SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

Y CUANDO SE DESPERTÓ, LA POBREZA AHÍ SEGUÍA

30 de septiembre de 2000

A unos meses de que concluya el actual gobierno federal encabezado por Ernesto Zedillo, resulta necesario advertir que en el balance de sus logros y fracasos resalta un enorme déficit social que el mismo Presidente se había comprometido a reducir al inicio de su mandato y que sólo quedó en promesa. Hoy los pobres en nuestro país, son mas en número y en porcentaje que en 1994 y la desigualdad económica, medida por la distribución del ingreso, mas profunda que entonces

Desde luego, no es posible negar el gran avance que el gobierno alcanzó en materia de control de la inflación y en crecimiento económico. Impecable trabajo que habla de la gran eficiencia con la que los economistas han hecho su trabajo. Pero, ¿qué significa eso para el ejército de pobres que representa mas de la mitad de la población de éste país? ¿De qué ha servido, producir mas riqueza para las familias desnutridas que pasan hambre a diario? ¿Se justifica el gran costo social que ha representado el control de la inflación? Desde luego, el actual gobierno ha argumentado el gran incremento del gasto social en los últimos años, pero, otra vez pregunto ¿para que ha servido? Es más, el aceptar que se ha incrementado tanto dicho gasto, no resulta ser más que una prueba de que la pobreza avanza, si no, ¿para qué gastar más en atender la pobreza? Lo ideal, en todo caso, sería gastar menos en atención a la pobreza, lo cual implicaría que hay menos pobreza.

No, el Presidente Zedillo tomó su decisión, desde hace tiempo. Su interés y objetivo específico era resolver los problemas financieros del país, crear una base sólida de crecimiento económico y devolver la credibilidad del país ante los inversionistas extranjeros y ante las instituciones financieras intencionales. Y lo logró. Seguramente se irá tranquilo al finalizar su gobierno, convencido de que cumplió con su deber. Pero no lo hizo, porque ninguno de sus logros significa una mejora para las grandes masas depauperadas del país, porque la tarea de un gobernante consiste en tomar las decisiones necesarias para que el país se desarrolle y progrese, pero no en la medida en que mejoren los mas ricos mientras los otros siguen igual, sino en la medida en que se de el mejoramiento material de los que se encuentran en peor situación, cosa que no se cumplió.

Zedillo cambió, como antes lo hizo Salinas, estabilidad por desarrollo y el costo ha sido brutal, porque no basta generar riqueza, no bastan la altas tasas de crecimiento, no basta exportar más o estar mas globalizados, no basta la estabilidad de precios, no basta el equilibrio de las finanzas públicas, no basta vender hasta el último fierro de las empresas públicas, no basta el Progresa. No basta, en una palabra, ni todas juntas las cosas que el actual gobierno dijo que bastarían para disminuir la pobreza, simple y sencillamente porque no han bastado para reducir la pobreza. A pesar de todo ahí sigue la pobreza.

Por desgracia, esto no cambiará con el cambio de gobierno, a pesar de que habrá alternancia en el poder. Porque será otro partido y otros hombres los que vengan a gobernar a este país, pero serán las mismas ideas las que prevalezcan, las mismas políticas, los mismos objetivos y la pobreza ahí seguirán.

Porque ni los que se van ni los que llegan saben donde está el error. Porque sus caóticas concepciones sobre la realidad no les permiten poner en el centro de las cosas el objetivo fundacional de toda sociedad que es el bienestar de esa sociedad. Porque desligaron la política económica de los objetivos sociales como si fueran cosas ajenas, como si no entendieran que la política económica es la que debe de proveer los medios para generar y repartir la riqueza. Donde sea que hayan estudiado Economía, los engañaron, los estafaron, les pusieron vendas en los ojos y candados en las manos y les mutilaron parte de su conciencia social y su intelecto, porque la economía no existe para empobrecer al hombre, ninguna ciencia puede usarse de eso modo y ellos aprendieron en alguna parte como hacerlo y lo han hecho y el país ha pagado y seguirá pagando las consecuencias de esa estafa.