BIBLIOTECA VIRTUAL de Derecho, Economía y Ciencias Sociales


UFOLOGÍA Y SECTAS

José María Amenós Vidal y otros



Esta página muestra parte del texto pero sin formato.

Puede bajarse el libro completo en PDF comprimido ZIP (70 páginas, 363 kb) pulsando aquí

 

 

II. Las sectas e Internet: púlpito neorreligioso y foro de discusión.

Autor : Luís Santamaría del Río. Teólogo. Secretaría española - RIES - Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas. Fuente : Pastoral Ecuménica. Año 2003. Vol. XX. nº. 58-60.

Índice : Religión e Internet. Sectas e Internet. Punto de partida: Heaven’s Gate (Puerta del Cielo). La captación en Internet. Sectas de origen/impronta cristiana. Grupos de origen/impronta oriental. Movimientos del potencial humano. Grupos filosóficos/esotéricos. Grupos ufónicos. Satanismo y luciferismo. La controversia de las sectas en Internet. Apéndice: Información sobre sectas. Notas. Agradecimientos.

Hace unos años el sociólogo Andrés Canteras alertaba sobre una futura consecuencia de la transformación sociorreligiosa: la posibilidad de «perecer en un torbellino de sobreinformación neo-religiosa» (1). Sin duda podemos hablar de Internet como la gran revolución (o mejor, explosión) en las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación (TIC), y situar en este medio la frase citada. En este trabajo pretendo abordar el tema observando cuál es la relación Red-sectas, y cómo se sitúan éstas ante lo que puede ser su nuevo púlpito, foco de expansión de sus doctrinas y actividades.

Se ha investigado y publicado mucho ya sobre la Red de redes (Internet), y proliferan los estudios de tipo sociológico, psicológico, filosófico, ético... Se trata de una innovación radical en la manera de comunicarnos los hombres, de tratar la información y una transformación de nuestras costumbres, economía o leyes. Empiezan a modificarse nuestros conceptos de espacio y tiempo y crece la fragmentación; éste es nuestro nuevo ambiente de socialización, nuestra nueva cultura. En él, normalmente, no caminamos: navegamos. No leemos ni asimilamos: ojeamos. No pensamos ni comprendemos: digerimos. De la noche a la mañana nos hemos encontrado con un «hermano mayor» en nuestros hogares, centros educativos, laborales y de ocio. Más de un autor recuerda en este punto la situación contada por Orwell en su novela visionaria 1984 (qué curioso, en este mismo año William Gibson acuña el término «ciberespacio»). Es un gran motor de la globalización económica y cultural, sin duda controlado por los EE.UU., primera «ciberpotencia» mundial del momento. Esta potente herramienta sirve para hacer más patente aún el concepto de Aldea Global, pero abre todavía más la brecha entre los países que controlan Internet y los que sólo reciben esta tecnología, o ni siquiera esto. Y acercándonos más al hombre concreto, podemos observar el inquietante riesgo de confundir la realidad virtual con la realidad, e incluso con la verdad.

La Red es un espacio en donde cabe (y de hecho se da con facilidad) el engaño, la deformación de la realidad, el trastorno de la personalidad. Y puede ir desterrando de nuestras vidas propiedades y cualidades propias del hombre: puede quitarle valor al pensamiento, disminuir nuestra capacidad crítica ante tal aluvión de palabras y palabras, sustituir las relaciones cordiales presenciales por fríos diálogos a través de la pantalla... (2). Ya se ha empezado a estudiar y tratar con seriedad el tema de la adicción a Internet, que se extiende entre un porcentaje significativo de los habitantes del ciberespacio. Por un lado, este gran avance puede otorgar al hombre una mayor libertad, y así puede ofrecer un servicio sin límites para el hombre. Por otro, plantea una serie de cuestiones graves que afectan a la sociedad y a la misma antropología. Para concluir esta breve introducción escuchemos la advertencia que nos hace un entendido en la materia:

«Gracias al proceso de las técnicas digitales, la realidad se ve sustituida, cada vez más, por imágenes de todo tipo que la simulan, la representan, e incluso, se convierten en nuevos espacios de trabajo, de formación y de entretenimiento. Pero al virtualizar la realidad, mediante las técnicas digitales, será más fácil engañar a los demás, desinformarlos o manipularlos» (3).

Religión e Internet.

Hasta aquí queda patente la importancia de Internet en la sociedad y el hombre concreto actuales. Una gran revolución se está produciendo a todos los niveles. Pero, ¿también en el religioso?. Cabría pensar que puede darse una incompatibilidad entre este adelanto tecnológico y lo trascendente, pero no es así. Esto último, connatural al hombre, está presente en la Red (4). Ángel Galindo escribe que «estas redes de comunicación deben presentar una imagen integral de la persona humana. La dimensión religiosa del hombre ha de entrar dentro de esta dimensión» (5). Algunos hablan de lo «cibersagrado», y hasta se puede leer en más de un lugar la célebre frase de san Anselmo referente a la Teología, pero esta vez transmutada para la ocasión: fides quaerens internetum.

El hombre que ha llegado hasta aquí, el casi todopoderoso gigante capaz de dominar el mundo con su ciencia y con su técnica, el creador de la Red de redes, sigue necesitando algo más:

«Lo que resulta preocupante es el vaciamiento interior, la trivialización de la existencia y la crisis de esperanza que se puede constatar, a pesar del progreso y los logros de todo tipo. [...] El ser humano es demasiado grande para contentarse con cualquier cosa. No pocos analistas toman nota del número creciente de personas que, cansadas de vivir una vida tan “rebajada”, buscan algo diferente» (6).

Es un hecho la aplastante cantidad de material espiritual en Internet, todo lo que se le ofrece a cualquier navegante que teclee en un buscador la palabra «Dios» o cualquier término de carácter religioso, o acceda al apartado «religión» dentro de la sección «sociedad y cultura» de uno de tantos portales o buscadores.

Según algunos estudios, supera a todo lo relacionado con el sexo, que tanto se mueve por las cloacas de este medio. Desde las creencias más arraigadas y tradicionales, hasta los más pequeños grupúsculos de reciente factura, pasando por pequeñas comunidades escindidas, toda suerte de gurús, contactados con espíritus o extraterrestres, chamanes, grupos de brujas, redes de meditación, profetas autoproclamados, iluminados, apóstatas y detractores..., todos tienen en el ciberespacio el púlpito desde el cual dar a conocer a todo el mundo sus creencias y prácticas, y el medio con el que intercambiar información y mantenerse en contacto. Es inmenso el “arsenal” religioso que ponen a disposición del usuario las distintas religiones, iglesias y sectas: acceso a sus libros sagrados, estudios doctrinales, oraciones y música, información sobre sus celebraciones... Hasta hay páginas dedicadas a la atención espiritual y pastoral de colectivos concretos (niños y jóvenes, inmigrantes, homosexuales, gitanos...).

Otro elemento a tener en cuenta son los portales, esas páginas que ordenan de alguna manera la ingente cantidad de páginas que sobre un tema concreto se puede encontrar. Proliferan, aparte de las confesionales, otros realizados por personas u organismos interesados en el tema (periodistas, sociólogos, centros universitarios...) y en los que cabe todo. Aquí se refleja claramente la mentalidad del «supermercado espiritual» o «religión a la carta»: el buscador tiene a su disposición, en su propia casa, miles de páginas que le ofrecen dispares doctrinas y ritos, sistemas éticos y escrituras sagradas, técnicas de meditación y servicios religiosos... Hay incluso pretendidas «religiones virtuales» que se han formado exclusivamente en la Red y que mantienen una doctrina tecnologicista y cibernética.

Además de todo esto, publicado en las webs, también las cuestiones espirituales tienen su cabida en los espacios de comunicación interpersonal de Internet: chat, foros de discusión, listas de correo ...

«La religión es uno de los temas típicos en los foros abiertos. Además de los muchos que se dedican monográficamente a ello, las cuestiones religiosas suelen surgir inesperadamente en los entornos más sorprendentes» (7).

Lo religioso está, pues, presente en Internet, y con una cierta importancia. Y el pluralismo religioso existente en el mundo real se refleja aquí. Sin embargo, esta correspondencia realidad-virtualidad puede resultar engañosa: generalmente, las grandes religiones e iglesias tendrán una mayor presencia en la Red, y los pequeños grupos, menor. Pero no es así, hay importantes excepciones. No sólo hay que tener en cuenta la antigüedad, implantación o el número de miembros cuando nos encontramos con un grupo religioso. Es imprescindible conocer el contacto con las nuevas tecnologías de ese movimiento, la preparación de sus adeptos, su interés en responder a las críticas que proliferan en este medio.

Para conocer más la relación entre Internet y lo religioso, resumiré a continuación algunos datos que nos dan dos informes realizados por un organismo norteamericano sobre la influencia de la Red en las comunidades religiosas de los EE.UU. Si bien están realizados sobre una muestra reducida y sólo son aplicables a ese determinado país (recordemos que se trata de la primera “ciberpotencia”, y las características peculiares de su religiosidad), nos aportan cifras y conclusiones interesantes, que conviene tener en cuenta (8).

El 25 % de los internautas (28 millones de norteamericanos) han utilizado la Red en el año 2001 para buscar información religiosa. Esto supone un incremento frente a los resultados del año anterior [21 %], a lo que parece haber contribuido el terror del 11 de septiembre. El 27 % de estas personas atribuye a Internet algún progreso en su vida de fe. La búsqueda religiosa es más popular que las apuestas on-line, subastas, operaciones bancarias o llamadas telefónicas en este medio. Además, los usuarios que más acuden a Internet con propósitos religiosos son los más activos participantes en sus comunidades de fe en la vida real. Muchos lo ven como una herramienta útil para su vida espiritual:

«Por un lado, Internet podría verse como un libro de oración electrónico, una ayuda para la devoción personal, o una guía de referencia en asuntos espirituales, sin ser una parte real de la observancia religiosa. Por otro lado, un sitio de Internet podría ser un “lugar” en donde la gente se junta, cada uno a charlar o rezar o incluso adorar con gente de todo el mundo que puede estar en el mismo sitio al mismo tiempo» (9).

En cuanto a los «cibercreyentes», el estudio los clasifica en estas categorías no excluyentes: buscadores activos (que usan mucho Internet con fines religiosos, un 27 %), conversos (36 %), miembros de una comunidad [84 %], y extraños religiosos (de creencias minoritarias). El uso principal es la búsqueda de información sobre la propia fe o sobre otra [67 % y 50 %, respectivamente]. Consideran, en general, que la búsqueda de recursos (de oración, estudio...) es más fácil de realizar on-line. Algunos reconocen que esta navegación espiritual ha incrementado su propio compromiso con su fe, y creen positiva la influencia de Internet sobre las demás personas. Además,

«tiene lugar un efecto de doble dirección: los internautas con creencias religiosas firmes naturalmente serán atraídos a sitios de orientación religiosa, y derivarán beneficios de tales sitios que los harán volver a por más. [...] También, como buscadores activos, tienden a envolverse más en la actividad religiosa en la vida real, y sus actividades on-line simplemente sirven para complementar su interés en las comunidades de fe de carne y hueso» (10).

Todos estos buscadores consideran, en cuestiones religiosas, más atrayente el tradicional trato cara a cara que la interacción mediada por el ordenador. Es destacable que, aunque el 83 % de las comunidades religiosas encuestadas piensa que Internet ha ayudado a su funcionamiento, ese mismo porcentaje reconoce que la principal característica de su web es animar a la gente a asistir a sus servicios religiosos. Esto nos lleva a pensar en una cuestión importante: la práctica de la religión, ¿puede hacerse exclusivamente de forma “virtual”? Creemos que no, y los datos antes expuestos confirman la función simplemente subsidiaria que tienen los medios electrónicos en las comunidades religiosas. Pero algunos expertos ya advierten de un fenómeno que puede darse: en el estado actual de privatización de lo religioso, muchas personas, no precisamente atraídas por la religión institucionalizada, podrían hacer uso de Internet para una más fácil «religión a medida», escogiendo de aquí y allá lo más conveniente para su situación personal, sin moverse de su casa.

Otra encuesta (11), esta vez más centrada en la población adolescente norteamericana, nos muestra el dato de que «actualmente, el 4 % usa Internet para experiencias religiosas o espirituales», y «uno de cada seis adolescentes [16 %] dice que dentro de los próximos cinco años espera usar Internet como un sustituto de su actual experiencia religiosa basada en la iglesia». Este estudio alerta a las comunidades de fe tradicionales de los EE.UU. sobre un cambio radical en la forma de concebir la Iglesia, y el desafío que ello comporta para los líderes cristianos.

¿Es posible y legítimo llegar a una religión virtual? ¿Se puede prescindir de la fe vivida en comunidad, no unida por cables, sino por una convivencia espacio-temporal-afectiva? ¿Puede el hombre, ser religioso, conformarse con una experiencia religiosa y una vivencia de ella en la pantalla de un ordenador?. En un estudio con una visión muy optimista de Internet, leemos que éste «es un espacio de testimonio, de formación, de comunicación, de acción, de contemplación y de encuentro con Dios. El ciberespacio es un espacio sagrado», pero el autor pasa a interrogarse seguidamente: «¿Cómo encontrar a Jesucristo, centro de la fe cristiana, en este ambiente tan fragmentado y ecléctico?. ¿Cómo reconocer a Dios Creador y Redentor en un espacio inmaterial, en constante expansión?» (12). El componente comunitario es intrínseco a la experiencia religiosa auténtica. Según Xabier Pikaza,

«más que un simple campo de prueba donde maduran y se expanden las verdades religiosas, la misma comunidad es para los creyentes una hierofanía o comunión donde se explicita y manifiesta la verdad de lo sagrado. [...] Lo divino se expresa en la misma vida compartida de los hombres y mujeres de la tierra, en el amor gozoso, gratuito y creador, en la justicia entre los humanos. Como parientes de Dios, somos parientes unos de otros. Saberlo y expresarlo es signo de Dios sobre la tierra» (13).

