ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

8.2. FONDO COMUNITARIO PARA EL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA.

Al mirar los casi 39 años de la experiencia andina, sus intentos de integración entre marchas y contramarchas, sus interminables discusiones, algunas veces casi bizantinas, sobre decisiones de importancia para la comunidad andina, y en los últimos años para el desarrollo e integración fronteriza, la experiencia europea provoca, por decir lo menos, una sana envidia en materia de financiamiento del desarrollo y la integración fronteriza.

8.2.1. Agenda pendiente de la CAN

La cuestión del financiamiento del desarrollo y la integración fronteriza es un tema pendiente en la agenda comunitaria. La recomendación de los presidentes andinos (junio 2000, un año después de la implementación del BPIF) para la creación de “Fondo Multilateral para operaciones descentralizadas a favor de iniciativas de cooperación y programas de desarrollo integral regional o local, medidas y/o proyectos de integración fronteriza” quedó, hasta el momento, en el plano de la buenas intenciones y no asumidas, o asumidas parcialmente, por el BID y la CAF, entidades multilaterales que recibieron el encargo de “apoyar”, entre otros, al Banco de Proyectos de Integración Fronteriza (BPIF).

Veamos algunos antecedentes:

a. En mayo de 1999, los Presidentes de la Comunidad Andina reunidos en Cartagena, solicitan al GANIDF la organización y Promoción del Banco de Proyectos de Integración Física y Desarrollo Fronterizo.

b. El 30 y 31 de marzo de 2000, la delegación peruana ante la III Reunión del GANIDF, presenta la propuesta de un “Fondo Comunitario de Integración Fronteriza” para el financiamiento de proyectos de integración y desarrollo fronterizo.

c. El 10 de Abril de 2002, luego de dos años, el doctor Carlos Zannier, representante de la CAF, hace llegar 8 comentarios a la propuesta peruana que, en resumen, recomiendan dejarlo sin efecto con la invocación a un mayor análisis y estudio por parte de los países miembros. Los países miembros no opinaron y la propuesta pasó a los anaqueles de la Secretaría General de la CAN.

d. En junio 2000, ante las evidencias de las nuevas demandas de financiamiento que irían surgiendo en la medida que la formulación de Planes y Proyectos en las ZIF avancen, los Presidentes Andinos plantean la creación de un “Fondo Multilateral para operaciones descentralizadas a favor de iniciativas de cooperación y programas de desarrollo integral regional o local, medidas y/o proyectos de integración fronteriza”. Esta recomendación no dejaba lugar a dudas acerca de la naturaleza de los fondos: eran recursos destinados.

e. En noviembre del 2001, el BID señalaba como uno de los componentes centrales del Plan Andino de Cooperación Transfronteriza, la cuestión del financiamiento de Programas y Proyectos de Desarrollo en zonas de frontera. Retoma la iniciativa presidencial de junio 2000 y comparte la idea de crear un Fondo Multilateral para financiar el desarrollo y la integración fronteriza. De lo contrario, señala el BID, los proyectos bilaterales en frontera no tendrán mayor desarrollo por falta de financiamiento. Era evidente que el organismo multilateral preveía lo que se venía con las ZIF como instrumento de desarrollo en fronteras andinas.

f. El GANIDF, ante el silencio de los países miembros y persuadido de la conveniencia de tratar el tema a profundidad y en tiempos perentorios, en su Plan de Trabajo – 2003, señala “establecer y ejecutar una estrategia común para la canalización de recursos de cooperación internacional, triangulación y cooperación horizontal para el desarrollo de planes, programas y proyectos en el espacio de las fronteras andinas”. Es decir, planteaba un lineamiento claro para elaborar una estrategia de financiamiento para el desarrollo de las fronteras andinas. Dicho acuerdo, hasta donde se tiene conocimiento, tampoco tuvo mayores avances y probablemente sea un párrafo más de los documentos elaborados por la Secretaría General de la CAN.

g. Las Decisión 501, art. 11 (junio 2001), dice que para financiar planes, programas y proyectos en las ZIF, los Países Miembros “gestionarán en forma binacional ante organismos financieros subregionales, regionales y multilaterales, el establecimiento de fondos destinados a la ejecución de los planes, programas y proyectos para las ZIF”. Las pocas y poco firmes gestiones que los países pudieron realizar ante distintos organismos financieros, generalmente han recibido respuestas que van desde el señalamiento de la consabida escasez de recursos para “donación” hasta las respuestas burocráticas/tecnocráticas que “demostraban” la inviabilidad de proyectos que, por tanto, no podrían tener acceso a ninguna fuente financiera. La pregunta que hoy se hacen los gobiernos y las poblaciones destinatarias de dichos fondos es ¿Dónde están esos fondos acordados en la Decisión 501?

h. La Decisión 502, art. 17 (junio 2001), dice que “a solicitud de los Países Miembros interesados, la Corporación Andina de Fomento (CAF) podrá establecer condiciones preferenciales para dar viabilidad al financiamiento de los estudios y obras de cada CEBAF” De la misma forma, la CAF se ha convertido en una de las entidades de financiamiento de Latinoamérica más eficientes, pero en el terreno del financiamiento para el desarrollo y la integración fronteriza, aún queda por demostrar que también puede lograr altas calificaciones. Sería bueno, para empezar, que la CAF nos diga ¿Cuáles son esas condiciones preferenciales que establece la Decisión 502?

i. De la lectura de los antecedentes se concluye que existe mandato expreso de la Comunidad Andina para implementar un Fondo Multilateral para el financiamiento de Programas y Proyectos de Desarrollo en áreas de frontera, sean o no reconocidas como ZIF. Asimismo, dicho mandato faculta a los Países Miembros, en forma comunitaria o bilateral, a desarrollar acciones en dirección a la formación del Fondo Multilateral de apoyo a los procesos de desarrollo en zonas de frontera.