MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

MERCOSUR Y UNIÓN EUROPEA

Manuel Cienfuegos Mateo y otros

Volver al índice

 

 

 

 

3.2.3. El anillo energético sudamericano

Su origen se encuentra en la Declaración presidencial sobre el Gasoducto Sudamericano, adoptada por los presidentes de los Estados partes del Mercosur y de los Estados asociados con ocasión de la XXVIII reunión del Consejo del Mercado Común, celebrada en Asunción el 20 de junio de 2005. Su objetivo es crear un gasoducto sudamericano para abastecer de gas natural peruano -extraído del yacimiento de Cuenca de Camisea, el mayor hallazgo gasífero del país- a los mercados de Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay, y más adelante Venezuela y Bolivia podrían agregarse como proveedores.

El Banco Interamericano de Desarrollo respalda este proyecto, ya que promete satisfacer una demanda energética en aumento constante, asegurando una provisión de gas a muy largo plazo. Además de la seguridad energética se calcula entre 4.000 y 5.000 millones de dólares anuales el ahorro que produciría la integración energética.

Implica, por último, una inversión cercana a 12.500 millones de dólares que, al ser compartida por varias empresas de varias nacionalidades, incentivaría la cooperación25.

A pesar de que se han iniciado las obras para su construcción en algunos países implicados durante 2006, el futuro del anillo energético sudamericano se presenta empañado por un conflicto de delimitación marítima entre Perú y Chile que viene de lejos y estalló virulentamente en 200526, y cuyo corolario fue la suspensión de la firma del acuerdo del anillo energético, prevista para el 8 de diciembre del 2005 en Montevideo. A ello se suma que Bolivia apoya a Perú debido al rechazo de Chile a que Bolivia tenga una salida al mar y Venezuela tampoco se muestra muy proclive a participar como proveedor27.

En estos momentos no hay fecha señalada para la signatura formal del acuerdo. Y las perspectivas no son halagüeñas tras la firma -en agosto de 2007- del acuerdo entre Argentina, Bolivia y Venezuela para crear la Organización de Países Productores y Exportadores de Gas de Sudamérica (OPPEGASUR), en la medida en que dos países exportadores (Bolivia y Venezuela) y uno productor (Argentina) han decidido utilizar este recurso natural como instrumento de lucha trilateral contra Estados Unidos.