Sectas e Internet (14).

Llegamos al tema concreto que quiero tratar en este artículo, tras la introducción general y el tratamiento del fenómeno religioso en el ciberespacio: Internet como medio de las sectas y la nueva religiosidad. Con frecuencia nos llegan noticias que alertan del peligro que suponen las sectas en el ciberespacio. Además, podemos encontrar publicidad de programas informáticos de filtrado de contenidos, que dicen prevenir al usuario (sobre todo a los menores) de la pornografía, terrorismo, racismo, drogas y sectas. Dejando aparte las cuestiones éticas que plantea la Red (la «ciberética», tal como dice el experto Porfirio Barroso, y que no es el tema de este trabajo), hay que abandonar el sensacionalismo que se suele emplear al tratar el tema de la relación sectas-Internet, para llegar a un diagnóstico equilibrado de esta realidad. Como sucede en el panorama de las sectas en general, a veces lo que se diga será exagerado, pero en otras ocasiones los avisos de peligro estarán justificados, y así lo iremos viendo. «La Red es como un pegamento que puede juntar minorías de todo el mundo. Radicales y extremistas son también —afortunadamente— una minoría, normalmente», me ha comunicado B. Langkjer, representante del Dialog Center de Aarhus, de Dinamarca. La Cámara de Representantes belga, en su informe de 1997 sobre las sectas, recoge la preocupación por la actividad de estos grupos en Internet, y lo mismo expresan los últimos informes de la Misión Interministerial de Lucha contra las Sectas de Francia. Para hacernos una idea de lo que se escribe sobre esta cuestión, veamos algunos ejemplos:

«La presencia de las sectas suicidas y otros intrusos en Internet es sólo una de las señales de alarma para todos aquellos interesados en preservar la privacidad de los ciudadanos comunes, ese fuero interno que se ve amenazado por la capacidad que han adquirido las computadoras para asomarse a la intimidad ajena o irrumpir abiertamente en la vida privada de los ciudadanos.» (15)

«Ahora para congestionar aún más este aquelarre de creencias existe una nueva herramienta que las religiones y sectas están aprovechando para intentar captar adeptos y salvar almas, la capilla Internet» (16).

«Este lugar infinito y etéreo se ha convertido en la nueva situación de elección para los reclutadores de las sectas. Su apariencia cuasi-divina es engañosa, y puede ser peligrosa, especialmente en manos de los usuarios ingenuos de Internet. [...] El correo electrónico es barato, y mantiene enganchados a los miembros de la secta, dondequiera que estén, con mensajes de apoyo y propaganda» (17).

«Estas nuevas religiones se están beneficiando además de la infinita ventana al proselitismo que supone Internet, donde se multiplican las sedes electrónicas de cultos que promueven todo tipo de evangelios esotéricos, desde mezclas de misticismo hindú con creencias new age, hasta doctrinas que hacen de los extraterrestres su centro...» (18).

Punto de partida: Heaven’s Gate (Puerta del Cielo) (19).

¿De dónde esta aversión a Internet por causa de las sectas? Sin mucha dificultad, nuestra indagación nos lleva al suicidio colectivo de los miembros de la secta Heaven’s Gate (Puerta del Cielo), en 1997. De este suceso procede toda la alarma sobre este «lado oscuro» de la Red.

El 27 de marzo de 1997 aparecen muertos, en el lujoso Rancho Santa Fe (cerca de San Diego, California), 18 varones y 21 mujeres, miembros todos de la Puerta del Cielo, grupo liderado por Marshall Herff Applewhite (también llamado Do). Los cadáveres aparecieron tumbados en sus camas, vestidos de negro y con la cabeza cubierta con capuchas moradas. Algunos varones, además, estaban castrados. El macabro proceso había sido cuidadosamente planeado: ingestión de barbitúricos en varias tandas, ayuda mutua a la muerte por asfixia con bolsas de plástico... Aún más sorprendente resultó el motivo de la autoinmolación ritual: lo que querían era liberarse de su cuerpo, al que denominaban «envase» o «recipiente», para poder partir en la nave espacial que —según ellos— se ocultaba tras la cola del cometa Hale Bopp. Se trataba, pues, de un ascenso a un estado superior de vida.

Todos ellos eran profesionales, con edades comprendidas entre los 26 y 72 años, dedicados al diseño de páginas web (eran diseñadores mediocres, según algunos entendidos) para empresas de todo el país con su compañía Higher Source (Fuente Superior). He aquí la primera conexión importante de esta secta con Internet. Además de la página en la que se anunciaban como tal compañía informática, tenían otra en la que difundían su doctrina ufológica y catastrofista (20). Poco tiempo antes del suicidio colectivo, habían puesto en su web un anuncio de «alerta roja», en el que manifestaban que el cometa Hale-Bopp era la señal que estaban esperando. No era la única interpretación de este acontecimiento astronómico en la Red. Ya circulaba por algunos lugares el rumor de que tras el cometa se escondía una nave espacial (según algunos aficionados a la ufología), mientras que en algunas páginas fundamentalistas cristianas se discutía si se trataba del indicador del final de los tiempos; y en algunas de orientación Nueva Era se especulaba sobre la predicción de su aparición en el Libro de los Muertos egipcio, o la posibilidad que anunciaba de una guerra en Israel, citando al profeta Ezequiel.

Podían verse en su página cientos de páginas de escritos apocalípticos, transcripciones de cintas de vídeo e incluso un libro entero. Y otra sorpresa: multitud de palabras ocultas en el fondo de la web: ovnis, alienígenas, extraterrestres, fin del mundo, abducciones, segunda venida..., una especie de material subliminal, propicio para atraer hacia sí a los internautas que buscaran algo sobre estos inquietantes asuntos. La ciencia ficción, al final, llegó demasiado lejos, a juzgar por el final de estos “cibermonjes” (como ya se les había denominado). En la web no promovían el suicidio específicamente, pero sí una «salida voluntaria » como la vía para «entrar en el Reino del Cielo». Declaraban estar

«felizmente preparados para dejar “este mundo” e ir con la tripulación de Ti. Si estudias el material de este servidor de Internet podrás comprender el porqué de nuestro gozo y nuestro propósito en la Tierra. Incluso tú puedes encontrar tu “tarjeta de embarque” para partir con nosotros durante esta breve “ventana”».

Tras la difusión de la noticia de las muertes, el acceso a Internet se multiplicó para conocer directamente las entonces tan pregonadas páginas del grupo, llegando a su bloqueo.

Unos días después del suicidio, apareció otro suicida en California, que decía emular a los anteriores. No era miembro del grupo, pero parecía seguir al pie de la letra lo que habían dejado aquéllos en su web: «algunos pueden desear seguirnos... es preferible que realices esta “salida” en algún lugar del oeste o suroeste de los EE.UU... debes invocar el nombre de Ti y Do para que te asistan...».

Su activismo en Internet no sólo se limitaba a esto, sino que algunos de sus miembros intervenían enérgicamente en algunos grupos de noticias virtuales, por ejemplo, para felicitar efusivamente a la Iglesia de la Cienciología por su ataque legal a la asociación antisectas CAN. Y parece que la intensa presencia de la secta en la Red duplicó en esa temporada su número de miembros.

En los días previos a la masacre, la secta envió más de cien mensajes de propaganda a través de Internet. Una de sus receptoras ingresó en la Puerta del Cielo tras conocerla de esta manera, y fue una de las víctimas. La prensa, además, hizo público un diálogo virtual entre un miembro del grupo y un joven de 18 años, que terminaba con la intención de volver a ponerse en contacto. Varios meses después, el adepto Chuck Humprey reorganizó el grupo. ¿Cómo?. Muy sencillo: autoproclamándose sucesor de Applewhite, y rediseñando la página web. En ella llegaba a mostrar la imagen de un miembro de la Puerta del Cielo que se convierte en extraterrestre. Acabó él mismo suicidándose con posterioridad.

Con todos estos datos inmediatamente los analistas culparon en parte del suicidio masivo a la Red de redes. La web de Heaven’s Gate se había revelado como una poderosa arma de reclutamiento de adeptos. La secta llevaba existiendo alrededor de veinte años. ¿Tuvo Internet la culpa del suceso? No, pero fue un medio ideal para una organización obsesionada con las nuevas tecnologías y la ciencia ficción, para difundir sus doctrinas y captar nuevos miembros. Según Wendy G. Robinson, «entra dentro de las posibilidades que el ministerio de Applewhite sumado a la cibercultura fuera una mezcla tóxica». El problema no fue el medio, sino el mensaje.

La captación en Internet.

Ya hemos visto cómo algunos miembros de la Puerta del Cielo —al menos dos— entraron en el grupo tras conocerlo por la Red. Es un tema controvertido, el de las “conversiones” a las sectas a través del ordenador. Según algunos psicólogos y estudiosos de las adicciones informáticas, la captación de adeptos por Internet es más eficiente que la real, pues se llega a más gente con carencias afectivas o espirituales. Las personas débiles, solas, etc., acceden a un mundo virtual en el que se pueden desinhibir, ocultarse tras otra personalidad, encontrarse con “alguien” que les ayude a suplir sus carencias... Sin embargo, al igual que hacemos con el tratamiento de este fenómeno en la vida real, no debemos fiarnos mucho de esos perfiles de «personas captables», que nos pueden dar pautas, pero no la fórmula perfecta de la adhesión a estos grupos. Sí es posible que coincidan en gran medida esos perfiles con las características de la gente que busca en Internet el medio en el que relacionarse con otros de manera casi exclusiva.

Si siempre se ha hablado de ciertos lugares propicios para el primer contacto entre los reclutadores y los potenciales neófitos, quizás algo de esto se pueda aplicar a Internet. Campus universitarios, estaciones de autobuses y aeropuertos, parques y plazas de las grandes ciudades... Hoy los canales de comunicación directa en la Red —y el chat, por antonomasia— bien pueden servir para establecer “relaciones” entre personas que antes no se conocían de nada. Esa “amistad” virtual puede pasar a lo real, y entonces el captador puede invitar a la otra persona al contacto con el grupo.

El experto Steve Hassan dice que algunas personas han sido reclutadas por Internet, aunque reconoce que se desconocen las cifras. Según el profesor Stephen O’Leary, nadie se ha convertido por leer una página web. En este sentido Ramiro Pinto, presidente de la Asociación de Ayuda a los Afectados por las Sectas, ha declarado que «para que haya manipulación y generar dependencia del grupo hace falta salir de lo virtual y participar de la realidad sectaria. Internet es una forma más de captación y poco más».

La verdad es que la Red se presenta como un lugar excelente para darse a conocer por parte de las sectas. Sin necesidad de editoriales ni medios de comunicación, tienen la posibilidad de publicar una web en la que presentar sus creencias y prácticas ante todo el mundo, con mayor comodidad y facilidad que el proselitismo tradicional. A continuación intento explicar cómo ha asumido esto cada secta, en qué medida usa Internet y cuál es su visión del ciberespacio (21).

Sectas de origen/impronta cristiana.

Ciertamente son las páginas de orientación cristiana las que más abundan en el panorama religioso de Internet. Pero se hace sumamente difícil un discernimiento serio de qué movimiento está detrás de cada web, pues todas ellas aseguran ofrecer las enseñanzas del cristianismo original. Hay que leer detenidamente sus secciones doctrinales, su origen e historia, etc., para saber si nos encontramos ante un grupo de una corriente u otra. Aquí repaso la presencia en la Red de las principales sectas de origen/impronta cristiana:

Mormones (22) [www.lds.org].

Esta formación también está presente en Internet con páginas de gran calidad. Según un estudio, ha pasado de tener 500 webs en 1997, a más de 6.000 en el año 2000. La página principal, que comenzó su andadura en 1996, presenta una imagen atractiva y sólida. El profesor Mayer pone esta presencia virtual de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días como ejemplo de «desarrollo de una fuerte página oficial». Su política es la de ofrecer una información propia de calidad —su peculiar doctrina, sus actividades, la importancia de la familia...— en lugar de responder a las críticas vertidas en la Red. Han tenido también algunos problemas de registros de nombres, pues algunos críticos del grupo han adquirido dominios con el término «mormones». En cuanto a estas páginas anti-mormonas, con gran cantidad de información, podemos encontrar desde asociaciones de ex-adeptos [www.exmormon.org] hasta sitios de apologética cristiana específica contra la doctrina decimonónica del profeta Joseph Smith [www.irr.org/mit; www.mrm.org; www.utlm.org].

Los mormones sacaron a la luz, en 1999, la mayor base de datos genealógicos en la Red, financiada por ellos mismos y elaborada por IBM, con 400 millones de nombres, que han ido incrementándose con el tiempo [www.familysearch.org]. Al igual que puede hacerse con su gigantesco archivo de archivos en Salt Lake City, cualquiera puede rastrear sus antepasados en la web mormona aunque, claro está, no aparecen en Internet todos los datos de que disponen. La página llegó a colapsarse en las primeras jornadas de funcionamiento, con un promedio de 30 millones de visitas diarias, desbordando todas las expectativas. Ya se ha dado algún problema por el posible conflicto con las leyes de protección de datos. Los portavoces, sin embargo, arguyen que la información mostrada ya era de dominio público.

Por último, y como curiosidad, señalo la prohibición que, según la prensa diaria, se hizo a los misioneros mormones (en sus dos años de labor proselitista en el extranjero) del uso del correo electrónico, para una mayor concentración en la tarea.

La Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Últimos Días (Comunidad de Cristo) [www.cofchrist.org].

Escindida de la gran familia mormona en 1860, desde el año 2001 ha pasado a llamarse Comunidad de Cristo. Su presencia en Internet se remonta a 1996, tienen alrededor de 2.000 páginas con información muy variada y reciben una media de 15.000 visitas mensuales. Si bien no puede cuantificar la repercusión de la Red en su crecimiento, su representante P. Robison asegura que el grupo se estableció en Chile tras unos primeros contactos por medio del chat.

