ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

ANUARIO DE ENSAYOS DE SUCESOS POLÍTICO-ECONÓMICOS EN MÉXICO Y SU REGIÓN CENTRO

Ángel Enrique Carrillo Picón y otros

Volver al índice

 

 

 

 

ENSAYO VIII. El Bono del ISSSTE, trampa del EPR

La nueva Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), promovida por el EPR (Espurio Presidente de la República) de Felipe Calderón, no surge del consenso social sino del alcanzado por “los grupos dominantes”, se dirige a desmantelar a ese organismo público, porque se privatizan sus servicios médicos y de pensiones, al pasar a manos de grupos empresariales, cuyo único objetivo es elevar sus utilidades.

La ley del Seguro Social de 1997 transfirió la gestión de los fondos a las Afore. En el caso de la del ISSSTE, durante tres años será obligatorio que los recursos sean gestionados por una entidad pública, Pensionissste, y luego los trabajadores podrán transferirlos a las Afore.

El proceso de aceptación del denominado bono ISSSTE comienza en enero próximo, y la Unión de Juristas de México ha sostenido que es una nueva oportunidad para interponer nuevos amparos, en esa ocasión en contra del bono.

La Unión Nacional de Trabajadores (UNT) advierte que no se acepte el bono de retiro que determina la nueva Ley del ISSSTE, ley que eleva los requisitos para la jubilación.

Advirtió que quienes interpusieron amparos en contra de la citada reforma no deben aceptar ese bono, pues sería el equivalente a desistirse de su protección judicial.

La UNT emprenderá una campaña para informar a la opinión pública respecto del bono, pues con él se pretende poner contra la pared a los trabajadores, con base en una determinación que puede nulificar el amparo. Además aquellos trabajadores que no se ampararon, pero que no aceptan la nueva Ley del ISSSTE, tampoco deben aceptar el bono, pues al hacerlo automáticamente aceptarán y se regirán por la nueva ley, lo que implica que su pensión se regirá por las Afores.

Sin embargo, veamos los hechos reales de las Afore, en un mes, de mayo a junio, la pérdida en las Afore del valor de las pensiones de los trabajadores, llegó a mil 864 millones de pesos por perdidas en el mercado de valores, lo que demuestra que “las cuentas individuales como base de pensión son inciertas”, aseveró Alonso Raya, ex presidente de la Comisión de Seguridad Social de la Cámara de Diputados. Debido a que un porcentaje de los recursos para el retiro pueden ser invertidos en capital de riesgo, “la gente sabe cuánto cotiza, pero no sabe con cuánto se va pensionar, porque depende de los movimientos de la bolsa”.

La ley permite que “15 por ciento” de las aportaciones se inviertan en la bolsa, lo que “no garantiza que los ahorradores tengan mas rendimiento ni da certeza al ahorro”. Dijo, que “de inmediato debe ser revisado el esquema de ahorro, pues el existente no garantiza rendimientos seguros para los trabajadores, pero sí para las Afore”.

En 10 años, las Afore han “obtenido ganancias de 100 mil millones de pesos, mientras los trabajadores han tenido rendimientos anuales en promedio de 1.7 por ciento”.

Estas instituciones “transfieren al trabajador todos los riesgos del mercado, improvisaciones, ineficiencias y corrupción de los administradores de los fondos”.

Las Afore “provocan un brutal desperdicio de recursos en campañas de publicidad innecesarias, desorientadas y falsas, y en las peores manifestaciones ladronas de la llamada libre competencia”, y agrega que, la pensión que se puede obtener a través de ellas “está lejos de ser digna”.

Los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con su actual ritmo de aportación de 5 por ciento de su salario, recibirán una pensión que va de 15 a 30 por ciento del sueldo promedio de sus últimos cinco años de cotización, de acuerdo con cálculos oficiales.

Mientras, la nueva ley del ISSSTE, causará que los burócratas perciban apenas 32 por ciento de su último sueldo, con una agravante: si viven más de 73 años su fondo carecerá de recursos para financiar la pensión mensual.

Con la anterior ley del ISSSTE, el trabajador recibía una pensión de 100 por ciento de su último salario después de 30 años de servicio para hombres y 28 para las mujeres. El monto de la pensión era conocido de antemano, porque estaba fijado en la ley. Con la nueva legislación ese monto es desconocido y variable porque depende del ahorro de cada trabajador y de la variación de los bonos en que se invierta por parte de las Afore, así como del costo de comprar una pensión (renta vitalicia) a una compañía aseguradora privada.

El Estudio económico y social mundial 2007 de Naciones Unidas señala que es frecuente que el nivel de vida de las personas se reduzca en las edades más avanzadas. “La disminución de las posibilidades económicas y el deterioro de la salud a menudo incrementan la vulnerabilidad ante la pobreza a medida que las personas envejecen”, dice. En las economías desarrolladas, las pensiones son la principal fuente de ingresos y protección en la vejez, mientras que en los países en desarrollo, “De las pruebas empíricas se desprende que las personas mayores que viven en países con sistemas oficiales de pensiones tienen menos probabilidad de caer en la pobreza. “En ausencia de una cobertura de pension oficial, la mayor parte de las personas de los países en desarrollo se enfrenta durante la vejez a una considerable inseguridad en lo que a sus ingresos se refiere”.

Con su “reforma” Calderón les canceló, sin consultarlos siquiera, a 2.4 millones de trabajadores al servicio del Estado, forzándolos a migrar al sistema de cuentas individuales. ¿Dónde estará la misteriosa “mejora” para las finanzas públicas que tanto presume Calderón? ¿Dónde la “salvación” de una “crisis” para México a que, entre protestas, aludió el 28 de mayo? Mientras tanto las fantásticas 10 acciones a cumplirse en ¡90 días! se le escurren dramáticamente a Yunes entre las manos.

A 70 días de que Felipe Calderón anunciara que en tres meses resolvería los rezagos del ISSSTE, los hechos demuestran lo contrario y salvo algunas acciones “teatrales”, que no benefician a la mayoría de derechohabientes, el instituto sigue estancado, aseguró la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), con todo y que la publicidad pagada nos quiera hacer creer lo contrario.