EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS:
UN CASO DE ESTUDIO

EL CONFLICTO ENTRE ARGENTINA Y URUGUAY POR LA INSTALACIÓN DE LAS PAPELERAS: UN CASO DE ESTUDIO

Valeria Llamas

Volver al índice

 

 

Postura del Gobierno Uruguayo ante el conflicto

Luego de remitirnos a los antecedentes de la industria y producción de monocultivo en Uruguay, la postura del gobierno se mantenía firme argumentándose en los informes ambientales aportados por las empresas, controlados y aprobados por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA), y adicionalmente en el Borrador de Estudio de Impacto Ambiental Acumulado del Banco Mundial. Considerando a estos estudios suficientes y prueba acabada del no impacto.

Uruguay, afirmaba que las empresas utilizarían tecnologías establecidas por los estándares de la Unión Europea.

Sostenía que había entregado toda la información requerida por Argentina, que se hallaba disponible y que la que no estaba disponible, por no haber sido necesaria para la evaluación de impacto ambiental previamente realizado por Uruguay, había sido solicitada a las empresas, las cuales habían ido respondiendo.

Se destacaba que Uruguay propuso mantener una reunión de trabajo conjunta con los técnicos de las empresas, a fin de poder evacuar en forma más directa las dudas, pero que esta propuesta no fue aceptada por Argentina.

Uruguay consideraba que la decisión de construir las plantas de celulosa era una política de “unidad nacional”, con un decisivo significado productivo y de creación de empleo . Cabe destacar que era la mayor inversión de la historia uruguaya , además aprovecharía la riqueza forestal, la cual se estimaba que para el 2009 la oferta uruguaya iba a oscilar entre 8 y 10 millones de metros cúbicos de madera.

Marginalmente hizo notar, en su defensa, que en Argentina existen 10 plantas de celulosa y que 5 de ellas utilizan cloro elemental en su proceso de blanqueo, el sistema más contaminante.

La instalación de las fábricas se convirtió en una cuestión de Estado en Uruguay, donde por primera vez en años alineó a todas las fuerzas políticas detrás de un proyecto considerado clave para sacar a la economía uruguaya de su postración de años.