BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


RUMBO A LA DEMOCRACIA

José López



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (220 páginas, 1.59 Mb) pulsando aquí

 

 

Capítulo 2. ¿Por qué no te callas?: el sistema se puso en evidencia

El incidente que protagonizó el Rey Juan Carlos I en la cumbre iberoamericana de 2007 en Santiago de Chile con los presidentes de Venezuela y Nicaragua, Hugo Chávez y Daniel Ortega, supuso para mí la “puesta en evidencia definitiva” del sistema “democrático” que tenemos en España.

El sábado 10 de noviembre de 2007 aparece en las noticias de televisión cómo el Rey le dice a Chávez “¿Por qué no te callas?”. Se nos dice que Chávez estaba insultando a Aznar llamándolo “fascista” por su apoyo al golpe de estado que sufrió y que además ya llevaba varios días en la cumbre “insultándolo”. Zapatero estaba intentando calmar la situación diciendo a Chávez que respetara a Aznar porque había sido elegido democráticamente por los españoles, aunque él estaba “en las antípodas” de sus postulados y Chávez le replicaba “dígale a él que respete”, momento en el cual intervino el Rey. Lo que aparece en la televisión es una parte muy breve del incidente, pero se ve claramente el gesto (con el dedo) y el tono del Rey, lo que dice, las caras que ponen Zapatero y Moratinos (que no saben a donde mirar) y que habla cuando Chávez estaba interrumpiendo a Zapatero. A continuación nos muestran cómo el Rey posteriormente (aunque no nos dicen cuánto tiempo pasó desde el incidente con Chávez) abandona la sala cuando estaba hablando el presidente de Nicaragua Daniel Ortega. Lo único que se nos dice es que el Rey sale en protesta por las “ofensas” que se están vertiendo a las empresas españolas, pero nada más.

