LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

LA ECONOMÍA MEXICANA. CRISIS Y REFORMA ESTRUCTURAL. 1984-2006

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

COMPETENCIA ECONÓMICA Y LAVADO DE DINERO

8 de febrero de 1996

La libre competencia es uno de los principios básicos sobre los cuales descansa el funcionamiento de los mercados y en general de todo un sistema económico.

La libre competencia implica que todos los agentes económicos, llámese personas o empresas, tengan las mismas prerrogativas y limitaciones para operar en el mercado.

Leyes y códigos constituyen el marco legal que establecen las reglas de la competencia y el Estado es el responsable de asegurar y garantizar que todos los agentes económicos actúen dentro de ese marco y de sancionar a quien no lo haga. Pues cuando un agente económico se mueve al margen de dicho marco legal se crean perturbaciones que atentan contra el derecho de los demás, su patrimonio y contra la viabilidad de la economía en su conjunto.

Es importante recordar todo esto, hoy que en nuestro país se han desarrollado de manera amplia actividades de carácter ilícito que han dado como resultado un incalculable monto de capitales ilícitos que se incorporan a la actividad económica legal con el fin de aparecer como capitales lícitos: lo que todos conocemos como el lavado de dinero.

Independientemente de que la obtención de estos capitales y su incorporación a la economía legal, constituye un delito, ello significa, también, un ataque frontal a la libertad de competencia, al desarrollo armónico de los mercados y, desde luego, implica una violación a los derechos y al patrimonio de quienes conforman empresas con capitales legales.

Véase por qué. No es lo mismo constituir una empresa y mantenerla durante años en la dura lucha contra otros competidores y la crisis que azota al país, que obtener por la vía ilegal un capital ilimitado que se acrecienta día a día por la misma práctica ilícita y por esa vía constituir empresas cuya sobrevivencia no depende de su eficiencia o capacidad competitiva, sino de que es posible inyectarle cualquier cantidad de capital que no provee ella misma sino una fuente ilícita. De este modo un amplio sector del mercado le está siendo confiscado a los empresarios legalmente establecidos, quienes, por más eficientes que puedan ser, nunca podrán competir contra esos volúmenes de capital.

De igual forma, el volumen tan amplio de capitales ilícitos permite desplazar a los empresarios legalmente establecidos por la vía de la conformación de monopolios y prácticas monopólicas. Pues estos capitales pueden crear empresas de la noche a la mañana en número tal que monopolicen el mercado. Y, además, pueden ofrecer mejores precios, incluso por debajo de los costos ya que no les preocupa obtener pérdidas. El problema es que ante ese esquema de competencia y por no poder igualar la oferta de precios bajos, los empresarios legalmente establecidos se ven desplazados hasta finalmente desaparecer.

Esa competencia desleal e ilegal viola los marcos legales de la libre competencia que regula el funcionamiento de una economía como la nuestra y que asegura un derecho igual para todos sus participantes.

Imagínese que usted es dueño de una tornillería que vive de las utilidades que ella misma genera y que durante años ha estado luchando por volverse eficiente y ofrecer el mejor producto al mejor precio en el mercado y que ese negocio le permite vivir desahogadamente, mantener a su familia e irle asegurando un futuro a sus hijos. Ahora imagínese que de la noche a la mañana se establece una cadena de tornillerías con capital ilícito, que entra al mercado ofreciendo los mismos tornillos que usted vende, pero con costos de operación mucho más altos (lo que le permite superarlo en eficiencia) o vendiendo el producto a menor precio.

En una época cuando la demanda de tornillos está sumamente contraída y no es creíble que una empresa pueda nacer y expandirse a esa velocidad como producto de la venta de tornillos y mucho menos si se ofrecen a un precio más bajo o al mismo precio pero se incurre en costos de operación mucho más elevados que los suyos.

¿Cuál será el efecto final de esta situación? Su empresa quebrará, usted perderá su patrimonio, tendrá que dedicarse a otra cosa (en plena época de desempleo) y su familia ya no tendrá un futuro cierto.

Detrás de la libre competencia hay un principio ético de igualdad y libertad que está siendo violado. Pero también se está conculcando el derecho constitucional de los individuos a dedicarse libremente a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode (Artículo 5o. Constitucional), porque el lavado de dinero impide que las empresas legales puedan progresar y existir en el marco del mercado. Es decir, una circunstancia ilegal impide que los ciudadanos puedan ejercer su derecho.

Es tarea del Estado, de todas las autoridades a todos los niveles luchar contra esa lacra social. Es urgente detectar a quienes incurren en éstas prácticas ilegales y castigarlos conforme a la ley. De no hacerlo se estará atentando contra la viabilidad económica del país y en pocos años no habrá sino delincuentes disfrazados de empresarios dominando la economía del país y el delito se convertirá en la única opción de progreso para los mexicanos, lo cual no significa otra cosa sino la total descomposición social del país y la inviabilidad del Estado-nación por una absoluta cancelación del Estado de derecho.