ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XXVII. REFLEXIONES SOBRE LA IZQUIERDA

¿Qué es la izquierda? Fue en la asamblea revolucionaria de Francia cuando se trazaron la izquierda y la derecha como posiciones políticas e ideologicas, conceptos que han definido a liberales y conservadores respectivamente. Históricamente, la corriente conservadora o de derecha, se radicaliza, para dar paso al fascismo con Mussolini y al nazismo con Hitler. Simplificadamente, la izquierda se caracteriza por generar cambios sociales para apoyar a los pobres y desprotegidos y la derecha por mantener el sistema establecido a favor de los poderosos y ricos por la explotación de los trabajadores.

La izquierda se constituye históricamente como una alternativa a la explotación del ser humano. Es una lucha contra la esclavitud y, una búsqueda por construir la igualdad en la democracia. No es una propuesta de gestión empresarial fundada en el egoísmo, el lucro, la enajenación y aberración del ser humano como lo es la derecha, eso se llama capitalismo. Esa es la diferencia entre la izquierda y la derecha.

Es de izquierda: Quien considera que el sistema capitalista no es el único, no tolera un régimen de explotación, de despojos, racismo y creciente desigualdad y, por tanto, quiere transformarlo; quien se opone a la privatización del agua, de la energía eléctrica, del petróleo, de la educación y del IMSS, porque son objetivos del capital financiero internacional al cual, pertenecen muchos millonarios mexicanos; el que tiene presente que los regímenes como el hitlerismo o el stalinismo se hundieron en la historia y, que el neoliberalismo, como todo, tendrá un fin.

La izquierda, busca construir una sociedad con justicia social, gracias a la que todos serán libres de explotación, con igualdad, con democracia, con control sobre el capital financiero, con reforma agraria, con propiedad estatal en las áreas básicas para el desarrollo nacional, con impuestos mayores al capital y menores a las clases trabajadoras y campesinas, con salario digno, educación gratuita, etc.

No existe una única izquierda, existen, luchas de ideas y acciones contrapuestas que establecen une interacción entre las distintas izquierdas.

¿Qué significa, ser de izquierda en México? Oponerse al saqueo neoliberal, someter a control social los poderes reales, profundizar la democracia, reducir los desequilibrios económicos, declarar la guerra, no solo a la pobreza, sino a las formas injustas de enriquecimiento, establecer mejores y más respetuosas relaciones internacionales.

Ante el embate de las políticas neoliberales y privatizadoras que impulsan la construcción de una sociedad injusta y excluyente, la izquierda debe retomar su papel frente a cualquier forma de dominación, pues es una actitud de transformación de la sociedad y no un dogma que puede alejarse de los intereses de los ciudadanos.

El punto de partida de cualquier movimiento de izquierda es el respeto a la libertad, la justicia, la honestidad y la fraternidad que se opone a las mentiras y desigualdades que promueve el modelo neoliberal.

Respecto a los partidos, nos habíamos acostumbrado a que el PAN manejaba una línea moderada, ahora desplazado del centro político por el PRI, quiere rescatar un radicalismo que permita ubicar a sus seguidores en una posición definida: la derecha; y el PRI con cierto sentido social, ocupa su espacio en el centro izquierda, porque tiene corrientes de derecha moderada y de izquierda nacionalista. El PRD, con remotos orígenes en el Partido Comunista y en el PRI, expresaría en lo fundamental una izquierda discreta.

La izquierda, como lo ha sido a lo largo de la historia de México, sería sólo una aspiración de intelectuales, o de los zapatistas.

Pablo González Casanova, exrector y catedrático emérito de la UNAM, afirmó que el futuro del país se encuentra en la izquierda, y el futuro de ésta en los movimientos sociales que puedan encabezar, docentes y universitarios aliados con el pueblo. Sin embargo, Estados Unidos obstaculizará la instauración en México de un gobierno de izquierda moderada, si ésta atenta contra su identidad imperialista y capitalista.

El sector privado consideró que es necesaria una izquierda moderna, para México; además, señaló, el gobierno del presidente Vicente Fox “no ha cumplido con todas las expectativas y estamos insatisfechos por no haber reducido la pobreza”, recalcó.

La izquierda no es un club, ni privilegio de un partido; la izquierda es una corriente de energía social que lucha por la igualdad social y la igualdad en la diversidad en un mundo injusto como el nuestro.

Existe la posibilidad de concretar un proyecto alternativo en México. Es necesaria la unidad de toda la izquierda, y la atracción de sectores progresistas del mundo de la empresa, de la cultura y de la política que permitan construir una mayoría electoral, y una mayoría de gobierno, solo así se logrará el verdadero cambio social.