Aun así (a pesar de la breve mención al incidente y de los intentos de “aderezarlo”) llama poderosamente la atención tanto por el fondo como por la forma. El Rey ha dicho a un jefe de estado en una cumbre internacional que se calle, tuteándolo y en tono muy despectivo y además ha abandonado dicha reunión cuando hablaba otro jefe de estado. Un hecho inaudito en la diplomacia internacional y una imagen del Rey muy distinta a la que nos tienen acostumbrados. Estaba claro que este incidente iba a dar mucho que hablar. Rápidamente la mayoría de los medios se hacen eco y casi todos muestran lo mismo y las reacciones de apoyo de la clase política al monarca (salvo una tímida crítica de IU que sólo puedo ver en TVE y en Cuatro diciendo que el Rey cometió un “error”). En Cuatro se vierte alguna “crítica” al incidente y se lo relaciona con el posible cuestionamiento del Rey en un año que califican de “malo” para él (fotos quemadas por independentistas catalanes, viñetas en la revista El Jueves, periodistas como Losantos diciendo que ya es hora de que abdique,..). Sin embargo, rápidamente los medios oficiales salen en apoyo del monarca (no aparece casi ninguna declaración de crítica a un error más que evidente) y se silencian las pocas “críticas” que hasta el momento se habían vertido (no vuelve a salir ninguna declaración de IU y Cuatro deja de emitir “críticas”). En las tertulias de los días posteriores se oye alguna crítica puntual diciendo que el Rey se equivocó pero sobre todo se oye un apoyo casi unánime a la actitud del Rey, incluso se le halaga (“el Rey es humano”, “vaya par de huevos que tiene”, “yo apoyo a mi Rey”, “por fin alguien calla al dictador Chávez”, …). Convierten su error en virtud, llegan a decir los medios que esa frase refuerza la imagen del Rey frente a los españoles (por supuesto lo dicen antes de hacer cualquier “encuesta”). Se oyen cosas realmente llamativas en una presunta democracia por parte de periodistas que a mí me daban una imagen de “serios” como Fernando Ónega, del que posteriormente me enteré que fue antaño premiado por una institución que fomenta el apoyo a la monarquía, del tipo “yo apoyo al Rey porque es mi Rey”. Por otro lado se intenta banalizar el tema al máximo (se hacen eco de noticias del tipo de que hay tonos para los móviles con la susodicha frase, de camisetas con el ¿Por qué no te callas?, etc) cualquier cosa que quite importancia al incidente y refuerce la imagen de “campechano” y de “próximo” de don Juan Carlos. Simultáneamente se inicia una campaña mediática muy agresiva e insistente para desprestigiar la imagen de Chávez (ya de por sí bastante desprestigiada) diciendo que intenta explotar el incidente para ganar el referéndum sobre la reforma de su Constitución que va a celebrarse en breve, sacando en las noticias sólo a los críticos de su país, como si nadie le apoyara (recordemos que ha sido elegido mayoritariamente por su pueblo en varias ocasiones),... Se dice en las noticias que el incidente de la cumbre ha tenido mucho eco en los medios informativos de Iberoamérica pero no se dice nada sobre el tipo de eco, se dice que se habla del tema pero no se dice qué se dice (posteriormente me enteré de que el gesto del Rey generó muchas críticas en Iberoamérica). Y se insiste en que el Rey le dijo eso a Chávez porque interrumpía el turno de Zapatero y no paraba de ofender a los españoles. Sin embargo, no se dice prácticamente nada del otro hecho que se produjo: el desplante del Rey cuando hablaba el presidente de Nicaragua Daniel Ortega (en este caso no habría una posible justificación tan fácil porque Ortega no estaba interrumpiendo el turno de nadie). En una tertulia de Cuatro se llega a decir que había dudas sobre cómo pudieron el Rey y Zapatero consensuar su gesto (en el vídeo no parece que sea posible dado lo impulsivo del desplante), dudas que intenta acallar Trinidad Jiménez explicando (de manera muy poco convincente) que ese gesto había sido consensuado por el Rey con Zapatero previamente. En definitiva, se ve cómo el gobierno da la cara por los errores del Rey pero francamente de una forma muy poco convincente y bastante patética. “Casualmente” dos días después aparece la noticia de que la infanta Elena se “separa” (cosa que según parece ya era un “secreto a voces”): todo apunta a que quieren desviar la atención. Ese mismo día (o al siguiente no lo recuerdo) el presidente del Congreso de los Diputados (que se ha caracterizado por su imagen de honradez y sobre todo de independencia y dignidad) dice que abandona la política (¿casualidad? ¿Mensaje subliminal a los que quieran ver una crítica al sistema?). En una entrevista que se produce un mes y pico después dice que nuestro sistema necesita reformas (que él ha intentado hacer alguna en el Congreso de los Diputados pero que le ha sido imposible) y critica en general a la clase política. Pocos días después del incidente se juzga y condena a los independentistas catalanes que quemaron fotos del Rey, y se juzga y condena a la revista El Jueves por la caricatura de los príncipes de Asturias que intentó publicar (no pudo porque la revista fue “secuestrada”). Es decir, “casualmente” muy pocos días después la justicia actúa rápida y contundentemente (una justicia rápida que no estamos acostumbrados a ver en otros asuntos). ¿Un aviso a los medios de comunicación? ¿Cómo es posible que en una democracia se “secuestre” una revista impidiendo su publicación?.

Esto parece denotar un férreo control de los medios de comunicación hasta el punto de no sólo censurarlos o denunciarlos cuando se “pasan de la raya” sino que también incluso hasta el punto de “secuestrarlos” cuando van a publicar algo “non-grato”.

Desde luego todo apunta a que asistimos a una “huída hacia adelante” de la monarquía que la pone aún más en evidencia, si cabe, en un intento desesperado por salvarla.

Todo esto a mí me genera una serie de dudas:

1) ¿Por qué Zapatero sale a defender a Aznar (tras varios días en que éste era acusado de “fascista” por Chávez por apoyar el golpe de estado contra él)?

2) ¿Por qué el Rey interviene de esta manera tan enojada e impulsiva (impropia de un jefe de estado y de una persona muy acostumbrada al protocolo) que desde luego no está acorde con la imagen que teníamos de él hasta ahora?

3) ¿Cómo es posible que se consensúe un desplante en una reunión del máximo nivel diplomático? (es lo último que debería hacer cualquier diplomático)

4) ¿Por qué no aparece NINGUNA crítica a un error tan grave y evidente en los medios de comunicación? ¿Cómo es posible que todos los medios digan lo mismo?

5) ¿Cuál era el contexto de la conversación que produjo el incidente (por qué Chávez acusa a Aznar de “fascista”, en qué se basa para acusarle de apoyar el golpe de estado)?

6) ¿Qué estaba diciendo exactamente Ortega para que el Rey abandonara la reunión?

7) ¿Por qué la casa Real no da ninguna explicación del incidente (a diferencia de Chávez)?

