LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

LA INVERSIÓN EXTRANJERA EN MÉXICO

11 de Junio de 2004

En los últimos años, México ha dejado de ser un país atractivo para los inversionistas extranjeros, según lo revelan los datos proporcionados por la Secretaría de Economía. Al mismo tiempo ha ido perdiendo control sobre sectores estratégicos para su desarrollo.

Los montos que se reciben anualmente se han ido reduciendo considerablemente a partir de 2001 en que se alcanzó una Inversión Extranjera Directa (IED) récord de 24,397 millones de dólares (mdd). Para 2003, el flujo de inversión recibido fue de 7,470 mdd, lo que representa, apenas, un tercio de la recibida en 2001 y es la cifra más baja que se registra desde 1998.

Una característica esencial de este tipo de inversión, es que se ha concentrado particularmente en la industria manufacturera, la cual capta el 50 por ciento del valor total de la IED en el país, con un valor acumulado (de 1994 a 2003) de 62,319.5 mdd; seguida de los Servicios Financieros que obtienen el 25 por ciento del total (31,109.7, mdd)

Al desagregar la información referida a las ramas de actividad, es notorio que se mantiene la importancia de algunas ramas de la industria manufacturera, pero ninguna por separado logra superar el monto de la IED en los Servicios Financieros, los cuales, (ya por separado) resultan ser el principal destino de la inversión de extranjeros en el país.

Esta notoria importancia se acrecentó de manera impresionante en los últimos diez años, pues la inversión en este sector, creció más que cualquier otro. De 1994 a 2003 se incrementó a una tasa de 3,956.0 por ciento, al pasar de 715.5 mdd en el primer año, a 29,020.7 mdd en el último; crecimiento que equivale al doble (y en algunos casos más) de lo que creció la IED en cualquier otra rama o sector.

Por rama de actividad, también es muy importante la IED ubicada en la industria de metálicos, maquinaria y equipo, la cual capta el 15.3 por ciento del total; la producción de alimentos, bebidas y tabaco, con el 10.3 por ciento y la producción de químicos, derivados del petróleo, del carbón, de hule y de plástico, con el 7.4 por ciento. Lo anterior significa que sólo tres ramas de la industria concentran el 33 por ciento del total de la IED en el país. Y son actividades en donde la inversión de extranjeros creció a gran velocidad, al menos para la primera y la tercera que registraron tasas de crecimiento en el mismo período de análisis de 1,293 y 1,275 por ciento

Al considerar en su conjunto las cuatro ramas de actividad que más captan IED, (contando los Servicios Financieros que concentran el 25 por ciento) resulta que estas concentran el 60 por ciento del total, lo cual equivale a 64,218.9 mdd.

Esta excesiva concentración es una muestra de que muchas áreas productivas de nuestra economía no le son atractivas a los inversionistas extranjeros debido a su escaso desarrollo y baja productividad y permanecen en el rezago sin disponer de estos flujos de capital. Pero también es una muestra de que en dichas áreas el país ha perdido el control y la posibilidad de orientarlas para beneficio de la sociedad y el desarrollo, particularmente en el caso de las instituciones financieras.