LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

EL PROYECTO ECONÓMICO DE LA CONTRADICCIÓN

15 de mayo de 1997.

La incongruencia de los líderes políticos en nuestro país no tiene límite. Sobre todo en aquellos que se encuentran inmersos en los círculos del poder y quienes en la dinámica de la confrontación, la crítica y el debate no se detienen a pensar dos veces lo que dicen y a percibirse de sus errores o de plano no saben que lo que dicen es un error y ponen al descubierto su ignorancia e inconsistencia.

Tal es el caso de Humberto Roque Villanueva, líder del PRI nacional quien la semana pasada afirmó que el proyecto político-económico del expresidente Salinas obedeció más a la ideología del Partido Acción Nacional (PAN) que a la del PRI. Al respecto, valga decir lo siguiente:

a) El Sr. Roque olvida que la Declaración de Principios del PRI fue modificada precisamente durante el mandato de Salinas para hacerla corresponder con el proyecto salinista y la ideología que lo sustenta. Recuérdese que ningún priísta se opuso a ese profundísimo cambio. Y sí es verdad lo que afirma el Sr. Roque, Salinas le introdujo la ideología panista al PRI, pero en ese momento ni el propio Sr. Roque se dio cuenta o lo reclamó, lo cual, por lo menos, hace pensar en que todos estaban de acuerdo.

b) El Sr. Roque olvida qué posición tenía cuando esto estaba sucediendo y, olvida, también, que no levantó su voz en contra de ello. ¿Por qué ahora sí lo hace? ¿Tanto tardó en darse cuenta?

c) Olvida el Sr. Roque que el proyecto del Presidente Zedillo es exactamente igual al de su antecesor y lo sustenta la misma ideología. ¿Olvidará, acaso, el Sr. Roque, que ese proyecto ha sido apoyado, defendido y promovido por él mismo como diputado y líder priísta? No fue en apoyo a ese proyecto y al Presidente Zedillo que promovió la aprobación del incremento al IVA en abril de 1995?

Dice el Sr. Roque que Salinas no será expulsado del PRI hasta que no se compruebe que sabía de la relación que tenía su hermano Raúl con el asesinato de Ruiz Massieu y del enriquecimiento ilícito. Y eso es de plano no querer comprometerse con nada, porque eso va a tardar un poco. Pero si, como el afirma, Salinas profesó una ideología contraria a la de su partido ¿no es eso, ya, razón suficiente para promover su expulsión?

El Sr. Roque está confundido y confunde a sus partidarios porque si el desastre económico del país fue herencia del gobierno salinista y ello se dio en razón a que el anterior gobierno sustentaba una ideología distinta a la de su partido ¿cómo explicar que eso no sea razón suficiente para expulsar al expresidente de su partido. Partido al que, siguiendo el argumento del Sr. Roque, podemos concluir que traicionó? Lo que es peor, ¿cómo explicar que el programa económico que se implementa para solucionar la crisis se sustenta en las mismas bases teóricas e ideológicas que el programa de Salinas? Es decir, ¿cómo explicar que, a pesar de todo, el presidente Zedillo profesa una ideología que, a juicio del Sr. Roque, es ideología panista? O ¿cómo explicar que sus ideologías son diferentes si en realidad son exactamente iguales?

Dice el Sr. Roque que hay una distancia entre el sexenio de Salinas y el del Presidente Zedillo y afirma que “hay diferencias entre los funcionarios del gobierno anterior y el de ahora”. Por desgracia vuelve a errar, porque también por ahí se demuestra que no sólo el proyecto y la ideología es la misma. También lo es el equipo de trabajo. Nótese que un amplio número de funcionarios del anterior sexenio se encuentran hoy trabajando en altos puestos públicos. Ahí esta Oscar Espinoza en la regencia (antes en Nafinsa), ahí está Ángel Gurría en relaciones exteriores, ahí está Herminio Blanco en la Secofi; ahí está Guillermo Ortiz en Hacienda, ahí está Francisco Rojas en Sedesol. Ahí está una interminable lista de funcionarios que estaban y siguen estando en altos puestos. Entonces ¿dónde está la diferencia? ¿Dónde la distancia entre un sexenio y otro?

Es evidente que hay una gran pobreza de conceptos y argumentos para defender el actual proyecto económico. Es evidente que el PRI quiere recuperar simpatizantes por la vía de romper con el pasado, rompiendo con quienes le hicieron daño al país. El problema es que no hay forma de deslinde o ruptura porque dicha recuperación se pretende alcanzar queriendo hacer creer que aquel proyecto estaba mal, sin darse cuenta que el gobierno y el PRI aún implementan y defienden un proyecto que es igual al anterior.