Testigos de Jehová (23) [www.watchtower.org].

Son alrededor de 6 millones de adeptos en todo el mundo, y destacan por su incansable difusión de publicaciones. Sin embargo, la página oficial de esta organización contrasta con esa realidad. Se trata de una web sencilla y con escaso material, en la que se pueden leer sus creencias, y algunos folletos y revistas en formato electrónico. Eso sí, no prescinden de su universalismo, pues ofrecen la información en 20 idiomas, ni del controvertido tema de las transfusiones de sangre, por lo que tienen una sección médica.

El carácter milenarista y apocalíptico del grupo queda reflejado en la sección que titulan «El Futuro». Además, tienen alguna otra página temática, como una titulada «Memoria de un testimonio», en la que relatan la persecución sufrida por los testigos de Jehová durante el régimen nazi, mostrando documentos, biografías, etc.

Los expertos Mayer y Chryssides observan que, si bien este movimiento fue pionero en la utilización de las nuevas tecnologías de la información para el proselitismo en su tiempo (recordando sus primeras incursiones en la radio, el uso de gramófonos y, más recientemente, el Cd–rom), en la actualidad considera que Internet no puede sustituir a su actividad de puerta en puerta. Podemos comprobar que no aparecen direcciones de correo electrónico en su web: sólo es posible contactar con ellos por correo convencional, para un posterior encuentro cara a cara.

En sus revistas se encargan de advertir sobre los peligros de la Red. Y así han publicado ya algún artículo contra la pornografía en Internet, o sobre el “ciberterrorismo”. Advierten acerca de la inconveniencia del uso del correo electrónico, con el que se pueden divulgar mentiras y engaños, «“cuentos falsos” que no fomentan la verdadera devoción piadosa». La fuente de toda información, para los Testigos de Jehová, es «el esclavo fiel y discreto», la cúpula de la organización, y a él remiten cuando declaran que «siempre que deseemos obtener información fidedigna, acudamos al medio que Dios ha establecido y no a una red de usuarios de Internet». Así prohíben los dirigentes que los adeptos publiquen webs con material del grupo. Al final, la preocupación de la jerarquía del grupo es ésta: que los miembros se puedan poner en contacto con “apóstatas” (que, como veremos, hay muchos navegando en el ciberespacio). Afirman, además, que «un cristiano podría ser atraído en tales debates [sobre religión] y pasar muchas horas con un apóstata que puede haberse desvinculado de la congregación». Frente a esto, su representante en España A. Matos, nos propone un principio muy positivo en su formulación: «creemos que es mucho más educativo y formativo instar a la lectura y a la comunicación en persona». Pero ¿esa comunicación y lectura ha de quedarse en el interior de la congregación jehovista?.

Esta secta también es blanco de muchas críticas en Internet. Tenemos, por un lado, y como hemos visto al abordar a los mormones, las páginas de ex-adeptos y, por otro, las de crítica doctrinal. Abundan las primeras, con testimonios personales, artículos, o reproducciones de documentos antiguos de los Testigos de Jehová que prueban sus contradicciones, doctrinas superadas o determinados episodios de su historia, “ocultados” oficialmente.

Hay también algunas asociaciones formadas al efecto [www.ayafin-tj.org]. Pero es curioso que algunas también se ofrecen como “alternativas” para los miembros que hayan dejado el grupo, manteniendo en gran parte su doctrina y su interpretación bíblica, desdeñando algunos aspectos importantes de la Sociedad Watchtower (algo así como «Jehová Dios sí, organización de los Testigos de Jehová no»). Las webs que atacan la doctrina jehovista suelen ser de inspiración cristiana (ya sea católica o, lo más común, protestante), y se centran principalmente en cuestiones bíblicas.

La peculiaridad de este grupo explica el que haya un tercer grupo de internautas críticos: la Asociación de Testigos de Jehová para la Reforma en el Asunto de la Sangre [www.ajwrb.org]. Dicen ser miembros de la secta, aunque se mantienen en el anonimato para evitar represalias internas por su postura revisionista de la posición jehovista sobre las transfusiones de sangre. Así dicen en su página:

«Somos Testigos de Jehová activos y muchos de nosotros ocupamos todavía puestos de responsabilidad en la organización. [...] La posición que exige la sociedad [Watchtower] en cuanto al asunto de la sangre ha causado miles de muertes [...]. Le reiteramos nuestra disponibilidad de anular esta página en el momento que se nos demuestre que nuestra posición es errónea. En este momento más de cinco millones de personas están bajo riesgo de morir innecesariamente, por una interpretación errónea y acomodada de lo que significa la santidad de la sangre. No buscamos posiciones en la organización, no pretendemos formar una secta o grupo aparte...»

Según el portavoz de los Testigos de Jehová en España, A. Matos, «nadie sabe quiénes son y están creando confusión sobre el tema». Pero esta página se ha constituido en un importante foro de discusión de miembros, antiguos miembros y no miembros, médicos, expertos, detractores...

Aparte de todo esto, también se encuentran en Internet otras escisiones surgidas de los Testigos de Jehová desde el comienzo de su historia, que dicen ser muchas de ellas más fieles al fundador, Charles T. Russell. En sus páginas podemos encontrar, sobre todo, material doctrinal, cursos bíblicos, folletos y revistas: Fraternidad Cristiana del Milenio [www.cmfellowship.org]. Nació su web en 1997, y ofrecen folletos y artículos de su revista. Sociedad Bereana de la Biblia [www.bereanbiblesociety.org]. Asociación de Estudiantes de la Biblia El Alba [www.dawnbible.com]. Estudiantes de la Biblia Asociados [www.heraldmag.org].

Ciencia Cristiana [www.tfccs.com].

En otra de sus páginas [www.spirituality.org] ofrecen la posición del grupo, «ofreciendo una perspectiva espiritual» ante los acontecimientos mundiales y otros asuntos actuales, además de poner a disposición del internauta varios grupos de discusión. Puede consultarse el texto completo de Ciencia y Salud, la obra principal de su fundadora, Mary Baker Eddy.

La Familia [www.thefamily.org].

El grupo anteriormente conocido como Niños de Dios ofrece una imagen atractiva de sí mismo: noticias, su labor en todo el mundo, música... aunque no prescinde de su doctrina milenarista: una de sus secciones se titula «Noticias del tiempo del fin – discerniendo los signos de los tiempos» en donde recopila todos los males del mundo. Relatan su historia, ilustrada con fotografías, al igual que la vida y obras de su fundador, Moisés David, del que también dan abundante literatura. Es sorprendente que no aludan para nada, ni para rebatir, a todos los episodios oscuros de su trayectoria... y que no publiquen, como es natural, ciertas publicaciones que rayaban la pornografía.

Iglesia de la Unificación [www.unification.org].

Este movimiento ha sido ejemplo de aprovechamiento de las nuevas tecnologías utilizando Internet para la emisión internacional, a tiempo real, de las célebres bodas multitudinarias oficiadas por su líder, Sun Myung Moon, y otras ceremonias importantes. Su página principal proporciona bastante información del grupo, pues son conscientes sus dirigentes de su potencial misionero: noticias, los Padres (el reverendo Moon y su esposa), sus proyectos, material de educación bibliografía, enseñanzas... Su sección de vínculos es amplia y variada (más de 35 webs), y es comprensible por la gran cantidad de organismos culturales, empresas y medios de comunicación sostenidos por el grupo.

Iglesia de Dios Universal [www.wcg.org].

En su página principal dicen tener más de 13.000 archivos, entre material escrito y gráfico, distribuidos en sus secciones de literatura, publicación periódica para miembros, iglesias y pastoral (sección de acceso restringido a los pastores). Usan Internet para el correo electrónico desde principios de los 90, y la web la lanzaron en 1995. Reciben más de 3.000 visitas cada día. Si bien no disponen de estadísticas, me dicen que algunos miembros han ingresado en la organización tras un primer contacto cibernético. Y varios cientos de adeptos han publicado páginas personales sobre el tema.

En cuanto a las páginas críticas con el movimiento, según su representante M. Morrison, son «numerosos sitios menores llevados por antiguos miembros que preferían nuestras antiguas doctrinas legalísticas. Sus webs no nos afectan mucho y, aunque ocasionalmente las vemos, raramente respondemos».

¿De qué páginas se trata? De las de grupos que se han ido desgajando de este movimiento a lo largo de su historia reciente. Les daré a continuación un repaso. Iglesia de Dios Unida - Una Asociación Internacional [www.ucg.org]. Ésta se fundó en 1995, y ofrece sus folletos y la revista Buenas Noticias en versión electrónica. Ha creado también otras páginas de sus iglesias nacionales.

Es curioso el hecho de que sus publicaciones que tratan el angloisraelismo (creencia de que ingleses y norteamericanos descienden de las tribus de Israel), entre otras, no hayan sido traducidas del inglés al castellano. Iglesia del Dios Viviente [www.lcg.org]. Dan cursos bíblicos, ofrecen sermones, vídeos y su revista El mundo del mañana. Iglesia de Dios de Filadelfia [www.pcog.org]. La revista que este grupo presenta en Internet se titula The Philadelphia Trumpet, y tienen otra página con su programa de televisión. Como puede observarse, todas estas sectas son muy semejantes doctrinalmente, y así se refleja en la Red.

Las Iglesias de Dios [www.thejournal.org].

Estas aglutinan a varios grupos, originados desde 1930 hasta la actualidad. Su revista The Journal empezó a publicarse en 1997, simultáneamente en papel y en la Red. D. Cartwright, su editor, es claro en cuanto a sus detractores en Internet: «hemos tenido gente que nos critica... nosotros simplemente continuamos publicando e imprimiendo nuestros artículos. ¿El efecto de las críticas? En general, cualquier publicidad es buena».

Toronto Blessing - Iglesias Vineyard [www.vineyard.org].

Este movimiento, en cierta manera carismático (en el culto), utiliza sus páginas de Internet con distintos fines: dar información del grupo (historia, doctrina, publicaciones, actividades, noticias, estructura y líderes...), conectar todos sus centros locales, anunciar sus eventos, conectar a los miembros con los pastores, y a éstos con la oficina nacional. El encargado de la página norteamericana, C. Estes, me dice que «la gente que ve una vez nuestra web y descubre lo que está disponible, vuelve y la usa en lo que necesita».

Vida Universal [www.universelles-leben.org].

Podemos consultar en su web, en varios idiomas, el material doctrinal del grupo, su mezcla de cristianismo, canalismo y Nueva Era. Su libro principal, de más de mil páginas, con las “enseñanzas” de Jesús, los mensajes de la profetisa Gabriele Wittek, sus programas radiofónicos, etc. Y anoto una curiosidad: en 1999 se pudo ver en las calles de algunas capitales españolas un adhesivo en el que figuraba un obispo tachado y una dirección de Internet [www.revo.org]. Esta página, titulada «Jesucristo el Revolucionario», viene a defender aquello de «Cristo sí, Iglesia no»... ofreciendo al final un vínculo con la página principal de Vida Universal. ¿Casualidad?.

Unitarianos Universalistas [www.uua.org].

Esta web aglutina a más de mil congregaciones y sirve de vínculo entre ellas. Aparte de ofrecer su doctrina, publicaciones, su revista UU World... da publicidad a sus más diversos servicios pastorales: desarrollo personal, familias, «oficina de bisexuales, gays, lesbianas y transexuales» y juventud.

Iglesia Swedenborgiana [www.swedenborg.org].

Según su pastor, J. Lee, la «Iglesia tiene alrededor de 200 años de historia, y solamente está empezando a poner sus informaciones en Internet».

Gran Fraternidad Blanca [www.usmalos.com].

Al abordar este grupo, mezcla de doctrinas cristianas y teosóficas, hay que tener en cuenta que el “profeta”, cofundador y marido de la líder era un especialista en informática. Tras haber anunciado el fin del mundo para 1993, y después de ser liberada María Devi Christos, cabeza del movimiento, pusieron en marcha su página web en 1997, cambiando totalmente la doctrina predicada del fin inminente por una esperanza milenarista: hay que implantar el reino del amor en un mundo cada vez peor. Ven, en las autoridades, medios de comunicación e iglesias, las fuerzas de las tinieblas, y muestran fotos de la «pareja divina », aparte de ofrecer sus escrituras y documentos audiovisuales. Están procediendo a la traducción de sus contenidos al inglés, pues tienen casi todo en ruso.

Iglesia del Último Testamento [www.vissarion.ru].

En 1989, Serguiei Topop, se proclamó el nuevo Cristo, con el nombre de Visarión. Desde entonces predica en Siberia a sus ya miles de seguidores. Además de viajar al extranjero para difundir su mensaje, aprovecha las posibilidades que ofrece Internet, aunque su página tiene más material en ruso que en inglés. Este mesías anuncia el pronto apocalipsis, que no afectará a su Ciudad del Sol, pero en su web se habla de un retorno a la naturaleza, proyectos ecológicos... sin hacer alusión a sus profecías catastrofistas. Proporcionan también multitud de datos de su situación legal regularizada, y muestran testimonios de miembros, fechas importantes, noticias, fotos de los “santos lugares” y la versión completa de su libro La última esperanza.

Naciones Arias (24) [www.aryan-nations.org].

