ECONOMÍA DE MÉXICO Y DESARROLLO SUSTENTABLE

ECONOMÍA DE MÉXICO Y DESARROLLO SUSTENTABLE

Ulises Castro Álvarez

Volver al índice

 

 

VII. Finanzas Públicas y funciones del Estado en el desarrollo económico.

El financiamiento para el desarrollo constituye una piedra angular en tanto que la instrumentación de la estrategia requiere de recursos suficientes para consolidarla, sin el cumplimiento de esta condición, el Estado se ve limitado para cumplir con sus responsabilidades ante la sociedad y el diseño de políticas y estrategias para el desarrollo se vuelven solamente una ejercicio intelectual vacío y discursivo.

“Solamente un Estado fiscalmente fuerte, sólido, eficiente y eficaz con amplia capacidad económica y con vocación federal puede actuar con autonomía, sin estar sujeto a los dictados del mercado y su poderes fácticos y contar con la suficiente legitimidad social para superar los enormes y crecientes rezagos de todo tipo existentes en el país”. (Tello, 2007).

Con un fisco frágil e insuficiente como el que existe actualmente que se nutre principalmente de los ingresos del petróleo pero que además no capta lo suficiente de la sociedad resulta difícil superar las carencias y rezagos existentes además de establecer las base que permitan expandir a la economía. (Tello, 2007).

1. Funciones del Estado en el desarrollo

La experiencia ha demostrado que la intervención prudente del Estado en la Economía es fundamental. Sus funciones como planeador, coordinador, regulador y promotor del desarrollo resultan muy difíciles que la estructura del mercado las pueda cumplir satisfactoriamente, sobre todo lo correspondiente a la distribución de la riqueza que en el caso del mercado por su naturaleza tiende a concentrarla y a acentuar las desigualdades sociales y regionales.

De manera específica estas grandes funciones se orientan hacia la promoción activa del bien común, las cuales se pueden señalar como lo establece Calva (2007):11): En los ámbitos de la salud pública, la formación de recursos humanos, la infraestructura, la investigación científico-técnica, la erradicación de la pobreza y el fortalecimiento de la cohesión social, la preservación de nuestros recursos naturales y el mejoramiento del ambiente, la procuración del crecimiento sostenido de la producción nacional y del empleo, asó como el fomento de las ramas industriales, agropecuarias y de servicios con mayor relevancia para el presente y el futuro de la economía nacional.

En el modelo neoliberal estas funciones se han venido modificando y trasladando a las reglas del mercado, inclusive dejando en manos de particulares aspectos que son fundamentales para el desarrollo como la salud y la educación. Los resultados han quedado de manifiesto en los veinticinco años de aplicación de esta estrategia donde el crecimiento económico ha estado ausente y las desigualdades sociales se han acrecentado, la infraestructura productiva se ha deteriorado y la base productiva no encuentra la solidez para generar productividad y competitividad en el ámbito de la globalización.