En fin, se despierta en mí el “hambre” de información, “hambre” no satisfecha con los medios de comunicación “oficiales” porque TODOS dicen poco y lo mismo. Por tanto, hay que buscar fuentes de información “alternativas” para contrastar las informaciones (condición indispensable para conocer la verdad) y qué mejor que Internet.

En Internet, en los medios “oficiales” las noticias publicadas desde luego son “monocolor” pero en cuanto uno empieza a indagar en foros de opinión (El Mundo, El País, 20 Minutos,…) se ve desde luego que el incidente ha causado “revuelo” y que no hay la unanimidad “oficial” que nos quieren hacer ver. Se ve gente a favor y en contra del gesto del Rey. Intento publicar en los foros de opinión de El Mundo, El País y 20 Minutos la siguiente opinión:

1) Independientemente de lo que dijera Chávez no se puede callar a un jefe de estado de esa manera ni dar el plantón que hizo el Rey (error diplomático de primer orden y de principiante).

2) Que Aznar haya sido elegido por los españoles no le exime de ser criticado (en mi opinión “fascista” más que un insulto es un calificativo político), también Hitler fue elegido democráticamente.

3) El gesto del Rey plantea dudas sobre su talante y sobre su verdadero papel en la política española. ¿Por qué Zapatero sale en defensa de Aznar tras varios días de ataques de Chávez?

4) ¿Por qué no se defiende el Rey de las graves acusaciones que ha vertido Chávez (está acusándole de haber estado como mínimo informado del apoyo de Aznar al golpe de estado)?

Pues bien, esta opinión no la publicaron en los foros de El Mundo ni de El País, sí conseguí publicarla sin embargo en otros foros (20 Minutos y un diario que descubrí que se llama La República). Descubro que los diarios “oficiales” aplican censura injustificable (ningún insulto en una opinión que se expresó de forma correcta y respetuosa, sin ningún motivo “lógico” más que la censura que justificara no publicarla), que los medios de comunicación aplican una censura sutil pero muy inteligente permitiendo publicar opiniones “críticas” incluso insultantes pero “no peligrosas” (que no estén muy razonadas o que no hagan pensar mucho o que no den en la “llaga”). De hecho, nunca había entendido, hasta ahora, porqué los periódicos se reservan el derecho de publicar opiniones. Esto confirma mis sospechas y me pongo a investigar en Internet sobre el tema, poco a poco voy viendo otras versiones de los hechos (en diarios iberoamericanos por ejemplo el gesto del Rey ha sido muy criticado). Según el diario La República (diario español que se convierte en mi principal fuente de información “alternativa” donde puedo ver noticias que no puedo ver en ningún medio “oficial”), los presidentes de Bolivia y Nicaragua acusan también a España de injerencias, los presidentes de Argentina y Brasil critican la actitud española, el premio Nóbel de la paz Adolfo Pérez Esquivel critica la actitud de España y justifica las acusaciones de Chávez, un diputado del PSOE denuncia el manto de impunidad que cubre al Rey en nuestro país e intenta preguntar sobre el incidente en el Congreso de los Diputados pero su grupo no se lo permite, un artículo que critica la campaña mediática contra Chávez del diario El País,…). Indagando por Internet descubro lugares donde se habla de la presunta fortuna que el Rey ha amasado en los años de su reinado (injustificable en base a su “sueldo”), descubro una biografía no autorizada del monarca, etc. En definitiva todo un mundo de información que estaba para mí oculto hasta ahora. También descubro el discurso que Ortega estaba pronunciando cuando el Rey abandona la sala (discurso que critica claramente no a los ciudadanos españoles sino que a las empresas españolas y al gobierno de Aznar y de Zapatero por injerencias, por ejemplo por apoyar en la embajada española a la oposición, …). Por otro lado, incluso en la prensa “oficial” se empieza a ver cierta “apertura” informativa (muy sutil, suave y disimulada) como un artículo de opinión que aparece en El País (que hasta ahora ha apoyado a la monarquía incondicionalmente) diciendo que “se acabó el manto de impunidad que cubría al Rey desde el 23-F”. Al leer la biografía no autorizada y artículos en Internet donde se critica a la monarquía, “descubro” que el Rey es “inviolable e irresponsable” (está por encima de la ley). Para comprobar esa afirmación (que me parece tan grave) me conecto a la página web oficial de la Constitución española (www.constitucion.es) y veo que en el artículo 56 apartado 3 se dice textualmente “La persona del Rey de España es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Desde luego, lo curioso del asunto, es cómo me puede haber pasado desapercibido a mí y a tanta gente un hecho tan significativo y llamativo en una presunta democracia. Cuando planteo este hecho en foros donde hay gente que defiende al Rey “a capa y espada” desde luego nadie me lo desmiente. Esto me lleva a pensar hasta qué punto estamos “dormidos” los ciudadanos de este país y hasta qué punto están los medios de comunicación controlados para que este trascendental hecho (que comprobé que no se produce en la Constitución francesa, allí el jefe de estado no tiene ese privilegio) haya pasado tan desapercibido. Además “descubro” que el Rey no juró nunca la Constitución de 1978 sino que se limitó a firmar su promulgación, sin embargo sí juró los principios del movimiento franquista. Desde luego los medios de comunicación y las biografías “oficiales” siempre han obviado esto, y a mí esto me parece muy significativo. Otro hecho que me llama poderosamente la atención es la pasividad de IU (partido que se declara republicano) ante todos estos hechos. Tras una leve crítica diciendo que el Rey había cometido un error, no se volvió a saber nada de este partido. ¿No hubiera sido lógico que lo que intentó hacer un diputado del PSOE solo (no fue apoyado por su propio partido) en el Congreso de los Diputados, lo hubiera hecho IU que tenía más “fuerza”? ¿Por qué ha estado tan callada IU? ¿Por qué no acudió a la manifestación por la República del día de la Constitución? La actitud de IU ante este asunto hace dudar mucho sobre su verdadero talante republicano.