Este grupo, también denominado Iglesia Cristiana de Jesucristo, fundado por Richard G. Butler en EE.UU., y de carácter racista y antisemita, está presente en la Red, en donde difunde su visión manipulada de Cristo y las enseñanzas cristianas para servir a su ideología. Justifican su odio a los judíos encabezando su página con una cita de Mein Kampf, de Hitler, anuncian sus programas de radio, defienden la guerra... Podemos leer también su consigna «¡Aclamamos [hail] la victoria de Cristo!» Además, suelen responder a sus críticos: ante un juicio, por ejemplo, su web hablaba así de la parte acusadora: «quieren dar a cada hombre y mujer blancos una lección de “tolerancia” al estilo marxista, a lo “tío Stalin”. La primera enmienda (hecha por blancos y para blancos) se está sustituyendo por el Nuevo Orden Mundial... No podemos permitir que los enemigos de nuestra raza ganen este asalto», y así solicitaban por vía electrónica la asistencia al pleito. No necesita comentarios el título de la web de uno de sus dirigentes: «Gasea a un judío por Jesús».

Iglesia Mundial del Creador [www.wcotc.org].

De carácter similar a la secta anterior, dedica su página —que ya ha tenido algún problema por ello— a manifestar sus ideas tan “especiales” sobre la superioridad racial, los judíos...

Espiritualismo Trinitario Mariano [144000.net/etm].

Este movimiento de origen mexicano predica desde su web la cercanía del advenimiento del Mesías, y para ello difunde gratuitamente su extenso Tercer Testamento [más de 400 páginas] y otros libros. En esta época se consideran el “Nuevo Pueblo de Dios”, los 144.000 elegidos. Mezclan doctrinas cristianas con otros elementos, como la reencarnación, Nueva Era, espiritismo, etc.

La Luz del Mundo [luzdelmundo.net].

Se trata de otro grupo procedente de México, y fundado por Aarón Joaquín González, «primer Apóstol de la Restauración de la Iglesia». Tienen varias páginas con sus doctrinas, estatuto jurídico, centros de culto en todo el mundo y el rito de la Santa Cena. Así se presentan en una de ellas: «somos la Iglesia del Dios Vivo, Columna y Apoyo de la Verdad, la restauración de la primitiva Iglesia cristiana, y la misma que existió en el siglo primero, fundada por nuestro Señor Jesucristo».

Iglesia Universal del Reino de Dios [www.iglesiauniversal.org].

Al abrir la página de esta importante secta de origen brasileño se nos dice que «el objetivo principal de este lugar es que usted tenga un encuentro real y verdadero con el Señor Jesús». Proponen, para un mayor conocimiento de su organización (de su lado bueno, claro), la lectura de su historia, grandes eventos, y catálogo de creencias. Denominan al directorio de sus centros en todo el mundo «direcciones de la felicidad». Pueden también leerse sermones de su líder Edir Macedo y pedirse oraciones.

Además de esta dirección en español tienen su página principal de Brasil, con mucha más información y enlaces a otras páginas: sobre su Catedral Mundial de la Fe, sobre «el obispo Macedo», su semanario Hoja Universal; y un gran portal con muchos temas, llamado Arca Universal (recordemos que se trata de un grupo con una importante proyección empresarial y mediática en Latinoamérica).

Grupos de origen/impronta oriental.

Soka Gakkai [www.sgi.org].

Esta influyente secta japonesa, del budismo Nichiren, tiene varias webs importantes, con su historia, personajes, actividades, su órgano de expresión SGI Quarterly, las ramas nacionales (24 páginas independientes del grupo en otros tantos países), testimonios de miembros, el budismo, su presidente Daisaku Ikeda, sus publicaciones y otros organismos dependientes.

Falun Gong (25) [www.falundafa.org].

Este grupo, cuyos seguidores se consideran practicantes no organizados de una disciplina espiritual (una mezcla de budismo, taoísmo y qi gong), y que tan duramente han sido perseguidos por el gobierno chino, hace un uso importante de Internet. Éste es su mayor medio de promoción y comunicación, por su delicada situación en su país de origen, y su rápida extensión por todo el mundo, habida cuenta de que su fundador, Li Hongzhi, reside en los EE.UU. desde 1997.

Funcionando en China ilegalmente, el correo electrónico es un medio excelente para movilizar a sus adeptos en el mínimo tiempo necesario, y dar consignas de actuación ante la persecución. Así también logran penetrar en los escasos millones de internautas (entre las clases profesionales) con que cuenta China. Aunque su gobierno ha prohibido la consulta de las informaciones de Falun Gong en la Red, y ha bloqueado sus páginas nacionales, ya han sido encarcelados algunos miembros por difusión de material del grupo en la Red.

En alguna ocasión Li Hongzhi ha hecho uso de sus webs para dirigirse a sus fieles, acusando públicamente al régimen chino. Según su portavoz G. Rachlin, «lo hacemos todo por Internet». En sus páginas ofrecen las obras del fundador traducidas a varios idiomas para su consulta electrónica, y otros tratados doctrinales y de ejercitación. También denuncian la persecución que están padeciendo, dando datos y testimonios de sus miembros detenidos o torturados por las autoridades chinas, y proporcionan la forma de contacto con los representantes del movimiento en los distintos países. El contraataque del gobierno chino también se lleva a cabo en este medio, pues han lanzado alguna web contra ellos. Y, según fuentes del movimiento, el gobierno ha atacado sus páginas del extranjero.

En sus páginas (que son muchas, y en varios idiomas) ofrecen bastante material: libros completos y vídeos, documentos oficiales que los reconocen, experiencias personales, noticias y denuncias, etc.

Energía Universal y Humana [www.shy.co.uk].

Este controvertido grupo, liderado por Luong Minh Dang, se presenta en la actualidad como Yoga Espiritual Humano (SHY), y hace uso de su presencia virtual (webs nacionales independientes, sin una oficial a nivel mundial) para dar a conocer las ventajas y bondades de sus cursos en distintos niveles —dicen sanar todas las enfermedades aplicando la «energía universal»—, sus precios, etc. Según algunas informaciones periodísticas sobre las acciones policiales contra esta secta en España en el año 2000, captaba adeptos por Internet.

Hare Krishna [www.iskcon.org].

Ofrecen una completa información de doctrinas y actividades, y muchos recursos on-line, como su libro principal, Bhagavad Gita, y otros libros, aprovechando para la publicidad de los productos que elaboran. Desde la organización se ha alentado a los adeptos a publicar sus propias webs personales, lo que ha originado la existencia de cientos de ellas que glorifican a Krishna, disminuyendo

así el impacto de las páginas críticas.

Sukyo Mahikari [http://sukyomahikari-europe.org/en/index.jsp].

Ha tenido importantes consecuencias para este grupo (salida de miembros, mucha inestabilidad en las creencias de otros...) la acción en el ciberespacio por parte de su crítico Garry A. Greenwood, con su libro All the Emperor’s men [www.geocities.com/Tokyo/Shrine/5712/copy.htm], en donde ataca al movimiento y, por extensión, al resto de las sectas japonesas. Una gran proporción de las páginas que hay sobre el movimiento son críticas. Curiosamente, el dominio www.mahikari.org no pertenece a la organización que lleva su nombre, sino a otra secta, que es su principal rival: Sekai Mahikari Bunmei Kyodan.

Meditación Transcendental [www.tm.org].

Este movimiento, que se presenta como una técnica de meditación avalada científicamente, asegura en su página oficial que cuenta con más de 5 millones de practicantes en todo el mundo, y ofrece una reseña de más de 500 “estudios científicos” que apoyan su seriedad. Dan detallada información sobre los beneficios extraordinarios de su práctica: «te invitamos a usar el menú para explorar nuestra web y descubrir cómo el programa de Meditación Transcendental puede mejorar todos los aspectos de tu vida de una manera que nunca has creído posible».

Aparece mucho el fundador, el célebre Maharishi Mahesh Yogi, y podemos ver enlaces a los sitios en Internet de otras instituciones dependientes de la secta: Fundación para la Dotación de una Paz Mundial Permanente, Universidad de Gestión Maharishi... Además, dispone el grupo de la Universidad Abierta Maharishi, que ofrece la posibilidad de efectuar estudios inspirados en la sabiduría védica por vía electrónica.

Maharaj Ji - Elan Vital (26) [www.maharaji.org].

Este grupo, denominado anteriormente Misión de la Luz Divina, presente en la Red como el resto de movimientos orientales que lo acompañan, ha tenido una fuerte polémica en Internet. Su presencia oficial, con varias páginas, es sobrepasada por algunas webs críticas que atacan duramente a la secta. Su página principal, en 11 idiomas, está muy bien diseñada, y es atractiva gráficamente y por su música.

Por no repetir datos y volver una y otra vez sobre el tema de la meditación y de las palabras de los maestros, que tanto se repite en estos grupos de origen oriental, simplemente enumeraré algunos más, con sus direcciones de Internet: Brahma Kumaris [www.bswsu.com], Ananda Marga [www.anandamarga.org], Bhagwan Rajneesh [www.osho.com], Sahaja Yoga [www.sahajayoga.org], Deepak Chopra [www.chopra.com].

Son, además, en cierta manera orientales —aunque introducen otros elementos diferenciales— los siguientes movimientos: Eckankar [www.eckankar.org] y el Movimiento del Sendero Interno del Alma [www.msia.org].

Movimientos del potencial humano.

Nueva Era (27).

Al introducir este epígrafe no quiero decir que la Nueva Era, New Age, sea una secta. Aunque se discute cuál es exactamente su naturaleza, podemos quedarnos con su carácter de nuevo paradigma cultural, una mentalidad, un estilo, una nueva religiosidad y espiritualidad... Sin duda es una realidad difícilmente definible. Se trata de una red amplia y compleja, cuyos nudos serían un sinnúmero de centros y grupos de lo más diverso: movimientos ecologistas, redes de meditación, movimientos del potencial humano, ciertas terapias psicológicas, grupos de espiritualidad oriental, chamanismo, ángeles, retorno al paganismo precristiano, etc. Y toda esta red de “conspiradores” (como así se autodenominan algunos), que anuncian el advenimiento de la Era de Acuario, tiene un claro paralelo con la Red de redes, Internet, que se convierte para ellos en la atmósfera ideal de la Nueva Era.

No ofreceré aquí direcciones de sus páginas, pero abundan tanto que no será difícil topar con ellas tan solo tecleando el nombre en alguno de los “buscadores”. Podemos leer, sin movernos de casa, lo que dicen los Maestros Ascendidos o los extraterrestres a través de un médium, o cualquiera de las nuevas revelaciones, además de tener acceso a las enseñanzas de cualquier gurú oriental (u occidental) o a las propuestas para una religión universal o un nuevo gobierno mundial, que están al caer.

Algunos llegan a considerar a Internet como metáfora de la divinidad, o incluso como la deidad en sí. Es fácil para ellos dar un salto de lo real a lo virtual, magnificando el carácter «holístico» del ciberespacio: se integra lo divino, lo humano y la naturaleza en una síntesis única. Y para llegar a la salvación el hombre no necesita más que conocimiento (una nueva gnosis), con el que puede desarrollarse y alcanzar su máximo potencial, la plenitud de la conciencia. Para esto, qué mejor que la inmensa base de datos que ofrece la Red. El sincretismo está a la orden del día e Internet favorece en gran medida este elemento fundamental de Nueva Era.

He aquí una muestra significativa de lo que suponen las nuevas tecnologías de la comunicación para Nueva Era: en noviembre de 2001 se reunían en Costa Rica y Jerusalén (lugares “poderosos”) decenas de personas que habían mantenido un largo contacto espiritual previo por medio de Internet, para estrechar sus lazos, ya físicamente, programar su futuro y realizar ceremonias en común. De estas “Redes de Luz” se hablaba así en una crónica:

«Las “Redes de Luz” engloban a gentes que han captado las revolucionarias ventajas que comporta el fenómeno de las pantallas del mundo unidas. Son hombres y mujeres de los más diversos países que han sabido aprovechar este adelanto para empujar a golpe de bytes el sueño de unidad espiritual y fraternidad humana. Estos internautas acuarianos, más allá del mero desarrollo a nivel personal, están comprometidos en una actitud de servicio mediante la convocatoria de meditaciones y ceremonias a favor de la paz y la sanación de la Tierra, con la finalidad de paliar los efectos negativos de acontecimientos de orden mundial.»

Un Curso de milagros [www.miraclestudies.net].

Se trata de una obra de referencia imprescindible en Nueva Era. Publicado por la Fundación para la Paz Interior, es uno de los mayores libros escritos mediante el canalismo (al dictado de lo invisible). En Internet se presenta en varios idiomas, con la posibilidad de comprarlo —no se puede leer on–line— y con artículos sobre él, glosarios, abreviaturas... Están también a la venta muchos libros editados acerca del Curso, y especialmente sobre su relación con el cristianismo (su presunta compatibilidad, una buena manera de extenderse falseando la realidad de sus doctrinas). Todos sus nombres institucionales y de su material están registrados, técnica también utilizada por la Cienciología. Aclaran que el uso de su material disponible en la Red «queda limitado al estudio particular en computadoras personales, estando expresamente prohibida la reproducción, transmisión o distribución».

No me extiendo más pues muchos de los componentes de la galaxia Nueva Era ya quedan analizados al hablar de algunas sectas orientales, potencial humano, grupos esotéricos (Maitreya, Buena Voluntad Mundial, gnosis) y neopaganismo.

Iglesia de la Cienciología (28) [www.scientology.org].

Es este movimiento, a mi parecer, el paradigma de las sectas en Internet. Su impresionante presencia virtual puede llevarnos a engaño, pues con sus cientos de miles de páginas de información publicada en la Red y un millón de visitas mensuales supera a la mayoría de los grupos aquí tratados, y hemos de contar con que su importancia real (en cantidad de adherentes, no en trascendencia pública, que es mayor) no es tal, ya que tiene, según algunos, menos de un millón de miembros en todo el mundo (ellos dicen 8 millones, pero cuentan con las personas que simplemente participan en sus cursos). Pero su fuerte presencia en Internet no es reflejo de su difusión e implantación real.

