INFORME DE LA POBREZA HUMANA DE AREQUIPA METROPOLITANA ¿ 2006

INFORME DE LA POBREZA HUMANA DE AREQUIPA METROPOLITANA ¿ 2006

Deymor Beyter Centty Villafuerte y otros

Volver al índice

 

 

E. La Pobreza desde la perspectiva Psicológica

Para Juliana Flórez Flórez de la Universidad Autónoma de Barcelona (La Pobreza desde una Psicología Desarrollista), menciona en su trabajo que el enfoque con que se trata la conceptualización de la pobreza ha variado:

“Desde hace más de medio siglo ha cobrado una fuerza sin precedentes la idea según la cual el desarrollo es la solución a la miseria. A pesar de haberse constatado el grave fracaso de ese modelo”.

A partir de 1945, la pobreza empezó a ser considerada como el fracaso del Tercer Mundo cuya gran solución era el desarrollo (capitalista): la modernización y la industrialización al alcanzar gracias a la asistencia del Primer Mundo.

Lo cual deja al descubierto implicaciones del abordaje de la pobreza desde una psicología desarrollista:

a) Reconstrucción de sujetos anhelantes del desarrollo: las categorías producidas por la psicología desarrollista instauran y mantienen una subjetividad del pobre en términos de carencia; serian narraciones cargadas de metáforas sobre sujetos anhelantes del desarrollo que abren espacios del otro.

b) Dejar en “paz” a la pobreza: La psicología ha potenciado al “campo del desarrollo” a lo largo de sus sucesivas transformaciones. Si bien ha logrado humanizar al “campo del desarrollo” en un intento desesperado por compensar su econocentrismo ha ofrecido un modelo de cambio que parte y termina en el sujeto. Pareciera que es en la “psique” donde reside la posibilidad (decisión) de integrarse al sistema. La situación de miseria pasa a ser una responsabilidad exclusiva de la gente pobre. La pobreza es vivida “en paz” sin que perturbarse al orden social existente.

c) Sofisticación del desarrollo (controlado). La función de “construir vínculos con la economía” trata de acoplar dos disciplinas para asegurar el engranaje de las diferentes parcelas de la realidad de modo que estas pueda llevar un curso de desarrollo “normal”.

La disciplina sicológica, tendría “su lugar de intervención” y como diría Castel (1973), los problemas sicológicos que son económicos, sociales, sicológicos, etc. Se reducen a este ultimo ámbito, psicologizándolos.

Pero además al asegurar “su lugar” esta ciencia no logra desprenderse de sus viejas explicaciones circulares, pues sigue estudiando a los pobres para describir aquellos factores en la que difieren del resto de la sociedad y esas descripciones se toman como la causa; se mantienen así las explicaciones tautológicas tan realizadas por “culpabilizar” a la victima (Escobar, 1979).