A mí me parece que lo que pasó es que al Rey no le gustaba oír las críticas que hacían el presidente de Nicaragua y el presidente de Venezuela. El Rey no está acostumbrado a oír críticas, está habituado a hacer discursos “vacíos” y a oír discursos “vacíos”, no está acostumbrado a oír gente (que encima están a su mismo nivel porque son también jefes de estado y no tienen porque “rendirse a su pleitesía”) que hable claro y llame a las cosas por su nombre, y ahora mismo en Iberoamérica hay un conjunto de líderes que no están dispuestos a “someterse” a la oligarquía internacional y que hablan y denuncian las cosas de forma muy clara, y eso le “sacó de sus casillas”, como ser humano que desde luego también es. Por esto en realidad, en mi opinión, intentó callar a Chávez (no me creo que fuera porque interrumpía el turno de Zapatero porque si así fuera lo lógico hubiera sido pedir a la moderadora de la reunión que modere, y además no es tan raro (incluso en reuniones de alto nivel) que se produzcan “rifi rafes”, desde luego en el Congreso de los Diputados se producen diariamente) y se fue cuando hablaba Ortega (en este caso, el presidente de Nicaragua no interrumpía a nadie y el Rey no tenía ninguna excusa para callarle).

Para no escuchar lo que no quería oír, el Rey en un caso mandó callar y en el otro simplemente se fue. Pero en democracia hay que ser capaz de escuchar cosas que no te gustan, aunque no estés de acuerdo con ellas y luego rebatirlas si consideras que no son ciertas con argumentos y con la razón, no querer escucharlas demuestra poco espíritu democrático y poca confianza en uno mismo para rebatirlas. De todas formas, si se tiene en cuenta que el Rey fue educado directamente por Franco (que fue su “padre espiritual”) al que estaba más próximo incluso que a su propio padre, entonces es fácil comprender que su talante democrático no esté muy desarrollado. Por otro lado, no querer aclarar las graves acusaciones que se han vertido (Chávez ha acusado a Aznar de apoyar el golpe de estado contra él y al Rey de estar al tanto (“es muy difícil que el Rey no estuviera informado de lo que se hablaba en la embajada española, como máximo representante de la diplomacia española”) ) denota desde luego que hay algo que quieren ocultar.

En definitiva, esa frase, cómo se dijo y sobre todo la cobertura “informativa” posterior del incidente en la prensa “oficial” DICE MUCHO del sistema en que vivimos. Es una buena ocasión para “ver”. Se le ha visto “el plumero” al sistema: el que siga ciego y aún piense que estamos en una democracia real ya no tiene excusa.

