LIBERTAD DE CONSUMO¿ EL BIENESTAR PERCIBIDO 
¿Con más dinero compramos más bienestar?

LIBERTAD DE CONSUMO¿ EL BIENESTAR PERCIBIDO ¿CON MÁS DINERO COMPRAMOS MÁS BIENESTAR?

Camilo Herrera Mora

Volver al índice

 

 

Agradecimientos

Inicialmente debo agradecer el esfuerzo de un equipo dedicado de jóvenes economistas colombianos liderados por Juan Carlos Reyes (Adriana Lozano, Ana Carolina Ramírez, Nicolás Cuervo, Fabián García, Francisco Lozano, Cesar Sarmiento, Diana López, Julián Rosero, Paola Vichenci, Julián Lozano, Carlos Felipe Colmenares y Catalina Moreno) recolectaron una enorme base de datos de estructuras de consumo en todos los institutos de estadística del mundo, dando origen a lo que hoy es RADDAR Internacional, y cuyo trabajo quedo publicado en “El Consumidor en 31 Países, 1.999-2.005”, publicado por EUMED en la internet y de libre acceso. Sin ellos, la idea de pensar más allá del país sería imposible.

Igualmente, son muchas las personas que han pasado por mi vida en los últimos años que me ha estimulado y retado intelectualmente para llegar a hacer este tipo de reflexiones. El Dr. Ronald Inglahart, director del World Values Survey y profesor de la Universidad de Michigan, desde que me pidió correr el estudio en Colombia y en diversas conversaciones sobre el cambio cultural en el mundo; Felix Angel, hoy director del Centro Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo, quién desde el comienzo creyó en mis estudios sobre medición del cambio cultural y me presionó para llegar más allá que un simple dato; finalmente, a Luis Fernando Rodriguez, editor económico de El Espectador, diario colombiano, quién me exhorto a hacer continua esta medición a nivel nacional, con el fin de crear un sistema independiente de seguimiento no tradicional de la economía colombiana.

Tuve la inigualable fortuna de discutir los hallazgos de este estudio con Alvin Toffler en su visita a Bogotá en 2.008 y enriquecer su análisis; igualmente agradezco los comentarios de Arthur Brooks, autor de “Gross National Happiness”, con quien debatí en el tema este año en Bostón en el encuentro mundial de economistas culturales; igualmente tuve la oportunidad de mostrarle los indicios de este estudio a Roberto Serra (Argentina), Fidel Cano (Colombia), Sergio Fajardo (Colombia), David Throby (Autralia), Bruce Seaman (Estados Unidos), Claire Owen (Inglaterra), Kunihiro Noda (Japón), y muchos otros que sin saber han sido parte de mi reflexión para llegar a este estudio. Muy especialmente a Angelina Araujo, por ayudarme en el estudio de la historia del consumidor colombiano, y a Eduardo Freire, quién ha estado más que pendiente de mis estudios.

Igualmente, le debo mucho a las empresas clientes de RADDAR (no las listo por prudencia comercial) en los últimos 5 años que han fomentado la investigación sobre el consumidor más allá de lo evidente. Donde destaco a Nicolas Loaiza y Gigliola Aycardi, fundadores de la empresa Bodytech, un centro médico deportivo colombiano, que desde el comienzo creyeron en la importancia de comprender la dinámica del bienestar en Colombia; igualmente, a la Corporación Vien-Estar, que con su apoyo y financiamiento soportó este estudio y será su garante en el tiempo para Colombia y quizá el resto del mundo. En este sentido, agradezco a Juan Carlos Coll, director de EUMED de la Universidad de Málaga (España), que siempre a apoyado editorialmente para compartir mis ideas con otros.

Más por encima de todo agradezco al equipo directivo de RADDAR, Fernando Gonzalez, Juan Diego Becerra, John Valles, Marcela Ortegón, Fabio Villamil, Santiago Paez y Mauricio Herrera por apoyarme en diversas maneras para el desarrollo de esta metodología, por fuera de mis esfuerzos profesionales. De verdad, a todos, muchas gracias.