ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS
Teoría, política y práctica del desarrollo y la integración fronteriza

ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS TEORÍA, POLÍTICA Y PRÁCTICA DEL DESARROLLO Y LA INTEGRACIÓN FRONTERIZA

Nilo Meza Monge

Volver al índice

 

 

 

 

III. El ESTADO Y LOS ESPACIOS REGIONALES FRONTERIZOS

En la base de la cuestión regional, entendido como un todo orgánico, subyacen elementos materiales cuya localización espacial responde a tendencias propias de una sociedad en la que predomina un modo de producción. En la actualidad, no hay duda que el sistema capitalista se ha impuesto en el mundo. En consecuencia, las tendencias que se registran reflejan:

a. El proceso de desarrollo (o subdesarrollo) de las fuerzas productivas.

b. El uso desigual de las condiciones naturales y sociales de producción

c. La concentración de los medios de producción en los sitios más favorables a la reproducción y acumulación del capital

d. La desigual distribución espacial de la infraestructura de servicios de apoyo a la producción.

Estos hechos van dando lugar a diferenciaciones espaciales que adoptan formas de carácter territorial que sirven, sumado a lo cultural y lo histórico, de base a reivindicaciones “regionalistas” frente a un supuesto responsable: el Estado. De esta manera aparece el elemento político de la cuestión regional, sin el cual no es posible entender la complejidad de los problemas regionales contemporáneos, en contraste con enfoques que, por el contrario, pretenden ocultar o minimizar su importancia.

La adecuada combinación e interrelación de los aspectos económicos con los político–ideológicos, permitirá alejarnos de enfoques que privilegian las “raíces materiales” en detrimento de los aspectos “superestructurales”, o viceversa.