LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

PRONAFIDE. MÁS POLÍTICA ECONÓMICA NEOLIBERAL

12 de junio de 1997.

En los primeros días del mes, el Presidente Ernesto Zedillo presentó el Programa Nacional de Financiamiento al Desarrollo 1997-2000 (PRONAFIDE). Dicho programa se sustenta en un conjunto de estrategias cuya aplicación propiciará que la economía mexicana cuente con los recursos necesarios para generar un crecimiento económico sostenido y el bienestar social de los mexicanos.

Propagandísticamente, la idea es buena, pero el programa ni aporta nada nuevo, ni llevará al país a un lugar distinto al que iría, de todos modos, sin él. Estos significa que ni los objetivos, ni las estrategias ni las perspectivas del mentado programa son nuevas. Lo que se ha hecho, en realidad, es presentar de manera ordenada un conjunto de elementos dispersos que ya se encuentran presentes en nuestra realidad y que no han sido creados para ni por el programa.

Así, podemos ver, que los objetivos que se plantea el Pronafide: crecimiento sostenible, empleo, incremento del ahorro, consolidación de la estabilidad, evitar crisis financieras, son, todos ellos, objetivos que aparecen entre los grandes propósitos del Plan Nacional de Desarrollo 1995-2000 (PND) (Véase el capítulo 5 del PND y en particular los puntos 5.1, 5.3, 5.5. y 5.7) Si esto es así, ¿qué sentido tiene plantear un programa cuyos objetivos se supone han de alcanzarse con la estrategia establecida en el PND?

Si vemos las estrategias del Pronafide, sucede una cosa muy parecida. Dicha estrategia ya está contemplada en el PND. Así el Pronafide habla de “promover el ahorro del sector privado y entre las acciones se encuentra el inicio del nuevo sistema de pensiones. Pero si revisamos el PND en su capítulo 5, apartado 5.5.3. página 143, nos podemos dar cuenta de que esa acción ya está comprendida dentro de dicho Plan. Lo mismo sucede con otra de las acciones que propone el programa que es “política fiscal promotora del ahorro y la inversión” que aparece en el mismo apartado y en la misma página que el antes mencionado.

Otra de las acciones que como parte de su estrategia propone el Pronafide es el fortalecimiento del sector externo. Pero esa estrategia ya está, también, establecida en el PND. Éste dice, en su página 138 “En el corto plazo, la recuperación de la actividad económica estará apoyada, principalmente, en el dinamismo del sector de bienes y servicios comerciables internacionalmente”, es decir, que la recuperación se sustentará en la exportación de mercancías. Asimismo, otra acción del programa es la de “promover la inversión extranjera directa, pero el PND ya lo tenía considerado. Así lo establece que “...los flujos de capital hacia México se conviertan en un instrumento de apoyo a nuestro desarrollo...”

Pero, por si eso fuera poco, el PND establece que para impulsar el crecimiento económico sostenido y sustentable se apoya en las siguientes líneas de estrategia que son: Hacer del ahorro interno la base del financiamiento del desarrollo nacional, establecer condiciones que propicien la estabilidad y la certidumbre para la actividad económica (página 139) que son, las mismas líneas estratégicas del Pronafide.

Por lo que se refiere a las perspectivas, también hay una amplia coincidencia entre Pronafide y PND. Así tenemos que el primero plantea un crecimiento económico de más del 5% anual, que el empleo aumente, que los salarios se incrementen, que la inversión alcance niveles cercanos al 25% del PIB y que se consolide el abatimiento de la inflación. En el capítulo 5, en el apartado 5.1. página 130, el PND declara que “...una meta del Plan Nacional sea que... se alcancen tasas sostenida de crecimiento económico superiores al cinco por ciento anual”.

De igual modo establece que “... la inversión total debe exceder anualmente el 24% del PIB.

También indica dicho plan que “ Es fundamental que el crecimiento económico tenga el mayor efecto posible en la generación de empleos productivos”. Y finalmente dice que “Un crecimiento elevado, sostenido y equitativo requiere de condiciones de creciente estabilidad de precios. En condiciones de alta inflación, el crecimiento económico se agota y desemboca en crisis financieras”.

En conclusión el novedosísimo y salvador Pronafide no tiene nada de nuevo y es mas bien una repetición, en partes textual, del PND. Y me parece falto de ética que las autoridades nos quieran confundir haciéndonos creer que están implementando un programa nuevo para salir de la crisis, cuando lo que nos están ofreciendo es “más de lo mismo” o mejor dicho “exactamente lo mismo” sólo que con otro nombre. Y me parece más falto de ética, por el hecho de que este programa se presenta en un momento muy delicado de la contienda electoral. En un momento en que los candidatos del PRI se encuentran en posibilidades de perder la mayoría del Congreso para su partido. En un momento en que la imagen del gobierno requiere ser rescatada para allegarle votos al PRI. Lo que no se vale es que el gobierno realice esa labor. Pero, menos se vale que lo trate de hacer a base de mentiras porque con Pronafide o sin Pronafide sucedería exactamente lo mismo en la economía ya que esto no aporta mas que su nombre y la idea de que el gobierno está implementando un nuevo y poderoso mecanismo para crecer, cuando en realidad lo que ha hecho es renovar la receta neoliberal para los tres años que le quedan al sexenio Zedillista. Así que una cosa ya es segura, el neoliberalismo nos conducirá hacia el nuevo milenio, a menos que el voto, el 6 de julio, revierta esta realidad.