ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO II. El gobierno de “traición nacional” venderá Aeroméxico

Los gobiernos de traición nacional, encabezados primero por Vicente Fox, y el actual de Felipe Calderón, han ido cediendo el país a empresas privadas extranjeras y nacionales como en el porfirismo, en abierta violación a la Constitución sin que se cuestione el creciente proceso de pérdida de independencia política y económica, propias de un Estado soberano. Los inversionistas adquieren empresas de gobierno ya existentes, las reestructuran para sus intereses, recortan trabajadores y acumulan ganancias, que en su mayoría envían a sus matrices en otros países, por ejemplo los ferrocarriles, las autopistas, los bancos, etc., y el caso especial de Telmex, cuyos ingresos han hecho de Carlos Slim el hombre mas rico del mundo, ingresos que antes recibía el gobierno federal para beneficio de todos los mexicanos, pues después de su venta, el IVA subió del 10 al 15 por ciento, para compensar la perdida de ingresos de la federación.

Los gobierno panistas, han generado el desmantelamiento de la infraestructura productiva y de servicios propiedad de la nación, y en su afán de quitarse de encima cualquier sospecha de estatista, han dejado en manos privadas negocios que son verdaderas minas de oro.

A cambio prometían, prometen, que se liberarían recursos de la nación para combatir el rezago social, pero por el contrario, la pobreza avanza. Se sanearon empresas industriales, comerciales, financieras y de servicios del Estado que terminaron en manos privadas, buena parte de ellas rescatadas con los dineros públicos presuntamente liberados, y pretenden seguir con la seguridad social como IMSS, ISSSTE y Salubridad.

En estas últimas semanas, los empresarios, pretenden cobrar facturas a Felipe Calderón: los personajes que lo ayudaron a llegar a la Presidencia. José Luis Barraza y Gastón Azcárraga quieren Aeroméxico; la quieren barata, casi regalada y sin compromisos laborales. Calderón se endeudó con Barraza durante la campaña del miedo contra López Obrador, en la elección presidencial; Barraza era presidente del Consejo Coordinador Empresarial. Reunió a inversionistas incluyendo Banamex, y ahora quiere quedarse con la aerolínea. Azcárraga es dueño de Mexicana de Aviación, Fox, se la obsequió, recompensa por alojarlo gratis durante un año en uno de sus hoteles en la elección de 2000. En la campaña felipista; era presidente del Consejo de Hombres de Negocios. Haría la compra de Aeroméxico con dinero que despojó a sus empleados de Mexicana, a quienes mermó su contrato y contó con la complicidad del secretario del chinogate o Secretarío del Trabajo y “Perversión” Social. Al parecer la aerolínea no se venderá a quien presente la mejor oferta, sino a aquél con quien Calderón se sienta más endeudado.

Sin embargo, la familia Saba y Banamex están impedidos por la Ley del Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) para participar en la adquisición de Aeroméxico, afirmó Mario Di Costanzo, secretario de la Hacienda pública del equipo de Andrés Manuel López Obrador.

Según documentos oficiales, “en virtud de que fueron apoyados en su momento por el Fobaproa (Fondo Bancario de Protección al Ahorro), ya que adquirió cartera de Banamex, y la familia Saba aparece en el acta de entrega del Fobaproa al IPAB como uno de los originadores de flujos en los Programas de Capitalización y Compra de Cartera”.

El propio IPAB, y en cumplimiento del artículo décimo tercero transitorio, emitió el Programa de Enajenación de Bienes en el cual establece que sería de aplicación obligatoria, y estableció que no podrán constituirse como adquirientes las personas que estén en los siguientes supuestos: “Personas físicas o morales que hayan sido sujetos a programas de saneamiento financiero, artículo séptimo transitorio de la ley, de conformidad con el artículo 28 de la ley, y que hayan formado parte del grupo de control de dicha institución en términos de la Ley de Instituciones de Crédito.

La familia Saba y Banamex están impedidos por Ley para adquirir, algún activo proveniente del rescate bancario, y si así lo hiciesen, la Comisión de Vigilancia (de la Cámara de Diputados) y la Auditoría Superior de la Federación estarían obligados a fincar responsabilidades, por aprobar la operación contraviniendo el marco jurídico del instituto y las normas para vender activos.

Concluiremos diciendo que Felipe Calderón llega al poder por la protección de un grupo empresarial que apostó por él y ahora espera del gobierno mejorar sus negocios. Por eso, en cuestiones del empleo no se habla nada de mejoramiento salarial, pues la única posibilidad de generar empleos en las actuales condiciones es ofreciendo salarios más bajos que en Asia y “atrayendo la inversión privada” en lo que sería un nuevo proceso maquilador, y si no lo cree usted, espere a ver de cuanto será el ya próximo incremento al salario, así las privatizaciones, las paga el pueblo mexicano.