A mí me ha servido para “ir tirando del hilo” y descubrir muchas verdades y la verdadera “cara” de nuestro sistema. El sistema ha cometido un “error” importante y muy peligroso porque permite “abrir los ojos fácilmente” y lo sabe, por eso puso rápidamente en marcha su “maquinaria” para encubrirlo, pero ésta a su vez le evidenció aún más.

Para saber la verdad de las cosas es imprescindible conocer todas las versiones, es imprescindible contrastar versiones distintas. Incluso en los foros de nuestro país hay divergencia de opiniones, pero desde luego no han trascendido en los medios de comunicación más vistos. En mi opinión, ha habido una clara (auto)censura. Tenemos una democracia muy “controlada” donde la pluralidad informativa brilla por su ausencia por lo menos por lo que respecta a la monarquía.

La prensa “oficial” no informa simplemente crea opinión para controlar a las masas para conseguir que piensen y en consecuencia actúen (en el poco margen de maniobra que tenemos en nuestra democracia que es el voto) como los poderes fácticos (el poder económico y sus “delegados” del poder político) quieren. La prensa “oficial” es el verdadero instrumento de control del sistema. Por supuesto todo esto ya lo sospechaba (ya había tenido ocasión de verlo en numerosas ocasiones), la diferencia está en que ahora ha ocurrido un error EVIDENTE que analizándolo mínimamente DEMUESTRA sin ningún tipo de duda la verdad de todas esas sospechas y además atañe a la raíz, al “esqueleto” de nuestro sistema.

Si no hay PLURALIDAD no hay LIBERTAD porque la primera es una consecuencia de la segunda. Es evidente que la monarquía es aún un tema tabú en España, a diferencia por ejemplo del Reino Unido. De hecho parece que sólo se la pueda "criticar" algo a través del humor (que ha sido siempre la forma de evitar en parte las censuras). Y la libertad de prensa es uno de los principales “termómetros” de una democracia. Por tanto podemos decir sin tapujos que nuestra democracia está muy limitada (por no ser demasiado “radical”) porque uno de sus pilares no funciona.

Vivimos en una democracia aparente (con aparente pluralidad y con aparente libertad). Y si esto lo hemos podido ver con un hecho tan evidente y aparentemente “inofensivo” (a pesar de las graves consecuencias diplomáticas que puede acarrear) ¿qué no habremos visto con otros hechos que no habrán ni siquiera trascendido a la opinión pública?.

En las semanas posteriores al incidente de la cumbre Iberoamericana se producen una serie de hechos que me confirman sin ninguna duda que los medios de comunicación mayoritarios de nuestro país están manipulados y censurados (especialmente respecto del tema monarquía/república).

El 6 de diciembre de 2007 (día de la Constitución) tiene lugar en Madrid (desde Cibeles a Sol) una manifestación pacífica a favor de la República a la que acuden unas 6000 personas según el diario La República (según parece llevan varios años seguidos haciéndola en tan señalado día pero yo nunca había oído hablar de ella). La mayoría de los medios de comunicación "oficiales" no se hacen eco (ni siquiera una mención breve) a excepción del periódico 20 Minutos. ¿Por qué la mayor parte de los medios de comunicación "masivos" no se hacen eco? ¿Es que eran menos personas que los que insultaban a los políticos al entrar en el Congreso de los Diputados ese mismo día? ¿Es que eran menos que los que quemaron fotos del Rey en Cataluña unos meses antes? ¿Es que eran menos que los que se manifestaron a favor de Franco el 20-N? (estos hechos sí salieron incluso en los noticiarios de la televisión) ¿Es que no es significativo que el mismo día de la Constitución haya una manifestación que reivindica su reforma o su derogación (y desde hace varios años)? ¿O es que era quizás porque planteaban un tema considerado tabú y como esta vez se manifestaban de forma pacífica no convenía dar eco a esa manifestación? No encuentro ninguna explicación lógica (desde el punto de vista de un profesional de la información) para que dicha manifestación haya sido obviada por los medios de comunicación. La única explicación lógica que veo es la (auto)censura.

