HERENCIA Y CIVILIZACIÓN: UN ENFOQUE CRÍTICO A LAS HEGEMONÍAS IMPERIALES

HERENCIA Y CIVILIZACIÓN: UN ENFOQUE CRÍTICO A LAS HEGEMONÍAS IMPERIALES

Maximiliano Korstanje

Volver al índice

 

El día de los muertos versión 1

Sarah se encuentra sola en una habitación, de repente miles de manos salen de las paredes; la protagonista despierta intempestivamente, obviamente se trataba de un sueño. La habitación se presenta en tono gris, sin decoración y amoblamiento. Un calendario en la pared muestra el mes de Octubre .

La siguiente escena, presenta a un helicóptero blanco aterrizando en una ciudad desierta, los ocupantes del mismo descienden y gritan buscando sobrevivientes; sólo atraen la atención de centenares de muertos vivientes que van en dirección hacia ellos. Sarah y los ocupantes del helicóptero huyen rápidamente y retornan al campamento. Este sitio se encuentra alambrado que previene el ingreso de los “muertos vivientes”; fuera de ella centenares de muertos pululan en busca carne humana. Tras ser mordido por uno de ellos, un ser vivo automáticamente se convierte en zombi.

Dentro de las instalaciones, un grupo de sobrevivientes se predispone a combatirlos; sin embargo, el grupo se encuentra dividido en dos facciones: por un lado, la de los científicos quienes experimentan con los muertos una búsqueda de una solución al problema; del otro lado, los militares comandados por el malvado capitán Rhodes quien aplica la autoridad por medio del uso de las armas. Aún, dentro del grupo de científicos, las opiniones se encuentran también divididas, por un lado se encuentra el Doctor Logan quien ha descubierto el centro neurálgico de estos seres se encuentra en su cerebro (en la cabeza); disparando a la cabeza se la fin a estos entes. Para el Dr. Logan, la solución al problema no se encuentra en combatir a los zombis (debido a que éstos sobrepasan en cantidad a los humanos), sino en adoctrinarlos según las costumbres humanas. Por el otro, Sarah propone una cura que revierta los efectos de la pesadilla en la que todos están inmersos.

Diferentes situaciones exacerban el conflicto entre el grupo militar y de científicos; sobre todo entre Sarah y Rhodes. La situación se torna desesperante; el aislamiento que presupone estar a 22 km. bajo tierra, incrementa la agresividad de los militares para con los científicos.

En el film analizado, se encuentra expresa relación a la predestinación y la limitación humana cuando Sarah es invitada por Jhonny (el conductor del helicóptero) a beber y relajarse. En la conversación, Sarah le critica duramente a Jhonny no tomar partido por ninguno de los dos bandos, y obedecer en ocasiones a Rhodes. Jhonny responde no encontrar ningún tipo de utilidad en la labor científica ya que “descubrir no es una tarea de los seres humanos”; éste sugiere (a la vez) no tratar de comprender el motivo por el cual la tierra se encuentra plagada de muertos sino simplemente intentar comenzar de nuevo; una especie de renovación de la vida en otro lugar. El co-protagonista continúa “fuimos castigados por el creador, él nos lanzó una maldición para que viésemos como es el infierno; tal vez el no quisiese vernos destruyendo el mundo dejando un agujero en su cielo, tal vez quisiese mostrar quien es el que manda aún o haya pensado que estábamos demasiado ambicioso, intentando descubrir sus secretos”.

Las declaraciones de Jhonny tienen una estrecha relación con ciertos aspectos mitológicos relacionados con la corrupción de las costumbres humanas, y el castigo inflingido por los dioses. Claro que también es evidente su antípoda, la posición del Dr. Logan quien pretende (por todos los medios) llevar al mundo de los muertos la socialización humana con arreglo a parámetros normativos y lógicos específicos o característicos de la sociedad civilizada.

Finalmente, Logan es asesinado por el ya desquiciado Rhodes quien descubre que parte de los experimentos de éste se hacían con sus camaradas caídos en el fragor del combate y convertidos en muertos vivientes. A su vez, el colega de Logan, el Dr. Fisher es tomado como rehén y fusilado en el acto; lo cual muestra un claro grado de cobardía por parte de Rhodes. Paralelamente, los muertos logran vencer las barreras del hasta entonces inmaculado campamento e ingresan a las instalaciones (militares). Sarah y Jhonny escapan a una isla paradisíaca en donde la infección no ha llegado aún; mientras que el cobarde Rhodes y su abusivo lugarteniente son devorados vivos por los zombis. Una última escena en esta isla (supuestamente remota) marca el mes de noviembre, con el mar de fondo.