SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

SALARIOS, EMPLEO Y POLÍTICA SOCIAL

Hilario Barcelata Chávez

Volver al índice

 

 

 

 

CRECIMIENTO ECONÓMICO Y EMPLEO SECTORIAL

8 de Octubre de 1999

Uno de los principales problemas que sigue enfrentando la economía nacional, es la incapacidad de su planta productiva para generar un volumen de empleos de tal magnitud que permita abatir la insuficiencia que existe.

A pesar de que en los últimos cinco años la economía ha mostrado en cuatro de ellos, tasas de crecimiento positivas, ni siquiera se ha podido generar el número de puestos de trabajo que permita emplear al total de personas que cada año se incorporan al mercado de trabajo como buscadores de empleo.

De acuerdo con los datos presentados en la tabla que acompaña esta colaboración, de 1994 a la fecha se han creado 1,233,268 empleos, para una demanda de trabajo de 5,976,086 en el mismo período, lo que arroja un déficit de empleo (desempleados) de 4,742,218 personas.

El que la economía crezca sin generar suficientes empleos es un problema que hay que considerar seriamente pues a pesar de que ha crecido en un 8.5 % en estos años, el desempleo en lugar de disminuir, aumenta. Ello se debe, en primera lugar, a que la tasa de crecimiento promedio anual de la economía es muy baja (1.7%). Es decir, que para resolver el problema del desempleo es necesario crecer a tasas muy por encima de ese nivel. De hecho, (según cálculos propios), la economía debería estar creciendo una tasa de 4.8% promedio anual, para crear los 1,195,217, empleos que en promedio se demandan cada año en el país. Sin embargo, eso resulta muy difícil bajo el modelo de desarrollo que ha implementado el gobierno de la República, porque el sector más dinámico de la economía mexicana, el que impulsa el crecimiento económico, es el que se encuentra ligado al sector exportador y este sector, no es un generador masivo de empleos.

Crecimiento del empleo y del PIB.

Se requiere, entonces, impulsar el dinamismo económico desde una plataforma productiva distinta. Una plataforma que produzca empleos masivamente de modo que, aunque su crecimiento no sea tan alto, de todos modos contribuya fuertemente abatir el desempleo. Eso sólo es posible si se alienta el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas ligadas al mercado interno del país, pues son las que más empleos generan por unidad de producción. Sin embargo bajo el esquema de desarrollo actual, este tipo de empresas no ha recibido el aliento que se merece y que el país requiere para resolver el desempleo.

Por tanto, es necesario implementar una política de crecimiento económico que al mismo tiempo genere los empleos que hacen falta. Ello implica volver los ojos hacia el mercado interno, hacia los empresarios no exportadores, esos que son el pilar del desarrollo del país pero que, durante las últimas dos décadas han estado olvidados por los estrategas gubernamentales.