LAS CONDICIONES DE VIDA DE LOS ECUATORIANOS


Galo Viteri Díaz(CV)

 

 

3.4 Diagnóstico del estado de implementación de normas específicas en la bahía de Cienfuegos

El Decreto-Ley 212/00“Sobre gestión de la zona costera” juega un papel fundamental con respecto al ecosistema bahía, constituyendo el principal cuerpo legal mediante el se regula aspectos relevantes del uso, manejo y protección de la zona costera. Al analizar el estado de implementación del referido cuerpo legal en al bahía de Cienfuegos, se impone declarar en primer lugar que el Decreto-Ley 212/00 fue promulgado en el año 2000 y en estos momentos es que está siendo implementado en la bahía de Cienfuegos, de manera que todo un team que aúna especialistas de diversas ciencias rectoreado por el MPF lleva a cabo la delimitación de la zona costera y su zona de protección.

Esta cuestión trae aparejada consecuencias nefastas al adolecer entonces la bahía de una adecuada formulación y control del ordenamiento territorial y urbanístico de la zona costera, carece además de las señalizaciones correspondientes y del control de la línea que marca la parte terrestre y marítima de la zona costera y su zona de protección.

Ante la carencia de las señalizaciones adecuadas, existe la imposibilidad de acceder a la costa al estar casi el 70 por ciento de toda la línea urbanizada, constituyendo una característica del litoral la construcción de cercas, casas, industrias u obras de diversos tipos sobre la línea de la costa. Esto provoca que se viole el precepto establecido en el artículo 13.1 del precitado cuerpo legal y además se propicie el deterioro paulatino de la zona costera, por lo que se hace imprescindible rediseñar la línea costera considerando armónicamente aspectos económicos y legales para garantizar una ciudad agradable, bella y fuerte ante las inclemencias naturales. Se establece además que las señalizaciones en la porción marina deben ser realizadas por el Ministerio de las Fuerzas Armadas (MINFAR), aspecto que padece de un cumplimiento ineficiente, al violarse en no pocas ocasiones dicho requisito que es indispensable para la ejecución de un proyecto u obra.

El hacinamiento poblacional en la bahía cienfueguera y en su litoral adyacente ha traído como consecuencia la violación del artículo 15.1 del Decreto-Ley 212/00, manteniéndose la zona costera preferentemente ocupada, situación contraria a la que establece este precepto. La existencia de un considerable número de áreas urbanas e industriales en la zona costera ha provocado la contaminación de la bahía. El vertimiento de manera directa y en muchos casos sin tratamiento alguno, o con tratamientos que no cumplen con las normas de vertimientos establecidos, conduce lentamente a la modificación y pérdida de la diversidad biológica, y a la violación de lo preceptuado en el artículo 8 k) donde se regula la prohibición de los procesos industriales en la zona y su zona de protección cuando puedan constituir un significativo riesgo de contaminación. Sin embargo, hoy uno de los principales focos de contaminación de la bahía son el inadecuado tratamiento y disposición de residuales y el vertimiento de líquidos y residuos oleosos por parte de las industrias que se localizan en el litoral costero.

La gran cantidad de microvertederos en la zona costera no solo afecta la fachada marítima, sino que contribuye al deterioro de la línea de costa y del medio en general. También se convierten en focos de enfermedades para la población, en algunos casos con peligro para la vida humana.

La vegetación presente en la línea costera de la bahía, afectada por las construcciones humanas, en gran parte no se corresponde con los requerimientos paisajísticos y en muchos casos no es la adecuada desde el punto de vista ecológico. Por otra parte, la indisciplina social se manifiesta en el pobre cuidado que se le da y en su explotación arbitraria. En gran medida se desconoce la necesidad de la vegetación costera para la propia protección de la costa; los manglares, por ejemplo, preservan la orilla de la erosión y permiten en cierta medida el desarrollo de toda una gama de organismos marinos, forman también una barrera para los vientos y el oleaje en caso de huracanes o fuertes vientos.

Otro grupo importante de problemas está asociado al uso inapropiado de la zona costera ejemplo de lo cual es el estacionamiento y la circulación de vehículos terrestres en las áreas de playa, situación que trae aparejada la violación del artículo 16 c) del referido cuerpo legal. De igual manera se establece en le precitado cuerpo legal, en su disposición final quinta, la existencia de un período de tres años siguientes a la promulgación del mismo, para llevar a cabo una revisión y proceder a una posible modificación de toda legislación especial vigente que involucre los usos de la zona costera. Dicha alternativa no ha sido realizada en el territorio de la manera más eficiente, por lo que los órganos rectores de la política ambiental, carecen de regulaciones, mediante las cuales se establezcan acciones, atribuciones y funciones concretas y directas con respecto al control y dirección del manejo de la bahía. Sin embargo, en dicho cuerpo legal al enunciar los órganos y organismos implicados en el MIZC en cualquier caso, las funciones y responsabilidades en materia de planificación e implementación son delineadas claramente, donde la estructura institucional contiene usualmente mecanismos de enlaces distintos pero claros para lograr la coordinación interinstitucional a escala nacional y manejar los conflictos, planificar y tomar decisiones en el ámbito local.