El 20 de enero de 2008 tiene lugar una manifestación convocada por Democracia Nacional contra la inmigración a la que acuden según los medios de comunicación medio centenar de personas. Partiendo del hecho de que yo respeto el derecho de todo el mundo a manifestarse (aunque no esté de acuerdo con el motivo de la manifestación), me llama mucho la atención la diferente cobertura informativa que tienen ambas manifestaciones. A la manifestación de Democracia Nacional se le da mucho “bombo” en todos los medios de comunicación, se anuncia días antes que va a tener lugar y una vez ocurrida TODOS los grandes medios de comunicación se hacen eco de ella. Sin embargo, respecto de la manifestación por la República del 6 de diciembre, ni se anuncia días antes que va a tener lugar ni se da la noticia de que ha tenido lugar en casi NINGÚN medio de comunicación "oficial" (manifestación con mucha más afluencia, en un día muy significativo como el de la Constitución, en pleno centro de la capital y con una reivindicación, como es el modelo de Estado, que atañe al conjunto de la población). Es decir todo el mundo se ha enterado de la manifestación de Democracia Nacional contra la inmigración y casi nadie de la manifestación por la República.

¿Por qué esta diferencia tan radical en el tratamiento informativo de ambas manifestaciones?

No digamos ya el tratamiento que han tenido en los medios de comunicación las diversas manifestaciones que se produjeron en la pasada legislatura convocadas por el Partido Popular. No es de extrañar que dichas manifestaciones hayan sido tan masivas, han tenido todos los medios a su favor para que tengan éxito (promoción “a bombo y platillo” por todos los medios de comunicación, autocares del PP para desplazar a sus militantes desde otras provincias y aparcados en plena calle Serrano con permiso del ayuntamiento madrileño, retransmisión en directo por la televisión, etc). Desde luego no todos los ciudadanos pueden defender sus ideas en igualdad de condiciones. El objetivo de una manifestación es siempre llamar la atención a la opinión pública sobre determinado tema o reivindicación, pero si es obviada por los medios de comunicación entonces es siempre un fracaso, por importante que sea su afluencia, simplemente para la mayor parte de la población no ha tenido lugar.

El tema de la República es tabú en la "democracia monárquica” española y los medios de comunicación “oficiales” lo censuran sistemáticamente. De vez en cuando se permite hablar algo del tema para que no parezca que es un tema “tabú”, pero se hace cuando lo que se dice es “inofensivo”, cuando simplemente es un aniversario o alguna fecha especial. Pero lo que se evita sacar en los medios es cualquier noticia que tenga que ver con el auge ACTUAL del movimiento republicano, especialmente las manifestaciones que reivindican la tercera república. No es tan peligroso recordar algo la historia (sobre todo cuando se tergiversa), lo realmente peligroso es mostrar que en el presente hay un rechazo cada vez mayor a la monarquía actual y una reivindicación por el derecho del pueblo a elegir libremente entre monarquía o república. La censura es muy sutil e inteligente para pasar desapercibida, pero en definitiva es censura. Esto es inadmisible en una democracia.

¿De verdad, aún hay quién se cree que estamos en una verdadera democracia?

Por otro lado, en las semanas posteriores al famoso incidente, en la televisión se puede observar una serie de hechos muy llamativos. El programa de Telecinco El laberinto de la memoria de Maria Teresa Campos, que había emitido dos capítulos dedicados a la figura del Rey y que se había atrevido a hablar de ciertos temas inauditos hasta el momento (gastos de la Casa Real, impunidad del Rey, datos “oscuros” de su biografía, …), desaparece repentinamente de la programación cuando se iba a emitir el tercer y último capítulo dedicado al monarca. El programa Ratones Coloraos de Jesús Quintero desaparece también repentinamente y sin ninguna explicación de la programación de Telemadrid tras la emisión de una entrevista a Pilar Urbano donde ésta insinúa que está escribiendo una biografía del Rey, que detrás del 23-F estaba el Rey (la periodista escribió un libro con sus investigaciones sobre el famoso golpe de estado), que el Rey es muy listo (más de lo que creemos), … y donde Jesús Quintero, en uno de sus habituales “monólogos”, dice claramente que la televisión está manipulada y que hay que apostar por la libertad y aconseja a dicha periodista “tener cuidado con los callejones oscuros”. En contraste, con ocasión del 70 cumpleaños de don Juan Carlos, se emiten en diversos canales de televisión numerosos documentales sobre el Rey y sobre el príncipe Felipe (¿Nos están preparando para la sucesión?). Por supuesto, documentales en los que no existe ninguna “sombra” en la biografía de ambos personajes, en el más puro estilo de los NO-DOs de la época franquista. Posteriormente desaparece también Aquí hay tomate, uno de los programas más vistos de Telecinco, “oficialmente” por baja audiencia, provocando incluso manifestaciones de sus seguidores frente a la sede de dicho canal, y desatando todo tipo de rumores apuntando a la Casa Real como la causante del cese de dicho programa.

