ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

ADMINISTRACIÓN FINANCIERA II

Jesús Dacio Villarreal Samaniego

Volver al índice

 

Externalidades

Las externalidades –o efectos colaterales– tienen implicaciones amplias. Un flujo de efectivo relevante es aquel que provoca un cambio en los flujos de efectivo de la empresa en su conjunto; en este sentido las externalidades representan una relación entre los flujos de efectivo de un proyecto y los flujos de efectivo del resto de la empresa. Por ejemplo, una empresa fabricante de muebles de madera produce salas estilo Provenzal Francés y, aprovechando su experiencia y la demanda del mercado, está considerando comenzar a fabricar salas estilo Luis XV.

Sin embargo, la empresa debería reconocer que hay muchas posibilidades de que estos modelos se conviertan en competidores y que algunos clientes que comprarían las salas estilo Provenzal Francés compren las nuevas salas estilo Luis XV. Dicho de otra manera, una parte de los flujos de efectivo del nuevo modelo de sala se originarán a expensas de los flujos actuales que tiene la empresa generados por sus productos actuales.

Capital de Trabajo Neto

Cuando se realiza una inversión en activos fijos –en especial en el caso de los proyectos de expansión– no se requiere únicamente un desembolso para comprar la maquinaria y el equipo necesarios para realizar el proyecto, es necesario también considerar la inversión necesaria en capital de trabajo neto como nuevas cuentas por cobrar e inventarios. Esta inversión es relevante para la evaluación del proyecto porque el cambio en estos activos circulantes es el resultado directo de la decisión a cerca del proyecto.

No obstante, también se debe tomar en consideración que los proyectos que requieren de una inversión adicional en activos circulantes también generan flujos de efectivo espontáneos para la empresa. Por ejemplo, al incrementarse los inventarios también se incrementa la cantidad de dinero que se les adeuda a los proveedores (cuentas por pagar) por concepto de las compras adicionales. Así mismo, el incremento en las operaciones de la empresa genera también financiamiento espontáneo adicional a través de pasivos acumulados (por ejemplo, impuestos por pagar o sueldos por pagar). De esta manera, la inversión neta en capital de trabajo resulta de restar los cambios en los pasivos espontáneos al desembolso que se debe realizar para adquirir los activos circulantes adicionales.

Por ejemplo, suponga que Cementos Nacionales desea realizar un proyecto de expansión. Para ello, además de la maquinaria y equipo que debe adquirir, debe invertir $5 millones en cuentas por cobrar e inventario. Al mismo tiempo, los analistas creen que las cuentas por pagar, impuestos por pagar y sueldos por pagar se incrementarán en $2 millones de realizarse el proyecto. La inversión neta en activos circulantes que deberá realizar la empresa será de $3 millones ($5 millones – $2 millones).