ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

5.2. PLAN ZIF PERÚ-BOLIVIA.

La elaboración del Plan de Desarrollo de la Zona de Integración Fronteriza Perú-Bolivia incluye dos fases:

La primera está reservada para el trabajo del Plan a nivel de secciones nacionales. Es decir, en un marco de amplia participación de los principales actores públicos y privados de sus fronteras, ambos países construyen VISIÓN, formulan OBJETIVOS e identificarán y priorizarán PROGRAMAS Y PROYECTOS DE INVERSIÓN con enfoque de desarrollo e integración fronteriza bajo los siguientes criterios generales:

• Compromiso y participación activa de los principales actores de la dinámica fronteriza, públicos y privados.

• Existencia de una estrategia regional de desarrollo e integración fronteriza.

• Existencia de una evaluación de impacto de los proyectos cuando estos fueran de dimensiones mayores.

• Que sea una contribución a la cooperación transfronteriza.

• Que incluya una estrategia o esquema de financiamiento.

En una segunda fase se compatibilizarán las propuestas de ambos países. En esta etapa, se construirá la VISION consensuada del desarrollo de la ZIF y se acordarán los programas y proyectos que correspondan a los objetivos que, también por consenso, se adopten.

El grado de avance en cada lado fronterizo es diferente. El Perú ha logrado completar su proceso de planeamiento en 4 seminarios-taller, dos en la Región Altiplánica y dos en la Amazónica, involucrando activamente a gobiernos regionales y locales, organizaciones de la sociedad civil y las universidades de la zona, con los siguientes resultados:

En resumen, en el lado peruano de la ZIF, se han identificado 106 proyectos con enfoque de desarrollo e integración fronteriza, de los cuales 9 son de infraestructura vial y comunicaciones, 8 de gestión de recursos hídricos, 24 de producción y competitividad, 12 de desarrollo urbano y organización del territorio, 25 de servicios básicos, 22 de medio ambiente y recursos naturales y 5 de desarrollo institucional.

En Bolivia, si nos atenemos a los informes recibidos en el marco de la XII Reunión del Grupo de Alto Nivel para el Desarrollo e Integración Fronteriza, realizado en mayo de 2005, no se ha tenido el mismo avance.

Sin ser desdeñables estos avances, la poca operatividad del GTB-ZIF, presidida por las Cancillerías e integrada por los sectores involucrados en los procesos económicos y sociales del área, ha quedado demostrada con la no participación de Bolivia. No obstante su condición de mecanismo bilateral más importante en el universo de la institucionalidad fronteriza peruano-boliviana, su funcionamiento amerita un proceso de revisión y desarrollo de sus normas y procedimientos, de tal forma que garantice continuidad y sostenibilidad de los esfuerzos que se vienen realizando. Resulta sintomático que, a casi cuatro años de vigencia, solo pudo reunirse dos veces.

A la fecha, este grupo tiene la responsabilidad de ejecutar dos tareas de la mayor trascendencia fronteriza: la primera, formular el Plan de Desarrollo de la ZIF, encargo que fue reiterado por los más altos niveles de gobierno de ambos países; y, la segunda, darle curso y generar las condiciones para la ejecución del “Programa de Acción Integrado Perú-Bolivia” (PAIPB) que comprende la Región Amazónica de la ZIF. La primera está en curso, a pesar de enfrentar severas dificultades. La segunda requiere ser puesta en la agenda bilateral y darle curso a los pasos siguientes que supone la aplicación del PAIPB.

Para atender el tema del financiamiento, el GTB decidió crear un espacio de concertación de los Sistemas Nacionales de Inversión Pública (SNIPS) de ambos países para que estudien y propongan procedimientos y normas armonizadas que permitan el acceso al financiamiento público y no público, en sus más diversas modalidades, de proyectos de desarrollo e integración fronteriza, en particular de los que se perfilan en la ZIF. Lamentablemente, pese a instrucciones recibidas de los más altos niveles de sus respectivos gobiernos, las entidades responsables de esta materia, han mostrado poco interés en atender este tema.