ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO XXXI. Miss Universo con los Cristeros?

México será sede del certamen Miss Universo 2007, en mayo próximo, y el traje típico que portará Nuestra Belleza México 2006, Rosa María Ojeda, será uno que alude a la guerra cristera. La diseñadora, María del Rayo Macías, vive en Encarnación de Díaz. Opinó que la mayoría de la gente sabe poco acerca de la Cristiada. “Antes no lo entendía. Se me hacía algo fanático”, deja claro que está orgullosa de algunos cristeros, “de otros no”.

El vestido está confeccionado en manta y muestra imágenes pintadas a mano: batallas; cristeros colgados de postes y fusilados.

Uno de los requisitos que deben cubrir los trajes concursantes es “representar la historia, cultura, idiosincracia y tradiciones de nuestro país”. ¿Realmente representa a todo nuestro país?

Las opiniones consideran que el vestido, no exalta la cultura y valores de nuestro país; que revive una época de confrontación, en un momento en el que se debe mandar un mensaje de concordia entre los mexicanos.

Que no se debe presentar al mundo una imagen de México por un vestido con personas colgadas, y que en un certamen de belleza se recuerde la violencia vivida en el país, en lugar de aprovechar esos espacios para enviar mensajes de no discriminación, pero no de violencia.

Televisa afirmó que sigue en pie el uso del vestido típico con motivos de la Cristiada y que portará la representante de México el 28 de mayo, en el Auditorio Nacional. Ante esto, el padre Miguel Concha, quien ha sido rector del Instituto Superior de Estudios Eclesiásticos y de la Licenciatura en Ciencias Teológicas de la Universidad Iberoamericana, expresó: “No tiene sentido desenterrar conflictos políticos o religiosos que enfrentaron a los mexicanos. Felizmente eso está superado. Hubo violencia y volverla a exhibir es un contrasentido, es aberrante, desentona y es inoportuno”.

El también integrante de la Comisión Consultiva de la Academia Mexicana de Derechos Humanos agregó que “es inapropiado el traje y... ¡es hiriente para la sensibilidad de muchos mexicanos! Sobre todo de los de ahora, que tienen distinto tipo de identidad cultural y religiosa. No viene al caso”, agregó. “Es una profanación de lo religioso. Ese vestido es una aberración e incluso una falta de respeto”, dijo tajante.

“Un traje con imágenes de tipo religioso, es algo aberrante, un contrasentido, aparte del hecho de que el concurso es más bien un acto frívolo, por más que hagan el esfuerzo para hacerlo más, humanizado”, añadió Concha, quien en 1985 fundó el Centro de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria.

Por su parte, la Secretaría de Turismo del DF, solicitará el retiro del traje sobre la base de que existe el compromiso de los organizadores que en el certamen los trajes no llevarán alusiones religiosas o políticas.

El diseñador Héctor Terrones, integrante del jurado que eligió el vestido, argumentó: “No le vamos a dar gusto a toda la opinión pública, pero es importante tomar en cuenta que hay ciertos temas... creo que es la primera vez que causa polémica un traje. Yo, en lo personal, nunca haría algo que vaya en contra de nuestros valores o que atentara a mi propia religión”, y agregó “Un traje típico debe de presentar la cultura del país que representa; tiene que impactar, y que hable de México”

Algunos historiadores y analistas políticos consultados, respecto al atuendo, consideraron que la polémica es un tema superficial que sólo desvía la atención de “los verdaderos problemas del país”, algunas reflexiones son:

Fernando del Paso, escritor: ¿Que qué opino? Pues que “si fuera católico, me sentiría ofendido de que el nombre de Cristo y la batalla que se libró en su nombre, aunque también, de la intolerancia, se vinculen con un concurso en el cual la cara bonita, y también las buenas… piernas, determinan el triunfo de la trivialidad, de la vulgaridad y de un gran negocio. Son ganas de causar un escándalo. Son ganas de vestir con sangre la precaridad de la imaginación.

Carlos Monsiváis, escritor: ¡Qué terrible! ¿Para eso se sacrificó el padre Pablo García, fusilado según consta en el traje; para eso en la región de Los Altos se ha creído en la separación entre la moda y la fe? ¿Para eso, para que los cristeros terminen como paisaje en la competencia de la sensualidad? ¿Cómo conciliar la guerra a Lucifer, donde no importan las convicciones sino la maestría en el modelaje? Hay choteo en la página de Nuestra Belleza al describir el atuendo: “Representa a la mujer cristera, pieza fundamental en el conflicto armado que se desarrolló entre 1929 y 1942 en nuestro país”, porque el traje no representa a la mujer cristera sino a su victimación por la moda.

Felipe Arizmend, presidente de la Comisión Episcopal Indígena del Episcopado Mexicano: No es conveniente para México que en un evento internacional como Miss Universo se recuerden hechos tristes y lamentables de nuestra historia, pues el traje típico alude a hechos que nos abrieron graves heridas como pueblo. Además, en nuestro país existen hechos del pasado digno de ser rescatados como la cultura milenaria de los pueblos indígenas, sus grandes conocimientos, la arquitectura, la astronomía, las pirámides, eso sí nos enorgullece.

Raquel Tibol, crítica de arte: el hecho de que Televisa respalde esta perversión demuestra de una manera obvia la orientación hiperreaccionaria de esa emisora. La población democrática y progresista de México debería decretarle un boicot auténtico.

Y usted amable lector ¿Cuál es su opinión?