En el capítulo III se hace mención a los usos de la zona costera pero se omiten varios de los usos importantes de las zonas costeras, lo que trae aparejado la existencia de usos no compatibles en la bahía y por lo tanto un actuar pasivo ante los conflictos de usos. Sin embargo es necesario destacar que en el año 2002 se actualizó el inventario de usos de la bahía por el Centro de Estudios Ambientales del CITMA en Cienfuegos (CEAC), a solicitud del gobierno provincial; definiéndose 18 tramos y tres cayos principales.

Mediante los instrumentos de la política ambiental que establece el cuerpo de marras se logra la conciliación de los intereses económicos y ecológicos en la bahía cienfueguera. La EIA implica un análisis, planeación, prevención y evaluación de las condiciones físicas, sociales, económicas y culturales del territorio, producido por la actividad del hombre. La EIA se convierte en una fuente de información y un eficaz instrumento que constituye el punto clave y culminante para la obtención de mayores resultados en la política de planificación de la bahía de Cienfuegos

La realización de obras, proyectos o actividades en la bahía de Cienfuegos está condicionada a la obtención de la licencia ambiental. Pero además para determinadas obras, proyectos o actividades se requieren además de esta licencia el cumplimiento de otros requisitos. Por lo que el otorgamiento de la licencia ambiental implica todo un estudio de los posibles efectos que pudieran causarse a la zona costera y la determinación de si es conveniente o no que se realice la obra, proyecto o actividad.

De igual manera una de las principales fortalezas de la provincia y que tributan al manejo y gestión de la bahía es la preparación mediante el curso de maestría de MIZC de 26 master en esta temática, así como la labor eficiente que realiza el CEAC, a través del cual se desarrollan herramientas científicas que contribuyen al MIZC en al bahía cienfueguera como son los monitoreos hidrológicos, de sedimentos, modelaciones de procesos costeros y proyectos de investigación sobre educación ambiental y trabajo comunitario. Otra de las principales fortalezas radica en la elaboración del diagnóstico prospectivo de la provincia de Cienfuegos para el Plan de Ordenamiento Territorial que fue aprobado en el año 2004. En este plan se proponen áreas de resultados claves; donde figuran el manejo integrado de los recursos naturales, la preservación del patrimonio, la valorización de la identidad y el desarrollo del turismo. De igual manera reconoce el desarrollo de la náutica como una de las estrategias para el incremento de la actividad turística, en el paradigma que implica la sostenibilidad y las condiciones naturales que aún tiene la bahía de Cienfuegos; unido a los pronunciamientos del Ministerio del Turismo de convertir a Cienfuegos en Capital de la Náutica en Cuba, están en la máxima jerarquización dentro del desarrollo local sostenible.

Sin embargo, a pesar de la existencia de determinadas fortalezas que contribuyen a la implementación del Decreto-Ley 212/00 en la bahía; las múltiples ineficiencias dentro de las cuales resalta el desconocimiento de este cuerpo legal; implican un manejo inadecuado de la bahía y de hecho un empeoramiento de su condición actual, lo que exige toma de decisiones rápidas y eficientes por los órganos y organismos y un actuar consciente y racional de la población.


Volver al index

Enciclopedia Virtual
Tienda
Libros Recomendados


1647 - Investigaciones socioambientales, educativas y humanísticas para el medio rural
Por: Miguel Ángel Sámano Rentería y Ramón Rivera Espinosa. (Coordinadores)

Este libro es producto del trabajo desarrollado por un grupo interdisciplinario de investigadores integrantes del Instituto de Investigaciones Socioambientales, Educativas y Humanísticas para el Medio Rural (IISEHMER).
Libro gratis
Congresos

4 al 15 de diciembre
V Congreso Virtual Internacional sobre

Transformación e innovación en las organizaciones

11 al 22 de diciembre
I Congreso Virtual Internacional sobre

Economía Social y Desarrollo Local Sostenible

Fundación Inca Garcilaso
Enciclopedia y Biblioteca virtual sobre economía
Universidad de Málaga