ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

5.1. La ZIF PERÚ-BOLIVIA

En aquel contexto, los Cancilleres de Bolivia y el Perú acordaron establecer la Zona de Integración Fronteriza Perú-Bolivia (ZIF-PB), integrada por los departamentos Arequipa, Cusco, Madre de Dios, Puno, Moquegua y Tacna por el Perú; y, La Paz, Oruro, Potosí, Beni y Pando por Bolivia.

Dicha ZIF tiene una extensión de 905,226 km2 y una población de 8´164,300 de personas estimados a 2004. ¡Casi otro país!, pues es más grande que Paraguay y Uruguay juntos, igual al 70% del territorio peruano y al 82% del boliviano. La población de la ZIF equivale al 29% de la que tiene el Perú y al 99% de la de Bolivia. Realmente es un espacio regional fronterizo muy grande como para pretender planificar sobre él sin cambiar estructuras políticas y normativas de ambos países (Ver Mapa).

Advirtiendo las dimensiones y complejidad de las áreas involucradas, las autoridades de ambos países decidieron, en setiembre de 2002, implementar la ZIF Perú-Bolivia por etapas: en una primera se atendería el área comprendida por los departamentos Tacna, Puno y Madre de Dios por el Perú; y, los departamentos de La Paz y Pando por Bolivia. Considerando las características geográficas de dicha área, la intervención contemplaría la existencia de una Región Altiplánica y otra Amazónica. En una segunda etapa, si alguna vez se da, se atendería el resto de la ZIF.

En opinión de expertos, la ZIF redimensionada, aún constituye un reto muy grande para la planificación del desarrollo fronterizo binacional, donde los conceptos de “límites y fronteras” tendrán que ser incluidos como parte de la dinámica de los espacios regionales fronterizos que cobran, en cierta forma, “vida propia”.

Es en ese complejo escenario, el Perú y Bolivia decidieron caminar juntos en busca del desarrollo para su ZIF. Para ello, encargaron al Grupo de Trabajo Binacional para la implementación de la ZIF (GTB-ZIF) la elaboración de un Plan de Desarrollo considerando para tal efecto la organización territorial de ambos países.