ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XXXVI. ¿Qué sabemos de “El placazo”?

El cambio de placas en el 2002, fue un argumento de que se establecerían medidas de seguridad que disminuyera el robo de vehículos y se colocaría un código de barras. Pero la información que contenía era sólo el número 14 asignado por la SCT a Jalisco. Se dijo que las placas durarían 10 años, no será así, pues apenas han durado seis, y los robos se incrementaron.

La fracción de Acción Nacional en el Congreso de Jalisco, se pronunció por el incremento de impuestos para 2008, que contempla cambio de placas con un costo de mil 200 pesos el juego. Los candidatos a diputado federal del PAN, no mencionaron en campaña que tomarían estas decisiones.

La medida, daría alrededor de 2 mil 750 millones de pesos extra al presupuesto del año próximo.

Ante estos engaños se debe establecer la duración de las nuevas placas y que el pago sea proporcional, que sea según el valor del auto y que, el comprador pague solo la parte proporcional. En Yucatán, los vehículos mas nuevos y con valor mayor a 250 mil pesos, pagan 658 pesos, de menos de 250 mil, pagan 357 y con más de 10 años de antigüedad 302 pesos.

Hay estados donde las placas cuestan menos que en Jalisco: Tamaulipas, 214 pesos, Guerrero, 278; Aguascalientes, 305; Quintana Roo, 438; Sonora, 478; SLP, 500; Guanajuato, 535. También está el caso extremo del DF perredista, ¡donde no tienen costo!

El “placazo”, ha originado que el ciudadano, lo considere un golpe más al bolsillo, sumado a los ya autorizados nuevos impuestos (IETU, gasolina, etc). Los ciudadanos, expresan su rechazo e indignación, porque consideran alto el costo de las placas y porque las actuales tendrían 10 años de duración.

Por el sector privado, Luis Fernando Pérez, presidente del Centro Empresarial de Jalisco, puso en tela de juicio la creatividad del Ejecutivo para allegarse de recursos.

“No es el momento adecuado para un reemplacamiento. Reconocemos que hacen falta recursos para infraestructura, pero no se vale añadir más gastos a la población”.

La empresa Marketing 2000 realizó una encuesta a la población de la ZMG, Notisistema informó que la encuesta revela que el 92 por ciento de la población rechaza el reemplacamiento anticipado al que obligará a partir del próximo año.

El 70 por ciento de los automovilistas entrevistados califica al canje como un abuso por su afán recaudatorio. Nueve de cada diez conductores reprueba la decisión de cambio de láminas. Los automovilistas consideran que serán afectados económicamente, y piden se reconsidere el proyecto y se tome en cuenta las necesidades de la sociedad.

Organizaciones como Ciudadanos en Alerta repartieron en el Congreso copias donde rechazan la medida y externan: “No al cobro de nuevas placas en Jalisco, te invitamos a que emplaques en otro estado, donde te costarán más baratas, los trámites son fáciles”, y criticaron la medida panista que pretende sangrar al pueblo, anteponiendo el bienestar de los jaliscienses al suyo propio y califican de “un robo descarado” la medida.

La respuesta fue: “Los diputados del PAN no somos castrados mentales y nos interesa convencer a la gente de las bondades del proyecto”, dijo el presidente de la Comisión de Vialidad en el Congreso, Francisco J, Padilla.

La clase política panista, desconoce la situación económica de las mayorías en Jaliso.

Es absurdo que de 54 mil millones de pesos presupuestados para el próximo año, se quieran destinar 48 mil a nómina y gasto administrativo, y miserables 6 mil millones para obras y servicios.

Las placas son para identificar el vehículo, un solo juego basta hasta que se acabe el vehículo, si no están deterioradas. En Estados Unidos, en estados como California, el vehículo conserva sus placas, sólo se reponen las deterioradas o los vehículos nuevos que entran en circulación.

Pretender recaudar fondos públicos, sin un fin específico, es violatorio de nuestro marco jurídico, porque rebasa el principio de proporcionalidad, constitucionalmente contemplado, es un abuso de autoridad. El placazo ha mostrado nuevamente la insensibilidad de la elite panista hacia el pensar de buena parte de la población.

Alarma el comportamiento del PAN y los gobiernos que emanan de él. No se ha actuado contra Tomás Coronado, que sigue de procurador y, al mismo tiempo, él mismo dice si está o no implicado en actos de corrupción de menores. Jorge Vizcarra, alcalde panista de Tonalá, mezclado en corrupción y asesinato, sigue, pues sabe que no habrá castigo: hay acuerdos arriba, y la justicia, no se aplica en las elites. En Zapopan se incrementan los salarios a los altos mandos y a los trabajadores de base se les niega con el típico argumento de “no es viable”.

El intento de cobrar anticipadamente y cada tres años las placas, ha calado en los automovilistas y ha despertado, a una ciudadanía que estaba acostumbrada a no manifestarse, que decía sí a todo y seguía votando por el mismo partido que la despoja y la explota.

“Si hay un costo político que se tenga que pagar, lo tendremos que pagar los diputados del PAN para que salgan adelante esos proyectos que beneficiarán más gente que la que se pudiera molestar”, remarcó el coordinador de la bancada, Jorge Salinas. Pues esperemos que en las próximas elecciones, la ciudadanía reflexione mejor su voto.