En su web principal puede encontrarse una cantidad ingente de información en varios idiomas: su doctrina y principios, los servicios religiosos, sus centros de todo el mundo (con visitas virtuales a algunos de ellos), fotografías, archivos multimedia, fragmentos de libros, el material didáctico que venden... El internauta puede solicitar más información o recibir la invitación para ver una película, o responder a un cuestionario psicológico de 200 preguntas que ofrece un perfil de personalidad (la tradicional primera toma de contacto que hacen con sus adeptos, transplantada a Internet). Todo ello para ser invitado a acudir al centro más cercano a su domicilio.

Esta página funciona desde 1996 y es, según ellos, una de las mayores y más avanzadas técnicamente. Además, poseen otras importantes webs para sus distintas instituciones o asociaciones: Narconón (tratamiento de toxicómanos), Dianética (su psicoterapia), Criminón (rehabilitación de delincuentes), Escolástica Aplicada (educación), Hubbard (página sobre el fundador), Libertad Religiosa, El Camino a la Felicidad, etc.

Y no sólo por su fuerte presencia oficial sino también por la profusa acción de los críticos es paradigmática su situación. La controversia sobre esta organización es la mayor en este foro de discusión sobre las sectas que es Internet. Circulan muchos artículos y libros contra el grupo, escritos en su mayoría por ex-adeptos: testimonios personales, denuncias, desenmascaramiento de la secta... También publican y traducen artículos de prensa y documentos gubernamentales. En general, no existe una organización formal, ni una acción conjunta: es una tarea de voluntarios que tratan de denunciar al grupo.

Sin embargo, el problema principal viene por la difusión en la Red del material reservado por Cienciología para los niveles avanzados (cursos OT, del I al VIII), que permanece secreto para el resto de los miembros y, por supuesto, de los no cienciólogos. Tras la fundación del grupo de discusión sobre esta secta en 1991 [alt.religion.scientology], empezaron a aparecer estos documentos internos, hechos públicos por antiguos miembros o de manera anónima. La Iglesia de la Cienciología empezó entonces a exigir la retirada de ese material, defendiendo su carácter de escrituras religiosas protegidas por las leyes del copyright (pues para ello tienen su Centro de Tecnología Religiosa, que registra todas sus publicaciones y marcas, con el fin de salvaguardar la integridad de sus escrituras).

Según los responsables del movimiento la salvación individual depende de la aplicación de los principios de esta tecnología religiosa, tal como aparecen en los libros. La violación de la propiedad intelectual la equiparan así a la violación de su libertad religiosa.

Justifican el secretismo diciendo que el prematuro conocimiento de estas enseñanzas impediría el desarrollo del individuo, que sólo puede llegar a ellas por invitación, cuando tiene una cierta preparación espiritual previa y un determinado nivel moral. Ya se han celebrado varios juicios en los que ha ganado Cienciología.

Algunos críticos afirman que ha habido también amenazas, ataques y presiones fuera de los procesos legales. Los relatos que hacen de la persecución a la que dicen haber sido sometidos recuerdan mucho a las más terribles técnicas mafiosas. Parece que la crítica por Internet no le gusta al grupo. Aunque también ha hecho público los ataques sufridos por sus sedes y miembros, motivados por la información negativa y “difamatoria” sobre ellos en la Red. Como siempre, la polémica envuelve al movimiento. Para dejar constancia de una importante página que informa contra esta secta, mencionaré Operación Clambake [www.xenu.net], un proyecto verdaderamente titánico con miles de páginas de información: archivos de los mensajes del grupo de discusión antes citado, noticias, libros completos, etc.

El ataque y la crítica a este grupo no se limita a esta difusión del «material prohibido» (del que incluso se han podido ver fragmentos en español). Algunos libros que han sido retirados del público por resolución judicial motivada por demandas de Cienciología pueden aún consultarse on–line. También se ha dado algún caso curioso como el siguiente: en el año 2000, dos importantes críticos de la Red, anunciaron en sus webs y foros de discusión que la secta había publicado unas fotografías de uno de sus actos masivos con algunos “retoques” (multiplicando así el aforo). Al final Cienciología tuvo que reconocer la manipulación.

Método Silva de Control Mental [www.metodosilva.com].

También están en Internet otros movimientos y psicotecnias como el Método Silva de Control Mental. Éste dispone de una página muy sencilla (en la actualidad, comunican que está en proceso de remodelación) con información básica sobre su técnica, historia, fundador, conceptos, programación de cursos, instructores, etc.

Grupos filosóficos/esotéricos.

Sociedad Teosófica [www.theosopical.org].

Este grupo esotérico pone a disposición del internauta gran cantidad de información sobre la Teosofía, todas sus secciones y organismos, el directorio de sus centros, bibliotecas y otro material doctrinal, su revista The Quest, vínculos a otras páginas sobre la vida y obras de su fundadora, H. P. Blavatsky, yoga, vegetarianismo, orientalismo... Encontramos también el formulario para inscribirse en el movimiento, tras haber leído las condiciones para ello.

La Sociedad Teosófica Española cuenta también con su propia página web: http://sociedadteosofica-es.org

Rosacrucismo.

Los distintos grupos rosacruces difunden su propaganda en la Red, de manera parecida a como lo hacía cada uno de ellos en los medios tradicionales (anuncios en prensa, en revistas esotéricas, etc.). Lectorium Rosicrucianum [www.lectoriumrosicrucianum.org] ofrece información en 20 idiomas: historia, enseñanzas (las más básicas que pueden dar, nunca las internas y esotéricas) y sus actividades públicas por centros. Antigua y Mística Orden de la Rosa Cruz [www.amorc.org] también tiene una larga lista de idiomas. En la página de la Gran Logia de España proponen sus actividades culturales y sociales, el Manifiesto, la Universidad Rosacruz, la Fundación AMORC, e información sobre cómo afiliarse, con formulario y todo. La Fundación Rosacruz [www.fundacionrosacruz.org], cuya sede central se encuentra en Zaragoza, define claramente su propósito: «queremos acercar el conocimiento expresado como gnosis a todos los espíritus inquietos que buscan un valor añadido en la comprensión del desarrollo humano». Para ello ofrecen una presentación, los libros que han editado, sus bibliotecas herméticas en España, actividades diversas... También hay algunas editoriales de libros de temática rosacruz que venden on-line.

Gnosis “tradicional”.

Utilizo esta designación para referirme a los grupos que se consideran sucesores de la gnosis antigua, sobre todo para distinguirlos de las organizaciones derivadas de la obra de Samael (tratadas a continuación). La Ecclesia Gnostica [www.gnosis.org], fundada en 1959, está en alianza con la Iglesia Gnóstica Apostólica [www.apostolic-gnosis.org], que se siente sucesora directa de cátaros y albigenses, e imita bastante, a juzgar por textos y fotografías, a los ritos católicos. La Ecclesia Gnostica Mysteriorum [www.gnosticsantuary.org], fundada por Tau Rosamonde Miller en 1962, propone sus enseñanzas y se dice continuadora de la Orden de María Magdalena.

Encontramos también que la Ecclesia Gnostica Catholica Hermetica [www.egch.org] está en plena comunión con la Iglesia Apostólica Joánica [www.johannite.org], formada por «cristianos primitivos», y colabora a su vez con la Orden de los Caballeros Thelémicos [www.thelemicknights.org], cuyos miembros lo son solamente por invitación, y que realizan actividades sociales. En su página otorgan su «Cruz de Malta» a «aquellos que se sacrificaron» y resultan personajes significativos: Juana de Arco, Malcolm X, Luther King, William Wallace, Saladino, Zapata, Paracelso, Jacques de Molay, Rabelais, Vanzetti, etc.

Gnosis de Samael.

Los grupos denominados “gnósticos” que proceden del mexicano Samael Aun Weor y de él dicen ser seguidores proliferan en Internet tanto como en el mundo real. Cito solamente algunos ejemplos importantes.

Instituto Cultural Quetzalcoatl de Antropología Psicoanalítica [www.samaelgnosis.com].

El “Instituto” lleva en la Red desde 1997 aproximadamente, y le concede un papel importante en la difusión de sus doctrinas sincretistas: «Ha sido uno de los medios que ha permitido difundir la enseñanza a muchas partes del mundo, donde no existen escuelas de gnosis [...] Tenemos entendido que en diferentes páginas gnósticas recomiendan la nuestra». No les preocupa la información negativa que circula sobre su página o su institución. A. Calleriza, representante de otra institución gnóstica uruguaya, hace un interesante comentario sobre su uso de Internet: «es tan sólo una herramienta para tener una primera aproximación hacia el conocimiento gnóstico, pues sólo con leer y cargar el cerebro con información de nada vale si no va acompañado por un proceso vivencial y de cambio interior por parte del estudiante».

Iglesia Gnóstica de Brasil [www.fundasaw.org.br].

También llamada Escuela Binduista, se presenta como una ONG, con la exposición de sus actividades sociales en el país latinoamericano. Expone sus ritos, tradiciones y escrituras, y asegura haber impartido su curso on-line “Nueva Gnosis” (del que exponen el contenido de cada uno de sus arcanos) a más de 8.000 personas. ACCENPA [www.koradi.com.ar] dice estar «al servicio del ser», y lo hace con su biblioteca, material audio, cábala...

Manifiesta en su página que «todas las enseñanzas del Maestro Samael publicadas en este sitio web están autorizadas por Imperator Gómez, representante legal de la obra del Venerable Maestro Samael», por lo que sospecho que hay problemas en el ciberespacio a la hora de publicar escritos gnósticos y reconocer su autenticidad, o disputas entre los distintos grupos que se dicen seguidores del fundador. Lo mismo que en los rosacruces, algunas editoriales de libros del maestro Samael ponen su producción a la venta a disposición de todos los internautas, aunque hay centenares de libros, conferencias y fotografías esotéricas para descargar gratuitamente.

Asociación Gnóstica de Estudios de Antropología y Ciencias A.C. [www.ageacac.net].

Siguiendo con los sitios samaelianos podemos señalar a esta importante asociación que pretende llevar «la enseñanza de tipo gnóstico a toda la humanidad, sin diferencias de sectas, razas, casta, sexo o color». Se desmarca de otras asociaciones que se dicen gnósticas y, según ella, no lo son, de acuerdo con unos criterios de funcionamiento interno.

Iglesia Gnóstica-Esenia de la Orden de Melkisedek [www.igeom.com].

Muestra algunos elementos curiosos, como el ritual de la misa gnóstica esenia, un himnario, libros y mensajes de Samael. En un organigrama clasifica todos los órdenes de la realidad, desde el Protocosmos y el Kristo (sic) cósmico hasta los aspirantes a su enseñanza. También salen estas páginas de las zonas hispanohablantes, y así nos encontramos con un Instituto Gnóstico [www.gnosticinstitute.org] que tiene su sede en California. Recientemente un grupo de afectados españoles por estas sectas ha puesto en marcha una web contra la gnosis samaeliana [www.sos-gnosis.org].

Nueva Acrópolis [www.acropolis.org].

Esta tan atacada secta (externamente asociación cultural, internamente escuela esotérica) fundada por Jorge Ángel Livraga, hace un uso importante de la Red. En su página principal, tras seleccionar el idioma, se entra directamente en su declaración de principios. Podemos leer también las resoluciones internacionales de su Asamblea General, y después ver cómo bajo el epígrafe «Nueva Acrópolis y las Naciones Unidas» conectan esas resoluciones con las orientaciones de la ONU en materia de derechos humanos, dando la impresión de que se desarrolla un trabajo conjunto. Dan su información externa detallada: historia, principios, inscripciones legales, direcciones, actividades en todo el mundo, su «Escuela de Filosofía»..., y hasta un concurso mensual para participar on-line: «El enigma filosófico». Dispone de 30 enlaces a otras tantas páginas nacionales del grupo, muy completas.

Asociación Mundial Hastinapura [www.hastinapura.org.ar].

De esta secta surgió la Asociación Mundial Hastinapura, fundada por Ada Albrecht al divorciarse de Livraga en 1981. Su web es claramente vehículo de transmisión de su doctrina ocultista (aunque no ofrecen demasiada información; eso sí, que quede claro desde el principio el amplio campo que abarcan: «filosofía, metafísica, religión, mística, yoga»), y así se presentan: «esperamos poder servirte, acercándote un poco más al reino de la Sabiduría y Felicidad que eres tú mismo, cuando te descubras por medio de nuestras clases». Hace propaganda de su editorial y actividades, aunque su presencia se limita a Argentina y alguna sede latinoamericana más.

Gran Fraternidad Universal [www.gfu.org].

La «Red GFU» nos cuenta su situación en todo el mundo y sus actividades desarrolladas en diversos campos. Es útil para ver su extensión y camaleonismo los enlaces que hay a sus organismos específicos: la Suprema Orden del Aquarius (grupo esotérico), la asociación juvenil Karis, la ONG ecologista Ecosolar, su editorial, su página científica, etc.

Maitreya [www.ddnet.es/share_ediciones].

El movimiento que representa el artista inglés Benjamín Creme se limita a reproducir en Internet su material escrito, anunciando que Maitreya, el Instructor del Mundo, se encuentra ya entre nosotros y que pronto se manifestará. Para ello aducen sus pruebas: los milagros que ocurren en la actualidad, sucesos mundiales, etc.

Ofrece su revista Share Internacional y el periódico Emerger Mundial, y da información sobre la Meditación de Transmisión y la Gran Invocación (texto de meditación por antonomasia de la Nueva Era), al tiempo que anuncia las conferencias que anualmente imparte Benjamín Creme.

Lucis Trust [www.lucistrust.org].

