MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

Manuel Cienfuegos Mateo y otros

Volver al índice

 

 

 

 

5. Significación política y comienzo de la contramarcha

Si bien desde el punto de vista económico la incorporación de Venezuela al MERCOSUR es importante, no resulta tan clara la significación política entre los diversos autores. Para algunos sería un obstáculo para las negociaciones con la Unión Europea y Estados Unidos; otros consideran que convertiría al MERCOSUR en menos democrático e incluso podría afectarse la gobernabilidad democrática al utilizarse a la energía como herramienta de influencia regional y, por último, están los que asocian su postura favorable a la dimensión estratégica energética y a la ampliación del mercado subregional.

Desde el punto de vista de la prensa Argentina la percepción es disímil: mientras “La Nación considera que Venezuela puede ser un factor de desestabilización en el mercado regional y que su incorporación al MERCOSUR acelerará la crisis del mismo, ya que Chávez tiene vocación hegemónica, tal como parecería comprobarlo una supuesta satelización de Bolivia y la ingerencia del Gobierno de Hugo Chávez en las elecciones peruanas y nicaragüenses. Clarín por su parte, evalúa de manera más positiva la incorporación de Venezuela al MERCOSUR”38.

No obstante, el presidente Hugo Chávez está encaminado a liderar un eje político, manifestando su prioridad por la Alternativa Bolivariana para América (ALBA)39, en la que participan Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, como “un nuevo esquema de unión entre los pueblos [ya que] fuera de esa forma de integración, lo que queda es el viejo modelo neoliberal del cual ya Venezuela se ha liberado, y queremos ayudar a liberar a otros países”40. Estas reiterativas manifestaciones por parte del mandatario venezolano no hacen más que expresar una actitud crítica al marco regulatorio multilateral de comercio y de la ALADI y, en el ámbito subregional al MERCOSUR y la CAN. La actitud fue corroborada al sostener que su país no está interesado en ingresar en el “viejo MERCOSUR”41, aludiendo a quienes creen que el bloque debe permanecer tal como está sin admitir el ingreso de Venezuela por considerar que su gobierno es autoritario. Eso le llevó a decir que está dispuesto a retirar la solicitud de adhesión al MERCOSUR si los parlamentarios brasileños y paraguayos no aprueban el Protocolo de Adhesión en el plazo de tres meses42.