ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XXXIII. TEMPORADA NAVIDEÑA

A pesar de que Felipe Calderón, con los coordinadores del PRI, Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa, pretenden modificar leyes secundarias para que se cuele, el capital privado, al jugoso negocio del petróleo (hasta ahora) mexicano… Y de que la canasta básica, cuyo costo era de 818 pesos la Navidad anterior y pasó a mil 722 pesos en la primera quincena del presente mes, un incremento de casi 42 por ciento; en cambio, el aumento al salario mínimo no fue mayor a dos pesos… Y que el presidente panista de Tonalá, Jorge Vizcarra, se le retiró el fuero constitucional para enfrentar los cargos que le atribuye la Procuraduría estatal, por los presuntos delitos de homicidio calificado, asociación delictuosa y abuso de autoridad... Pero no se preocupen, no hablaremos de ello, lo haremos el año próximo, para que disfrutemos unos días la ilusión de pensar que este país, bien conducido, podría ser diferente.

En este periodo vacacional es conveniente descansar, olvidarse un rato de lo habitual. Todos lo necesitamos, lo requerimos, de plano ¡nos urge!

A la voz de “en el nombre del cielo” hemos llegado a las tradicionales posadas navideñas, cuyo propósito es ubicarnos en la celebración de la Navidad, que, independientemente de creencias, tradiciones y religión que profese cada quien, cambia el ritmo de vida a millones de personas en el mundo.

También comienza la publicidad y las ventas que agotan los aguinaldos, pero cada persona es libre de gastar lo que tiene o no tiene en intercambios forzados, con los que no se queda bien, en olvido de que el verdadero espíritu navideño está en el amor, la amistad y la generosidad.

Pero, aprovechemos la época decembrina, para reflexionar; y contagiarnos e infundir alegría y buen humor; dar y recibir muestras de afecto a los nuestros; enmendar errores; en fin, meditar las metas y propósitos personales que buscaremos alcanzar en el 2008.

Para quienes profesamos la religión católica, el nacimiento del niño Dios es uno de los principales eventos que año con año avivan las creencias y misterios de nuestra fe.

Disfrutemos de la representación de los “nacimientos”, la versión cristiana dice que fue Francisco de Asís quien, cerca de la población de Rieti durante invierno de 1223, la Navidad le sorprendió en la ermita de Greccio y eso le inspiró para reproducir el nacimiento de Jesús con personas de la pequeña población. Tras construir una pequeña casa de paja, colocó un pesebre, un buey y un asno e invitó a vecinos para reproducir la adoración de los pastores. Aprovechemos, y visitemos la calle Juárez, a un costado de la Parroquia, para ver las figurillas artesanales con las que podemos armarlo en nuestra casa.

También, resumiré algo de lo que México ha aportado al mundo y a la navidad:

La Flor de Nochebuena, planta que florece en esta época y que da vida a las fiestas de la temporada. Es una planta en forma de estrella con hojas de color rojo. También las hay verdes y amarillas, colores que se han ido obteniendo en los invernaderos. Pero se preguntarán, ¿de dónde proviene la tradición y la historia de esta hermosa planta color rojo?

Los aztecas la conocían como Cuetlaxochitl. Se cree que la llevaron del clima tropical de Cuernavaca a sus montañas para cultivarla en viveros rudimentarios.

En la colonia, los franciscanos utilizaron estas plantas para adornar sus escenas de Navidad. La Nochebuena ganó fama cuando Hernando Ruiz de Alarcón, hermano del famoso escritor Juan Ruiz de Alarcón, escribió poéticamente sobre la flor. En 1829, el embajador de Estados Unidos en México, Robert Poinsett, de nuestro país, la llevó a Carolina del Sur. La cultivó y propagó en su invernadero y la obsequió a sus amistades. Desde entonces, la Flor de Nochebuena se conoce en inglés como: Poinsettia.

La Flor de Nochebuena también tiene otros nombres como Flor de Pascua, Estrella de Navidad, Santa Catalina y Flor de fuego. En Guatemala la conocen como Guacamayo. En 1834, los botánicos dieron a esta hermosa flor su nombre científico, la llamaron Euphorbia pulcherrima que significa “la más bella”.

Conservar nuestras tradiciones le añade más significado a las celebraciones pues permite reforzar nuestros lazos. En Nochebuena, se ha vuelto una costumbre mexicana compartir en familia la cena. Fecha en que se celebra el nacimiento de Jesús y en algunos hogares se rompen piñatas. ¿Y que ha aportado nuestro país a esta costumbre?:

Los platillos para la cena de Nochebuena varían en las regiones del país. La tradición ha hecho del guajalote, cócono o pavo el rey de las mesas. Llegó a España procedente de México e hizo su aparición en las mesas europeas a finales del siglo XVI. Se volvió popular hasta el siglo siguiente; sobre todo, cuando comenzó a sustituir en Inglaterra al pato de Navidad.

Vino y sidra suelen ser las bebidas que completan la cena... ¡Ah! y un buen ponche siembre es bien recibido. Se sirve caliente y se prepara con frutas como guayaba, caña, tejocote, trozos de canela, ciruelas pasas, y un chorrito de ron, tequila, u otra bebida que ayude a mitigar el frío.

Concluiremos expresando que la cena de Nochebuena es completada con recuerdos y melancolía, quizá es la cena en la que los sentimientos son los ingredientes básicos.