Su web principal dispone de secciones para sus distintos organismos: Escuela Arcana, Editorial Lucis Trust (que publica los libros de su fundadora, Alice Bailey), Buena Voluntad Mundial y Triángulos. Además de información sobre la Gran Invocación, folletos, encuentros, meditación y programas de radio, tienen formularios electrónicos para comprar sus libros, pedir propaganda para su difusión y efectuar donaciones económicas. En sus publicaciones dejan claro su uso de Internet:

«la nueva tecnología presenta un desafío: cómo transmitir las enseñanzas espirituales de forma moderna a las mentes receptivas. [...] Es importante que algunas de las ideas más profundas que representa Buena Voluntad Mundial estén al día en estas innovaciones tecnológicas, para equilibrar el prejuicio excesivamente materialista de la sociedad contemporánea. [...] Los folletos electrónicos presentan una oportunidad maravillosa para extender algunos de los conceptos más profundos contenidos en las enseñanzas de Alice Bailey. [...] Les animamos calurosamente a que empleen este nuevo medio de distribuir ideas espirituales al público en general.» (29).

Orden Hermética de la Aurora Dorada [www.golden-dawn.com].

Este grupo esotérico, fundado en 1888, se presenta a todo el mundo en la Red. Pero así han respondido al autor, sin más explicaciones, al requerimiento de información: «usted no tiene nuestro permiso para incluir nuestro grupo en su estudio». Recibido. Así lo reproduzco, para que conste.

Neotemplarismo (30).

La recuperación de la tradición templaria es un hecho en nuestros días. Y los que se arrogan la legítima sucesión de aquella orden religiosa y militar suprimida en el siglo XIV también cabalgan por Internet. Podemos encontrar a las más variopintas asociaciones. Algunos son pequeños, y otros son verdaderas organizaciones internacionales. Muchos se dicen católicos y pretenden obtener algún reconocimiento oficial por parte de la Iglesia. Coinciden en sus webs en que son los verdaderos sucesores de la orden fundada por Hugo de Payens, y son sus actividades: beneficencia, congresos, desfiles... Hay que fijarse, además, en que parte de estos movimientos tiene un claro origen masónico y algunos son de carácter rosacruz.

Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén [www.cuadernostemplarios.com.ar].

La rama argentina de la Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén tiene una web llamada «Cuadernos Templarios», que apareció en 1999, y recibe unas 100 visitas diarias. Envía por correo electrónico su boletín a unas 1.300 personas y anuncia un «curso de iniciación templaria básica». H. Della Torre, el Prior General de Argentina de este grupo, en declaraciones al autor, considera Internet como una simple herramienta, y en cuanto a sus críticos dice que «desde hace tiempo nos hemos impuesto la conducta de no hablar de quienes nos atacan».

Orden Soberana del Temple de Cristo [www.ordendeltemple.org].

No ofrece gran información: algo de historia, la organización, etc., en tres idiomas. Acusa a las demás órdenes de ser falsas.

Cruzados Templarios [www.cruzados-templarios.org].

Incluyo esta organización aquí, aunque desconozco su naturaleza exacta. En su página se puede leer el código templario y en qué medida recogen la tradición. Se presentan como Ong, y detallan las ayudas humanitarias que llevan a cabo. Tiene un vínculo que nos lleva a una web sobre las supuestas apariciones marianas en la «Finca Nazareth», en Talavera de la Reina. La Virgen se le aparece al fundador del grupo templario y le comunica lo mal que están el mundo y la Iglesia, a los que ha de salvar él. Extraña mezcla, pues, de medievalismo y elementos cristianos.

Sería, además, muy interesante un acercamiento a la presencia en Internet de los siguientes fenómenos: ocultismo, brujería y neopaganismo (31), espiritismo, cultos afroamericanos y chamanismo. Pero abordar estos temas nos llevaría mucho más espacio, pues toda esta órbita de lo oculto y misterioso está demasiado extendido en el ciberespacio: redes paganas, círculos druídicos, asociaciones brujeriles y de Wicca, médiums y grupos espiritistas... Solamente citar algunos a título de ejemplo.

En 1996 se creó el sitio La voz de las brujas [www.witchvox.com], cuyo representante F. Jung dice: «fuimos uno de los pocos grupos religiosos en abrazar Internet con pasión desde el comienzo... Internet ha sido un vehículo fabuloso para la comunidad pagana». La estudiosa norteamericana Monica Emerich, en su estudio exhaustivo elaborado sobre 100 webs “célticas”, considera que :

«el hecho es que el discurso sobre el paganismo y entre los paganos existe en Internet y está creciendo. [...] En su mayor parte, los sitios célticos utilizan Internet sólo para distribuir información sobre prácticas del grupo, quizás para atraer a miembros potenciales, o para aclarar percepciones erróneas sobre una práctica. Una minoría utiliza los sitios como verdaderos canales de adoración. Hay una fina línea en los sitios célticos entre querer animar a la participación por Internet y, a pesar de eso, no creer mucho que pueda reproducir el rigor del aprendizaje espiritual.»

Esta misma autora nos ofrece las cinco características que ha encontrado en las páginas que ha consultado, como sintéticas del mundo neo-celta en la Red: autenticidad (hay discusión entre los distintos grupos sobre ella, su origen y prácticas, su legitimidad o no para llever el apellido “celta”), geografía (no están restringidos a los lugares celtas tradicionales, pues cada uno practica esa espiritualidad en su propia tierra, pero vinculado a ellos), misticismo (dos pensamientos clave: «es posible lograr una forma de ser alternativa en el mundo», y «la naturaleza es sagrada»), individualismo y comunidad (exaltan la importancia del individuo en el camino espiritual, pero tienen necesidad de unión y organización, para lo que es muy útil Internet), y contra–hegemonía (rebelión contra las grandes religiones, la razón moderna, la Ilustración, el antropocentrismo, el capitalismo... defendiendo una visión holística del mundo).

El chamanismo también está llevando a cabo un provechoso uso de las nuevas tecnologías, y así se habla de tecnotribalismo, que sería un «regreso dentro de las sociedades tecnológicamente más adelantadas a patrones de vida propios de las comunidades primitivas, preliterarias, donde se desarrollaban las pautas chamánicas. [...] Se afirma el resurgir de una esencia animista que lo invade todo. [...] Podemos intuir las posibilidades de expansión mental y espiritual de la realidad virtual» (32). Se está haciendo en ocasiones un uso del ciberespacio como si de un espacio ritual se tratase, apto para la transformación espiritual y la reconstrucción de la propia identidad.

Grupos ufónicos (33).

Internet es un medio propicio para las sectas que basan su doctrina en la existencia de los extraterrestres, la salvación inminente y la aparición de un hombre nuevo, pues encaja con su doctrina futurista y que tanta importancia da a las nuevas tecnologías (y, sobre todo, a las que han de venir... de fuera de la Tierra). Recordemos el caso que he expuesto de la Puerta del Cielo. El profesor A. Grünschloss considera que «Internet parece estar particularmente bien adaptado para la presentación de semejantes escatologías y cosmologías, ya que su “realidad virtual” provee al usuario de la ilusión de un control privilegiado sobre toda la información del mundo».

Movimiento Raeliano [www.rael.org].

Esta secta, fundada por Claude Vorilhon, alias “Rael”, tras su encuentro con unos extraterrestres, saltó a la actualidad en 1997, cuando apareció en los medios de comunicación el anuncio que los responsables de su empresa Clonaid hacían de una futura clonación humana. Decían que «la clonación permitirá a la humanidad el acceso a la vida eterna», y lo hicieron precisamente en Internet. Desde entonces aparecen cada poco tiempo ofreciendo sus planes clonadores a parejas estériles u homosexuales (además de otras barbaridades como la clonación de Cristo, de Hitler, venta de máquinas de clonar, etc.). En diciembre de 2002 han realizado su primera supuesta clonación.

La página principal del grupo lleva 7 años de funcionamiento, con unas 100.000 visitas mensuales —según sus fuentes, y teniendo en cuenta que dicen ser más de 50.000 miembros, parece que no es cierto—, y tiene más de siete webs sobre otros temas. Su representante S. Weber, en declaraciones al autor, considera excelente la Red como instrumento «para proporcionar el mensaje, no adulterado por los medios de comunicación mentirosos, a la humanidad».

Hace poco tiempo han comenzado los raelianos una campaña para invitar a los cristianos a apostatar de su religión, bajo el lema: «bautizar inconscientemente... apostatar conscientemente». Para apoyar esta extravagante promoción han creado una web en varios idiomas en la que hacen un repaso a los casos más sonados de pederastia por parte de miembros del clero, para así convencer de la maldad de las grandes iglesias.

A fin de facilitar esta renuncia religiosa, ofrecen las direcciones de obispados de todo el mundo, y la posibilidad de descargar on–line un «acta de apostasía o solicitud de desbautización», lista para rellenar y enviar a la propia parroquia y al obispado correspondiente, con amenazas de acciones jurídicas. Es el último ejemplo (por ahora) de la beligerancia antirreligiosa de esta polémica secta.

Fundación Urantia [www.urantia.org].

Su web oficial, como toda su labor de publicación y traducción, está dedicada a «hacer llegar esta revelación a aquellas almas que necesitan su mensaje espiritual sin utilizar la promoción intensiva, la formación de iglesias o la evangelización». ¿Cuál es “esta revelación”? El Libro de Urantia, una especie de nuevo evangelio de más de 2.000 páginas sobre el cosmos y la vida de Cristo, que ha sido muy discutido.

En su página web describen la obra, permitiendo el acceso completo a la misma en versión electrónica y en varios idiomas. Dan la posibilidad de contactar con otros lectores del libro, y de encontrarse en congresos internacionales organizados para ello. Además, han creado la Escuela de El Libro de Urantia en Internet (UBIS), para su estudio on–line. Una curiosidad: en la sección «Siguiendo sus pasos» nos ofrecen los mapas de las rutas que habría seguido Jesús según el libro.

Sociedad Aetherius [www.aetherius.org].

Mediante Internet, el grupo fundado por George King, ofrece a todo el mundo su doctrina y conocimiento (karma, reencarnación, la Madre Tierra, extraterrestres —hay una nave sobrevolando la Tierra y que nos envía energías—, Maestros espirituales, etc.), su servicio para preparar a la humanidad para un contacto con los extraterrestres y la posibilidad de contactar cada uno con su Maestro personal. Como ésta, las demás sectas ufológicas están presentes en la Red, cada una con sus peculiaridades, desde las más sofisticadas hasta las más sencillas.

Nonsiamosoli [www.nonsiamosoli.org].

Podemos ver dentro de la tipología ufónica, por último, el grupo italiano Nonsiamosoli con su mezcla de noticias catastróficas, mensajes de extraterrestres y apariciones marianas.

Unarius [www.unarius.org].

Grupo fundado por un matrimonio que dice ser reencarnación de unos arcángeles.

Satanismo y luciferismo (34).

El carácter oscuro y complejo del demonismo en la vida real también lo encontramos en la Red. Junto a sectas conocidas que practican sus doctrinas sin mayor perjuicio para los otros, están también los grupos que practican horrendos crímenes rituales y otros delitos. En algunas páginas se han podido ver hasta instrucciones para el asesinato o el suicidio, venta de armamento, e incluso de huesos humanos. Son comunes los vínculos con grupos de música satánica, prácticas necrofílicas, brujería... Para ello se han creado también varios buscadores y portales específicos sobre el tema (por ejemplo: www.satannet.com; www.satanist.net). Pero hay que dejar claro que no son iguales todos los “adoradores de Satán”.

Lo que predica en Internet la llamada «vía izquierda» del satanismo, la más radical de todas, es preocupante. No proponen una adoración al Demonio, sino que pretenden identificarse con él, liberándose de toda atadura, desbordando los límites humanos. La Fraternidad de Bälder reivindica la figura de Hitler como precursor del Anticristo. En la web de la Orden de los Nueve Ángulos, por ejemplo, se podía leer lo que sigue:

«El del satanismo es el camino de la liberación interna y externa. Responde a un deseo de orgullo y exaltación, de rebeldía, de aprendizaje exclusivo a través de la experiencia, de aprovechamiento máximo de las posibilidades que ofrece la vida. Es, en definitiva, un deseo de excelencia. Por eso el satanismo es para una minoría, para los pocos capaces de ir contra las normas aceptadas... El satanismo es la puesta en práctica del principio de la evolución humana: los fuertes sobreviven, los débiles perecen.»

Algunas de estas sectas sugieren el sacrificio humano como uno de sus métodos, e incluso llegan a describirlo minuciosamente, y se justifican de las atrocidades que pueden cometer: «no hay víctimas satánicas inocentes, las personas elegidas reciben, simplemente, lo que se merecen». En alguna web se ha llegado a leer un artículo titulado «Matadles, matadles a todos», sobre la solución a los problemas de la humanidad y al de la superpoblación. Una reciente noticia periodística daba cuenta de la existencia de más de 200 webs en español de adoradores de Satanás, uniéndola al dato, verdaderamente preocupante, de que muchos de los participantes en sus foros y páginas de contactos son menores de edad. Internet es, sin lugar a dudas, una herramienta muy útil para la captación por parte de estos grupos, haciendo uso de sus doctrinas ocultas con el atractivo que conllevan.

James R. Lewis, en un estudio sobre el perfil de los adeptos al satanismo, insiste mucho en el uso que hacen del ciberespacio como lugar propio de encuentro y comunicación. Según sus investigaciones, aunque más de la mitad de los satanistas no tienen un trato personal, el 85 % de ellos se comunica en medios virtuales. El informe sobre sectas de la Cámara de Representantes de Bélgica [1997] insiste en la importancia de Internet para el desarrollo del satanismo actual. Sin embargo, es difícil aventurar un diagnóstico sobre el alcance real del demonismo en la Red, el discernimiento de sectas y otros grupos, de lo que es serio y lo que no, de lo peligroso y lo jocoso.

«La estética propia del satanismo, misteriosa y espectacular, resulta atractiva para un gran número de personas que la adoptan para acompañar actividades muy diversas, como por ejemplo conjuntos musicales, clubes privados o círculos de aire ocultista. Esta proliferación “satánica” ha creado sin duda mucho confusionismo en un mundo ya de por sí oscuro, y hace difícil muchas veces distinguir si nos hallamos ante una secta diabólica o no, especialmente en Internet. [...] El satanismo ha encontrado en el anonimato de Internet, y en la curiosidad que despierta la zona oscura de la religión y la cibernética, uno de sus principales aliados, y se puede decir que hay un itinerario inmenso que recoge miles y miles de grupúsculos autodenominados satánicos» (35).

Por ejemplo, podemos encontrarnos con la página del Reverendo Shmulik [www.united-satanism.org], y pensar que se trata de un grupo satánico más. Y no es así: él mismo me ha comentado que pertenece «a la tercera generación de una familia satánica. [...] Los otros miembros han elegido no revelar detalles, por lo que no puedo contarte demasiado». Ha publicado su web con el fin de facilitar información a todo individuo que esté interesado en el satanismo.

Iglesia de Satán [www.churchofsatan.org].

La más importante secta satánica, fundada por Anton Szandor LaVey en 1966, en San Francisco, tiene un destacado lugar en Internet. Ofrecen enlaces a más de 60 páginas. Su web saltó a la actualidad cuando el grupo se anunció en Internet con el lema que venía utilizando la compañía informática Apple: «piensa diferente», además de declarar en la página que estaba elaborada con un ordenador de dicha empresa. Ésta pretendió acabar con esta situación, sobre todo porque tiene derecho reservado para impedir el uso de su marca en páginas de mal gusto o que dañen su imagen.

Primera Iglesia Satánica de Australia [www.australiansatanism.com].

Esta secta lleva 2 años de funcionamiento, y lo mismo su página, que pone a disposición del internauta algunos de sus documentos, como su “biblia” La Tradición del Génesis. Su portavoz, G. Steiner, insiste al autor de este trabajo en que «no somos simplemente una organización on-line, [...] estamos trabajando para edificar una iglesia, colegios, hoteles, restaurantes... la lista continúa...». Han tenido un gran éxito en cuanto al ingreso de nuevos miembros. No responden a sus opositores virtuales, aunque han tenido una fuerte oposición por parte de grupos cristianos.

Los Piratas de Satán.

Este grupo de piratas informáticos ha perpetrado bastantes “atentados” contra webs religiosas, reemplazando sus contenidos cristianos por cabezas de cabra, estrellas de cinco puntas, mandamientos satánicos y otros mensajes.

Orden Illuminati [www.ordeniluminati.com].

Hablando más concretamente de Luciferismo, hemos de citar a la secta paramasónica española, Orden Illuminati, fundada en 1995 por Gabriel López de Rojas en Barcelona, tiene una buena consideración de la Red «Internet ha sido fundamental en nuestro crecimiento. Nos dimos de alta en febrero de 2000 [...] y gracias a eso y también a nuestra labor de difusión [...] hemos conseguido sobrepasar la cifra de 150 afiliados y abrir diversas logias en Bolivia, Brasil, México... Los afiliados conseguidos en gran parte por Internet son de Europa, Latinoamérica y Norteamérica y proceden esencialmente de la francmasonería de Latinoamérica y del ocultismo». El señor López de Rojas también ha fundado la Societas OTO en el año 2001 [www.ordotempliorientalis.com], inspirada en la secta del mismo nombre fundada por el célebre ocultista Aleister Crowley, y que, según me cuenta, ha tenido alrededor de 80 ingresos en un año gracias a su página web.

La controversia de las sectas en Internet (36).

Ya hemos visto la “batalla” que se libra en la Red entre algunas sectas (testigos de Jehová, Cienciología...) y sus críticos. Es, como aparece en el título de este trabajo, un foro de discusión en el que se acusa y se defiende, se ataca y se contraataca, con más facilidad que en el mundo real. Jean François Mayer considera que los detractores han sacado un mayor provecho de Internet que las sectas mismas, ante lo cual éstas han reaccionado de muy diferentes maneras: desde la fuerte presencia de los cienciólogos o los mormones, hasta otros grupos que ignoran el ciberespacio, contribuyendo así a su propio perjuicio.

Antes de echar un rápido vistazo a la controversia acerca de estas organizaciones en Internet (es lo que haré, pues un análisis detallado sería asunto para otro artículo), recordemos que los expertos diferencian en la crítica dos corrientes fundamentales: anti-sectas (anticult) y contra-sectas (countercult). La primera acentúa el comportamiento de las sectas, sin entrar a juzgar para nada su doctrina, mientras que la segunda corriente, nacida en ámbitos cristianos, efectúa un ataque a las creencias de estos grupos.

Massimo Introvigne, estudioso de las sectas, director del CESNUR (Centro de Estudios sobre las Nuevas Religiones, de Turín), y muy crítico con el movimiento anti-sectas, considera que podemos aplicar el término de “guerra” en Internet cuando una persona u organización publica información que demoniza o deshumaniza al adversario, crea teorías de la conspiración, noticias falsas y listas de individuos que puedan provocar la discriminación, boicot y hasta la agresión (como las polémicas listas de pederastas en el Reino Unido). Según Introvigne, esto se da en la actuación de los anti-sectas en la Red. Él, junto con otros que trabajan en el mismo tema, acusan a los anti-sectas de que éstos, a su vez, los consideran “apologistas” de las sectas, o incluso “comprados” por ellas.

No pretendo entrar en esta polémica (que lo es, y muy fuerte, tal como he observado en Internet), y me limitaré a señalar que es muy complejo el campo en el que se libra la batalla: las propias sectas, los ex–adeptos, las asociaciones de familiares y afectados, los estudiosos académicos, los periodistas e investigadores... Hay que ser cautos al analizar la información que nos encontremos, pues es difícil de verificar en muchas ocasiones, y junto a datos ciertos podemos toparnos con inexactitudes y hasta manipulaciones y falsedades en este mundo, bastante oscuro a veces. A esta precaución nos invita también Pepe Rodríguez cuando escribe:

«Alrededor de la problemática de las “sectas” se ha instalado una camarilla internacional de “expertos” que ha llegado a conformar una espiral que se retroalimenta de sí misma, propiciando un extendido comportamiento acrítico en el que se da por cierta cualquier información que circule por ese circuito de “expertos” [...] En este sentido, Internet —como fuente primaria de datos básicos— aporta las pruebas indiscutibles a los medios de comunicación, y éstos, al publicarlas, configuran una especie de aval que acaba por confirmar la veracidad de la información propagada desde la red» (37).

La otra clase importante de grupos opositores a las sectas, el llamado movimiento contra-sectas, ha encontrado en Internet el medio ideal para su apologética contra cualquier modo de nueva religiosidad, defendiendo un cristianismo de corte evangélico (algunas páginas se dedican monográficamente a una secta concreta de impronta cristiana: testigos de Jehová, mormones..., aunque abundan las que tratan acerca de todo: desde la masonería a Nueva Era, pasando por todas las sectas que aquí expongo y más).

En el año 2001 se contaban ya unas 200 webs de este tipo con una cierta importancia. Muchas de ellas de organismos ya existentes con anterioridad a la aparición de la Red, cuya página es otro instrumento más junto a la publicación de libros y folletos. Otras son de nuevos grupos o personas que se han percatado de la gran difusión de su ataque y defensa doctrinal que pueden llevar a cabo en el ciberespacio.

Douglas Cowan ha expuesto con claridad las cuatro funciones que el movimiento contra-sectas otorga a Internet: biblioteca (gran almacén de información, con el fin no de informar sobre las sectas en cuestión, sino para decir que sus doctrinas se desvían del «cristianismo verdadero» y han de ser evitadas), plataforma (desde la que pueden difundir con eficiencia testimonios de ex-miembros, que relatan su “infierno” en la secta y su posterior conversión al cristianismo), comunidad (de personas con experiencias y creencias similares) y ciberpolítica (instrumento de ideología). Un claro ejemplo, con muchísima documentación,

es la página Apologetics Index [www.gospelcom.net/apologeticsindex].

A todo esto habría que añadir que no sólo es de esta clase la oposición cristiana a las sectas en Internet. También podemos encontrar extensos capítulos dedicados a la apologética contra sectas en webs católicas, especialmente de Latinoamérica, donde es mayor la preocupación eclesial ante este tema. En español, de todas maneras, es reducido el material sobre el fenómeno sectario, y sobre todo el de un cierto rigor. Hemos de acudir a páginas de instituciones anglófonas o francófonas para poder consultar una mayor cantidad de documentación seria.

En conclusión, no he pretendido hacer un estudio sistemático sobre el fenómeno sectario en la Red, cosa que exigiría más espacio y más bibliografía consultada. Ni tampoco un elenco completo y detallado de las páginas web de las sectas —empresa casi imposible—. Éste es un mundo que avanza a pasos agigantados, y de ahí la provisionalidad y caducidad de muchos datos aquí aportados. Pero espero que al menos este artículo sirva para dar una visión de conjunto del tema y dé pie a posteriores estudios, más profundos y especializados.

Apéndice: Información sobre sectas.

A continuación ofrezco una breve selección de páginas en castellano que pueden ser una útil ayuda para el estudio y seguimiento del fenómeno sectario:

— AIS [www.ais-sectas.org]. La asociación barcelonesa Asesoramiento e Información sobre Sectas publica esta renovada web con información de la propia institución, noticias de prensa, testimonios de ex-adeptos, vínculos a otras páginas y fichas de los grupos sectarios.

— Informe sobre sectas [www.geocities.com/Heartland/Acres/1142]. A mi juicio, es de lo mejor que podemos encontrarnos en Internet sobre el tema, y de hecho ya ha sido reseñada en anteriores ocasiones en la revista del Centro Ecuménico «Misioneras de la Unidad» de Madrid Pastoral Ecuménica. Creada en Argentina, contiene un amplio archivo de noticias de los medios de comunicación actualizadas mensualmente, un libro completo sobre el tema, informes y fichas acerca de muchas sectas, testimonios, servicio de ayuda, etc. Sin embargo, no ha sido actualizada desde el año 2001, por razones que desconozco.

— Sectas de fin de siglo [www.sectas.org.ar]. Es la página de la Fundación Argentina para el Estudio de las Sectas (FAPES), dirigida por Alfredo Silletta. Artículos de investigación, fichas de sectas, noticias, y un libro sobre Nueva Era. Es novedosa la película que promocionan con el título «Los esclavos felices (La Secta)».

— Hemerosectas [www.geocities.com/hemerosectas]. Se trata de una amplísima base de datos con cientos de artículos de la prensa española, desde 1980 y actualizada periódicamente. Es, por tanto, un gran arsenal de información sobre cómo han reflejado los medios el fenómeno de las sectas. El año pasado fue suprimida, posiblemente por acción de una secta, pero en pocos días volvió a la circulación.

— Secretaría de Ayuda a Personas Afectadas por Sectas destructivas [www.geocities.com/RainForest/Andes/3129]. Esta asociación argentina ofrece su asesoramiento por Internet, y se dedica sobre todo a La Familia (Niños de Dios), por la anterior pertenencia al grupo del director de SAPAS. Contiene testimonios, noticias, foros, listas de correo...

— Centro de Información sobre sectas, religiones y nuevos movimientos espirituales [www.sectas.org]. Página mexicana de carácter evangélico (muy crítica, además, con algunos aspectos del catolicismo) con artículos de interés sobre las sectas más extendidas y las más importantes en México. Informa acerca de los libros que publica sobre el tema y de su Revista Académica para el Estudio de las Religiones.

— Centro Ecuménico «Misioneras de la Unidad» [www.centroecumenico.org]. En su sección —SAES— (Servicio de Ayuda y Estudio sobre las Sectas), ofrece artículos de interés sobre el fenómeno sectario y sus grupos, algunos de Julián García Hernando, eclesiástico que trabajó en el tema casi desde sus inicios en España, y de Juan García Biedma, especialista de ese Centro Ecuménico en el fenómeno del sectarismo y de los esoterismos. Cuenta también con un boletín electrónico con el título NOTICIAS ECUMÉNICAS, que incluye una sección dedicada a la información sobre las sectas/nmr, así como con una amplia base de datos, documental y bibliográfica y una biblioteca.

— Escuelas Dominicanas de Internet [www.dominicos.org/estudiar/esrel1/cur3/gralsectas.htm]. Aquí podemos encontrar un completo curso firmado por Juan Bosch, uno de los expertos eclesiásticos españoles, sobre las sectas y nuevos movimientos religiosos.

Notas.

1. CANTERAS, A., «Para una lectura sociológica de la complejidad religioso-sectaria», Temas para el debate 32 [1997], 40-43.

2. Algunos han recordado, ante esta innovación tecnológica, lo que relata Platón en Fedro (274c-275b), sobre la invención de la escritura, con el diálogo del dios Theuth y el rey Thamus: puede ser un gran apoyo para el hombre («fármaco de la memoria y de la sabiduría»), pero acabará produciendo el olvido, la apariencia falsa de sabiduría. Así también el filósofo francés Guitton, en su diálogo con Sócrates, llega a decir que Internet «es la salvación de la filosofía», enumera las ventajas de este progreso y la capacidad liberadora de todo avance técnico, pero acaba afirmando que «los únicos recursos raros e irremplazables serán la intuición, la crítica, la meditación, la síntesis y la invención» (GUITTON, J., Mi testamento filosófico, Encuentro, Madrid, 1998, 123-124).

3. GALINDO, Á., «Aspectos socioeconómicos de la ética de los Medios de Comunicación», Salmanticensis 48 [2001], 271-291. Resalto también algunos estudios de interés: BARROSO, P., «La ética en la cibersociedad», Sociedad y Utopía 9 [1997], 307-325; CASTELLS, M., La era de la información. Vol. 1. La sociedad red, Alianza, Madrid, 2000 [2ª ed.], 77-83, 399-452; CEBRIAN, J.L., La red, Taurus, Madrid, 1998; GRAHAM, G., Internet: una indagación filosófica, Cátedra, Madrid, 2001; JOYANES, L., «Cibersociedad: la nueva sociedad de la información (orígenes, evolución e implantación)», Sociedad y Utopía 9 [1997], 83 104; MARÍ SÁEZ, V., Globalización, nuevas tecnologías y comunicación, Ediciones de la Torre, Madrid, 1999; PASTOR RAMOS, G., Cibercultura y pensamiento, Lección en la Festividad de Santo Tomás, Salamanca, 2003; TURKLE, S., La vida en la pantalla. La construcción de la identidad en la era de Internet, Paidós, Barcelona, 1997; y los monográficos de Documentación Social 108 [1997] y Revista de Occidente 206 [1998].

4. Y, sin embargo, es reducida, a mi juicio, la bibliografía en castellano que hay hasta el momento que trate la relación religión-Internet. Aparte de las obras que se irán citando, cfr. BIANCO, N. DI, «“Uomo planetario” e Dio nel cyberspazio», Asprenas 48 [2001], 535-546; DAWSON, L. L., «Cyberspace and religious life: conceptualizing the concerns and consequences», ponencia de la Cesnur 2001 International Conference, Londres, 2001 (éste y los demás documentos citados del CESNUR, en www.cesnur.org); HADDEN, J. K. y COWAN, D. (eds.), Religion on the Internet, JAI Press, Nueva York, 2000; KELLNER, M. A., God on the Internet, IDG Books Worldwide, Foster City [California], 1996; O’LEARY, S. D., «Cyberspace as Sacred Space: Communicating Religion on Computer Networks», Journal of the American Academy of Religion 64 [1996], 781-808.

5. GALINDO, Á., «Ética e “Internet”. Una apuesta en favor de la verdad y de la solidaridad comunicativas», Salmanticensis 44 [1997], 239-261.

6. PAGOLA, J. A., «¿Tiene futuro la fe en Dios en una sociedad tecnológica?», Vida Nueva, 1/09/01.

7. ALFONSECA, M., «La religión en las autopistas de la información», Religión y Cultura 195 [1995], 849.

8. Cfr. LARSEN, E. (dir.), Wired churches, wired temples: taking congregations and missions into cyberspace, Pew Internet & American Life Project, Washington, 2000; ID., Cyberfaith: How Americans pursue religion online, 2001. Disponibles en www.pewinternet.org.

9. LARSEN, E. (dir.), Cyberfaith..., o.c., 7.

10. Ibid., 20.

11. Cfr. The Cyberchurch is coming: National survey of teenagers shows expectation of substituting Internet for corner church, Barna Research Group, Ventura [California], 1998.

12. ZANON, D., «O mistério da fé no fenômeno da cibercultura», Perspectiva Teológica 34 [2002], 351-375.

13. PIKAZA, X., El fenómeno religioso. Curso fundamental de religión, Trotta, Madrid, 1999, 252-256.

14. Cfr. CHRYSSIDES, G. D., «New religions and the Internet», Diskus 4 [1996]; FALIKOV, B., «New religions in Runet», ponencia de la Cesnur 2001 International Conference, Londres, 2001; JARA VERA, V., «Sectas en internet», Pastoral Ecuménica 44 [1998], 247-257; MAYER, J. F., «Les nouveaux mouvements religieux à l’heure d’Internet», Cahiers de Littérature Orale 47 [2000], 127-146; ID., «Religious movements and the Internet: the new frontier of cult controversies», HADDEN, J. K. y COWAN, D. E., (eds.), o.c., 249-276; ROTHSEIN, M., «Patterns of diffusion and religious globalization. An empirical survey of new religious movements», Temenos 32 [1996], 195-220; STURCKE, H., Das Jahr 2000 und das Ende der Welt im Internet, Seminario de Teología de la Universidad de Zurich [www.theol.unizh.ch]. En cuanto al criterio para incluir o no a los grupos en este trabajo, lo he hecho atendiendo a los expuestos en obras generales sobre el tema, como: BARRETT, D.V., The new believers, Casell & Co, Londres, 2001; GARCÍA HERNANDO, J. (dir.), Pluralismo religioso II: sectas y nuevos movimientos religiosos, Sociedad de Educación Atenas, Madrid, 1993 [2ª ed.]; GUERRA, M., Diccionario Enciclopédico de las Sectas, BAC, Madrid, 1998.

15. HUACUJA, M.G., «Paradojas de la libertad en Internet», Etcétera [México], 11/09/97.

16. «Fe digital», en www.lared.com.ve.

17. LEFEVRE, G., «The Internet as a god and propaganda tool for cults», CNN, 27/03/97.

18. HERVÁS, M., «El país de los mil dioses», El Periódico, 31/03/97.

19. Para la elaboración de este apartado me baso en la información publicada en los medios estadounidenses CNN, Time y USA Today, y en los diarios españoles ABC, Diario 16, El Mundo y El País. Cfr. DAVIS, W., «Heaven’s Gate: a study of religious obedience», Nova Religio 3 [2000]; GUERRA, M., o.c., 115, 300 y 725.

20. [www.heavensgate.com]. Hoy, la página no existe, pero se puede encontrar una copia de la misma en algunas webs que tratan el caso (por ejemplo: www.psywww.com/psyrelig/hg/index.html).

21. Aparte de las fuentes generales ya señaladas, y de los documentos que se irán citando, lo que sigue ha sido elaborado también gracias a la ayuda de algunos de los movimientos que se mencionan. Durante el año 2002 envié a unas 120 sectas presentes en Internet un breve mensaje por correo electrónico, comunicándoles la realización de este artículo y solicitándoles información “oficial” de su grupo sobre el tema. Respondieron casi la mitad, y proporcionaron los datos pedidos alrededor de 30, a las que agradezco su colaboración.

22. Cfr. «La historia familiar en Internet», El Mundo, 25/05/99; «Genealogy web site swamped by demand», USA Today, 25/05/99; A. O., «Los mormones fichan al mundo en la red», Diario 16, 4/09/00; GRAHAM, J., «Family trees tap into mormon roots», USA Today, 21/07/99; HERREN, R., «En busca del ancestro perdido», Tiempo, 17/01/00; TOWNSEND, R., «La iglesia mormona prohíbe a sus misioneros el ‘e-mail’», Ciberpaís, 11/02/99. Se ha publicado un libro sobre este tema: GOLD, L., Mormons on the Internet, Prima Publishing, Rockling [California], 2000 [2ª ed.].

23. Cfr. PALACIOS, I., «La aceptación de las transfusiones de sangre desata un debate entre los Testigos de Jehová», La Vanguardia, 26/08/98. Ejemplos de sus avisos sobre la Red: «Use of the Internet. Be alert to the dangers!», Our Kingdom Ministry, 11/99; «Los jóvenes preguntan... ¿cómo puedo evitar los peligros de Internet?», ¡Despertad!, 22/01/00; «¿Cuánto daño puede causar la pornografía en Internet», ¡Despertad!, 8/06/00; «No sigamos tras “cosas que nada valen”», Nuestro Ministerio del Reino, 09/02; «Vivamos a la altura de nuestra dedicación», Nuestro Ministerio del Reino, 01/03.

24. Cfr. COLLINS, A., «Aryan Nations in court», ABC News, 28/08/00; VALENZUELA, J., «Con permiso divino para odiar», El País, 15/08/99.

25. Cfr. «El Gobierno chino intensifica la presión sobre la secta Falun Gong», El País, 25/07/99; «Encarcelados seis activistas de Falun Gong por difundir material de la secta en la Red», La Razón, 25/12/01; DUBE, J., «Falun Gong says government hacked sites», ABC News, 6/08/02; JIMÉNEZ, D., «El líder de Falun Gong vuelve a desafiar al régimen chino», El Mundo, 8/03/01; PIQUER, I., «Falun Gong o la espiritualidad china vía Internet», El País, 26/02/01.

26. Cfr. RIVE, E., «Elan vital, une secte plus pernicieuse qu’il n’y paraît», L’Humanité, 9/05/01; ID., «Secte business», L’Humanité, 25/05/01.

27. Cfr. GIL BARTOLOMÉ, J.C., «La Nueva Era en el 2000», Pastoral Ecuménica 50 [2000], 83-110; GUERRA, M., o.c., 617-632; HARITZA, P., «Los movimientos Nueva Era se organizan en Redes de Luz», Año Cero 138 [2002].

28. Cfr. Briefing re: the Church of Scientology and the Internet, Iglesia de la Cienciología Internacional, 20/06/00; «Net provider settles suit», USA Today, 28/02/99; ARTETA, S., «Les scientologues recrutent par l’e-mail» [www.vigi-sectes.org]; CHAMBRE DES REPRÉSENTANTS DE BELGIQUE, Enquête parlamentaire..., partie I, 1997, 313-314; DUFRESNE, D., «No crea todo lo que ve», El Mundo, 12/01/01; FARRÉ, N., «Intolerancia en la red», El Periódico, 19/01/97; KENT, S.A., «The French and German versus American debate over ‘new religions’, Scientology, and human rights», Marbourg Journal of Religion 6 [2001]; LIPPARD, J. Y JACOBSEN, J., «Scientology v. the Internet. Free speech & copyright infringement on the information super-highway», Skeptic 3 [1995], 35-41; MORGAN, L., «Internet is battleground in foes’ war of information», St. Peterburg Times, 29/03/99; SEIBT, S., «La justice américaine condamne un cyber-détracteur de la scientologie», Libération, 22/05/01.

29. Cfr. «Espiritualizando los nuevos medios de comunicación», Boletín Buena Voluntad Mundial 2 [2002].

30. Cfr. LEVÈLIEN, X. DE, «El Temple vive», Más Allá 8 [2000]; PEZZELLA, N., «Templarios en Internet», Templarios 1 [2001].

31. Cfr. EMERICH, M., «Constructing “celticity”: how pagans defice Celtic spirituality through popular discourse on the World Wide Web», ponencia en el congreso de la Society for the Scientific Study of the Religion, 2002; SORIANO, C.G., «Witches connect on the web», USA Today, 23/11/99 (este artículo habla de 3.000 webs paganas, brujeriles y de Wicca).

32. GARA, O., «Chamanismo tecnotribal», POVEDA, J.M., Chamanismo. El arte natural de curar, Temas de Hoy, Madrid, 1997, 473-487. Cfr. GREEN, D., «Technoshamanism: Cyber-sorcery and schizophrenia», ponencia de la Cesnur 2001 International Conference, Londres, 2001.

33. Cfr. GRÜNSCHLOSS, A., «“When we enter into my Father’s spacecraft”. Cargoistic hopes and millenarian cosmologies in new religious UFO movements», ponencia de la convención de la Deutsche Vereinigung für Religionsgeschichte, Mainz, 1997; CICCO, A., «La secte des raëliens surfe sur le progrès et l’angoisse de mort», L’Humanité, 29/04/97; ITURRIBARÍA, F., «Una secta francesa crea la primera empresa de clonación humana», El Norte de Castilla, 21/04/97; JARA VERA, V., «Sectas ufológicas en España», Pastoral Ecuménica 52 [2001], 73-91; MAS, F. Y RIERA, J., «“Clonaid”, sucursales en España», El Mundo, 11/06/97; ROMERO, A., «Entrevista a Rael», El Mundo, 14/06/97; «Nuevo espacio en Internet de ‘Nonsiamosoli’», Nonsiamosoli. Del cielo a la tierra 1 [1998].

34. Cfr. «El satanismo promueve la violencia en la Red», La Razón, 31/01/01; «Apple pide a una secta satánica que retire su eslogan “piensa diferente”», El Mundo, 18/06/01; LÓPEZ SCHLICHTING, C., «Satán en internet», ABC, 1/06/97; LEWIS, J.R., «Who serves Satan? A demographic and ideological profile», Marburg Journal of Religion 6 [2001]; MARTÍN CANTERO, N., «“Los Piratas de Satán” se consagran en internet», La Razón, 2/12/01; RODRÍGUEZ, J.M., «Internet alberga más de doscientas páginas demoníacas en español», La Razón, 25/09/02.

35. CARRASCO, J., «L’infern crema a Internet: les sectes satàniques proliferen a la xarxa», Diari de Barcelona, 3/09/99.

36. Cfr. COWAN, D.E., «From parchment to pixels: the Christian Countercult on the Internet», ponencia de la Cesnur 2001 International Conference, Londres, 2001; INTROVIGNE, M., «“So many evil things”: Anti-cult terrorism via the Internet», ponencia de la conferencia de la Association for Sociology of Religion, Chicago, 1999.

37. RODRÍGUEZ, P., Adicción a sectas, Ediciones B, Barcelona 2000, 286.

Agradecimientos.

Agradezco la colaboración del profesor Jean François Mayer (Universidad de Friburgo, Suiza), y la prestada por las demás instituciones y personas que con su aportación de traducciones, bibliografía y datos han hecho posible esta publicación.


 

Grupo EUMEDNET de la Universidad de Málaga Mensajes cristianos

Venta, Reparación y Liberación de Teléfonos Móviles
Enciclopedia Virtual
Biblioteca Virtual
Servicios
 
Todo en eumed.net:

Congresos Internacionales


¿Qué son?
 ¿Cómo funcionan?

 

15 al 29 de
julio
X Congreso EUMEDNET sobre
Turismo y Desarrollo




Aún está a tiempo de inscribirse en el congreso como participante-espectador.


Próximos congresos

 

06 al 20 de
octubre
I Congreso EUMEDNET sobre
Políticas públicas ante la crisis de las commodities

10 al 25 de
noviembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Migración y Desarrollo

12 al 30 de
diciembre
I Congreso EUMEDNET sobre
Economía y Cambio Climático

 

 

 

 

Encuentros de economia internacionales a traves de internet


Este sitio web está mantenido por el grupo de investigación eumednet con el apoyo de Servicios Académicos Internacionales S.C.

Volver a la página principal de eumednet