ECONOMÍA DE MÉXICO Y DESARROLLO SUSTENTABLE

ECONOMÍA DE MÉXICO Y DESARROLLO SUSTENTABLE

Ulises Castro Álvarez

Volver al índice

 

 

IX. Sectores productivos, Desempleo y políticas de desarrollo.

La experiencia tanto de los países desarrollados con anterioridad y los de reciente desarrollo enseña la necesidad de instrumentar tanto políticas de fomento general como políticas de fomento sectorial congruentes que permitan como ya se mencionó lograr la productividad y competitividad necesarias para generar la riqueza que implica el desarrollo económico y social.

1. Fallas de mercado y necesidades de políticas de fomento económico generales y sectoriales.

En México encontramos tanto la experiencia de la promoción del desarrollo mediante la intervención del gobierno, es decir la economía de mercado encauzada, regulada y promovida por el Estado a través de múltiples instrumentos de política económica y la experiencia de la promoción del desarrollo a través de la fuerzas del mercado.

Los resultados se han analizado en diversas ocasiones en este documento, mostrando un mejor desempeño al utilizar de manera prudente políticas macroeconómicas activas, acompañadas de políticas de fomento general tales como la formación de recursos humanos, construcción de infraestructura, atención a la salud y la previsión social, apoyo con un sistema financiero funcional a través de la banca de desarrollo y regulación y supervisión de la banca comercial, marco legislativo e institucional para normar el funcionamiento de los mercados; y políticas de fomento sectorial para impulsar el desarrollo de sectores y ramas productivas prioritarias mediante la regulación del comercio exterior, inversión y gasto público sectorial, créditos preferenciales mediante cajones obligatorios de asignación selectiva de créditos con tasas controladas, subsidios y estímulos a industrias necesarias, excensiones fiscales a industrias exportadoras y a inversiones elegibles, precios de garantía para la agricultura y el desarrollo de un sector energético por el Estado vinculado a las prioridades del desarrollo nacional.

Países como Japón, Corea del Sur y Taiwán, han utilizado estas estrategias de mercado dirigido considerando sus propias características en el caso de Japón se han aplicado prácticamente todas los instrumentos a excepción de la política energética y aumentando otros instrumentos como la promoción de aglomerados de empresas, el sistema de educación directamente vinculado a las necesidades de la industrialización y la planeación y promoción industrial a través de una agencia especializada, promoviendo la industria pesada de alta tecnología intensiva en capital, Corea del Sur utilizó criterios multidimensionales para determinar los sectores estratégicos que pueden tomarse como referencia para América Latina. Por otra parte, se observa que Europa y América del Norte igualmente utilizan instrumentos sectoriales de política económica dejando en la retórica los lineamientos neoclásicos, (Calva, 2001).

Los resultados fueron crecimiento del PIB en 15.9 veces entre 1935 y1982, la industria manufacturera se incrementó 21.1 veces, a una tasa media anual de 6.7% en contraste con los magros resultados de la aplicación de la políticas sustentadas en las fuerzas del mercado, que han demostrado que por sí solo es imposible establecer pautas para el desarrollo en tanto que su naturaleza tiende a los desequilibrios, la concentración del ingreso y las desigualdades sociales.

La tecnocracia neoliberal desarticuló o disminuyó los instrumentos de política general y sectorial dejando a las libres fuerzas del mercado y su mano invisible los ajustes y las búsqueda del equilibrio económico que a la postre ha significado un retroceso en todos los aspectos del desarrollo.