como 17 días de haber tenido su niño y el cerdo se andaba comiendo ese niño, una mujer estaba embarazada estaba por dar a luz, le acertaron un balazo y salió su bebe y una chancha se lo andaba comiendo, todavía yo lo alcance a ver con mis ojos.

Todos los que andábamos en la vigilia nos escapamos, mi mamá se cubrió con unos zacates de maicillo, mi mamá vio la masacre murieron dos de sus hijos y nietos. Cuando el ejército entró mi hermano iba con una cuchumba en su lomo, venía con su cuma de trabajar, el ejército iba de bandada, mi hermano estaba haciendo oración… mi hermano murió con una cuchumba de agua en su lomo. Desgraciadamente el ejército lo vio, le metieron tres disparos y quedó con sus tripas de afuera, mi hermano costó para que muriera. Para nosotros son cosas que nos acordamos a cada momento. Son cosas que me acuerdo de cada momento.

Vinieron unas gentes de otros lugares que hicieron las exhumaciones y al ver cada cadáver que iban sacando, nuestras familias, nuestros hermanos, sobrinos, nosotros siempre sentimos ese dolor profundo y le pedimos a Dios por borrar estas cosas. En algunas personas ha habido un perdón y olvido pero otras personas, no hemos perdonado porque no hemos podido.

Desde la Iglesia

Pasaron 21 años desde los días de la masacre en Barríos. Las versiones de los hechos fueron incontables; lo explica Jorge, ahora empleado de la alcaldía de El Divisadero en Morazán, y pariente de las víctimas de la masacre.

El Divisadero tiene siete cantones y 24 caseríos, dentro de este se contempla Barríos, que aunque figura en el mapa de El Divisadero, se le considera un “caserío fantasma”, según Jorge, la masacre de Barríos, para la población de El Divisadero es un hecho de guerra y las versiones más comentadas es que fue una acción de un militar en venganza por la muerte de su padre. Otra versión es que la gente (de Barríos) colaboraba con la guerrilla.

“La gente en el casco urbano no lo supo, estando cerca y no lo supo, incluso hay gente que no se da cuenta todavía. Los cantones más cercanos sí, porque la gente que sobrevivió se fue a refugiar a esos lugares; es un lugarcito (Barríos) que está bastante aislado creen que por eso se llama Barríos porque está a la orilla de un río. Pero ahí no quedó nadie, era gente unida, trabajadora, jugaba futbol, yo me acuerdo haber ido algún encuentro de futbol, en una canchita a la orilla del río, era gente muy amigable.

Entre las victimas estuvo una pariente mía que se llama Lorenza Murillo, murió junto con sus niños, no menos de cinco años, era mi prima hermana. Su esposo se llamó Cristóbal, el andaba comprando en una pequeña tienda y cuando regresó ya encontró su familia muerta”.

En el nombre de Dios honran a las víctimas pero está pendiente un monumento Julio Díaz, líder comunitario de San Pedro Carrizal ha llegado al lugar de la masacre; comienza a indicar en los predios baldíos, a quienes pertenecían las propiedades, señala las huellas dejadas por la explotación minera y a la entrada del verde potrero, otrora Barríos, lleno de juventud y gente emprendedora; la única cruz- monumento a las víctimas y explica lo que las comunidades vecinas han hecho por honrar a las victimas quienes murieron en la masacre.

“La iniciativa de conmemorar la masacre fue de la comunidad católica de San Pedro El Carrizal, cantón al que pertenece Barríos; nos contactamos con el P. Juan Antonio Medrano y se pudo hacer la primera misa el 22 de abril de 2002. A partir de esa fecha no hemos parado; hemos venido conmemorando a las víctimas y algo que nos preocupa es el entusiasmo que se va apagando cada día. No quisiéramos que esto pierda; la fe nos recuerda que son seres humanos los que están ahí y valdría la pena retomar esa memoria y luchar porque no se vaya al olvido.

Estuvo aproximadamente unos 22 años abandonado nadie hablaba de eso y a partir de esa fecha es que recuperamos la memoria de ellos, aquí nos reunimos; aunque sea una vez al año para elevar una plegaria por sus vidas y sus almas. Ya que también son seres humanos al igual que nosotros.

A nivel de iglesia hemos logrado que la propietaria del terreno nos dé un pequeño espacio para el monumento, ella tiene principios cristianos y siempre que hacemos las misas vamos a su casa a pedirle permiso y nos lo concede.

Ella es generosa y nunca nos ha negado; en una de tantas le pedimos un espacio para el monumento y dijo que sí, que podía donar 5 metros cuadrado…para hacer lo que quisiéramos…lo que tenemos son dos bóvedas “chachas” que contienen las 33 cajitas de los restos exhumados, desearíamos hacer un pequeño mural algo más bonito que no se borre de las mentes de las personas. Que la gente la vea y se de cuenta que es lo que ha pasado.

Tutela Legal del Arzobispado ha estado llevando la secuencia de esta investigación y la visita de los médicos forense argentinos que trabajaron en la recuperación de los cadáveres, es como nos han ayudado. Recuperar la memoria histórica primero fue iniciativa de nosotros como iglesia y luego de Tutela Legal se unió a esto, pero también les pedimos el consentimiento a los familiares.

Un día antes de la misa del 22 de abril del 2005, tuvimos la oportunidad de velarlos en la Iglesia. Estuvimos en la vela y tuvimos una celebración hasta las doce de la noche y luego el siguiente día –sábado- subimos en dos carros con los 33 ataúdes y con ellos sus familiares; llegaron de Nombre de Jesús, de Río Seco, San Pedro Carrizal y Tutela Legal del Arzobispado y la parroquia, nos venimos en procesión y celebramos misa y luego los sepultamos como cristianamente merecían.

Los cuerpos que se encontraron, no se ubicaron en un sólo lugar, la mayoría los encontraron acá (cerca de la cruz) porque aquí los mataron fue en todo este plan; porque la gente vivía aquí arriba… los embrocaron en línea en ese plan, según los sobrevivientes y les dispararon, y aún así se escaparon algunos. Dicen que los soldados iban a disparar a unos señores cuando fueron sorprendidos por los muchachos (guerrilla). Los muchachos balearon a un sargento y luego trataron de huir… de esa gente hay sobrevivientes.-

Estas gentes era muy humilde, muy católicas, muchas andaban en una vigilia el día de la masacre. No se respetó ancianos, ni mujeres embarazadas, aquí barrieron con todo. Donde esta aquel palo ahí vivía un señor que se llamaba Desiderio…. un señor patojito, ancianito quizá de unos 70 años, no lo perdonaron…

Así ha venido este proceso. Aun falta, la memoria no tiene que echarse al olvido, aún está pendiente ese monumento para que la gente se dé cuenta de lo ocurrido y para que nunca vuelva a ocurrir. Finaliza Díaz.


Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet