EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS:
UN CASO DE ESTUDIO

EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS: UN CASO DE ESTUDIO

Valeria Llamas

Volver al índice

 

 

Postura del gobierno argentino ante el conflicto por las pasteras

A pesar de las industrias instaladas en su territorio, Argentina se queja fundamentalmente por tres cuestiones ante Uruguay:

1.- La localización de las plantas;

2.- La falta de consulta y participación de la población argentina potencialmente afectada y de estudios de lo que puede suceder en el lado argentino.

3.- La violación al Tratado del Río Uruguay.

Realizó una detallada crítica de los informes ambientales de las empresas y del Banco Mundial a los que consideraba insuficientes en varios puntos y erróneos en otros, en materia de datos climáticos, de temperatura del agua, de eventuales sudestadas, sobre la real distancia que se encuentra Gualeguaychú de las plantas. Aducía que no hay detalle de las razones utilizadas para elegir esa localización, ni análisis de otras alternativas. Sostenía que se afectaría seriamente el turismo y la pesca, que no se había estudiado el impacto ambiental del lado argentino, que se habían omitido los datos climáticos argentinos y que no se había consultado a la población argentina afectada.

Otro problema es que el gobierno uruguayo había concedido una autorización especial a ambas plantas para exceder los límites de contaminación admitidos por la ley uruguaya y que la información que se le había entregado era insuficiente. Pretendía una relocalización de las plantas aguas abajo, cuyo costo se había ofrecido a pagar.

Según Cancillería, al tema también había que verlo desde un punto de vista más amplio, como el desplazamiento de las industrias sucias de los países centrales a los países en desarrollo .