SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN:
LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

SISTEMAS LOCALES DE INNOVACIÓN: LAS EMPRESAS PYMES METALMECÁNICAS DE TANDIL (1995 ¿ 2005)

Sergio Farinelli

Volver al índice

 

 

 

 

4.1.1 La Políticas Públicas de Asistencia a las PyMEs

Desde comienzos de la década de los noventa, las empresas industriales argentinas han desarrollado sus actividades en un escenario macroeconómico con una nueva orientación estratégica, objetivos y lineamientos de la política económica. Conjuntamente se implementó, en esos años, una redefinición del marco regulatorio-legal, comercial y económico y se modificaron algunos condicionantes claves del proceso de inversión para los negocios industriales en Argentina. (Kosacoff, 1994; Chudnovsky et al., 1996; Secretaría de Industria, 1994; Porta, 1995; Aspiazu y Nochteff, 1995; Magariños et al., 1995).

En el marco de esos cambios macroeconómicos productivos, se produjo una transformación de la conceptualización de la estrategia y la política industrial en el país y del papel del Estado en el apoyo a los sectores productivos; en este sentido, se llevo a cabo una reversión, tanto de la política pública hacia el sector de PyMEs como de las metodologías de instrumentación. En los casos más extremos, se implementaron programas donde todo el eje de actuación recayó sobre el sector privado y sobre la propia focalización que la demanda de las empresas generaba sobre el sistema de apoyo, aunque estos programas contaban con financiamiento público.

Otras propuestas buscaron una solución intermedia, donde se intentó la creación de espacios para la cooperación conjunta del sector público y del sector empresarial, se instrumentaron programas duales de oferta y de demanda, se apuntó a la construcción de un “capital social” para fortalecer el proceso competitivo de las empresas y se prestó especial atención a la conformación institucional de un sistema de apoyo de base local, planteando como eje clave de la modalidad operativa, la incorporación de sectores empresariales en la conducción estratégica de dichas instituciones. Dentro de esta última perspectiva es donde debería ubicarse la estrategia impulsada por el IDEB, (Instituto de Desarrollo Empresario Bonaerense), organismo que fue creado en la provincia de Buenos Aires para cumplir con los objetivos antes expresados.

El contexto anterior nos permite conocer el marco de acción conjunta entre público y privado que se delineaba en los años noventa en la provincia de Buenos Aires, cuyo patrón económico por ese entonces era la convertibilidad. Dentro de estas acciones en Tandil la estrategia de los empresarios desde comienzos de la década, partió de una concepción más “activa” de su rol como tal en el plano del desarrollo productivo. Sus ideas se relacionaban con una participación diferente del papel interventor y abarcativo que había desempeñado el sector público en las décadas pasadas, pero reconociendo la necesidad de una participación eficiente en el apoyo de los distintos agentes de la producción, hecho este que obviamente no dejó de ser llamativo.

El propósito general de las políticas públicas implementadas a nivel provincial se centraba en la conformación de un marco de asistencia a las Pequeñas y Medianas Empresas mediante el suministro de una variada gama de instrumentos técnicos y financieros, y en la revalorización de los municipios y agrupamientos territoriales “corredores” como instancias promotoras del desarrollo productivo y social, todas estas acciones fueron adaptadas en diferentes escalas por los empresarios pymes de la ciudad de Tandil. Esta concepción de mayor involucramiento del empresariado pymes en el proceso de desarrollo económico, industrial y comercial, tuvo un consenso generalizado con posterioridad a la crisis mexicana de 1995, cuando por primera vez en esa década, la actividad económica entró en una fase recesiva, con un significativo impacto económico y laboral en la Provincia de Buenos Aires y en el país en general.