La monarquía tiene un “blindaje informativo” hasta tal punto que se cierran fulminantemente programas de televisión en cuanto hay el más mínimo intento de informar (aunque sea tímidamente) sobre cualquier cuestión “no oficial” de la “sagrada” institución. No es posible la más mínima transparencia informativa respecto de la institución monárquica, no digamos ya la crítica. Todo esto se intenta “disimular” hablando de cuestiones de menor importancia para aparentar que en nuestro país se puede hablar de todo, pero el sistema monárquico se sustenta principalmente en la censura y en el férreo control de los medios de comunicación.

Es imposible no ver que nuestros medios de comunicación están censurados y manipulados. Es imposible no ver que uno de los pilares de nuestra presunta democracia (la libertad de expresión) no funciona. Es imposible no ver que tenemos un régimen monárquico que recuerda mucho al anterior régimen. Tenemos un régimen “neo-franquista” disfrazado de democracia.

Internet se está convirtiendo en el único lugar en nuestro país donde poder acceder de forma libre a información (inaccesible en los medios de comunicación “oficiales” tradicionales) y donde poder opinar libremente. Internet se está convirtiendo en el “talón de Aquiles” de las dictaduras y de las democracias “controladas”.

Ahora comprendo mejor el término “prensa libre”: es aquella prensa libre de las censuras impuestas por los poderes fácticos que la controlan. Desgraciadamente la prensa libre es marginal porque no tiene los medios económicos necesarios para darse a conocer, pero gracias a Internet dicha prensa puede empezar poco a poco a “despegar” (por lo menos con el “boca a boca”), aunque desde luego siempre lo tendrá difícil. Ahora sé que si quiero conocer la realidad debo evitar ver en exceso la prensa “oficial” (que sólo me sirve para conocer ciertos “sucesos”), debo tomarme con mucha prudencia la información que me dan y sobre todo debo contrastarla con la prensa “libre” que gracias a Internet es accesible.

Después de haberme leído la biografía no autorizada de Juan Carlos I “Un Rey golpe a golpe” (que puede obtenerse gratuitamente por Internet y que descubrí gracias al ya famoso incidente y a la curiosidad que me despertó por conocer la verdad), desde luego comprendo mucho mejor la reacción del Rey en este incidente y su posterior cobertura “informativa”, comprendo mucho mejor porqué fue posible la “transición” (que en realidad más que un cambio de régimen supuso un “lavado de cara” del mismo), comprendo mucho mejor porqué el gobierno de Felipe González supuso un claro retroceso para los trabajadores, comprendo mucho mejor porqué el PSOE defendió el Sí a la OTAN en el referéndum que finalmente ganó, comprendo mucho mejor porqué tuvo lugar el golpe de estado del 23-F, comprendo mucho mejor porqué Aznar apoyó la intervención en Irak, comprendo mucho mejor porqué tanta campaña mediática contra Chávez, comprendo mucho mejor porqué tanta corrupción, comprendo mucho mejor porqué los grandes problemas no se acaban de resolver, comprendo mucho mejor porqué se tiene tanto miedo a abrir un debate sobre la reforma de la Constitución, comprendo mucho mejor porqué Franco dijo que lo dejó todo bien atado…. En definitiva ahora las “piezas encajan”, ya sé porqué tenemos lo que tenemos. Y el incidente del Rey en la cumbre iberoamericana supuso el “catalizador”, la “chispa” que me hizo “despertar” y que me produjo el impulso de conocer la verdad para comprender mejor lo que ocurre a mi alrededor (la confirmación y sobre todo la demostración a mí mismo de las sospechas e intuiciones que ya tenía).

Por primera vez, en mucho tiempo, “veo la salida del túnel”. El problema que tenemos es que las BASES de nuestro sistema político no están bien hechas.

Tenemos que conseguir una democracia verdadera que nos proporcione mayores posibilidades de resolver los problemas. Ese es el camino, aunque será largo y difícil.

El único camino para “arreglar el mundo” es profundizando en democracia, cuando ésta esté verdaderamente bien establecida, los humanos tendremos muchas más probabilidades de sobrevivir como especie. No sé si seremos capaces de “salir del túnel” pero por lo menos yo ahora “veo la salida”, antes ni siquiera eso.


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet